1905: El nacimiento oficial del Sevilla FC

Resumen

Artículo
Download PDF

A principios del siglo pasado, España estaba inmersa en una depresión de dimensiones colosales. La pérdida de Cuba supone un mazazo para los distintos estratos sociales del país. La pobreza hace estragos y las disputas políticas, con una monarquía vetusta y sin intención clara de gobernar para sus habitantes, no ayudaban demasiado.

Lebrija (Sevilla) en 1905. El conde de Romanones, ministro de Agricultura, dirigiéndose desde el Ayuntamiento a visitar las casas de los obreros.

Lebrija (Sevilla) en 1905. El conde de Romanones, ministro de Agricultura, dirigiéndose desde el Ayuntamiento a visitar las casas de los obreros.

En Sevilla el panorama no mejoraría mucho y sufrió en 1905 dos de las cuatro nevadas ocurridas en el siglo XX y una de las peores sequías que se recuerdan por aquella época. Ello derivaría en una gran hambruna. La última hambruna conocida en Europa.

Los cultivos no producen el mínimo necesario para alimentar a la población. Azorín desde el periódico “El Liberal”, nos informó ampliamente de estos hechos acaecidos en pueblos como Osuna, Carmona, y especialmente de Lebrija donde se sufrió verdaderamente una hambruna feroz.

En este ambiente es donde el Sevilla FC legalizó su situación, se organizó y desarrolló dando sus primeros pasos oficiales.

Aunque no se tiene conocimiento de partidos organizados entre clubes desde 1893, el fútbol no deja de existir en Sevilla durante este período del que les hablamos, (según sabemos a través de Salvador López, médico pionero en medicina deportiva en la sociedad hispalense), “sport” que se practicaba en algún centro educativo sevillano de la época, concretamente en el Instituto San Isidoro.

Los sevillistas se consideraban a sí mismo como “sportmen”, con un fuerte contenido ideológico muy definido, basado en un enfoque sobre la preocupación angustiada por el atraso de España y la búsqueda de soluciones para crear un moderno Estado a partir de la imitación de técnicas e ideologías extranjeras y de la exaltación de un nuevo patriotismo. Es lo que se conocía como “Regeneracionismo”.

Esta necesidad de modernizar con realizaciones concretas, pasaba por una educación moderna y técnica y por una renovación física y espiritual. Se hace una crítica del oscurantismo español, así como se proponen soluciones que ampliarán al mundo iberoamericano. En el mundo artístico y literario nos encontramos a Miguel de Unamuno como el máximo exponente de esta corriente.

El Regeneracionismo deportivo se basaba en 3 pilares:

1.- El deporte como fuente de salud.
2.- El deporte moderno como expansión afectiva.
3.- El deporte moderno como medio para formar un hombre nuevo.

Y así pudimos comprobarlo en numerosas ocasiones a principios del siglo pasado a través de los regeneracionistas sevillistas:

Mundo Deportivo - 1913

Mundo Deportivo - 1913

Por esto, el Sevilla Foot-Ball Club nació fruto de una idea de cambio con respecto a la sociedad sevillana y española en el que se hallaba inserto. Los sevillistas de 1890 no dejaron de practicar el sport en ningún momento en la última década del siglo XIX y así sabemos, que a falta de equipos contra los que jugar, practicarían otros deportes, como por ejemplo el remo, tal y como sabemos de los jugadores y directivos de aquel momento, Welton e Isaías White.

Pero una nueva generación, 10-15 años después, empuja con fuerza y revolucionará la vida deportiva de la ciudad para siempre. Un grupo de muchachos de familias acomodadas, que viajan a países extranjeros a realizar sus estudios, conocen el fútbol en los países de destino y se reúnen para poder ponerlo en práctica cuando vuelven a Sevilla, encontrando en el antiguo Sevilla Foot-Ball Club de 1890 sus aspiraciones y modelo para ello.

Tal y como sabemos esto no ocurrió espontáneamente, sino que venía desarrollándose lenta y paulatinamente, conforme se van integrando componentes que llegan del extranjero, desde el año 1900, tal y como sabemos por testimonios de sus propios socios fundadores y por Arturo Otero, que escribió la primera historia del Sevilla FC conocida, donde detalla expresamente estos detalles con gran precisión.

Así, nos encontramos a personajes llegados de Gran Bretaña como Ybarra, Alba y Gallegos, otros de Suiza, como los hermanos Zapata y los Lafita y alguno que provenía de Francia, Bezard, unido a algunos ingleses de la colonia comercial en Sevilla que encontraron en el club la única posibilidad de practicar este sport. Nos encontramos, así mismo, al hijo de uno de los componentes del Sevilla FC de 1890, Carlos Langdon, que por su juventud encaja perfectamente en la renovación generacional.

Mientras que los antiguos componentes solían jugar en la Dehesa de Tablada, (lugar a las afueras de Sevilla),  los nuevos comenzarían a hacerlo en el descampado tras la Fábrica de vidrios de la Trinidad y no sin ciertos problemas, ya que eran perseguidos por la autoridad municipal, porque eran considerados “indecorosos” por su indumentaria y ruido.

Quizá ese fue el detonante que les llevó a legalizar la sociedad y se pusieron manos a la obra con José Luis Gallegos Arnosa a la cabeza, siendo probablemente el único que alcanzaba la mayoría de edad en este grupo de jóvenes entusiastas, cuestión esta por la que llegó a ser presidente muy probablemente, teniendo en cuenta que en aquella época, la mayoría de edad se conseguía a los 25 años.

Por ello y tras una junta de socios constitutiva, según obligaba la Ley de Asociaciones de 1870, entregaron la documentación pertinente en el Gobierno Civil, sito en la calle Bailen, comprendida por unos estatutos que definirán las normas y el funcionamiento a seguir por la sociedad.

Primeros Estatutos conocidos del Sevilla FC

Primeros Estatutos conocidos del Sevilla FC

En el mismo acto de entrega de la documentación, se les remitió una copia sellada y firmada por el gobernador civil de Sevilla, siendo desde ese mismo instante una sociedad legalmente constituida.

Sabemos que la primera directiva conforme a ley estaba compuesta por su Presidente, José Luis Gallegos Arnosa; Secretario-Tesorero, Manuel Jiménez León; vocales, Manuel Zapata, Carlos Langdon, Juan Mejías y Samuel Hanmech, que eran al mismo tiempo jugadores y que se reunían en casa de Tiburcio Alba en la Calle Génova, (hoy Avda. de la Constitución) – en número de unos cuarenta componentes- cuyo hijo Paco, sería parte de la directiva poco después, siendo uno de los mejores presidentes que la historia sevillista ha dado.

Hemos de decir que los estatutos conocidos no corresponden a 1905, sino a 1914, año en que se reformaron a imagen y semejanza de los del FC Barcelona a través del presidente sevillista de origen catalán José María Miró Trepats, (que fue presidente también del Español de Barcelona), donde se recoge el año de fundación en su artículo primero. En este caso el equipo sevillista debió presentar como mínimo un acta de una asamblea, donde sus socios tuvieron que votar por mayoría las modificaciones a realizar; esa acta existe en nuestros días en los archivos del Club y demuestra la existencia de unos Estatutos anteriores. El movimiento asambleario siempre fue muy fuerte desde el principio en el Sevilla FC desde el inicio.

sevilla190504

Así mismo, en 1905 la sociedad sevillista se publicitó en la Guía de Comercio y de la Industria de Sevilla y su provincia, también llamada Guía Gómez Zarzuela:

sevilla190505

Pero en ella observamos que no aparece con el nombre “Sevilla Football Club”, sino como “Sociedad de Football”. Ello se debe a que era también conocido con ese nombre hasta empezada la década de los 10, debido a que era la única sociedad dedicada al foot-ball en la ciudad y tan solo la aparición de otro equipo en la ciudad llamado “Sevilla Balompié”, equipo fundado por los hijos de los altos militares sevillanos de la época, hace que retome su nombre como Sevilla Foot-Ball Club debido a que era el primer equipo con el nombre de la ciudad.

Hay quien argumenta que la “Sociedad de Football de Sevilla” no era el mismo equipo sevillista, a pesar de que en ella aparecen los mismos nombres, fundándose el Sevilla FC más tarde, pero en las crónicas de la época, (1910), observamos que se trata de la misma sociedad.

sevilla190506

Aquí podemos contemplar la crónica del mismo partido en otro periódico:

sevilla190507

Por lo que descarta la teoría de que pudiese tratarse de otro club distinto.

Aún así, la primera inscripción existente en el Libro de Sociedades del Gobierno Civil corresponde al 1 de marzo de 1909. ¿Cómo es esto posible si la sociedad se creó oficialmente en 1905?

sevilla190508

La respuesta está en esta crónica de El Imparcial de 1906:

sevilla190509

Efectivamente, el Gobierno Civil sufrió un incendio de proporciones colosales, acabando con el Libro de Registro de Sociedades anteriores a 1906, pudiendo incluso acabar con la inscripción de la primitiva sociedad de 1890, en caso de que esta se hubiese producido alguna vez.

Don Luís de Ybarra y Osborne fue un personaje importante a la hora de datar el nacimiento del Sevilla FC. Fue un eslabón más de la cadena para demostrar algunas de las claves sobre las circunstancias que rodearon dicha oficialización del Club.

En 1955, con motivo de la celebración del cincuentenario sevillista, concedió a la revista OIGA y a su redactor Enrique Tello “Beltrán” una entrevista sobre la efeméride.

Nos cuenta en esa entrevista Don Luís, que en 1902 le enviaron a Inglaterra para estudiar la lengua inglesa más rápidamente, ingresando como alumno en el “Paston Grama School” -según la revista- y nos habla del aprendizaje del “sport” que nos ocupa, el “foot ball”. Cuando volvió a Sevilla a principios de 1905, nos cuenta que traía su equipación completa para el ejercicio de este deporte y cómo comenzó a reunirse con determinadas personas para practicarlo y fundar oficialmente el Sevilla Football-Club tras la feria de Septiembre. Don Luís nos habla de una de las reuniones, quizás la más importante, y nos relata lo siguiente:
“En aquella reunión nació la idea de formar un equipo de fútbol, pues varios de los que la constituían, lo habían practicado en el extranjero durante sus estudios y así había quedado fundado el Sevilla FC, aunque más tarde se cumplieron los trámites para legalizar la sociedad en el Gobierno Civil”.

Nos cuenta en esta entrevista con todo lujo de detalles determinados aspectos anecdóticos de la fundación. Veamos parte de este artículo:

sevilla190510

Aunque en el periodo 1906-1908 la actividad decreció, debido al mismo problema de siempre, es decir, la falta de otros clubes contra los que jugar, la actividad sevillista no cesa. Así podemos comprobarlo en un artículo del director de Mundo Deportivo, donde nos dice que en la Dehesa de Tablada, un grupo de jóvenes formados en el extranjero practican el sport. No encontramos otras crónicas de partidos ya que jugaban entre ellos y no era de interés para la prensa probablemente, aunque descubrimos evidencias de la existencia del club, tal y como podemos comprobar:

sevilla190511

En este sentido, se encontró una foto sevillista de 1907 donde se ve a D. José Luís Gallegos, presidente sevillista y a D. Benito Romero, directivo y jugador en una caseta de feria propia, exponiendo unos trofeos que hasta el momento no hemos sido capaces de identificar, ya que el trofeo más antiguo que conserva la entidad es la copa de Sevilla de 1912, (que sepamos), por lo que es muy probable que el equipo sevillista ganase antes otros trofeos, no sabemos muy bien todavía a quién. También pueden observarse en la imagen que exponen fotos, placas y cuadros referentes probablemente al equipo y al club. La frase enigmática de Don Luis de Ybarra tendría sentido cuando dice en el mismo acto de la fundación sevillista: “…para conmemorar los éxitos del pasado…”

¿Cómo podemos saber que esa foto está datada en 1907?

En la parte de atrás en la foto aparece la inscripción:

“…Caseta del S.F.C. en la Feria de 1907. El presidente, don José Luis Gallegos (en la butaca), y Benito Romero (en el sofá)…

Pero lo cierto es que a finales de 1908 cuentan ya con más de 80 jóvenes repartidos en distintos equipos, fruto del trabajo de esos años. Ello era algo que no se conseguiría de la noche a la mañana.

Crónica de Mundo Deportivo

Crónica de Mundo Deportivo

Sabemos que jugaban entre ellos porque crónicas posteriores lo demuestran, jugándose los primeros derbis sevillanos entre equipos formados por jugadores del mismo club sevillista, como podemos comprobar en esta crónica de Mundo Deportivo de principios de 1909:

sevilla190513

Alguien se preguntará sobre las evidencias existentes de la relación ente los componentes de 1890 con los de 1905, o bien si existe algún documento que demuestre una relación mínima entre ellos.

Si bien los componentes de 1890 se retiraron debido a la edad para la práctica del sport, también es cierto que no dejaron de asesorar y de aportar su experiencia a los jóvenes valores que empujaban, ya que hemos encontrado evidencias de que se conocieron ambas generaciones.

Independientemente de que el hijo del Doctor John Sydney Langdon, socio de 1890, apareciese en la directiva de 1905, hemos comprobado cómo los principales personajes de ambas épocas aparecieron en 1913 para fundar el “Club Náutico de Sevilla”, cuestión esta que demuestra su relación en el ámbito deportivo de la ciudad y para ello se fotografiaron con toda la solemnidad del momento:

sevilla190514

En ella sabemos que están, (todos eran sevillistas):

José Luis Gallego (1905), F. Caballero Infante (1905), Luis Ybarra Osborne (1905), A. Amorós, Paco Alba (1905), Laffita (1905), Serra y Pickman, J. Garcia Barraca, J. Otero Sánchez , (escritor de la historia del Sevilla FC junto a su hermano Arturo), R. Illanes, C. Folache, A. Rodriguez Garcia, Monesterio, J.M. Piñar y Pickman, Beltran, Isaías White (1890, primer secretario) y Enrique Welton (1890).

Por lo tanto, la documentación de la oficialización sevillista en 1905 es clara y concisa, siendo uno de los tres clubes del fútbol español que más claramente puede demostrar su nacimiento, en este caso su nacimiento oficial. Otros clubes, con mucho menos que esto, incluso habiendo desaparecido varias veces a lo largo de su Historia, se han lanzado a organizar los fastos de su nacimiento cuando no les corresponde.

Años más tarde, en 1914, José Luís Gallegos Arnosa, primer presidente oficial, en una entrevista en la revista “El fígaro” habla de que “… los principios de hace 10 años fueron muy difíciles…” siendo una aportación importantísima a los anales de la Historia sevillista.

Publicado en: Historias de Clubes

Nº 7

Números publicados

Revista indexada en:

dialnetdialnet
Tienda oficial de CIHEFE
Hazte Socio
Foro

Redes sociales