Ascensos meteóricos

Resumen

Desde la Segunda División hacia abajo, el máximo sueño de cualquier club es subir a la categoría superior. A lo largo de la historia, un puñado de equipos consiguió celebrar dos ascensos consecutivos para llegar a Primera. Veamos cuáles fueron. Hércules F.C., 1934 y 1935 En la temporada 1933-1934, el Hércules F.C. finalizó en cuarta
Artículo
Download PDF

Desde la Segunda División hacia abajo, el máximo sueño de cualquier club es subir a la categoría superior. A lo largo de la historia, un puñado de equipos consiguió celebrar dos ascensos consecutivos para llegar a Primera. Veamos cuáles fueron.

Hércules F.C., 1934 y 1935

En la temporada 1933-1934, el Hércules F.C. finalizó en cuarta posición en su grupo de Tercera División, por detrás de Zaragoza, Elche y Gimnástico de Valencia, que fueron los que participaron en las distintas fases de ascenso. Sin embargo, la decisión federativa de ampliar la Segunda División y eliminar la Tercera hizo que los alicantinos consiguieran el ascenso en los despachos.

El conjunto herculano empezó con fuerza la temporada siguiente y se proclamó campeón del grupo tercero de la categoría de plata, después de una primera vuelta impecable con siete victorias en siete partidos. Junto con el Murcia, subcampeón, se clasificó para la fase final, en la que también estuvieron incluidos Celta, Valladolid, Osasuna y Sabadell. En este nuevo tramo de la competición, el Hércules se mostró intratable en casa, aunque fue más irregular a domicilio, sumando una única victoria, en Valladolid, unida a dos derrotas frente a Celta y Sabadell. El 28 de Abril de 1935 se disputó la última jornada, con Hércules y Celta empatados a doce puntos y, por detrás, Osasuna y Murcia, con once, debiendo enfrentarse los dos primeros en Alicante y los dos segundos en Pamplona. Al final, el triunfo local en ambos partidos, por 1-0 y 3-0 respectivamente, dio el campeonato a los alicantinos que en sólo un año pasaron de fracasar en su intento de ascenso a Segunda a verse en Primera División.

Real Valladolid Deportivo, 1947 y 1948

En la temporada 1946-1947 la travesía para lograr el ascenso de Tercera a Segunda era larga y complicada. En el grupo séptimo, el Real Valladolid Deportivo y el Salamanca se clasificaron para la denominada fase intermedia, después de conseguir 30 y 26 puntos, respectivamente, en los 18 partidos disputados. En la siguiente etapa, ambos quedaron encuadrados en el grupo primero, junto a otros seis campeones y siguiente etapa, ambos quedaron encuadrados en el grupo primero, junto a otros seis campeones ubcampeones. La competición, sin embargo, se vio reducida finalmente a solo seis equipos, tras la exclusión de Cultural Leonesa y Albacete por pactar la victoria de los segundos en el partido que enfrentaba a ambos. Nuevamente se clasificaron Valladolid y Salamanca para la fase final, por delante de Pontevedra, Fábrica Nacional de Palencia, Tomelloso y Lucense, después de sumar 15 y 12 puntos válidos (se descontaron los conseguidos ante los equipos excluidos) en 10 partidos. La fase final estaba formada por los tres campeones y los tres subcampeones de los grupos de la fase intermedia, accediendo dos equipos al ascenso directo y un tercero a jugar la promoción. El Mestalla y el Badalona ocuparon las dos primeras plazas, correspondiendo al Valladolid la tercera, que daba derecho a jugar la promoción, por delante de Osasuna, Salamanca y Melilla. La promoción se jugó en Oviedo el 13 de Julio y el rival del conjunto pucelano fue el Santander, decimosegundo clasificado de Segunda División, y la victoria correspondió a los blanquivioletas por el resultado de 3-1, logrando de este modo el ascenso de categoría después de una temporada maratoniana.

Mucho más simple resultó la competición de Segunda División en la temporada 1947-1948, con un único grupo formado por catorce equipos, de los que dos ascendían a Primera y dos descendían a Tercera, sin que se disputase ningún tipo de promoción. El Valladolid inició con fuerza la temporada y ya en la jornada décima se alzó a la primera plaza, tras vencer por 1-0 al Mestalla, perdiéndola una semana después al empatar a cero en Murcia, para recuperarla en la jornada siguiente, ya de forma definitiva, venciendo por 4-2 al Castellón. Los castellanos sentenciaron el ascenso a falta de dos jornadas, el 28 de Marzo de 1948, con una victoria sobre el Murcia por 5-3, y el campeonato llegó el 11 de Abril, en la jornada final, tras derrotar por 2-1 al Deportivo de la Coruña, que resultó subcampeón y acompañó a los pucelanos en su ascenso a primera. En su trayectoria liguera, sumaron 36 puntos en los 26 partidos disputados.

U.D. Lérida, 1949 y 1950

En la temporada 1948-1949, la U.D. Lérida militó en el grupo tercero de Tercera División, compuesto por equipos catalanes, aragoneses y baleares, resultando campeón con 37 puntos en 26 partidos, y ascendiendo de forma directa a Segunda División junto al Zaragoza, subcampeón. Los ilerdenses confirmaron matemáticamente el ascenso el 6 de Marzo de 1949, derrotando por 1-0 al Igualada y el campeonato el 3 de Abril, tras empatar a uno fuera de casa ante el Constancia. A continuación, los campeones de los seis grupos de Tercera disputaron una llamada fase final, cuyo único objetivo era determinar el campeón de la categoría, honor que recayó en el Albacete, acabando el Lérida en la tercera posición, con 10 puntos en 10 partidos.

Un año después, la Segunda División estuvo formada por dos grupos de 16 equipos, clasificándose los campeones y subcampeones para jugar una liguilla de cuatro equipos, de los que dos ascenderían directamente y los otros dos disputarían la promoción. Aunque el Lérida realizó una primera vuelta irregular, poco a poco fue mejorando sus resultados y en la jornada 22 derrotó por 6-1 al Ferrol, alcanzando así la segunda plaza por primera vez. El subcampeonato no quedó confirmado hasta la última jornada, en la que los catalanes vencieron por 0-1 a la Orensana, sumando 41 puntos en los 30 partidos disputados, por detrás del Santander que consiguió 48. Para la liguilla que decidiría quién ascendía a Primera directamente y quién jugaba la promoción también se clasificaron Alcoyano y Murcia, del otro grupo de Segunda. La competición fue trepidante, registrándose victorias locales en todos los partidos de las cinco primeras jornadas, excepto el Murcia – Santander de la cuarta, que acabó con empate a dos. En la quinta jornada, el Lérida perdió por 4-1 en tierras cántabras, llegándose a la última jornada con el Santander ya campeón con siete puntos, seguido de Murcia con cinco, y Lérida y Alcoyano con cuatro, igualados en el cociente de goles particular y con ventaja de los primeros en el general. El 25 de Junio, el Alcoyano recibía a los campeones y los catalanes al Murcia. En el partido disputado el Alcoy, los locales acabaron sucumbiendo por 1-2, mientras el Lérida conseguía el ascenso a costa de los murcianos tras derrotarles por 4-1.

U.D. Las Palmas, 1950 y 1951

La Tercera División de la temporada 1949-1950 estuvo formada por cinco grupos de 18 equipos cada uno. Los dos primeros de cada uno de ellos, se clasificaban para la fase final, y a ellos se sumaban los dos campeones de Canarias, para formar así dos grupos de seis equipos cada uno. En el segundo grupo de esta fase final participaron Toledo, Imperial de Murcia, Ceuta, Melilla, U.D. Las Palmas y Tenerife. En juego estaban dos plazas de ascenso directo y otras dos de promoción. En la penúltima jornada, el 25 de Mayo de 1950, pese a perder por 2-0 en Melilla, la Unión Deportiva lograba el ascenso gracias a la derrota del Imperial por igual resultado en Ceuta. Al final, los canarios se conformaron con el subcampeonato, por detrás del Melilla, logrando 14 puntos en los 10 partidos jugados.

La Segunda División de la temporada 1950-1951 estuvo formada por dos grupos, el primero con 17 equipos y el segundo con 15. En ambos, el campeón ascendía directamente y el segundo y tercero pasaban a la liguilla de promoción. Las Palmas quedó encuadrado en el grupo segundo y tuvo que esperar a la última jornada, el 8 de Abril de 1951, para confirmar su pase a la liguilla de promoción como tercer clasificado. Los canarios descansaban en esta última jornada, y debían esperar una auténtica carambola en los partidos que disputaban sus perseguidores Salamanca, Hércules y Córdoba. Al final, sólo los primeros lograron la victoria, mientras los alicantinos perdían y los cordobeses empataban. En la liguilla de promoción participaron Salamanca, Las Palmas, Zaragoza y Sabadell, de Segunda, junto a Málaga y Murcia. Sólo los dos primeros clasificados jugarían en Primera la temporada siguiente. Aunque Murcia, Sabadell y Salamanca perdieron comba desde el principio, la lucha entre Las Palmas, Zaragoza y Málaga resultó muy igualada, llegando a la última jornada el Málaga con 15 puntos, Las Palmas con 14 y Zaragoza con 13. El 8 de Julio de 1951, mientras el Zaragoza derrotaba por 3-2 al Murcia, la Unión Deportiva se deshacía del Málaga por 4-1, consiguiendo el ascenso a Primera y apartando a su rival del ascenso, en beneficio de los aragoneses.

Real Jaén C.F., 1952 y 1953

En una temporada atípica, la 1951-1952, el Real Jaén C.F. se proclamó campeón del grupo sexto de Tercera, consiguiendo 37 puntos en 26 partidos. En principio, aquel año se iba a realizar una reducción de grupos en Segunda y Tercera División, y por este motivo ningún equipo ascendería de esta categoría, de modo que el título de campeón tenía un valor exclusivamente testimonial. Sin embargo, después de finalizada la temporada, la Federación dio marcha atrás, no realizó la reducción y concedió el ascenso a los campeones de cada uno de los grupos de Tercera. El Jaén vio así premiada su regularidad con un ascenso inesperado.

Los jienenses quedaron encuadrados en el grupo sur de Segunda División en la temporada 1952-1953, junto a otros quince equipos. El campeón ascendía directamente a Primera, mientras segundo y tercero se clasificaban para la liguilla de promoción. Desde el primer momento el Jaén se mostró como el equipo revelación de la categoría, haciéndose con el liderato en la segunda jornada, para no perderlo hasta el final. Sin embargo, una derrota por 4-0 ante el Hércules, sublíder, en la penúltima jornada, obligó a los andaluces a esperar hasta el final para conseguir el ascenso, cosa que consiguieron al derrotar por 4-2 al Mestalla el 3 de Mayo de 1953, sumando así 41 puntos en 30 partidos.

Elche C.F., 1958 y 1959

El grupo décimo de Tercera en la temporada 1957-1958 estuvo formado por 17 equipos, clasificándose el campeón para la fase de ascenso y el subcampeón para la promoción. El Elche C.F. consiguió el campeonato con gran solvencia, sumando 55 puntos en 32 partidos, con 14 de ventaja sobre el subcampeón, la U.D. Cartagenera. Para lograr el ascenso a Segunda, los ilicitanos debían superar dos eliminatorias ante otros campeones de Tercera. En la primera, mostraron una gran superioridad ante el Jerez Industrial, al que batieron por 8-0 en tierras alicantinas en el partido de ida y por 3-4 en la vuelta en su propio campo. En la eliminatoria definitiva, el Mallorca demostró ser un rival mucho más serio, que consiguió vencer a los ilicitanos por 1-0 en la ida, pero no pudo evitar la remontada de estos en su campo por 4-2 en la vuelta.

El Elche quedó encuadrado en el grupo Sur de Segunda en la temporada 1958-1959 junto a otros quince equipos. El campeón ascendía directamente y el subcampeón jugaba la promoción. El Elche empezó muy fuerte y se hizo con el liderato en la segunda jornada, manteniéndose en esa posición hasta que, faltando tres jornadas, perdió por 2-0 en el campo del Plus Ultra y se vio superado en la tabla por el Levante. Sin embargo, la alegría de los valencianos duró sólo una semana, ya que su derrota por 2-0 en Málaga fue aprovechada por los ilicitanos, que se impusieron al Murcia por 2-1. En la jornada final, el 19 de Abril de 1959, el Elche certificó su ascenso al vencer en Tenerife por 0-3, alcanzando los 40 puntos en 30 partidos, 3 más que su perseguidor, el Levante.

Real C.D. Mallorca, 1959 y 1960

En la temporada 1959-1960, el Real Mallorca se proclamó campeón del grupo octavo de Tercera División, con 54 puntos en 30 partidos, clasificándose así para la fase de ascenso a Segunda. En la primera eliminatoria, le correspondió enfrentarse al Sans barcelonés, con el que empató a cero en tierras catalanas, para vencerle por 3-0 en el partido de vuelta. En la eliminatoria final, los mallorquines volvieron a empatar en tierras catalanas, esta vez a dos goles ante el Gimnástico de Tarragona, al que golearon por 6-0 en el partido de vuelta, logrando así el ascenso.

Dieciséis equipos competían en el grupo Sur de Segunda en la temporada 1959-1960 por un puesto de ascenso directo a Primera y otro de promoción. El Mallorca se metió en la pelea desde el principio, teniendo como rival al Levante al principio y al Córdoba cuando se desinflaron los valencianos. A la última jornada llegó como líder el Córdoba, con 39 puntos, seguido por el Mallorca con 38 y el Jaén con 37. El 17 de Abril de 1960, los tres conjuntos debían jugar fuera de sus terrenos y, mientras el Jaén perdía por 3-0 ante el Extremadura y el Córdoba caía por 1-0 en San Fernando, el Mallorca lograba la victoria por 1-2 en el campo del Levante, aupándose así a la primera posición y logrando el ascenso directo a la categoría de oro del fútbol español.

Centro de Deportes Sabadell C.F., 1964 y 1965

En la temporada 1963-1964 los equipos catalanes estaban encuadrados en el llamado grupo sexto y séptimo de Tercera División; un grupo formado por la fusión de lo que antes eran dos, y que proporcionaba dos puestos para la fase de ascenso a Segunda y otros dos para la de promoción, cuando en el resto de grupos sólo se clasificaba uno para cada una. El Sabadell se proclamó campeón de este grupo, formado por 20 equipos, sumando 58 puntos. En la primera eliminatoria por el ascenso superó por 3-1 al Castellón en tierras catalanas, cosechando una derrota por 1-0 en la vuelta. En la final se enfrentó al Albacete al que venció en ambos partidos, por 0-1 en la ida disputada en tierras albaceteñas y por 3-0 en la vuelta.

En la temporada 1964-1965, el Sabadell fue uno de los 16 equipos que formaron el grupo Norte de Segunda División. Aunque sus inicios no fueron buenos, poco a poco fue remontando posiciones, hasta llegar a la última jornada en la tercera posición con 37 puntos, muy lejos del Pontevedra, campeón indiscutible con 45 puntos, y por detrás del Gijón, que tenía 38. Ambos conjuntos jugaban en casa frente a dos rivales que se jugaban la permanencia. Los asturianos recibían al Osasuna sabiendo que el empate les valía, a no ser que el Sabadell venciese por doce goles o más al Europa. A la hora de la verdad, el Osasuna salvó la categoría tras vencer por 0-3 en Gijón, mientras el Europa se condenó a la promoción de permanencia, al perder por 2-1 ante un Sabadell que conseguía así el campeonato y la clasificación para la promoción de ascenso. El rival que correspondió en la única eliminatoria de promoción fue el Real Murcia, que había acabado en décimo tercera posición en Primera. En el partido de ida se registró un empate a dos en la Condomina, consiguiendo el Sabadell finalmente el ascenso en el de vuelta, jugado el 13 de Junio de 1965, al vencer por 1-0 a los pimentoneros.

Real Murcia C.F., 1972 y 1973

En la temporada 1971-1972 el Real Murcia participó en el grupo cuarto de Tercera División, formado por 20 equipos, de los que uno ascendía directamente a Segunda y otro jugaba la promoción. Los pimentoneros se proclamaron campeones y lograron así el ascenso, tras sumar 62 puntos en 38 partidos, 3 más que sus vecinos del Cartagena, a los que tocó jugar la promoción.

La Segunda División en la temporada 1972-1973 estaba formada por un único grupo de 20 equipos, de los que tres ascendían directamente a Primera. El Murcia fue escalando posiciones poco a poco, y consiguió el liderato en la jornada 14, tras vencer por 0-1 al Hércules. Nadie fue capaz de desbancar a los murcianos de esa posición a lo largo de la temporada. El ascenso se confirmó a tres jornadas del final, el 6 de Mayo de 1973, con un empate a tres en el campo del Sabadell. Dos semanas después, un nuevo empate, esta vez a cero en Santander, confirmó el campeonato logrado por los pimentoneros, con 54 puntos en 38 partidos.

U.D. Salamanca, 1973 y 1974

El Salamanca jugó en el grupo segundo de Tercera División en la temporada 1972-1973, junto a otros 19 equipos, disputándose una plaza de ascenso directo y otra de promoción. Los salmantinos no dieron opción a sus rivales y alcanzaron el campeonato con 59 puntos en 38 partidos, 8 más que el Atlético Madrileño que sería quien disputase la promoción de ascenso.

En la temporada 1973-1974, los charros participaron en el único grupo de Segunda División, formado por 20 equipos de los que tres ascendían a Primera. El Salamanca empezó la temporada en la zona media de la clasificación, pero su regularidad les permitió alcanzar definitivamente los puestos de ascenso en la jornada 16, tras vencer por 2-0 al Linares. En la jornada 29 un empate a uno en Cádiz aupó a los salmantinos a la primera posición, aunque una semana después la perdieron al caer por 0-1 ante el Hércules. El 19 de Mayo se disputó la penúltima jornada y en ella el Salamanca conseguía matemáticamente el ascenso al derrotar por 1-0 al Betis, que también estaba ascendido. Finalizaron los salmantinos en tercera posición con 48 puntos en 38 partidos, por detrás de Betis y Hércules que sumaron 51 y 49 puntos.

A.D. Almería, 1978-1979

En la temporada 1977-1978 se creó la Segunda División B, formada por dos grupos de 20 equipos, de los que dos ascendían directamente a Segunda A. El Almería participó en el grupo segundo y logró el ascenso al acabar campeón con 56 puntos en 38 partidos, tres más que el Algeciras, subcampeón.

En la temporada 1978-1979, la Segunda A estaba formada por un grupo único de 20 equipos, de los que tres ascendían directamente a Primera. El Almería pasó gran parte de la temporada en la zona media alta de la tabla, sin perder nunca de vista las primeras posiciones. En la jornada 35 los andaluces alcanzaron los puestos de ascenso por primera vez, tras vencer por 2-1 al Betis. Una semana después, derrotaron por 0-2 al Racing de Ferrol para conseguir matemáticamente el ascenso y el campeonato en la siguiente jornada, el 10 de Junio de 1979, al batir por 3-0 al Castellón. El Almería completó la temporada con 47 puntos en 38 partidos, los mismos que el Málaga, subcampeón, y con tres de ventaja sobre Betis, Elche, Valladolid y Granada, siendo los primeros los únicos que consiguieron el ascenso.

Albacete Balompié, 1990 y 1991

En la temporada 1989-1990 el Albacete jugó en el grupo tercero de Segunda B, formado por 20 equipos de los que uno lograba el ascenso directo. Los manchegos consiguieron el campeonato, sumando 60 puntos en 38 partidos, cinco más que el Melilla, que ocupó la segunda posición.

En la temporada 1990-1991, la Segunda A estaba formada por un grupo de 20 equipos, de los que dos ascendían directamente y otros dos jugaban la promoción. El Albacete alcanzó la segunda plaza en la jornada 11 tras vencer por 5-1 al Figueres y desde entonces estuvo toda la temporada en puestos de ascenso o de promoción. Se llegó a la última jornada con el Murcia en la primera posición, con 48 puntos, el Albacete segundo, con 47, seguido por Deportivo de la Coruña con 46 y Málaga con 45, todos ellos con opciones de ascenso directo y con la promoción ya asegurada. El calendario fijó que Deportivo y Murcia se enfrentasen en Riazor, mientras el Málaga recibía al Éibar y el Albacete al Salamanca. El 9 de Junio de 1991 los manchegos derrotaron a los salmantinos por 2-0 y lograron no sólo el ascenso a Primera, sino también el campeonato, al caer los pimentoneros por 2-0 en La Coruña, propiciando que fuese el Deportivo el que ocupase la otra plaza de ascenso, mientras el Málaga cosechaba un intrascendente empate a cero contra el Éibar.

U.D. Salamanca, 1994 y 1995

En la temporada 1993-1994, el Salamanca fue campeón del grupo primero de Segunda B, con 56 puntos en 38 partidos, clasificándose de este modo para la liguilla de ascenso a Segunda A. Las Palmas, Baracaldo y Levante fueron los rivales de los salmantinos en esta fase, en la que volvieron a proclamarse campeones con 8 puntos en 6 partidos, uno más que Las Palmas que acabó en segunda posición.

Un año después, la Segunda A estaba formada por 20 equipos, de los que ascendían directamente dos y promocionaban otros dos. El Salamanca estuvo al acecho toda la temporada, pero no consiguió alcanzar la cuarta plaza hasta la jornada 32, pese a empatar a uno en El Helmántico ante el Extremadura. El 10 de Junio de 1995, los salmantinos aseguraron matemáticamente su presencia en la promoción, tras derrotar por 2-1 al Villarreal. Finalizaron la temporada con 45 puntos en 38 partidos, por detrás de Mérida con 56 y Rayo Vallecano con 53, que ascendieron directamente, y Lleida con 46, que se adjudicó el otro puesto de promoción. El rival de Primera de los charros fue el Albacete, que se hizo con una victoria por 0-2 en el partido de ida, dejando la situación muy difícil para los salmantinos. Pero en la vuelta, disputada en Albacete el 28 de Junio, el Salamanca igualó el resultado de la ida en el tiempo reglamentario y marcó otros tres goles en la prórroga para dejar el marcador en un 0-5 que les dio el ascenso a Primera.

Málaga C.F., 1998 y 1999

El Málaga fue campeón del grupo cuarto de Segunda B en la temporada 1997-1998 con 73 puntos en 38 partidos. En la liguilla de ascenso le correspondió enfrentarse a Beasain, Talavera y Terrassa y consiguió nuevamente el campeonato, con 10 puntos en seis partidos, los mismos que los egarenses, a los que superó por la diferencia de goles general.

En la temporada 1998-1999, la Segunda A estaba formada por 22 equipos, de los que ascendían directamente dos y promocionaban otros dos. El Málaga pasó gran parte de la primera vuelta en la zona media de la tabla, pero ya en la jornada 21 alcanzó el subliderato tras ganar por 2-3 en el campo del Sevilla. Siete jornadas después, una victoria por 0-1 ante el Mallorca B les dio la primera plaza, de la que sólo estuvieron ausentes una semana, en la jornada 31, tras caer en su campo por 1-2 ante el Badajoz. El 30 de Mayo de 1999, cuando aún faltaban tres jornadas para el final, el Málaga logró el ascenso matemáticamente, tras derrotar por 3-2 al Albacete. Una semana más tarde, se aseguraron también la primera posición, tras empatar a tres en Santiago ante el Compostela. La temporada finalizó con 79 puntos en 42 partidos, cinco más que el Atlético de Madrid B (que no podía ascender) y seis más que el Numancia, que les acompañó en el ascenso de categoría.

Resumen

En total, han sido catorce las ocasiones en la que el ascenso a Primera lo ha conseguido un equipo que acababa de ascender y, entre ellos, sólo uno, el Salamanca lo ha hecho dos veces. Hay que reseñar que, además, otros quince equipos consiguieron dos ascensos consecutivos militando en categoría nacional, al pasar de Tercera a Segunda A estando un solo año en Segunda B. En la temporada inaugural de la Segunda B, la 1977-1978, lo consiguieron el Racing de Ferrol, el Castilla, el Almería y el Algeciras; en la 1978-1979, el Gimnástic de Tarragona; en la 1980-1981, el Mallorca; en la 1987-1988, el Mollerussa; en la 1988-1989, el Palamós; en la 1989-1990, el Orihuela; en la 1990-1991, el Compostela; en la 1991-1992, el Marbella y el Villarreal; en la 1992-1993, el Toledo; en la 2000-2001, el Polideportivo Ejido; en la 2002-2003, el Málaga B y en la 2007-2008, el Girona. Cabe destacar entre todos ellos al Almería, que es el único equipo que ha conseguido hasta la fecha tres ascensos consecutivos, militando siempre en categoría nacional: jugó en Tercera la temporada 1976-1977; en Segunda B la 1977-1978; en Segunda A la 1978-1979 y en Primera la 1979-1980. ¿Quién será el próximo?

Hazte Socio
Sobre nosotros

Miembro del CIHEFE

Publicado en: General

Nº 10

Números publicados

Revista indexada en:

dialnetdialnet
Tienda oficial de CIHEFE
Hazte Socio
Foro

Redes sociales