El balón de oro

Resumen

Artículo
Download PDF

Tengo que reconocer que no me atraen los premios a nivel individual que son entregados por los medios o instituciones, aún futbolísticas, a los futbolistas, pero como no estoy solo en este mundo tengo que otorgarles un valor, que no podía ser de otro modo, no coincide con el de la mayoría.

No es mi interés tampoco buscar enfrentamiento entre países, ni entre aficionados de clubes según qué jugador. Simplemente opino sobre lo que yo creo que es una desafortunada declaración producida primero por desconocimiento del entrevistado y segundo porque pienso que alguien ha querido confundirlo.

Dicho esto y como quiero exponer una opinión que viene relacionada con la concesión del último “Balón de Oro” concedido por “France Football”, quiero felicitar al actual ganador, a la vez que lo hago extensivo a los anteriores y futuros vencedores, tanto de este como de premios similares.

Andamos siempre midiendo el valor de las cosas, inflándolas o dándole vueltas hasta que encontramos el agujero por donde introducir nuestra valoración interesada.

Así, por ejemplo, leo unas declaraciones de Leo Messi en las que el fabuloso jugador hispanoargentino y defensor de los colores azulgrana barcelonista desde antes de su adolescencia dice literalmente:”Estoy muy contento de ser el primer argentino que lo gana”.

Está muy bien que don Lionel se considere argentino, faltaría más. ¿Alguien se atreve a decir lo contrario?. Pues no debería. Ahora bien, él debería cumplir con el ejemplo y dejar al resto de los mortales la posibilidad de elegir de que nacionalidad desean sentirse. ¿O no?.

Antes que él, dos jugadores nacidos en Argentina ganaron el “Balón de Oro”, los Sres. Di Stefano en 1957 y 1959 y Sívori en 1961. Entonces ¿porqué estas declaraciones del Sr. Messi?.

Vamos por partes Don Lionel.

No veo la diferencia en cuanto al lugar de nacimiento. Enrique Omar Sívori nació el 2 de octubre de 1935 en San Nicolás de los Arroyos, Provincia de Buenos Aires y falleció en la misma localidad el 17 de febrero de 2005, mese antes de la nacionalización de Messi.

Alfredo Di Stefano Lauhlé vino al mundo el 4 de julio de 1926 en Buenos Aires, concretamente en el barrio de Barracas.

Y usted vió por primera vez la luz en Rosario, Provincia de Santa Fé, el 24 de junio de 1987.

Ellos nacieron en la República Argentina, como usted, ¿o acaso piensa que lo hicieron en el Virreinato del Río de la Plata?.

Por tanto, en este punto, parece que los tres son argentinos por igual.

Situándonos ya en lo puramente futbolístico no me parece que usted sea más argentino que ellos. Y me explico.

Tanto el Sr. Sívori como el Sr. Di Stefano jugaron el Campeonato argentino cosa que usted no ha hecho. El Sr. Sívori jugó para River Plate de 1954 a 1957, debutando con 17 años y disputando 63 partidos y consiguiendo 28 goles. Y hasta levantó los campeonatos de 1955, 1956 y 1957.

En 1957 fue traspasado a la Juventus de Turín italiana y con el dinero obtenido River pudo finalizarla construcción de su magnífico estadio. Si le estarán agradecidos los de la banda roja que le cambiaron la denominación de tribuna Almirante Brown por la de Enrique Omar Sívori.

Estadio Antonio Vespucio Liberti sin la tribuna Enrique Omar Sívori

Estadio Antonio Vespucio Liberti sin la tribuna Enrique Omar Sívori

Tribuna Enrique Omar Sívori, conocida como “La Popular”

Tribuna Enrique Omar Sívori, conocida como “La Popular”

Por su parte D. Alfredo jugó para River Plate y Huracán. En River jugó las temporadas 1945, 1947, 1948 y 1949 y en “el Globo” jugó la temporada 1946, cedido por los millonarios. En total, vistiendo las dos zamarras disputó 91 partidos y marcó 60 goles. También tuvo la fortuna de dar la vuelta olímpica en 1947.

Usted no se estrenó tan siquiera en el campeonato argentino y eso no es ninguna deshonra. Tuvo que salir como tanta gente para buscar otros horizontes en la vida. Quizá a lo mejor ni tan siquiera quiso salir de su país pero su situación familiar era la que era y eso es lo que ocurrió. Usted era un menor y poco podía decir.

Para darle la oportunidad a todo el mundo de hacer una comparación de sus números con los de otros estos dicen que ante uno de ellos están a la par pero ante el otro anda usted por detrás de él. Esto no hace más argentino a uno o a otros pero sirve de muestra para acercarle a usted las carreras de sus compatriotas agraciados con el mismo premio aunque usted se piense pionero.

¿Y la albiceleste?. (Ahora me pongo en pie). ¿Acaso es por aquí?. Pues va a ser que tampoco. “El Cabezón” jugó 19 partidos y anotó 9 tantos. Además, formó la delantera conocida como “Los Carasucias” que en Lima ganaron la Copa América de 1957 pasando por encima de todos sus rivales.

Estos son “Los carasucias”, campeones de la Copa América 1957 en Lima. Arriba, de izquierda a derecha: Juan Carlos Jiménez, Guillermo Stábile (seleccionador), Rogelio Domínguez, Pedro Dellacha, Néstor “Pipo” Rossi, Federico Vairo y Ángel Schandlein. Abajo, de izquierda a derecha: Oreste Corbatta, Humberto Maschio, Antonio Angelillo, Enríque Omar Sívori y Osvaldo Cruz. Maschio y Angelillo también emigraron a Italia, se nacionalizaron italianos y jugaron con la “azzurra”.

Estos son “Los carasucias”, campeones de la Copa América 1957 en Lima. Arriba, de izquierda a derecha: Juan Carlos Jiménez, Guillermo Stábile (seleccionador), Rogelio Domínguez, Pedro Dellacha, Néstor “Pipo” Rossi, Federico Vairo y Ángel Schandlein. Abajo, de izquierda a derecha: Oreste Corbatta, Humberto Maschio, Antonio Angelillo, Enríque Omar Sívori y Osvaldo Cruz. Maschio y Angelillo también emigraron a Italia, se nacionalizaron italianos y jugaron con la “azzurra”.

Entonces, es por “La Saeta Rubia”. ¿Qué pudo conseguir este?. Pues este simple tan solo jugó 6 partidos consiguiendo la pobre cifra de 6 goles. A 1 por partido. Y en 1947, a la edad de 21 años ya era Campeón de América. ¡Y aún era un pipiolo!.

Alfredo Di Stefano vistiendo la elástica albiceleste

Alfredo Di Stefano vistiendo la elástica albiceleste

Señor Messi, a su edad usted “solo” ha ganado dos torneos “menores” con su selección, un Mundial Sub-20 y un oro olímpico, que no es poco, desde luego, pero acaso ¿no son sus dos compañeros, al menos, igual de argentinos que usted?.

Hay que tener en cuenta que un jugador que cruzaba el “charco” prácticamente se despedía de volver a jugar con su selección porque el transporte impedía que abandonase y regresase a su club con celeridad como ocurre ahora. Además, la legislación permitía que aunque hubiesen jugado con otra selección, una vez obtenida otra nacionalidad lo hiciesen defendiendo a un nuevo seleccionado.

Por último, vamos con el asunto de las nacionalidades.

Usted dice: “Estoy muy contento de ser el primer argentino que lo gana”.

Usted comparte nacionalidad hispanoargentina desde el 26 de septiembre de 2005 y, por lo tanto, está en las mismas condiciones que el Sr. Di Stefano que también lo es desde finales de 1956, y que el Sr. Sívori que adoptó la nacionalidad italiana, sin renunciar a la suya, cuando fue a trabajar allí.

Portada de El Mundo Deportivo de Barcelona de fecha 27 de septiembre de 2005.

Portada de El Mundo Deportivo de Barcelona de fecha 27 de septiembre de 2005.

Noticia de la nacionalización española de Messi publicada en El Mundo Deportivo de Barcelona de fecha 27 de septiembre de 2005.

Noticia de la nacionalización española de Messi publicada en El Mundo Deportivo de Barcelona de fecha 27 de septiembre de 2005.

Sívori, tras su paso por Turín y Nápoles regresó a su país natal donde entrenó a varios conjuntos e incluso a la selección nacional. Murió en el mismo lugar que le vió nacer. Obviamente seguía considerándose argentino amén del cariño que a Italia le guardase.

Di Stefano ha andando yendo y viniendo tras su retirada como futbolista, entrenando a clubes españoles y también argentinos, casos de Boca Juniors y River Plate donde consiguió un campeonato con cada uno.

Di Stefano es considerado tan argentino como don Lionel desde el momento que Maradona dice el 11 de noviembre de 2009 en la entrega a “La Pulga” del trofeo “Di Stefano”, fechas antes de la entrega del “Balón de Oro”: “A Alfredo todos los argentinos le queremos mucho. Los españoles también, pero Alfredo es argentino y es nuestro” (Maradona dixit). Pero aunque Maradona diga misa, existe un nombramiento como “Embajador Deportivo de la República Argentina para el Bicentenario” entregado por Don Carlos Bettini, embajador argentino en España

Hasta en la web de AFA en el artículo titulado “Leo Messi obtuvo el Balón de Oro 2009″ reconocen que: “Con este resultado, Messi se convierte en el tercer jugador argentino que recibe el galardón que se entrega desde 1956…”.

En resúmen, como ciudadanos me parece a mí que serán los tres igual de argentinos, pero en lo futbolístico el currículo en tierras argentinas de sus compatriotas parece algo más extenso que el suyo, lo cual no es excluyente para cotejar que también los tres sean igual de argentinos.

Lo que si se desmonta es su declaración/teoría: “Estoy muy contento de ser el primer argentino que lo gana”. Y también la de todos aquellos que se manifestaron en idéntico sentido sin documentarse con anterioridad.

Hazte Socio

Miembro del CIHEFE

Publicado en: General

Nº 6

Números publicados

Revista indexada en:

dialnetdialnet
Tienda oficial de CIHEFE
Hazte Socio
Foro

Redes sociales