Torneo de Ginebra: 1930

Resumen

Artículo
Download PDF

Con motivo de la inauguración de su nuevo recinto deportivo, el Estadio des Charmilles, y coincidiendo con su 40º aniversario, el Servette FC de Ginebra organizó un torneo internacional con la participación de 5 campeones nacionales de Liga, 2 de copa nacional y tres importantes representantes de los mejores países europeos, dejando al margen los equipos británicos y escandinavos. Por la importancia de los participantes y el número de países representados este torneo está considerado como uno de los antecedentes más directos de la Copa de Europa, junto con la Copa Mitropa y la Copa Latina.

Fue todo un acontecimiento que la prensa europea siguió en directo. La presencia de los mejores clubs centroeuropeos daba un enorme prestigio al certamen, máxime cuando estos países decidieron no acudir al I Campeonato del Mundo, en Montevideo, que empezaría tan sólo una semana después de la final del torneo ginebrino. Algunos lo llegaron a considerar como un desfío europeo, pues no hay que olvidar que a Uruguay sólo fueron Francia, Bélgica, Rumanía y Yugoslavia.

Participantes:  
Servette FC Genève Campeón de Liga de Suiza.
First Vienna FC Campeón de Copa de Austria, tercero en la Liga donde el campeón fue el SK Rapid Wien.
SpVgg Fürth Subcampeón de Alemania Sur, cayó en la segunda ronda de la fase final nacional en la que fue campeón el Hertha BSC.
FC de Sète Campeón de Copa de Francia, único torneo nacional pues todavía no había campeonato de Liga en Francia.
SK Slavia Praha Campeón de Liga de Checoslovaquia en la que ganó todos los partidos. Era subcampeón de la Copa Mitropa.
Royal Cercle Sportif Brugeois Campeón de Liga de Bélgica.
Újpesti TE Campeón de Liga de Hungría y vigente campeón de la Copa Mitropa.
Real Unión Club sexto clasificado de la Liga española, donde el campeón fue el Athletic Club.
Bologna Sportiva sexto clasificado de la Liga italiana, donde el campeón fue el Ambrosiana-Inter.
Go Ahead Deventer Campeón de Liga de Holanda

El Real Unión aceptó la invitación formulada a través de la Real Federación Española de Fútbol. No cabe duda que el mejor representante del fútbol español hubiese sido el Athletic Club que había copado los dos títulos. El 30 de marzo cerró el Campeonato Nacional de Liga invicto, con doce victorias y seis empates. El 1 de junio en Montjuich derrotó al Real Madrid en la final de Copa por 3-2, firmando el doblete. Tampoco aceptaron la invitación los otros grandes, posiblemente por los compromisos de la selección española.

España había renunciado a desplazarse a Montevideo por motivos diversos, sin embargo, respetó el calendario de encuentros amistosos enfrentándose a Checoslovaquia en Praga y a Italia en Bolonia. Tras la derrota por 2-0 ante los checos siguió una importante victoria ante los italianos 3-2. En la expedición nacional figuraban Pichi Garizurieta, José Muguerza, Roberto Echevarría, Guillermo Gorostiza y Gregorio Blasco del Athletic Club. Real Madrid, FC Barcelona y RCD Español también contribuyeron con sus mejores jugadores. El Real Unión aportaba un jugador, uno de los mejores del momento, Luis Regueiro.

Propiamente fue un desfío. El Real Unión contaba con una plantilla muy corta que empezaba a ceder ante la fuerza del profesionalismo. De hecho, su infraestructura como club era muy elemental. No contaba con un entrenador y sus jugadores eran aficionados. Para poder reunir un equipo competitivo, capaz de dejar el pabellón español en buen lugar tuvo que recurrir a refuerzos de otros clubs, pues algunos jugadores no podían permitirse el lujo de viajar y estar sin trabajar -y sin cobrar- durante casi quince días.

La expedición del Real Unión Club:

Antonio Emery; Manuel Alza, Román Arrieta (Arenas Club); Pedro Regueiro (Real Betis Balompié), René Petit, Sebastián Vigueras (CD Europa), Francisco Gamborena; Eugenio Hilario (Tolosa FC), Luis Regueiro, José Sastre (FC Barcelona), Emiliano Garmendia, Juan Echevarría (Arenas Club). Santiago Urtizberea se integraría más tarde.

Como se puede comprobar, Pedro Regueiro, ya bético, volvió a su club nodriza para jugar con su hermano Luis. También se reclutó a los veteranos Román Arrieta y Juanito Echevarría, junto con el joven valor Eugenio Hilario del Tolosa FC. El delantero centro internacional José Sastre fue la aportación barcelonista y Sebastián Vigueras, que prefirió unirse al Real Unión y no acompañar a su club, el CD Europa, en la gira por Escandinavia.

El torneo tuvo el siguiente desarrollo:

Primera ronda:            
28 de junio de 1930            
Servette FC Genève (Suiza) - First Vienna FC (Austria) 0:7  
29 de junio de 1930            
SpVgg Fürth (Alemania) - FC de Sète (Francia) 4:3 (gol de oro)
SK Slavia Praha (Checoslovaquia) - Cercle Bruegois (Bélgica) 4:2  
30 de junio de 1930            
Újpesti TE (Hungría) - Real Unión Club (España) 3:1  
2 de julio de 1930            
Bologna Sportiva (Italia) - Go Ahead Deventer (Holada) 4:0  

Abrió el torneo el equipo anfitrión contra el First Vienna. Los austriacos no dieron opción y consiguieron una gran goleada. Llegaron con 5:0 al descanso. Josef Adelbrecht marcó 4 de los siete goles. Se mostraron como dignos representantes del wunderteam.

Al día siguiente alemanes y franceses protagonizaron un reñidísimo encuentro que necesitó del gol de oro tras la prórroga de 30 minutos. A los 140 minutos de juego el alemán Karl Rupprecht deshizo la igualada. Los franceses tenían las bajas de los yugoslavos Ivan Bek y Ljubiša Stefanović, que habían marchado a Montevideo para jugar con su selección, aunque también habían conseguido refuerzos como el suizo Edmond Kramer del SO Montpellier y el húngaro József Kaucsar del AS Saint-Raphaël.

Seguidamente se presentó el SK Slavia de Praga, uno de los favoritos, frente al campeón belga, que traía la baja del internacional André Saeys que estaba con su selección, aunque no jugó en el mundial. Los checos fueron superiores y sin forzar debidamente dominaron el encuentro. Destacaron los tres goles de Antonín Puč.

El Real Unión debutó el 30. El sorteo no le favoreció en absoluto pues su rival era el potentísimo Újpesti TE de Budapest. Los húngaros eran los actuales campeones de la Copa Mitropa, verdadero antecedente de la Copa de Europa y estaban considerados el mejor club continental. El Újpesti TE llevó la iniciativa pero el Real Unión se mostró firme, oponiendo serias dificultades. Marcaron primero los favoritos, pero Luis Regueiro confirmó que iba a ser uno de los jugadores más destacados del torneo y estableció el empate con que se llegó al descanso. Garmendia lesionado fue sustituido por el europeísta Vigueras -se permitían dos cambios antes de la segunda parte-. Tras la pausa ya se decantó del lado magiar el resultado. Fue un partido muy interesante donde los españoles causaron una grata impresión.

ÚJPESTI TE – REAL UNIÓN 3-1 Ginebra: Charmille (10000) 30.06.1930

Arb: René Mercet (Suiza). 1-0 (29′) Auer. 1-1 (34′) L Regueiro. 2-1 (58′) Auer. 3-1 (78′) Vörös.

Újpesti TE: Aknai; Dudás, J Fogl; Borsányi, Volentik, Víg; Ströck, Auer, Havas, Vörös, Szabó <Lajos Bányai>.

Real Unión: Emery; Alza, Arrieta; P Regueiro, R Petit, Gamborena; Eugenio, L Regueiro, Sastre, Garmendia (Vigueras 46′), Echevarría.

Finalmente, para cerrar la primera ronda, el Bologna Sportiva tuvo más problemas de los esperados contra los aficionados del Go Ahead Deventer. El 0:0 del descanso queda encubierto por el claro 4:0 con que acabó el partido. Los italianos contaron con el refuerzo de Mario Ardissone del US Pro Vercelli. Bruno Maini hizo dos de los cuatro goles. Al equipo pededor, como no accedía a la repesca por motivo de fechas se le concedió la deferencia de pasar directamente a cuartos de final.

Repesca de cuartos:          
1 de julio de 1930          
Servette FC Genève (Suiza) - Cercle Bruegois (Bélgica) 2:1
Real Unión Club (España) - FC de Sète (Francia) 5:1

El torneo tenía previsto repescar dos equipos de los eliminados en la primera ronda.

En un encuentro muy igualado, el equipo local logró vencer al RCS de Brujas. El Servette FC se adelantó en ek marcador casi al final de la primera parte, pero nada más reanudarse el juego los belgas establecieron el empate. Finalmente Raymond Passello marcó el gol de la victoria.

Después el Real Unión apabulló al FC Sète. Los franceses alegaron que no habían tenido tiempo para reponerse del anterior partido de 140 minutos de duración.Con todo, pudieron alinear a su jugador yugoslavo, Milan Bečić, que estaba pendiente de marchar a América. Lo cierto es que el Real Unión tuvo en Luis Regueiro, entonces con 23 años de edad, a su gran goleador. Destrozó la defensa francesa con suma facilidad. Ya con 5:0 los españoles bajaron su ritmo, previendo que les esperaban nuevos partidos muy difíciles.

FC SÈTE – REAL UNIÓN 1-5 Ginebra: Charmille (1000) 01.07.1930

Arb: Hans Enderli (Suiza). 1-0 (7′) L Regueiro. 20 (27′) L Regueiro. 3-0 (59′) Echevarría. 4-0 (67′) Echevarría. 5-0 (71′) L Regueiro. 5-1 (74′) Kalics.

FC Sète: Frondas; Skiller, Chardar; Lucibello, Kaucsar, Durand; Kramer, Bečić, Lieb, Friedmann, Kalics <Sidney E Regan>.

Real Unión: Emery; Alza, Arrieta; P Regueiro, Gamborena, Vigueras; Eugenio, Sastre, R Petit, L Regueiro, Echevarría.

Cuartos de final:          
2 de julio de 1930          
First Vienna FC (Austria) - SpVgg Fürth (Alemania) 7:1
3 de julio de 1930          
Újpesti TE (Hungría) - Go Ahead Deventer (Holanda) 7:0
SK Slavia Praha (Checoslovaquia) - Real Unión Club (España) 2:1
4 de julio de 1930          
Servette FC Genève (Suiza) - Bologna Sportiva (Italia) 4:1

El First Vienna volvió a dar un gran espectáculo goleador y arrasó a los alemanes. El equipo austríaco se adelantó por medio de Fredricht Gschweidl al cuarto de hora y empató el goleador Rupprecht. Luego Gschweidl hizo tres goles más junto a los tres de Gustav Tögel.

Tampoco hubo color en el encuentro entre el Újpesti TE y el Go Ahead. Štephan Auer marcó cuatro goles y Gábor P Szabó dos. Imre Harmath hizo uno.

El mejor partido de cuartos se jugó entre el SK Slavia de Praga y el Real Unión. Los españoles jugaban su tercer encuentro en cuatro días, mientras que los checos se presentaban mucho más descansados. En las filas del SK Slavia figuraban František Plánička, Antonín Vodička, František Junek, František Svoboda y Antonín Puč, titulares del equipo que se habían enfrentado y vencido a la selección española el 14 de junio en Praga. Esa misma mañana se incorporó el delantero centro Santiago Urtizberea que se había desplazado en avión hasta Suiza. Empezó dominando el Real Unión con un juego rápido y efectivo. Así, a pase de Eugenio marcó René Petit. Los irundarras mantuvieron la iniciativa hasta el descanso. Posteriormente, el cansancio por los partidos consecutivos se hizo notar. El Slavia logró el empate al poco de reanudarse el juego y finalmente Svoboda marcó el segundo gol, que según reflejaban las crónicas fue en claro fuera de juego. El Real Unión cerraba su participación dejando una muy buena imagen del fútbol español.

SLAVIA PRAHA – REAL UNIÓN 2-1 Ginebra: Charmille (18000) 03.07.1930Arb: René Mercet (Suiza). 0-1 (19′) R Petit. 1-1 (51′) Soltys. 2-1 (63′) Svoboda.Slavia Praha: Plánička; Ženíšek, Novák; Vodička, Šimperský, König; Junek, Šoltys, Svoboda, Puč, Kratochvíl <John Madden>.

Real Unión: Emery; Alza, Arrieta; P Regueiro, Gamborena, Vigueras; Eugenio, L Regueiro, Urtizberea, R Petit, Echevarría.

El último partido de cuartos de final tuvo como claro vencedor al Servette FC. Los suizos se mostraron superiores a lo largo de todo el encuentro, colocándose con un contundente 4:0 al comienzo de la segunda parte. Luego los italianos, mediante su delantero centro Bruno Maini marcaron el gol del honor.

Semifinales:          
5 de julio de 1930          
SK Slavia Praha (Checoslovaquia) - First Vienna FC (Austria) 3:1
Servette FC Genève (Suiza) - Újpesti TE (Hungría) 0:3

Junto al Servette FC llegaron a la penúltima ronda tres de los cuatro semifinalistas de la última edición de la Copa Mitropa. Los emperajamientos respetaron el mismo orden, salvo que el SK Rapid de Viena era sustituido por el campeón suizo.

El First Vienna no pudo tomarse la revancha contra el SK Slavia y los checos volvieron a ganar. Aunque se adelantaron los austríacos por medio de Gschweidl, dos goles de Svoboda y uno de Šoltys les cerraron el paso a la final.

En el otro partido el Újpesti TE no tuvo excesivos problemas con los locales. Dominaron a lo largo de todo el partido. La victoria fue firmada con dos goles de Štephan Auer y uno de Gábor P Szabó

Por el tercer puesto:          
6 de julio de 1930          
Servette FC Genève (Suiza) - First Vienna FC (Austria) 1:5

En un partido con poca historia el First Vienna se desquitó y goleó al Servette FC. Josef Adelbrecht marcó dos goles y Friedrich Gschweidl uno, con lo que ambos jugadores quedaron empatados a seis goles en el total del torneo en sengundo lugar de la tabla de goleadores.

Final:          
6 de julio de 1930          
Újpesti TE (Hungría) - SK Slavia Praha (Checoslovaquia) 3:0

La final volvió a enfrentar al campeón húngaro con el checo, como había sido en la Copa Mitropa. Y una vez más volvió a ganar el Újpesti TE, confirmando así su superioridad en el terreno internacional. Tres goles de János Köves decidieron el partido. Por parte de los checos destacó el guardameta František Plánička, entonces uno de los llamados a sustituir al mítico Ricardo Zamora como mejor portero del mundo.

El balance final del torneo confirma la superioridad del fútbol centroeuropeo sobre el resto de los clubs, especialmente los húngaros. Checos y austríacos repitieron el éxito que habían alcanzado en la Copa Mitropa.

El Real Unión hizo un digno papel. Tuvo la mala suerte de emparejarse precisamente con los dos equipos más poderosos. Además, contra el SK Slavia de Praga no sólo perdió por un gol, sino que ese tanto posiblemente fue conseguido en fuera de juego.

Luis Regueiro, con cuatro goles, se clasificó en sexto lugar en la tabla de goleadores que encabezó el húngaro Štephan Auer que marcó ocho. Luis Regueiro demostró ser uno de los mejores jugadores del torneo.

Sin embargo queda por saber exactamente el papel que hubiesen tenido los campeones de España e Italia. Está claro que el Athletic Club era mucho más fuerte que el Real Unión. Los bilbaínos tenían un juego ofensivo respaldado por una sólida línea media. No perdieron ningún partido en el Campeonato Nacional de Liga. Quién sabe qué resultado hubiesen alcanzado ante los más fuertes del continente.

Hazte Socio
Sobre nosotros

Jefe de documentación de la IFFHS

Publicado en: General

Nº 6

Números publicados

Revista indexada en:

dialnetdialnet
Tienda oficial de CIHEFE
Hazte Socio
Foro

Redes sociales