El récord del Salmantino

Resumen

El pasado 9 de Mayo, en el estadio Amador Alonso, el Salmantino perdía por 2-1 frente al Venta de Baños, poniendo fin a 33 años consecutivos en Tercera División, récord histórico en la categoría. En 1977 se creó la Segunda B y se amplió la Tercera División de cuatro a seis grupos. Por este motivo,
Artículo
Download PDF

El pasado 9 de Mayo, en el estadio Amador Alonso, el Salmantino perdía por 2-1 frente al Venta de Baños, poniendo fin a 33 años consecutivos en Tercera División, récord histórico en la categoría.

En 1977 se creó la Segunda B y se amplió la Tercera División de cuatro a seis grupos. Por este motivo, se produjo un aumento en los ascensos desde Regional Preferente a la categoría de bronce. En concreto, en el grupo organizado por la Federación Oeste, se pasó de un ascenso directo y una plaza de promoción a cinco ascensos directos. Esta circunstancia fue aprovechada por el C.D. Salmantino, que alcanzó el subcampeonato y acompañó a Gimnástica Arandina, Burgos Promesas, Valladolid Promesas y Venta de Baños en el salto de categoría.

El filial charro ya había participado en otras once ocasiones en Tercera División, desde que consiguió su primer ascenso a dicha categoría en 1956, cuatro años después de su fundación, hasta 1976, cuando descendió por última vez.

Durante dos años, el Salmantino salvó la categoría con apuros, acabando en decimocuarta posición a dos puntos del descenso en 1978, y subcolista empatado con el último clasificado, que descendió, en 1979, viéndose favorecido por una nueva ampliación de la Tercera, que pasó de seis a ocho grupos. Pero a partir de aquí, el cambio fue radical. En la temporada 1979-1980 estuvo luchando por el ascenso hasta la última jornada, logrando el subcampeonato a un solo punto del ascenso. Una nueva ampliación llevó al Salmantino al grupo octavo, donde ya sólo participaban equipos de la Federación Oeste, convirtiéndose el filial charro en uno de los equipos fuertes del grupo.

En 1982 consiguieron clasificarse por primera vez para la fase de ascenso a Segunda B tras ser subcampeones. En la primera eliminatoria les correspondió enfrentarse al Binéfar, consiguiendo una victoria por 1-0 en el partido de ida, que fue remontado por los oscenses con claridad (4-0) en la vuelta.

Pasaron doce años hasta que el filial charro consiguió clasificarse otra vez para el ascenso, alcanzando nuevamente el subcampeonato en la temporada 1993-1994. En esta ocasión, se enfrentó en una liguilla a Móstoles, Caudal y Endesa de As Pontes, ascendiendo finalmente los madrileños, mientras el Salmantino se tuvo que conformar con la tercera posición. Un año después, repitió subcampeonato y volvió a jugar la liguilla de ascenso, esta vez frente a Endesa de As Pontes (que ascendió), Leganés B y Lealtad, ocupando los charros la última plaza, tras sumar solamente dos empates en los seis partidos.

Tras un año de paréntesis, el Salmantino volvió a la fase de ascenso en 1997, después de acabar en tercera posición. En la liguilla, el Leganés B consiguió el ascenso, siendo el Compostela B y el Navia los otros rivales del filial charro, que acabó siendo tercero. A partir de la temporada siguiente, 1997-1998, el equipo compitió con el nombre de U.D. Salamanca B. En 1998 acabó cuarto en la liga regular y participó nuevamente en la liguilla de ascenso, en la que ocupó la tercera posición, por detrás de Lalín (que ascendió) y Aranjuez y por delante del Navia.

En la temporada 1999-2000, el Salamanca B alcanzó por primera y única vez el campeonato del grupo octavo de Tercera División, y firmó su mejor temporada en las liguillas de ascenso, ya que llegó con opciones a la última jornada, en la que el Siero acabó consiguiendo el ascenso con un solo punto más que los salmantinos, que acabaron segundos por delante de Alcalá y Lalín. Un año más tarde, el Salamanca B disputó su última fase de ascenso a Segunda B, tras acabar terceros en la liga regular. Su participación no pasó de discreta, ocupando la cuarta posición por detrás del Celta b, que ascendió, el Lealtad y el Las Rozas.

Desde entonces, el Salamanca B fue firmando temporadas con resultados discretos año tras año. En 2008, volvieron a cambiar su nombre, pasando a llamarse U.D. Salamanca B C.D. Salmantino, aunque para todos sus aficionados y rivales se quedó simplemente en Salmantino. En la temporada 2008-2009, el filial charro firmó una primera vuelta regular y una segunda mucho más floja, anunciando quizá lo que iba a ocurrir un año después.

Desde el principio de la temporada 2009-2010, el Salmantino ocupó posiciones muy cerca de la parte baja de la tabla, alternando algunos buenos resultados con otros malos. Con todo, su victoria en Almazán en la jornada 32 hizo renacer sus esperanzas de permanencia, pero a partir de ahí los charros no consiguieron volver a sumar tres puntos. En la penúltima jornada caían en su feudo ante sus vecinos del Santa Marta por 1-2, llegando así a la última fecha sin depender de sí mismos. La derrota del Aguilar en Astorga les habría dado la posibilidad de salvarse si hubieran ganado, pero cosecharon una nueva derrota, esta vez en Venta de Baños, y descendieron a Regional.

Atrás quedaron 33 temporadas, en las que el Salmantino logró ser campeón una vez y disputar la fase de ascenso a Segunda B en siete ocasiones. Disputó 1.258 partidos, de los que ganó 535, empató 361 y perdió 362, marcando 1.824 goles y encajando 1.280. Dos equipos isleños, el Tenisca y el Alaior, con 31 temporadas consecutivas en Tercera son los aspirantes a superar la marca del filial charro.

Hazte Socio
Sobre nosotros

Miembro del CIHEFE

Publicado en: Historias de Clubes

Nº 11

Números publicados

Revista indexada en:

dialnetdialnet
Tienda oficial de CIHEFE
Hazte Socio
Foro

Redes sociales