La Copa de 1902

Resumen

Artículo
Download PDF

Ha pasado ya más de un siglo del acontecimiento y vuelve a ser noticia. La directiva del Athletic Club decidió incluir la Copa de 1902 en la camiseta oficial de su club en la final del Campeonato de España-Copa de SM El Rey de 2009, para computarla como si se hubiese tratado de la primera edición de esta competición. La RFEF ya había manifestado que no la reconocía y por tanto no la incluía en el palmerés del torneo.

Este hecho manifiesta una vez más que los acontecimientos sucedidos hace más o menos 100 años están dando juego y que a falta de una investigación seria y profunda, los interesados manejan y mueven los datos según les convenga. ¿Acaso el Athletic Club o la RFEF se han molestado por divulgar una versión plena y extensa de lo que fue realmente la Copa de 1902? ¿Cuál de las dos partes tiene razón?

Vamos a adentrarnos en una historia realmente apasionante, donde los protagonistas se implicaron de tal manera que los hechos han merecido convertirse en la leyenda. Y como tal leyenda, la épica ha ido ocultando la verdad. Por eso, hay quien la considera el primer Campeonato de España de la Historia, por eso, hay quien la considera una competición amistosa, según aplique leyenda o rigor histórico.

LA ORGANIZACIÓN

En 1900 en el seno de la sociedad madrileña Sky FC se produjo una escisión encabezada por Julián Palacios. Estos disidentes fueron el embrión anterior a la constitución ofical del Madrid FC. Ellos se encargaron de mantener la divulgación del fútbol por Madrid. Sin emabrgo, hasta que Juan Padrós no entra en acción la línea que sigue el deporte en Madrid es prácticamente anecdótica.

Juan Padrós entró en escena en 1902. Tenía una gran necesidad de oficializar todos los movimientos, como consciente de que la historia más tarde se lo iba a exigir. Intuyó que las fiestas por la Jura de Alfonso XIII podrían ser un buen respaldo para potenciar el fútbol tanto en Madrid como en España -estaba claro que tenía pleno conocimiento de la práctica del fútbol en Barcelona y Bilbao, se supone que a través de las publicaciones de la época-. Si quería ser escuchado oficialmente, debía representar a una sociedad oficialmente constituida.

Así se agilizaron los hechos: el 6 de marzo asume Juan Padrós la presidencia del Madrid FC con el objetivo de constituir legalmente la sociedad que habría de solicitar la organización del Concurso al Ayuntamiento de Madrid.

Los documentos oficiales se presentaron el 18 de abril y el 22 del mismo mes se declara oficialmente constituida la sociedad Madrid FC regida por la presidencia de Juan Padrós.

Juan Padrós, flamante presidente de la sociedad puso toda su ilusión en organizar un “concurso de fútbol” aprovechando las fiestas de mayo de la capital madrileña, que en esta ocasión coincidían con un acontecimiento histórico: la Jura de la Constitución Española de Alfonso XIII al alcanzar la mayoría de edad.

En efecto, España se produjo una extraña situación tras el fallecimiento de Alfonso XII, pues el príncipe heredero todavía no había nacido. Nombrada regenta la reina, ésta cumplió con las funciones propias de la monarquía. El 17 de mayo de 1886 dio a luz a Alfonso, rey de España desde el mismo momento en que nació. Pero para que Alfonso pudiese gobernar propiamente antes debía cumplir la mayoría de edad constitucional, que en su caso sería, por decisión del Congreso, al cumplir los 16 años. El protocolo exigía que el rey jurase la Constitución y así se dispuso para el mismo día del cumpleaños real. Madrid se engalanó de luces y visitantes y todos los periódicos reflejaron el histórico acontecimiento. El acto de la jura equivalía a la ceremonia de la coronación de otras monarquías, de ahí que muchos titularon el episodio como fiestas de la coronación de Alfonso XIII.

Las negociaciones fueron avanzando rápido pues el “Concurso” debía estar totalmente regulado para las fechas previstas. Tenían poco más que mes y medio para organizarlo y tener el equipo preparado para competir con dignidad.

La alcaldía de Madrid recibió la propuesta de Padrós con agrado. El propio alcalde, don Alberto Aguilera apoyó directamente la organización del evento. El concurso quedó incluido dentro de los actos y festejos, pero la sociedad Madrid FC debería encargarse de todos los pormenores de la organización: redacción de las bases, búsqueda de un trofeo, invitación de los participantes, acondicinamiento del campo… mil cosas en una época en que todo se hacía por telégrafo. No cabe duda que sin la inestimable colaboración de la joven publicación de la época El Heraldo del Sport de Madrid, la difusión y expectación del torneo no hubiese sido la misma.

Pronto se hicieron públicas las bases del “Concurso de Football Asociación”, cuyo premio consistía en una Copa de plata cedida por el Excmo. Ayuntamiento de Madrid:

BASES DEL CONCURSO DE FOOTBAL ORGANIZADO POR EL MADRID FC

1ª Podrán tomar parte, en este Concurso, todas las Sociedades españolas de Football Asociación, inscribiéndose hasta el 1º Mayo para lo cual podrán dirigirse al Presidente de la Sociedad “Madrid F.C.”, calle de Alcalá, 48, Madrid.

2ª Al inscribirse la Sociedad, presentará la lista del equipo con un númeri ilimitado de suplentes.

3ª El premio quedará propiedad legítima de la Sociedad que lo obtenga.

4ª Se jugará por series, sorteándose los equipos dos á dos, y por este procedimiento será vencedor el que gane la última serie.

5ª En caso de empate, el juez árbitro podrá prolongar al partido por tiempos de 15 minutos.

6ª Los partidos se jugarán con cualquier tiempo, si no hay acuerdo en contra por parte de los capitanes respectivos.

7ª Los jueces se nombrarán de común acuerdo entre los capitanes de los equipos litigantes. En caso de que éstos no lleguen á un común acuerdo, será el Jurado el que lo haga. El juez árbitro, tendrá obligación de dar cuenta al Jurado, en acta firmada por él y los dos capitanes respectivos, y no se aceptará ninguna reclamación pasadas las 48 horas.

8ª Diferencias y reclamaciones de cualquier índole, tienen que hacerse por escrito al Jurado, que se reserva el derecho de reoslver.

Las bases son publicadas en las distintas revistas deportivas que existían en la época. Sabemos que el mismo Juan Padrós envió copia a los clubs barceloneses que estaban disputando la Copa Macaya.

Mientras, el club obtiene del excelentísimo señor alcalde el trofeo de plata que recibe los últimos retoques en los prestigiosos talleres del señor Marabini, encargado de su confección.

¡Y el hipódormo como terreno de juego! El Duque de Sesto, como presidente de la Sociedad de Fomento de la Cría Caballar consiguió de La Sociedad de Carreras y Polo y del Ministerio de Agricultura la cesión del Hipódromo. Se encontraron a falta de pocas fechas con un espacio bien situado y comunicado, en la Castellana -en el enclave que hoy se conoce como Nuevos Ministerios-, pero no con las mejores condiciones. El recinto tenía dos tribunas a un lado y frente a ellas estaba la entrada general para el público mayoritario. El contorno o cuerda del óvalo central medía 1400 metros, lo que dejaba unas dimensiones para la práctica del fútbol de 110m x 90m. Los jugadores se quejarían de un terreno tan ancho. El centro de la pista, romo en cuanto hierba, era fecundo por el estiércol de las cuadras. Hubo que emplearse a fondo para limpiarlo y, además, se empezaron a preparar inyecciones contra el tétanos. Los agoreros, los que estaban en contra de este sport, en seguida predicaron su versión: “Estos chicos se juegan la vida”.

Ya estaba todo preparado. Con fecha de dos de mayo los participantes inscritos eran:

De Madrid: Madrid FC y New FC.

De Barcelona: FC Barcelona y Club Español de Football.

De Bilbao: Vizcaya

También llegó la nota del Universitari SC de Barcelona excusando su ausencia por las fechas que coincidían plenamente con los exámenes finales y afectaba a la totalidad de su plantilla compuesta de estudiantes.

ASÍ LLEGARON LOS EQUIPOS

EN MADRID

Los equipos madrileños se presentaron muy mal preparados para el torneo. A lo largo de su historia se habían limitado a jugar partidillos entre sus propios miembros, sin concertar encuentros con otros rivales. Es un tanto curioso, tanto Madrid FC como New FC practicaban el football como una diversión sin ánimo de competición.

Finalmente, cuando en torneo ya estaba totalmente dispuesto, ambos presidentes, Juan Padrós y Ángel Mayora concertaron un partido amistoso. Éste iba a ser el primer partido más o menos serio de la historia del Madrid FC. Aprovecharon la festividad del 2 de mayo para medir sus fuerzas y prepararse para el Concurso.

MADRID FC – NEW FC 1-1 HIPÓDROMO (1000) 02.05.1902

Arb: Juan Padrós. Goles: 0-1Vallarino. 1-1 Sáinz de los Terreros.

Madrid FC: Meléndez, M Spottorno, Stanffer; Mendía, Góngora, Lorenzo; Terreros, Revuelta, Cárdenas, J Palacios y Varela.

New FC: López Amor; J Aragón, Bisbal; J Pérez, Vidal, Piñana; V Pérez, Hodans, Vallarino, Garrido y Díaz

El resultado final demuestra lo igualadas que estuvieron las fuerzas. En la primera parte marcó Vallarino del New FC y en la segunda parte Sáinz de los Terreros consiguió el empate definitivo. Arbitró Juan Padrós.

No cabe duda de que ambos equipos demostraron estar muy poco fogueados y no ofrecían serias garantías ante los rivales que habían anunciado su presencia.

Lo mejor fue la asistencia de público, que acudió en torno a las 1000 personas.

EN BILBAO

La llamada de la competición de Madrid llega cuando actividad futbolística en Bilbao abre sus lazos internacionales. Conviven y de muy buenas maneras dos clubs: Athletic Club y Bilbao FC.

Ricardo Ugalde logra concertar a principios de la primavera de 1902 dos partidos amistosos con los vecinos franceses de Burdeos. Uno de los clubs de la localidad, el Burdigalia, miembro de la USFSA, es el rival.

Para esta doble confrontación internacional los bilbaínos deciden aunar sus equipos en un combinado que se presenta bajo el nombre de Vizcaya. El equipo obtiene dos importantes victorias que merecen el calificativo de “mejor equipo de España” según el cronista de L’Auto-Vélo.

No cabe duda de que este combinado bilbaíno tenía un buen potencial, pues en él se alinearon jugadores con mucha experiencia deportiva: Alejandro de la Sota había jugado en Plymouth, Pedro de Larrañaga en Newcastle y su gran figura, Juan de Astorquia había jugado durante 4 años en Inglaterra. Además contaban en sus filas con varios jugadores ingleses.

BURDIGALIA BORDEAUX – VIZCAYA BILBAO 0-2 BURDEOS 12.03.1902

Arb: ¿. Goles: 0-1 (10′) R Silva. 0-2 (40′) Evans.

Burdigalia: Kuhn; Boyer, Valade; Sudrean, Sarrailh, Paillère; Cornali, Cailhol, Sergenton, Giraud, Cabanol.

Vizcaya Bilbao: Luis Arana (Bilbao FC); Enrique Careaga (Bilbao FC), Ricardo Ugalde (Bilbao FC); Pablo Arana (Bilbao FC), Pedro de Larrañaga(Athletic Club), Alfonso Arana (Bilbao FC); Lewich (Bilbao FC/Inglaterra), Alejandro de la Sota (Athletic Club), Juan de Astorquia (Athletic Club), Luis Silva (Athletic Club), Walter Evans (Bilbao FC/Inglaterra).

VIZCAYA BILBAO – BURDIGALIA BORDEAUX 7-0 BILBAO: 31.04.1902

Árbitro: Mr. Raine. Goles: Astorquia 3, Dyer 4.

Vizcaya: Luis Arana (Bilbao FC); Pedro de Larrañaga (Athletic Club), Alfredo Mills (Athletic Club/Inglaterra); Amador Arana (Bilbao FC), Gregorio Eguren (Athletic Club), Luis Silva (Athletic Club); Walter Evans (Bilbao FC/Inglaterra), Ramón Silva (Athletic Club), L Dyer (Bilbao FC/Inglaterra), Juan de Astorquia (Athletic Club), Enrique Goiri (Athletic Club).

Burdigalia: Kuhn; Ricaud, Mendes; Payres, Paillère, Dumas; Sudrean, Giraud, Guillochean, Krauss, Rabol.

El éxito ante el Burdigalia es total y llena de confianza a los bilbaínos. Cuando reciben la invitación desde Madrid no dan un respuesta convincente de su presencia. Parece ser que el Athletic Club sí está por la labor, pero no tiene todas las garantías. Finalmente, y respaldados por sus dos victorias, deciden rehacer el combinado y se inscriben como Vizcaya. En algunos medios les citaban como Vizcaya-Athletic.

Una vez en Madrid, la expedición bilbaína decide entrenar en el Hipódormo para tomar contacto con el terreno. Celebra un partidillo donde en choque fortuito los hermanos Silva se lesionan. Ramón tiene una herida en la lengua y no puede jugar el primer partido. Este entrenamiento y la lesión del jugador reaparecerán a la hora de relatar las incidencias del torneo.

EN BARCELONA

El FC Barcelona se acababa de proclamar campeón de la Copa Macaya -en aquellos años los torneos se denominaban en función al premio que se disputaba: copa, medalla… y no como hacemos ahora, por sistema de juego: liga, copa-. Era la competición más importante de la ciudad.

  COPA MACAYA 1 2 3 4 5 J G E P F C P
1 FC BARCELONA   1-0 7-0 8-0 15-0 8 8 0 0 60 2 16
2 HISPANIA AC Barcelona 2-4   3-0 5-1 6-0 8 6 0 2 30 7 12
3 CLUB ESPAÑOL DE FOOTBALL Barcelona 0-4 1-2   3-2 2-0 8 3 1 4 11 20 7
4 UNIVERSITARI SC Barcelona 0-9 0-3 3-3   4-2 8 1 2 5 8 33 4
5 CATALÀ SC Barcelona 0-12 0-9 1-2 0-0   8 0 1 7 3 50 1

Había apabullado a sus rivales con resultados de escándalo. En su línea delantera figuraban John Parsons (inglés), Hans Gamper (suizo), Udo Steinberg (alemán), Joaquín C García (español que había jugado en Plymouth) y Gustavo Green (malagueño de nacimiento y de nacionalidad inglesa).

La reacción en Barcelona cuando L’Auto-Vélo afirmó que el Vizcaya era el mejor equipo de España y los bilbaínos asentían fue de aceptar el reto. La invitación para jugar el concurso de Madrid les vino del cielo, porque estaban dispuestos a buscar fechas para montar un desplazamiento a Bilbao y a su vez recibir a sus rivales posteriormente en Barcelona. No les hizo falta.

El problema para el FC Barcelona fue organizar el viaje a Madrid. No pudo contar con todos sus jugadores de la primera plantilla y tuvo que incluir en la expedición a miembros del segundo equipo como Luis Puelles, José Llobet y Alfonso Albéniz, aunque éste ya había disputado varios partidos con los mejores.

No satisfecho con el número de jugadores que podía desplazar, solicitó el refuerzo de los tres Morris del Hispania AC, equipo que no iba a jugar. De esta manera los ingleses Samuel (portero que tenía ya 35 años), James y Henry Morris reforzaron al FC Barcelona.

Estos jugadores eran muy conocidos en Barcelona pues pertenecen al grupo de históricos que introdujeron el fútbol allá por el año 1894, cuando una “Sociedad de Foot Ball” de Barcelona disputaba partidos contra el Torrelló FC. En esos partidos también se pudo ver a los hermanos Parsons, John y Williams, y al suizo Udo Steinberg, co-fundadores del FC Barcelona.

La expedición del FC Barcelona constó de 18 socios: Castellví, Pamies, S Morris, Meyer, J Morris, Gamper, H Morris, Llobet, Witty, Terradas, Parsons, Valdés, Steinberg, Albéniz, O Maier, P Haas, Montañés y Chown. En la relación oficial no se cita a Luis Puelles, que sin embargo, jugó de portero en el primer partido en lugar de Samuel Morris.

Por su parte, el Club Español de Football, en un esfuerzo de su plantilla, consiguió reunir casi a todos sus titulares, salvo dos y se presentó con once jugadores a la cita madrileña porque la consideró histórica. Hay que resaltar que el Club Español de Football eligió ese nombre en oposición al FC Barcelona, pues en sus filas sólo contaba con jugadores de nacionalidad española frente a la plantilla plurinacional barcelonista.

Desde Barcelona se señala que los dos clubs se llevaron a Madrid “4 nuevas y magníficas pelotas Valdés-Swift (golondrina dorada), que sin duda habrán llamado la atención de los aficionados”.

Pudo haber un tercer equipo barcelonés, el Universitari SC, pero como ya hemos señalado, las fechas no eran las idóneas para el equipo estudiantil. Los exámenes finales retenían a sus jugadores y les era imposible desplazarse con un mínimo de garantías.

Y ASÍ FUE EL TORNEO

Así comenta el ambiente general del Concurso el semanario Los Deportes de Barcelona en su número 19 del 18 de mayo de 1902:

“El Hipódormo de la Castellana presentaba el martes por la mañana un magnífico aspecto, llenando toda la circunferencia de la pista triple fila de sillas completamente ocupadas de espectadores, predominando las señoras en número considerable. En el resto de la pista se notaban jinetes y carruajes en regular número. Asegúrase que la concurrencia que acudió a presenciar los partidos de football, superó en gran cantidad a la que asistió al Concurso Hípico. Reinaba gran expectación por ser muchos los que no conocían dicho juego. Los clubs presentados eran “Madrid” y “New” de la corte, bando “Vizcaya” de Bilbao y “Barcelona” y “Español” de la ciudad condal. Los favoritos y de los que se esperaba la mejor y definitiva lucha eran el de Bilbao y el “Barcelona”. El juego gustó, aplaudiéndose los tantos y buenas jugadas; los vencedores fueron vitoreados, pasándose las sesiones muy divertidas.”

Como se relata, el ambiente era espectacular. Las entradas fueron distribuidas por invitación entre los miembros del Madrid FC a través de sus socios. El New FC también recibió un buen número de entradas. Para la final hubo tal demanda de entradas que incluso hay testimonios que aseguran que tuvieron precio: 0’25 pts las de grada y 0’10 pts la general.

Por sorteo se decide el orden de los partidos.

PRIMERA ELIMINATORIA CONCURSO MADRID 1902

VIZCAYA BILBAO – CLUB ESPAÑOL (BARCELONA) 5-1 MADRID: HIPÓDROMO (2500) 13.05.1902

Arb: Samuel Morris (FC Barcelona). 0-1 (¿?’) Ponz. 1-1 (¿?’) Evans. Y Luego Evans 2, Dyer, Astorquia.

Vizcaya Bilbao: Luis Arana (Bilbao FC); Pedro de Larrañaga (Athletic Club), José Arana (Bilbao FC); Enrique Goiri (Athletic Club), Ricardo Ugalde (Bilbao FC), Luis Silva (Athletic Club); Alejandro De La Sota (Athletic Club), Juan De Astorquia -capitán- (Athletic Club), L Dyer (Bilbao FC/Inglaterra), Cazeaux (Bilbao FC/Inglaterra), Walter Evans (Bilbao FC/Inglaterra).

Club Español de Football (Barcelona): Julián Mora; José María Soler, Joaquín Carril -capitán-; Guillermo Galiardo, Ignacio Aracil, Arturo Galiardo; Raimundo Ruiz, Ángel Ponz, Enrique Montells, G Peña, Santiago Méndez.

FC BARCELONA – MADRID FC 3-1 MADRID: HIPÓDROMO (2500) 13.05.1902

Arb: Luis Arana (Vizcaya). 1-0 (¿?’) Steinberg. 2-0 (¿?’) Steinberg. 2-1 (¿?’) Johnson. 3-1 (¿?’) H Morris de p.

FC Barcelona: Luis Puelles; José Llobet, Arthur Witty -capitán- (Inglaterra); Bartolomé Terradas, George Meyer (Suiza), Miguel Valdés; John Parsons (Inglaterra), Hans Gamper (Suiza), Henry Morris (Hispania AC/Inglaterra), Udo Steinberg (Alemania), Alfonso Albéniz.

Madrid FC: Juan Sevilla; Rafael Molera, Mario Giralt; José Góngora, Álvaro Spottorno, José Palacios; Arthur Johnson (Inglaterra), José Giralt, Antonio Sánchez Neyra, Armando Giralt, Eustaquio Celada.

En ambos partidos se impuso la lógica y ganaron las favoritos. A las 9:00 empezó el primer partido. El Vizcaya se vio sorprendido por el gol españolista, pero luego reaccionó y superó claramente a sus rivales. Junto a los cuatro goles en la segunda parte las crónicas apuntan que hubo un penalty no transformado contra el Vizcaya. También hay que reseñar que ya se empezó a jugar al despiste con las alineaciones, pues hasta última hora no se aseguraba la alineación de los hermanos Arana, de los que se decía que habían chocado entre sí en un entrenamiento y se habían lesionado -posteriormente el rumor hacía referencia a los hermanos Silva-. También fue curioso que los dos equipos coincidiesen en el uniforme, los dos de blanco, por lo que el Club Español de Football accedió a colocarse una cinta roja en el brazo ante la negativa de los bilbaínos a modificar el suyo.

Seguidamente, a las 11:00 y con la presencia del alcalde de Madrid, comenzó el segundo partido. El Madrid FC saltó de blanco con cinturón rojo y gualdo, frente al FC Barcelona de azulgrana y pantalón blanco. El equipo barcelonés demostró su mayor experiencia y rodaje superando a los madrileños que respondieron con entrega y pundonor. Un encontronazo entre uno de los Giralt, José, con el portero barcelonés dio lugar al primer lesionado del torneo, el madridista, que no tuvo mayores consecuencias pues se reincorporó al juego tras recibir las debidas atenciones. El público se mostró incondicional con su equipo al que aplaudió constantemene. También se registraron silbidos contra los jugadores extranjeros del FC Barcelona… y es que el equipo visitante alineó seis foráneos.

Es curioso resaltar que El Imparcial de Madrid también hace crónicas de los dos partidos. No coinciden las alineaciones en ninguno de los dos partidos y además indica que el FC Barcelona tenía 20 suplentes y el Madrid FC 37. No se enteraban mucho.

SEGUNDA ELIMINATORIA CONCURSO MADRID 1902

VIZCAYA BILBAO – NEW FC (MADRID) 8-1 MADRID: HIPÓDROMO (3000) 14.05.1902

Arb: James Morris (FC Barcelona). Goles: ? /Montojo.

Vizcaya Bilbao: Luis Arana (Bilbao FC); Ricardo Ugalde (Bilbao FC), Amado Arana (Athletic Club); Alejandro De La Sota (Athletic Club), José Arana (Bilbao FC), Luis Silva (Athletic Club); Cazeaux (Bilbao FC/Inglaterra), Juan De Astorquia -capitán- (Athletic Club), L Dyer (Bilbao FC/Inglaterra), Ramón Silva (Athletic Club), Walter Evans (Bilbao FC/Inglaterra).

New FC (Madrid): José López Amor; Eugenio Bisbal, Fernando Valcárcel; Luis Díaz, Mira, Federico Salazar; Francisco Hodans, Manuel Vallarino -capitán-, Luis Valdeterrazo, Montojo, Piñana.

Poca historia presentó este partido en el que los bilbaínos, que lucieron camiseta azul y roja con pantalón azul -según una crónica-, arrollaron al New FC, camiseta roja y pantalón azul. La única satisfacción de los madrileños fue el gol que salvó el honor. Del vencedor no se cita la autoría de los goles. Más interesantes fueron las alegaciones bilbaínas para intentar aplazar por un día la final.

FINAL CONCURSO MADRID 1902

VIZCAYA BILBAO – FC BARCELONA 2-1 MADRID: HIPÓDROMO 15.05.1902

Arb: Carlos Padrós. 1-0 (10′) Astorquia. 2-0 (20′) Cazeaux. 2-1 (75′) Parsons

Vizcaya Bilbao: Luis Arana (Bilbao FC); Enrique Careaga (Bilbao FC), Pedro de Larrañaga (Athletic Club); Luis Silva (Athletic Club), Amador Arana (Athletic Club), Enrique Goiri (Athletic Club); Cazeaux (Bilbao FC/Francia), Juan De Astorquia -capitán- (Athletic Club), L Dyer (Bilbao FC/Inglaterra), Ramón Silva (Athletic Club), Walter Evans (Bilbao FC/Inglaterra).

FC Barcelona: Samuel Morris (Hispania AC/Inglaterra); L Pamies, George Meyer (Suiza); James Morris (Hispania AC/Inglaterra), Arthur Witty (Inglaterra), Miguel Valdés; John Parsons (Inglaterra), Hans Gamper -capitán- (Suiza), Udo Steinberg (Alemania), Henry Morris (Hispania AC/Inglaterra), Alfonso Albéniz.

Por fin se vieron cara a cara los dos rivales. No sólo estaba en juego la Copa de plata del Ayuntamiento de Madrid, sino el prestigio de confirmarse como mejor equipo de España, según el reto de L’Auto-Vélo francés. El compromiso en este desafío hizo que de Bilbao fuese una selección local en vez de cualquiera de los dos clubs que había en el momento y que el FC Barcelona echase mano de una triada de extranjeros que defendían al subcampeón de la ciudad, el Hispania AC. En definitiva, el Vizcaya no era un club, sino un combinado y el FC Barcelona aparecía reforzado, aprovechando que el torneo era un encuentro amistoso sin supervisión de ningún estamento oficial.

Y surgió la primera discusión en nuestro fútbol: el Vizcaya se niega a jugar la final en la fecha y hora fijada alegando que ya ha jugado dos partidos, además de un tercero anterior, el del entrenamiento nada más llegar a Madrid. El FC Barcelona se opone a ello, pues muchos de sus jugadores tienen necesidad de regresar a su ciudad lo más pronto posible. El Jurado, que ha de dictaminar, recibe la presión bilbaína de si no accede a sus ruegos ellos se retiran. Finalmente, en reunión conjunta entre la organización y jugadores de ambos clubs se decide que la final se dispute por la tarde. Lo que se escondía detrás de este lío, lo que ciertamente había era que el Vizcaya estaba a la espera de Enrique Careaga. Temiendo que no llegase a la hora del encuentro por la mañana, consiguió retrasarlo a las cuatro de la tarde y así pudo alinear al defensa del Bilbao FC.

A las 16:00 empezó el partido. El Vizcaya con camistea blanca y pantalón azul y FC Barcelona con su uniforme habitual. Cuentan las crónicas que fue un partido muy disputado y de gran caliadad. Los bilbaínos consiguieron dos goles en la primera parte lo que obligó al FC Barcelona a mantener su ofensiva durante toda la segunda parte. Una vez acortada la distancia en el marcador, el acoso contra la portería del Vizcaya fue total, llegándose al final del partido cuando el FC Barcelona estaba lanzado por el empate. El Vizcaya sacó dos corners frente a los 10 del FC Barcelona. Según comentarios, el partido duró 75 minutos. Para algunos cronistas el Vizcaya jugó admirablemente aunque el FC Barcelona demostró ser bastante más fuerte.

Hans Gamper envió este telegrama a Barcelona a las 22:25: “Vizcaya” con team compuesto de los mejores jugadores de Bilbao, ha ganado por 2 contra uno. Partido disputadísimo. Mucho público entusiasmado. Llegaremos sábado tarde.

Por su parte El Liberal de Bilbao publicó que los aficionados y amigos fueron a recibir a los jugadores con una banda de músca y un inmenso cotarro con batería de cohetes. Según el Heraldo del Sport los jugadores fueron vitoreados hasta el domicilio social del Athletic Club en la Calle Nueva, donde se repitieron las manifestaciones de entusiasmo al interpretar la banda el Gernikako Arbola.

LA COPA GRAN PEÑA

La Sociedad Gran Peña de Madrid, animada por el éxito que estaba teniendo la organización del Concurso del ayuntamiento, puso en juego otro premio, donde se decidiría el segundo puesto del Concurso.

La justificación que da el FC Barcelona por su retirada es un poco curiosa: el día 14 debían jugar FC Barcelona y Club Español de Football. Como los españolistas no podían completar el equipo en espera de refuerzos, el club azulgrana decidió por consideración no jugar, y disponerlo para fecha más tardía.

Seguidamente, continuando con la versión de los barcelonistas, el Club Español de Football exigió que el día 16 el Madrid y FC Barcelona se enfrentasen, según el calendario del torneo, sin devolver a los azulgrana el detalle habido anteriormente. Los barcelonistas, que habían ido a Madrid a jugar contra el “Bilbao” primordialmente, consideraron una falta de atención la postura del club españolista y prefirieron renunciar a esta competición, al igual que había hecho previamente el New FC, quizá desmoralizado por el resultado ante el Vizcaya.

Con todo, se quedaron con la sensación de que si el FC Barcelona hubiese reclamado ante el Jurado por sus derechos, hubiese sido escuchado y con casi total seguridad se hubiese llevado este trofeo pues habían demostrado ser superiores a sus rivales.

La versión recogida en Los Deportes tiene un punto que no acaba de encajar: si el torneo es para los equipos eliminados, ¿cómo se puede programar un partido para el día 14 cuando el FC Barcelona todavía debe disputar la final? Difícilmente se podía haber organizado este partido porque el FC Barcelona todavía no había jugado la final y sus aspiraciones a ganar el Concurso estaban intactas. Se complica la cuestión cuando Enrique Goiri, del Vizcaya, en su carta a Los Deportes señala que si el FC Barcelona hubiese jugado este partido contra el Club Español, el combinado bilbaíno no hubiese solicitado el aplazamiento de la final al estar ambos conjuntos en igualdad de condiciones, con dos partidos jugados. Esto quiere decir que el partido FC Barcelona-Club Español sí estaba programado, por lo que la finalidad de la Copa Gran Peña es la que queda en entredicho.

Si la Copa Gran Peña era para dilucidar el segundo puesto del Concurso, está claro que, una vez retirado el New FC, se debería haber disputado entre los tres equipos restantes. Sucedió que, en efecto, hacer jugar al FC Barcelona al día siguiente de la final podía dar a entender que se perjudicaba al club azulgrana, y de ahí su retirada. Aunque también hay que señalar que el FC Barcelona se negó a retrasar un día la final debido a su necesidad de regresar a la ciudad condal, por lo que, da la impresión de que ya había organizado el viaje de vuelta para la misma noche del día 15.

Con ello, sólo quedaban para disputarla un animoso Madrid FC y el Club Español de Football que reclamó de Barcelona la presencia de tres o cuatro jugadores más para afrontar la final del torneo. De ahí que la Copa Gran Peña se limitó a un único partido para decidir el segundo clasificado del Concurso.

FINAL COPA GRAN PEÑA 1902

MADRID FC – CLUB ESPAÑOL (BARCELONA) 3-2 MADRID: LAS VENTAS 16.05.1902

ARB: ?. GOLES: ?

MADRID FC: ?

CLUB ESPAÑOL DE FOOTBALL (BARCELONA): ?

COLETILLA

Enrique Goiri, jugador del Athletic Club y componente del Vizcaya, envió una carta a Los Deportes quejándose de los comentarios publicados en la revista barcelonesa que faltaban un tanto a la verdad. Por ejemplo reseña que en el primer partido el Vizcaya no castigado con ningún penalty. Confirma que fueron los hermanos Silva quienes se lesionaron en el partidillo de entrenamiento y por eso sólo pudo jugar uno de ellos. También justifica a su equipo por la negativa a jugar la final en su día por motivo de cansancio -sin nombrar la espera de Careaga- y echa en cara al FC Barcelona no haber jugado el 14 contra el Club Español -lo que confirma la incertidumbre del reglamento de la Copa Gran Peña-. También comenta que cuando el árbitro pitó el final del partido definitivo, el balón estaba rodando por la zona defensiva del FC Barcelona. Reconoce que el FC Barcelona demostró mayor empuje y fuerza ante los bilbaínos, más jóvenes -con el significado de inexpertos- y mucho más cansados. Y finalmente también señala que si el Vizcaya estaba compuesto por los mejores jugadores de Bilbao, el FC Barcelona alineó a los mejores de Cataluña, pues no olvida la inclusión de los tres ingleses del Hispania AC.

Vamos, que si unos enviaron a una selección, los otros también.

Pero cuando se trata enaltecer el éxito, los fanáticos se disparan y pisotean al verdad. En Bilbao sólo se cita al Vizcaya como si fuese propiamente un club, omitiendo su naturaleza como selección. De todas formas, sí resaltan la ausencia de algunos jugadores que no pudieron desplazarse. Le dan un tinte de falta de preparación -olvidando que el 31 de abril jugaron contra el Burdigalia su segundo partido internacional-. Para eludir la cuestión de Careaga, inciden en demostrar que su equipo llegó agotado a la final -cuentan como partido el entrenamiento realizado al llegar a Madrid- y por ello su insitencia en el aplazamiento. Y finalmente hay que recalcar las desventajas que han tenido que superar ante su adversario, que llegaron a Madrid con 20 suplentes -las dos expediciones barcelonesas, amparados por la crónica de El Imparcial- por 2 de ellos, además de contar con numerosos refuerzos. Al FC Barcelona le llegan a denominar combinado Barcelona-Hispania. Por reseñar, hasta se fija en la vestimenta de los rivales de los que dice que llevaban rodilleras para no lastimarse en las caídas. Como justificación del desarrollo del juego se dice que en la primera parte arrollaron a los barcelonistas pero en la segunda el sol molestaba a los bilbaínos -¿y en la primera parte, a quién molestaba el sol?-. Finalmente, califican de “tremenda derrota para el FC Barcelona”. Eso sí es épica: 2-1 no es una goleada.

En El Liberal de Bilbao, con la firma de Cyrano se otorga el título de Campeón de España al Vizcaya. Interesante afirmación, que dentro del contexto de euforia y pasión es incluso aceptable, pues el Vizcaya ganó el primer trofeo disputado entre representantes de varias ciudades. Al fin y al cabo, no olvidemos que bilbaínos y barceloneses estaban dispuestos a demostrar quién era el mejor de España en este concurso.

El problema es hacer caso oficial a esa afirmación. Hemos repasado con detalle todos los acontecimientos que tuvieron que ver con el Concurso Madrid. Un torneo apasionante y muy importante. Digno de recibir una atención especial. Y necesitado de ubicarse en sus legítimo sitio. Ridículo es colocarlo en el palmarés del Campeonato de España, como ridículo ha hecho en las camisetas del Athletic Club en la reciente final copera de Valencia de 2009. El Concurso Madrid no tuvo nada que ver con el Campeonato de España. Durante el desarrollo del mismo sólo se vio el interés que despertaba el fútbol, las enormes ganas de competir entre los equipos de los distintos puntos de España y la necesidad de organizar una competición verdaderamente seria.

El Concurso Madrid, por lo tanto, fue un torneo amistoso. Juan Padrós lo organizó en un tiempo record y gracias a ello pudo decir: si se ha podido organizar este concurso, entonces, con un año de por medio, sí se puede organizar el Campeonato de España.

Lo que sí quedó muy claro fueron dos ideas: constituir una entidad que aglutine a todos los clubs de fútbol y otorgarle a este institución toda la autoridad y competencia para organizar el Campeonato de España con garantías.

Y finalmente un comentario. Dado que el trofeo lo ganó una selección y no el Athletic Club, justo es que la Copa esté expuesta en las vitrinas de la entidad genuínamente heredera de esta primitiva selección, la Federación Vizcaína de Fútbol, porque los trofeos de selecciones se conservan bajo la tutela de las federaciones correspondientes.

imagen110

imagen24

 

Hazte Socio
Sobre nosotros

Jefe de documentación de la IFFHS

Publicado en: General

Nº 4

Números publicados

Revista indexada en:

dialnetdialnet
Tienda oficial de CIHEFE
Hazte Socio
Foro

Redes sociales