Cuando el Chupa-Chups se llamaba “Chupete Sport”

Resumen

   En la sección dedicada a las colecciones de cromos de fútbol añejas traemos una excepcionalmente rara e interesante. Se trata de una colección editada por la marca de Chocolates y Caramelos Buttercao, radicada en la población de Benicarló (Castellón). La colección, así como la actividad de la empresa, se remonta a los años 20.
Artículo
Download PDF

 

 En la sección dedicada a las colecciones de cromos de fútbol añejas traemos una excepcionalmente rara e interesante. Se trata de una colección editada por la marca de Chocolates y Caramelos Buttercao, radicada en la población de Benicarló (Castellón). La colección, así como la actividad de la empresa, se remonta a los años 20. Tenemos constancia de la actividad promocional de “Buttercao” a través de un par de colecciones de los típicos cromos de los chocolates de los años 20. Una de ellas dedicada a la vida de Miguel de Cervantes y otra, de 20 cromos, titulada “Rompecabezas” donde el cromo, una vez recortado se convertía en un sencillo rompecabezas para montar. No son muchas colecciones si consideramos la gran cantidad de las mismas que editaron como herramienta promocional otras marcas, mucho más importantes, en su mayoría originarias de Cataluña. Los Chocolates y Caramelos Buttercao aparecen como empresa de tipo familiar, dirigida por los Hnos. Romero en un principio y más adelante por Francisco Romero, en lo referente a los chocolates, con dos localizaciones diferentes, una para los chocolates (C/Mariscal Foch 75) y otra para los caramelos (C/Comercio 15 y 17)[1] en las primeras referencias, apareciendo en una guía comercial de Castellón de 1948 con una localización diferente para la fábrica de chocolates: C/Cardona-Sta. Teresa 7. Esto evidencia que la actividad de Buttercao se prolongó desde los años 20 hasta el final de los años 40, no teniendo constancia de su existencia más allá de las fechas señaladas. Con una distribución que no dudamos en calificar como local, Chocolates y caramelos Buttercao apostaron fuerte a mediados de los años 20 con una colección sobresaliente y muy difícil de conseguir, ya que a día de hoy se conoce tan solo un ejemplar de la colección, virtualmente completa y en aceptable estado.

           a2-butter

 Los chupetes “Sport” debían ser un invento propio y patentado de Buttercao. No disponemos de datos concretos, ni imágenes que sustenten nuestra afirmación, pero por el nombre y las características de la producción de la marca, debían ser una especie de chocolatinas o caramelos con forma de chupete y que incluirían un cromo como premio para animar a los niños a comprarlos. Una especie de arcaico Chupa-Chup. La colección  consta de 80 cromos de reducido tamaño, entre los que encontramos futbolistas y boxeadores. Los cromitos, de gran colorido, miden 1’9 x 2’4, y se pegan en unos recuadros que llevan el nombre de cada deportista. Los cromos llevan en una tinta muy débil de color azul el nombre del deportista para poder identificarlo y pegarlo en el lugar que le corresponde. Los dorsos de los cromos están en blanco. El álbum, una hoja del tamaño de una holandesa, mide 24 x 29 y por detrás está en blanco. En la misma se indica que aquel que complete el álbum podrá conseguir un balón de fútbol o unos guantes de boxeo. Este es el quid de la cuestión. Se trata de una colección con premio gordo, incentivo aún mayor que el de completar el álbum, ya que hacerlo conlleva doble satisfacción: acabar una bonita colección y conseguir gratis un balón de fútbol o unos guantes de boxeo. Como bien sabrá el lector, ahí radica el truco de estas colecciones: acabarla otorga un premio, por tanto debe existir un cromo”imposible” ése que realmente otorga el regalo y que aparecería con cuentagotas en los chupetes Sport.

            Si observamos el listado de los cromos comprobaremos que muchos jugadores aparecen más de una vez. Estrategia comercial para con menos fotos alargar la colección y hacer que las ventas sean mayores. El cromo “imposible” es Alcántara del F. C. Barcelona. Mi teoría es que, a pesar de que el equipo que tiene más jugadores es el Valencia F. C., razón lógica, pues uno de los polos comerciales importantes para la marca debía ser la capital del Turia, los fabricantes otorgaron el valor mayor a un jugador del F. C. Barcelona debido a sus simpatías culés. No es descabellada esta teoría si se comprueba que a partir de localidades muy cercanas a Valencia, en la provincia de Castellón, la afición del F. C. Barcelona es legión. Más allá de estas hipótesis, la colección se ha listado con una numeración que se incluye junto a los cromos identificando la posición (fila-columna) de cada cromo. Este es el listado:

 1-1 Méjias (Madrid F. C.)

1-2 Hipólito (Valencia F. C.)

1-3 Pelaó (C. D. Europa)

1-4 Pellicer (C. D. Europa)

1-5 Sarmiento (púgil)

1-6 Sagi-Barba (F. C. Barcelona)

1-7 Loayza (púgil)

1-8 Javier (C. D. Europa)

1-9 Ruíz (púgil)

1-10 Sezúmaga (Arenas Club)

2-1 Torralba (F. C. Barcelona)

2-2 Martínez (púgil)

2-3 Sharkey (púgil)

2-4 Samitier (F. C. Barcelona)

2-5 Cubells (Valencia F. C.)

2-6 Alcántara (F. C. Barcelona)

2-7 Jim – Moran (púgil)

2-8 Uzcudun (púgil)

2-9 Laca (Arenas Club)

2-10 Planas (F. C. Barcelona)

3-1 Bordoy (C. D. Europa)

3-2 Ayarza (Arenas Club)

3-3 Simarro (Valencia F. C.)

3-4 Mariano (Valencia F. C.)

3-5 Alcázar (C. D. Europa)

3-6 Yermo (Arenas Club)

3-7 Peña (Arenas Club)

3-8 Jauregui (Arenas Club)

3-9 Monjardín (Madrid F. C.)

3-10 Firpo (púgil)

4-1 Delaney (púgil)

4-2 Vallana (Arenas Club)

4-3 Piñol (Valencia F. C.)

4-4 Cubells (Valencia F. C.)

4-5 Morgan (púgil)

4-6 Laca (Arenas Club)

4-7 Coak (púgil)

4-8 Dempsey (púgil)

4-9 Hansen (púgil)

4-10 Orun (púgil)

5-1 Escobal (Madrid F. C.)

5-2 Sicilia (Madrid F. C.)

5-3 F. Pérez (Madrid F. C.)

5-4 Serra (C. D. Europa)

5-5 Juliá (C. D. Europa)

5-6 Robus (Arenas Club)

5-7 Quesada (Madrid F. C.)

5-8 Sancho (F. C. Barcelona)

5-9 Sarmiento (púgil)

5-10 Laña (Arenas Club)

6-1 Robus (Arenas Club)

6-2 Tunney (púgil)

6-3 Careaga (Arenas Club)

6-4 Garrobé (C. D. Europa)

6-5 Martí (F. C. Barcelona)

6-6 Montes (Valencia F. C.)

6-7 Escobal (Madrid F. C.)

6-8 Méjias (Madrid F. C.)

6-9 Pascual (C. D. Europa)

6-10 Cros (C. D. Europa)

7-1 Barrero (Madrid F. C.)

7-2 Rino (Valencia F. C.)

7-3 Esteban (Valencia F. C.)

7-4 Bernabeu (Madrid F. C.)

7-5 Mengotí (Madrid F. C.)

7-6 Del Campo (Madrid F. C.)

7-7 Piñol (Valencia F. C.)

7-8 Longhran (púgil)

7-9 P. Sáez (púgil)

7-10 T. Tomás (púgil)

8-1 Marín (Valencia F. C.)

8-2 Juliá (C. D. Europa)

8-3 Vallespín (púgil)

8-4 Javier (C. D. Europa)

8-5 Esteban (Valencia F. C.)

8-6 Murall (púgil)

8-7 Quadrini (púgil)

8-8 F. Puig (púgil)

8-9 Ciclone (púgil)

8-10 T. Cola (púgil)

 Sin duda alguna, esta colección goza de unas características que la hacen especial y, en mi modesta opinión, es una de las más valiosas y sobresalientes de su época.


[1] Quizá cada hermano se dedicaba a una de las empresas, siendo Francisco Romero el responsable de la factoría de los chocolates y otro hermano se ocuparía de la de los caramelos.

Publicado en: General

Nº 12

Números publicados

Revista indexada en:

dialnetdialnet
Tienda oficial de CIHEFE
Hazte Socio
Foro

Redes sociales