Origen y primer presidente del Real Sporting de Gijón

Resumen

La dificultad para designar al primer presidente de la entidad entronca directamente con la ausencia de datos sobre el origen de la misma. La fecha de fundación no está clara, y así, pese a haberse establecido mediante acta notarial julio de 1905 como año de partida, en su día se llegó a afirmar que el
Artículo
Download PDF

La dificultad para designar al primer presidente de la entidad entronca directamente con la ausencia de datos sobre el origen de la misma. La fecha de fundación no está clara, y así, pese a haberse establecido mediante acta notarial julio de 1905 como año de partida, en su día se llegó a afirmar que el nacimiento del club se había producido a finales del siglo XIX, concretamente en 1900.

Vayamos por partes.

Fue en febrero de 1955 cuando el entonces presidente sportinguista, D. Eustaquio Campomanes, inició gestiones con distintos ex futbolistas de la primera época para tratar de fijar legalmente la fecha de fundación de la Sociedad, y, de este modo, proceder a la celebración de las Bodas de Oro del club. No debió resultar una tarea sencilla ya que las diligencias se prolongaron hasta noviembre de 1956, durante un año y nueve meses. En efecto, las opiniones de los antiguos jugadores estaban encontradas, y diferían bastante unas de otras. Finalmente se logró alcanzar un acuerdo y una serie de veteranos, quienes decían ser «socios fundadores» de la entidad, declararon ante el notario D. Tomás Albi Agero que el Sporting Gijonés había sido fundado en julio de 1905, con una Directiva presidida por Anselmo López, e integrada por Alfredo y Julio Bernaldo de Quirós, José Morilla, José y Julio Barroso Ablanedo, Emilio Fernández, Jacobo Argüelles, Corsino de la Riera, Ángel Pardo, Florentino García Sordo y otros más que no recordaban.[1]

Las personas que declararon ante notario se citan a continuación: Jacobo Argüelles Álvarez, Emilio Fernández Menéndez, Emilio López Sánchez (sobrino de Anselmo López), Julio Bernaldo de Quirós, Florentino García Sordo (quien hizo entrega de una medalla ganada supuestamente con el Sporting en 1906), Corsino de la Riera Acebal y Ángel Pardo Botella.

La diferencia de pareceres entre los ex sportinguistas ocasionó una demora que obligó a festejar el cincuentenario del club con dos años de retraso, en 1957. Los periódicos gijoneses publicaron en aquellas fechas numerosos artículos y entrevistas, donde se recogían con profusión de detalles los recuerdos y vivencias de aquellos sportmen que cincuenta años atrás habían impulsado el deporte del balón en la ciudad. Todos coincidían en señalar a Anselmo López como el primer presidente y verdadero fundador de la Sociedad rojiblanca.

gijon-1

Sin embargo, si nos remontamos en el tiempo unos cuantos años, apenas seis, hasta 1951, encontramos una nota discordante que tiene especial interés por provenir de un equipier que integraba la primera alineación sportinguista de la que se tiene noticia comprobada. El 20 de diciembre se publicaba en la sección de deportes del diario Voluntad una carta firmada por Conrado Pineda en la que se detallaba el origen de la entidad “…para que sirva de aclaración y frene un poco los ímpetus de ese enjambre de «fundadores» que ahora, como de generación espontánea, le han nacido a nuestro Sporting…”. Y añadía: “El Sporting se fundó en el verano de 1905, siendo su primera (que conste bien claro) Directiva la siguiente: Presidente Conrado Pineda; Secretario Loyola Zoreda (alma y vida entonces de la Sociedad y para quien nadie ha tenido jamás el menor recuerdo, siendo en su casa donde se celebraban las juntas y donde se guardaba nuestro modesto equipo de ropa, botas, balones etc.); Tesorero Anselmo López; Vocales los hermanos Muñiz y no recuerdo si algún otro más”. Continuaba explicando que había ocupado la presidencia hasta 1907, época en la que fue relevado en el cargo “… por uno de los hermanos Muñiz, no recuerdo perfectamente cual, pero creo que ha sido Óscar. Más tarde, y al presentar éste la dimisión y no haber nadie que quisiera ocupar cargo alguno, se constituyó una Dictadura completamente absolutista de la que Anselmo López era presidente, secretario, contador, vocal, cobrador y botones. Así estuvimos durante muchos años hasta que vino la fusión con la Sportiva que nos absorbió en absoluto, no volviendo a figurar para nada ninguno de los auténticos sportinguistas, ni en aquella época, ni nunca jamás”.[2] (Para probar lo que estaba diciendo, Conrado Pineda adjuntaba un recorte del diario El Independiente del 17 de agosto 1907, en el que se explicitaba una alineación del Sporting Gijonés (la misma que apareció en su día en casi todos los periódicos de la ciudad, y que está considerada como la referencia más antigua de la Sociedad). Por su interés, la reproducimos a continuación: portero, Anselmo López; defensas, Óscar Muñiz y Manuel Muñiz; medios, Constantino Palacio, Conrado Pineda y Félix Alonso; delanteros, Loyola Pineda, José Morilla, Laureano Antuña, Ramón Muñiz y Eduardo García.

Pineda continuaba en estos términos: “Me mueve a enviarte este escrito el hecho muy frecuente de oír a señores que rondan arriba o abajo los cincuenta años, afirmar que han sido los auténticos fundadores del Sporting, cuando éste está próximo a que cumpla su medio siglo de existencia, y otros que llevan en Gijón treinta o cuarenta años de residencia y que también dicen lo mismo. Y no es que esto sea ningún desdoro, ni mucho menos, pues con ello dan pruebas de amor al Club, pero lo que no es de manera alguna, es una realidad”.

La carta terminaba advirtiendo que en 1955 se cumplirían 50 años desde la fundación del Sporting, y avisaba de la conveniencia de ir preparando la celebración de las bodas de oro del club.

Este testimonio en primera persona resulta revelador, no sólo porque ofrece una versión diferente en la figura del primer presidente, sino porque además aporta una alternativa creíble en la composición de la primera directiva sportinguista, formada por jugadores que ya pertenecían a la disciplina del conjunto gijonés en 1907. Ninguno de los ex futbolistas que en 1956 declararon ante notario formaban parte de dicha alineación, y la Directiva que se puede completar a través de sus testimonios es demasiado heterogénea si atendemos a la primera vez que los integrantes de la misma aparecen en los periódicos como equipiers del Sporting Gijonés.

Un minucioso rastreo en los diferentes diarios de la época que se conservan (El Comercio, El Noroeste, El Principado, El Publicador, El Pueblo Astur, El Carbayón, El Correo de Asturias, La Voz de Avilés y Diario de Avilés) nos ofrece los siguientes resultados:

Anselmo López y José Morilla (1907), únicos representantes de la primera alineación. Ángel Pardo Botella (1908) – Florentino García Sordo (1908) – Julio y Alfredo Bernaldo de Quirós (1910)[3] – José Barroso Ablanedo (1911) – Emilio Fernández «Cañamina» (1911) – Corsino de la Riera (1911) – Julio Barroso Ablanedo (1912) y Jacobo Argüelles Álvarez (¿?)[4].

Evidentemente el hecho de que no aparezcan en la prensa hasta dichos años no implica necesariamente que no formaran parte del equipo con anterioridad, si bien llama poderosamente la atención el que jugadores como Corsino de la Riera o José Barroso, que en 1911 figuraban en el cuadro infantil del Sporting, estuvieran entre los primeros componentes del club seis años antes[5]. De todas formas la denominación de «socio fundador» ha de tomarse con una cierta flexibilidad, pues también Fernando Villaverde recibió dicha calificación en su momento, pese a haberse incorporado al Sporting en 1910 procedente de la Sportiva. Incluso se llegó a hablar de él como fundador de la institución.

gijon-2

La carta de Conrado Pineda provocó un cierto revuelo en círculos sportinguistas y recibió cumplida contestación días más tarde en las páginas de La Hoja del Lunes. Un redactor del periódico se entrevistó con varios ex futbolistas del conjunto gijonés para recabar sus impresiones sobre el asunto.

Sergio y Pachín Villaverde (ambos posteriores a 1910) afirmaron que siempre habían oído que el «papá»  de la entidad era Anselmo López.

Luis Álvarez (1916) manifestó que Anselmo López lo era todo en el club. “Presidente, secretario, tesorero, saquero y hasta cobrador de recibos, de aquellos recibos de “perrona”[6]. Acerca de la fecha de fundación decía lo siguiente: “Yo soy el socio número dos del Sporting. Me hizo mi padre cuando tenía cuatro años y según mi cuenta, creo que debió ser hacia el año 1906″.

Pero, sin ninguna duda la opinión más interesante la proporcionó Ángel Pardo, que no sólo negó lo anteriormente expuesto por Pineda sino que además ofreció su versión de la constitución de la Sociedad:

“Pues verás, en el año 1905 – en esto sí estoy conforme con Pineda – había en Gijón varias sociedades futbolísticas. Una que yo había creado y que se llamaba “La Recreativa”; otra la de Anselmo López y otra la que formaban los hermanos Quirós, con Julio como presidente. De estas tres – lo recuerdo como si fuese hoy – nació el Sporting Club Gijonés. Nos reunimos un día en la playa, debajo de Las Carolinas, y acordamos fundir las tres en una sola, a la que se dio aquel nombre. Unimos los fondos de los tres equipos, pusimos cada uno de los miembros una pequeña cantidad e inmediatamente pedimos a Barcelona los jerseys”.[7]

Ángel Pardo continuó comentando sus recuerdos, pero su memoria más que ayudar le confunde, y así establece que: “En 1905 jugábamos en los arenales de la playa. Después en 1906 ya lo hacíamos en el campo de La Matona. Allí hasta el año 1908 en que pasamos al campo de Piñole, el famoso Flor de Valencia. Y después al Molinón. En 1914″. (Lo cierto es que no jugaron en La Matona hasta 1910,  para pasar al campo del señor Piñole en 1911. Y no fue hasta el año 1915 cuando el Sporting arrendaría el campo de El Molinón). También afirma que el título de «Real» fue concedido al club en 1908 merced a las gestiones de un amigo suyo, Ramón Plasencia, entonces socio de honor de la entidad (concretamente se produjo en agosto de 1912, y pese a que se ha proclamado que se logró gracias a la intervención de una conocida de Anselmo López cuyo hijo era capitán de caballería de la Casa Real, en realidad fue con casi toda seguridad el Ministro de Estado, D. Manuel García Prieto, quien gestionó ante la Corona tal distinción[8]), y asegura que no recuerda a Conrado Pineda en el Sporting, sino en el Gijón Foot-ball Club posteriormente.

Asimismo, Ángel Pardo hizo hincapié en que había ganado con el Sporting una medalla en 1906, donada por el Círculo Mercantil e Industrial de Gijón. Pese a que con el paso de los años la había perdido, señalaba que su compañero Florentino García Sordo conservaba la suya, y de esta forma se podía demostrar lo que decía. (Sin embargo dicha medalla se ganó en un encuentro disputado en el campo Redondo entre el Sporting Club Ovetense y la Juventud Sportiva Gijonesa el domingo 2 de septiembre de 1906, como atestigua un anuncio publicado en el diario El Comercio en el que además puede leerse: “Se disputarán en este partido once magníficas medallas de plata regalo del Círculo Mercantil e Industrial de Gijón, las cuales están expuestas en el bazar de D. Benigno Piquero”. El choque dio comienzo a las cinco de la tarde pero tuvo que ser interrumpido debido a un tremendo aguacero que obligó a guarecerse tanto a los espectadores como a los jugadores. Debió tratarse de un chubasco pasajero porque enseguida se reanudó el enfrentamiento, que a la postre daría como vencedor al conjunto gijonés. No se han hallado más datos del partido, uno de los escasísimos matches de los que se tiene noticia en 1906).

Ángel Pardo no recordaba exactamente el primer equipo del Sporting que salió de aquella reunión en la playa, pero aseguraba que uno de las primeras alineaciones la componían los siguientes jugadores: Anselmo López; Bascarán y Cañamina (Emilio Fernández); F. Sordo, Alfredo Quirós, Cesáreo Cadavieco; A. Pardo, Estrada, Julio Quirós, Corsino Riera y Barroso; (Como se puede observar, salvo Anselmo López y Cesáreo Cadavieco no hay ningún jugador de 1907.)

 gijon-3

La polémica desatada con sus declaraciones llevó a Conrado Pineda a escribir nuevamente a EPE, cronista deportivo de Voluntad, para reiterar una vez más su postura, al mismo tiempo que criticaba la ausencia de datos verificables en las declaraciones de sus opositores, a quienes según sus propias palabras, “… en su mayoría no tengo el honor de conocer”. Asimismo, aseguraba que no tenía la más mínima intención de entrar en polémicas “…que ni me convienen ni me interesan …”, y argumentaba que había presentado una prueba concluyente que nadie podía poner en duda. Proseguía anunciando que desde ese mismo momento renunciaba a volver a tocar el tema con nadie, y que simplemente había pretendido dar fe de los hechos por su cariño al Sporting. Como última prueba de sus afirmaciones presentaba una carta que le había enviado su amigo Ramón Muñiz (otro de los jugadores que formaban la primera alineación), y daba permiso para su publicación.

 Por falta de espacio se retrasó la publicación de la nota de Ramón Muñiz hasta el día siguiente, 30 de diciembre.

Por su interés, la reproducimos en su totalidad.

 Señor don Conrado Pineda.

 Mi querido amigo:

 Me interesé mucho por la polémica y el consabido revuelo que se armó en el cotarro futbolístico al publicar tu carta en el diario “Voluntad” con la copia de la gacetilla salida en el semanario “El Independiente”, el día 17 de agosto de 1907. También de las declaraciones, días después, de Ángel Pardo en la “Hoja oficial del Lunes”.

Hay discrepancias de bulto, y sobre todo de fechas, y por si te son necesarias las aclaraciones que te pueda dar, ya que somos de los del 1907, te las doy con mucho gusto, y sólo con el fin de conseguir aclarar la fecha lo más exactamente posible de la fundación de nuestro querido Sporting.

El Sporting ha pasado por varias etapas en cuanto a su denominación. Fue primero “Sporting Gijonés”, más tarde “Sporting Club Gijonés”, luego “Real Sporting Club de Gijón” y hoy “Real Gijón”. La primera es la verdadera, la legítima, la del nacimiento de la Sociedad, la que no era más que estas dos palabras: “Sporting Gijonés”, la que fundó Anselmo López, que en esto estamos todos conformes, y que fue el alma de ella, que yo supe bien de los desvelos y el cariño que puso en su obra.[9]

¿Y cuándo fundó Anselmo López el club? Y aquí vienen las discrepancias de fechas. Mi antiguo amigo Ángel Pardo, erróneamente habla del Sporting Club Gijonés y me lo coloca en 1905 como el año en que se fundó y dice que nació de tres sociedades: la Recreativa, la de Anselmo López y otra que capitaneaba Julio Quirós (o mejor dicho Julio Bernaldo de Quirós). De la primera y de la tercera no viene al caso hablar. ¿Y cuál era la de Anselmo López? Pues era nada más y nada menos que la que ya se llamaba “Sporting Gijonés” de manera que ésta de Anselmo López era anterior a la constituida después con el nombre de “Sporting Club Gijonés” porque aunque se vean cosas nunca vistas en este siglo de tanta Ciencia y tantos científicos, la ciencia biológica no ha descubierto que un hijo nazca primero que su padre. (Ya se ha dicho que en la prensa no consta este cambió de nombre, lo que impide determinar la veracidad de esta aseveración.[10] No obstante, si en el Sporting original se integraron con posterioridad jugadores de otras Sociedades, como parece, esto implicaría que muchos de los llamados «socios fundadores» del club no formaron parte del mismo desde un inicio.

Así que está bien claro que el Sporting Gijonés existía en 1907 sin aportaciones todavía de otros clubes, que era el legítimo Sporting, el auténtico, el que todavía no tenía uniforme, el de Anselmo López, único guía que entonces tuvo. Lo que no alcanzan mis recuerdos es si se fundó en ese año o en anteriores. Y esto que lo creo sumamente importante, lo puede aclarar Florentino Sordo, pues según Ángel Pardo posee una medalla donada por el Círculo Mercantil en 1906, y es de suponer que en la inscripción que en el dorso debe llevar figure la fecha y el nombre de la Sociedad que la mereció. Y esto sí que sería otro documento valiosísimo que aclararía la fecha exacta de la fundación. (En la medalla sólo consta el año, pero ya se ha explicado que Ángel Pardo la ganó con la Sportiva Gijonesa.)

Del famoso equipo (famoso por la sorpresa e incredulidad de algunos) del 1907, y que salió en aquella fecha en letra de imprenta, tú sabes bien que lo hemos recordado a lo largo de los muchos años de amistad que llevamos. Y para los incrédulos, bueno es que sepan que ese partido terminó con empate a uno. Aquí termino, y todo esto es lo que puedo aportar para esclarecer el origen legítimo del hoy Real Gijón.

Un abrazo de tu buen amigo

Ramón Muñiz                                              

 Unas líneas más abajo de dicho artículo, se podía leer:

 ”Publicadas estas cuartillas, Voluntad considera suficientemente debatido el asunto, y por lo tanto anuncia que no publicará ya ninguna otra nota o comentario que se le envíen espontáneamente y que se relacione con este tema”.

 Ramón Muñiz señala a Anselmo López como líder del grupo y fundador del club. Llama la atención el que Conrado Pineda no parezca sentirse desacreditado por esta afirmación, ya que fue él mismo quien permitió la publicación de esta carta para apoyar su tesis. ¿Es posible ser el fundador, aglutinante de una Sociedad, y no ocupar al mismo tiempo la presidencia de la misma? Desde luego, haya sido o no Anselmo López el primer presidente de la institución, no hay duda de que fue la persona que impulsó al Sporting de manera decisiva en su constitución, y posterior crecimiento y consolidación. De todas formas no pueden ignorarse las palabras de Conrado Pineda, aunque es posible que nunca se hallen pruebas que nos conduzcan a la verdad de lo sucedido.

 Acerca de la hipotética fundación del Sporting en una fecha más temprana, alrededor de 1900, no parece sino una fantasía. El fútbol organizado arrancó en la ciudad con los festivales del Gijón Sport-Club en 1903. Es a partir de ese momento cuando el deporte del balón toma carta de naturaleza de manera formal. Por imitación, irían surgiendo grupos o pandillas que intentarían formar su propia Sociedad. Desde esa óptica, 1905 resulta una fecha razonable como punto de partida del Sporting.

El propio Ignacio Lavilla, secretario de la entidad bajo el mandato de Anselmo López, confirma este hecho al rememorar en 1957 los orígenes del club: “Cuando nació el Sporting, Gijón ofrecía a la rapacería tan escasos alicientes que teníamos que sacarnos de la manga los medios de ejercitar nuestra vitalidad y dinamismo de chicos. Éramos todos, buenos y malos, excesivamente traviesos. (…) Pues bien, Anselmo López tuvo la virtud de pretender, y en gran medida conseguir, una corrección de estos excesos infantiles. Porque la verdad es que, antes de esto ya se había jugado al fútbol en Gijón. Mis primeros ídolos deportivos se llamaron Adaro, Castrillón, Prendes, Adolfo Suárez y todos los demás fabulosos componentes de aquel Sport-Club, que con el sentimiento de admiración hizo nacer en nosotros el deseo de emularlos.”

El hecho de que en 1911, en una carta publicada en la prensa, la junta directiva del cuadro rojiblanco afirmase que contaba con once años de antigüedad, hay que tomarlo más como un deseo de autoafirmación y de prestigio frente a los ataques recibidos por parte del Gijón Sport-Club nacido a finales de 1910, en plena guerra por la supremacía en la villa, que a una realidad.[11] Prueba de ello es que el club no continuó manteniendo dicha aseveración en años posteriores, y ese dato no quedó establecido como algo inherente a su idiosincrasia. En todas las aproximaciones históricas que sobre el Sporting se realizaron en los periódicos durante los años veinte y treinta siempre se le situó con posterioridad al primer Gijón Sport-Club (1903) y a la Sportiva Gijonesa (1904).

 ”Voluntad”, 20 dic. 1951

 gijon-4

En 1955 celebrará el Sporting sus Bodas de Oro

Un periódico amarillento, una carta y la primera directiva

 Varias veces en la calle y en los pasillos de la tribuna del Molinón nos había advertido un buen amigo nuestro y sportinguista sincero, Conrado Pineda Barbachano:

- Cada vez que se habla del nacimiento y de los primeros pasos del Sporting, amigo “Epe”, se incurre en muchísimos errores. Los auténticos de aquella época guardan silencio, tal vez porque no encuentran a mano las pruebas materiales de lo que les gustaría decir. Pero yo me parece que las voy a encontrar y un día te daré una sorpresa enviándotelas con objeto de que puntualices ciertos extremos interesantes para el perfecto conocimiento de la historia del Club. ¿Me publicarás algo si te lo mando?.

- Hombre, con muchísimo gusto.

- Pues cuando tenga esos datos y pruebas te las enviaré.

Y, efectivamente, ayer recibíamos un abultado sobre dentro del cual venían una carta y un periódico amarillento con ese color especial que prestan los muchos años, “cosidas” algunas roturas con papeles de goma. Era un ejemplar de “El Independiente” periódico que editaba un grupo de gijoneses en 1907 y en cuyas columnas se alternaba la noticia local con el comentario agudo y la crítica mordaz. Un periódico que nosotros no alcanzamos, por fortuna para nuestra juventud, pero que resulta agradable leer para situarse adecuadamente en aquel Gijón de hace 45 años.

En ese ejemplar, desvaído y ruinoso, se habla ya del Sporting, en una noticia breve, muy breve, como corresponde al escasísimo espacio que entonces se dedicaba al fútbol. Y es ese periódico el que nos ofrece una prueba de lo que Conrado Pineda nos había dicho más de una vez y que ahora concreta en su amenísima carta que vamos a reproducir íntegramente. Dice así:

Mi distinguido amigo: Para que sirva de aclaración y frene un poco los ímpetus de ese enjambre de «fundadores» que ahora, como de generación espontánea, le han nacido a nuestro Sporting, me es muy grato adjuntarte un periódico de esta localidad de fecha 17 de agosto de 1907 (hace 44 años largos) que textualmente dice así: «Mañana saldrá para Oviedo con objeto de jugar un gran match de foot-ball contra el Sport Ovetense el Sporting Gijonés. El Sporting Gijonés está compuesto por los siguientes: portero, Anselmo López; defensas, Óscar Muñiz y Manuel Muñiz; medios, Constantino Palacio, Conrado Pineda y Félix Alonso; delanteros, Loyola Pineda, José Morilla, Laureano Antuña, Ramón Muñiz y Eduardo García».

El Sporting se fundó en el verano de 1905, siendo su primera (que conste bien claro) Directiva la siguiente: Presidente Conrado Pineda; Secretario Loyola Zoreda (alma y vida entonces de la Sociedad y para quien nadie ha tenido jamás el menor recuerdo, siendo en su casa donde se celebraban las juntas y donde se guardaba nuestro modesto equipo de ropa, botas, balones etc.); Tesorero Anselmo López; Vocales los hermanos Muñiz y no recuerdo si algún otro más.

Como podrás ver yo he sido el primer presidente que tuvo el Sporting desde 1905, fecha de su fundación, hasta 1907, en que se renovó la directiva, siendo substituido por uno de los hermanos Muñiz, no recuerdo perfectamente cual, pero creo que ha sido Óscar. Más tarde, y al presentar este la dimisión y no haber nadie que quisiera ocupar cargo alguno, se constituyó una Dictadura completamente absolutista de la que Anselmo López era presidente, secretario, contador, vocal, cobrador y botones. Así estuvimos durante muchos años hasta que vino la fusión con la Sportiva que nos absorbió en absoluto, no volviendo a figurar para nada ninguno de los auténticos sportinguistas, ni en aquella época, ni nunca jamás. La Sportiva estaba entonces compuesta por Antón Riera, El Porru, Quirós El chepu, César El Aburríu – que jugaba descalzo – y no recuerdo quiénes más.

Después vino la fusión con el Sport Club, a quienes hoy en día todos conocemos, pues aún viven en su mayoría y que pueden decirse que son de ayer.

Me mueve a enviarte este escrito el hecho muy frecuente de oír a señores que rondan arriba o abajo los cincuenta años, afirmar que han sido los auténticos fundadores del Sporting, cuando éste está próximo a que cumpla su medio siglo de existencia, y otros que llevan en Gijón treinta o cuarenta años de residencia y que también dicen lo mismo. Y no es que esto sea ningún desdoro, ni mucho menos, pues con ello dan pruebas de amor al Club, pero lo que no es de manera alguna, es una realidad.

Si la actual Directiva quiere honrar a su primero y fundador equipo, en su mayoría fallecidos ya, ahí tiene sus componentes que podrían figurar en un cuadro de honor en el local social, y al mismo tiempo ir pensando en las bodas de oro del Sporting, que se cumplen el próximo 1955.

Muy agradecido con un abrazo de tu buen amigo.- Conrado Pineda.

 ”Hoja del Lunes”, 24 Dic. 1951

 En torno a la fundación del Sporting

 ¿Quién fundó el Sporting y quién lo presidió?

 No hay coincidencia de nombres en los recuerdos de los viejos aficionados

 Lo único cierto es que en 1955 cumple sus Bodas de Oro

 Los viejos aficionados sportinguistas han tenido esta semana tema sobrado para el comentario, la discusión y la polémica amigable. Un colega local publicó una carta del señor don Conrado Pineda en la que, revolviendo en el siempre sugestivo álbum de los recuerdos, daba a conocer detalles, fechas y nombres de los que trajeron a la vida el hoy viejo Sporting. Pero pese a toda la aparente contundencia de la letra de molde y de las fechas no todos los que se titulan “sportinguistas antiguos” estaban conformes con la cronología o genealogía del Sporting de Gijón.

Nosotros quisimos ampliar la referida carta y para ello, nos hemos entrevistado con aquellas personas que por su participación en el nacimiento del club y por su actuación en defensa de sus colores, pudieran aportar algún dato nuevo, confirmativo de lo referido por el señor Pineda o de rectificación si procediera. Y hemos visto coronado nuestro esfuerzo ya que podemos dar a conocer detalles que avaloran el recuerdo fiel, y el prestigio de los interviuados. Así pues, vamos allá con el resultado de nuestra investigación.

¿Quién podría iniciar la historia del Sporting? Un nombre salta enseguida a la memoria: los hermanos Villaverde. Y con Sergio y Pachín nos entrevistamos en primer lugar:

 - ¿Habéis leído el historial que del nacimiento del Sporting hizo don Conrado Pineda?

- Sí.

- Es un trabajo valioso, ¿verdad?

- Lo sería si exactamente respondiera a la realidad cierta, pero aunque la memoria nos falle creemos que no es todo lo concreto y terminante que parece.

- ¿Entonces?

- Nosotros tenemos entendido que el “papá” – valga la palabra – del Sporting, fue Anselmo López. Y respecto al año de su nacimiento no estamos tampoco muy seguros de que sea el de 1905 que señala Pineda.

- ¿En qué os basáis?

- En primer lugar, hay un detalle significativo. El Sporting no se fusionó nunca con el Sport Club, como se dice. Nos llevábamos “como el perro y el gato”. Aquí pudo haber un lapsus en la memoria de Pineda. Y como éste puede haber más.

- Seguro, seguro. ¿Quién podría asesorarme de todo esto?

- Hay varios nombres: Florentino Sordo, Ángel Pardo, Cañamina, Luis Álvarez…

- Pues a este último vamos a ver, que nos pilla de paso.

En la oficina del amigo Luis continuamos las pesquisas.

 - Supongo que habrás leído la información de Pineda. ¿Qué dices de ella, amigo Luis?

- No me atrevo a asegurar que sea incierto todo lo que dice, pero tampoco aseguraría que es verdad. Yo creo que falla al señalar la persona del primer presidente del Sporting.

- ¿Quién fue para ti?

- Anselmo López. Presidente, secretario, tesorero, saquero y hasta cobrador de recibos, de aquellos recibos de “perrona”.

- ¿En qué año ocurría esto?

- Yo soy el socio número dos del Sporting. Me hizo mi padre cuando tenía cuatro años y según mi cuenta, creo que debió ser hacia el año 1906. Pero si quieres una información completa y fiel, procura localizar a Ángel Pardo. Ése si que fue uno de los fundadores del Sporting, sin género de dudas. Es hombre de memoria, y puede que tenga documentos, fotografías o cualquier otro material que atestigüe detalles de la vida y nacimiento del Sporting.

Conseguimos localizar a don Ángel Pardo en la calle de San Bernardo, en su industria, hojeando revistas antiguas lo encontramos. Amable acogida por su parte y enseguida, los dos prendidos en el hilo de los recuerdos, empezamos – empezó, mejor dicho – a esbozar en los pormenores de la historia del viejo club. La pregunta inicial fue la misma. Ángel Pardo contestó rápido:

 - ¡Qué va, hombre! El primer presidente del Sporting fue Anselmo López. Éste, repito fue el que dio vida y el que impulsó a la Sociedad hasta hacerla criar raíces en Gijón. Siento contradecir a Pineda, pero la verdad es la verdad.

- ¿Y cuál es la verdad?

- Pues verás, en el año 1905 – en esto sí estoy conforme con Pineda – había en Gijón varias sociedades futbolísticas. Una que yo había creado y que se llamaba “La Recreativa”; otra la de Anselmo López y otra la que formaban los hermanos Quirós, con Julio como presidente. De estas tres – lo recuerdo como si fuese hoy – nació el Sporting Club Gijonés. Nos reunimos un día en la playa, debajo de Las Carolinas, y acordamos fundir las tres en una sola, a la que se dio aquel nombre. Unimos los fondos de los tres equipos, pusimos cada uno de los miembros una pequeña cantidad e inmediatamente pedimos a Barcelona los jerseys.

- ¿Rojiblancos?

- Así es, rojiblancos pero con una diferencia con los de hoy. Los pantalones en lugar de ser azules eran blancos.

- ¿Se constituyó la directiva?

- A eso voy. En aquella reunión se designó la Directiva: Presidente Anselmo López; Secretario Julio Quirós; Vocales unos cuantos entre los que recuerdo a Cesáreo Cadavieco, Ángel Álvarez y yo. A mí me designaron como capitán del equipo. esta capitanía la cedí luego a Fernando Villaverde cuando éste se incorporó de la Sportiva al Sporting.

- ¿Hubo fusión entonces?

- No, no, la Sportiva llegó poco menos que a “tronar”. Y entonces muchos de sus elementos pasaron a nuestras filas. Lo que dice Pineda de fusión no es así. Y tampoco es cierto que se fusionasen más tarde con el Sport Club. Esto es imposible. Es como si se pretendiera fusionar hoy día al Sporting y al Oviedo.

- ¿Dónde jugaban entonces?

En 1905 jugábamos en los arenales de la playa. Después en 1906 ya lo hacíamos en el campo de La Matona. Allí hasta el año 1908 en que pasamos al campo de Piñole, el famoso “Flor de Valencia”. Y después al Molinón.

- ¿Cuándo?

- En 1914. Había un equipo, el Foot-ball, formado por los Nespral, Velasco, etc., que jugaba en El Molinón. Decidieron dejarlo, y entonces concertaron un partido con el Sporting para solemnizar la despedida. Jugamos once medallas que nos ganaron, y a partir de aquí fuimos nosotros los inquilinos del campo, con la ayuda financiera de Guisasola.

- ¿Recuerda el primer equipo del Sporting que salió de aquella reunión?

- Exactamente no puedo afirmarlo, pero si no fue el primero, fue el segundo o tercero. Lo formaban estos once hombres: Anselmo López (portero); Bascarán y Cañamina (defensas); F. Sordo, Alfredo Quirós, Cesáreo Cadavieco (medios); yo, Estrada, Julio Quirós, Corsino Riera y Barroso;

- ¿Algo más?

- No tengo fotografías porque con la guerra se me perdieron, así como la medalla que ganamos en 1906 y que concedió el Círculo Mercantil de Gijón en un partido con un equipo de fuera. Esta medalla la posee aún Florentino Sordo. Repito que me faltan documentos pero cuantos datos te he facilitado son los reales. Para que veas que no me falla la memoria. En el año 1908, un amigo mío, don R. Plasencia, que ocupaba una plaza en la secretaría de la Escuela de Comercio escribió a la secretaría del Palacio Real de Madrid para conseguir para el equipo el título de Real, y éste nos vino en tres semanas, o sea que el Sporting no se denominó Real Sporting hasta 1908.

- En resumen…

- Que el Sporting se fundó en 1905 en la playa; que el primer presidente fue Anselmo López; el primer equipo el que te cité, y que Conrado Pineda ha debido de sufrir un error. En aquel tiempo yo no le recuerdo como directivo o presidente del Sporting. Si creo que lo era en el Sporting Club o la Sportiva, aunque  entonces sus aficiones más que futbolísticas eran ciclistas, alternando con los hermanos Cuesta o Juanés.

Aquí termina la información. Como se ve el amigo Pardo nos ha prestado una colaboración estrechísima. Con la particularidad de que difiere totalmente con lo que el señor Pineda publicó en la prensa gijonesa. ¿Quién tiene razón? El recorte de periódico que este último citaba en su carta es una prueba valiosísima, pero no exenta de error o concordancia con la realidad de los hechos ocurridos en aquel año de 1905. De tal modo una y otro – la carta y nuestro trabajo de investigación- ahí quedan para que los viejos sportinguistas expriman un poco la fibra del recuerdo y establezcan la verdadera consecuencia del nacimiento del Sporting y de la personalidad de sus fundadores.

Lo único innegable – y en lo que coinciden todos – es que en 1955 el Sporting cumple sus bodas de oro en el fútbol español. Y habrá que celebrarlas como se merecen.

 

“Voluntad”, 29 dic. 1951

 Otra carta en la que vuelve a hablarse del origen y nacimiento del Sporting

 Hace días publicamos una carta de nuestro estimado amigo don Conrado Pineda en la que señalaba el nacimiento, primer equipo y primera directiva del Sporting, apoyándose entre otras pruebas, en un número del periódico “El Independiente”, que se editaba en Gijón hace 45 años.

La citada carta dio lugar luego a unas manifestaciones de antiguos jugadores y directivos sportinguistas en las que se discutía la afirmación del señor Pineda. Y, éste, insiste en su postura con una carta que ayer llegaba a nuestras manos y que reproducimos a continuación. Dice así:

 Señor Redactor Deportivo de “Voluntad”.- Gijón.

 Mi distinguido amigo:

 Al enviarte mi primera nota con los datos fidedignos e incontrovertibles sobre la fundación, presidencia y primer equipo de nuestro Sporting, nunca pensé, ni muy remotamente, que pudiera dar motivo a una controversia, y menos aún suscitar una polémica que ni me interesa ni me conviene. Yo he aportado los datos irrefutables de todo ello sin que nadie pueda poner en duda la autenticidad de los documentos que aportaba y que tú mejor que nadie, como periodista que eres, puedes comprobar, ya que aún obran en tu poder. Pero por una contestación que he visto en la prensa, parece que hasta se duda de ello y de la prensa de aquella época como si yo (y digo yo, por no mencionar a todos mis compañeros de equipo) hubiera preparado los periódicos hace 45 años con miras a darlos a la luz para equivocar a esos señores, a quienes en su mayoría no tengo el honor de conocer.

Supe que se revolvía medio Gijón para buscar datos con que echar abajo mis razonamientos y que, a pesar del tiempo transcurrido, no han encontrado más que una serie de vaguedades sin fundamento, y una serie de anacronismos que delatan la más absoluta ignorancia sobre los temas futbolísticos de aquella época. Aquí no vale el “yo creo que…”, “me parece que…”, “a mí me dijeron que…”.

Yo he presentado todas las pruebas fehacientes, irrefutables e incontrovertibles y por lo tanto mi misión ha terminado aquí, participando a ésos y a otros señores que, sea cual fueran las razones y alegatos que a partir de hoy me presenten, encontrarán, por mi parte, el más absoluto silencio pues he hecho el firme y decidido propósito de no contestar a nada ni a nadie.

Vuelvo a repetirte que yo no he escrito nada con ánimo de polémica ni controversia, que ni me conviene ni me interesa. Todo cuanto aporté ha sido por el cariño que tengo a nuestro Sporting.

Así, querido Prendes, que muchas gracias por tus atenciones y a la Paz de Dios.

 Conrado Pineda.

 P.D. Te adjunto una carta que en este momento recibo de mi buen amigo y compañero, fundador, directivo y componente del primer equipo del Sporting, doctor Ramón Muñiz, el cual aporta algunos datos que, a mi juicio, los creo sumamente interesantes y dignos de publicación, para lo cual te autorizo. Muchas gracias.

 ”Voluntad”, 30 dic. 1951

 En torno al nacimiento y primeros pasos del Sporting

 Unas cuartillas como punto final a unas discrepancias

 En nuestro número anterior, publicábamos la carta de don Conrado Pineda con la que cierra su intervención en el debate suscitado con relación al nacimiento, primer equipo y directiva del Sporting. Con la carta el señor Pineda nos adjuntaba unas cuartillas que le dirige el doctor gijonés, don Ramón Muñiz, que fue uno de los primeros jugadores que tuvo el Club rojiblanco. Estas cuartillas del doctor Muñiz que no se pudieron insertar ayer por falta de espacio las damos hoy gustosamente a la publicidad, sin quitar punto ni coma. Dicen así:

 Señor don Conrado Pineda.

 Mi querido amigo:

 Me interesé mucho por la polémica y el consabido revuelo que se armó en el cotarro futbolístico al publicar tu carta en el diario “Voluntad” con la copia de la gacetilla salida en el semanario “El Independiente”, el día 17 de agosto de 1907. También de las declaraciones, días después, de Ángel Pardo en la “Hoja oficial del Lunes”.

Hay discrepancias de bulto, y sobre todo de fechas, y por si te son necesarias las aclaraciones que te pueda dar, ya que somos de los del 1907, te las doy con mucho gusto, y sólo con el fin de conseguir aclarar la fecha lo más exactamente posible de la fundación de nuestro querido Sporting.

El Sporting ha pasado por varias etapas en cuanto a su denominación. Fue primero “Sporting Gijonés”, más tarde “Sporting Club Gijonés”, luego “Real Sporting Club de Gijón” y hoy “Real Gijón”. La primera es la verdadera, la legítima, la del nacimiento de la Sociedad, la que no era más que estas dos palabras: “Sporting Gijonés”, la que fundó Anselmo López, que en esto estamos todos conformes, y que fue el alma de ella, que yo supe bien de los desvelos y el cariño que puso en su obra.

¿Y cuándo fundó Anselmo López el club? Y aquí vienen las discrepancias de fechas. Mi antiguo amigo Ángel Pardo, erróneamente habla del Sporting Club Gijonés y me lo coloca en 1905 como el año en que se fundó y dice que nació de tres sociedades: la Recreativa, la de Anselmo López y otra que capitaneaba Julio Quirós (o mejor dicho Julio Bernaldo de Quirós). De la primera y de la tercera no viene al caso hablar. ¿Y cuál era la de Anselmo López? Pues era nada más y nada menos que la que ya se llamaba “Sporting Gijonés” de manera que ésta de Anselmo López era anterior a la constituida después con el nombre de “Sporting Club Gijonés” porque aunque se vean cosas nunca vistas en este siglo de tanta Ciencia y tantos científicos, la ciencia biológica no ha descubierto que un hijo nazca primero que su padre.

gijon-5

 gijon-6

Así que está bien claro que el Sporting Gijonés existía en 1907 sin aportaciones todavía de otros clubes, que era el legítimo Sporting, el auténtico, el que todavía no tenía uniforme, el de Anselmo López, único guía que entonces tuvo. Lo que no alcanzan mis recuerdos es si se fundó en ese año o en anteriores. Y esto que lo creo sumamente importante, lo puede aclarar Florentino Sordo, pues según Ángel Pardo posee una medalla donada por el Círculo Mercantil en 1906, y es de suponer que en la inscripción que en el dorso debe llevar figure la fecha y el nombre de la Sociedad que la mereció. Y esto sí que sería otro documento valiosísimo que aclararía la fecha exacta de la fundación.

Del famoso equipo (famoso por la sorpresa e incredulidad de algunos) del 1907, y que salió en aquella fecha en letra de imprenta, tú sabes bien que lo hemos recordado a lo largo de los muchos años de amistad que llevamos. Y para los incrédulos, bueno es que sepan que ese partido terminó con empate a uno. Aquí termino, y todo esto es lo que puedo aportar para esclarecer el origen legítimo del hoy Real Gijón.

Un abrazo de tu buen amigo

Ramón Muñiz

 


[1] No hubo unanimidad a la hora de especificar la primera directiva. Cada uno de los declarantes aportaba el nombre de aquellos componentes de los que se acordaba. Se recoge la relación completa de los mismos.

[2] Varios jugadores procedentes de la Sportiva desembarcaron en el Sporting a partir de 1910 (como los hermanos Villaverde, los hermanos Quirós etc.), pasando posteriormente a ocupar cargos directivos en la entidad. Con la desaparición de la Sportiva en 1912 se produjo una nueva llegada de futbolistas que se integraron en las filas rojiblancas. Pero, no fue se trató de una fusión sino de la incorporación de nuevos elementos al equipo. Lo mismo ocurriría  en 1914, con la disolución del Gijón Sport-Club. Además, conviene apuntar que Anselmo López se mantuvo al frente del Sporting hasta 1915).

 [3] Existen datos de un segundo partido celebrado en 1907 en el que aparecen cuatro nuevos integrantes: Herminio Fernández, Cesáreo Cadavieco, F. Quirós y J. Quirós. Este último podría tratarse de Julio Bernaldo de Quirós, pero no puede afirmarse con seguridad. Hasta 1910 no aparecería como jugador sportinguista.

[4] Aparecen varios Álvarez en los compases iniciales pero no se ha podido determinar su identidad.

[5] Recordemos que ya en 1908 la prensa señalaba que los integrantes del Sporting Gijonés contaban con edades comprendidas entre los 16 y los 17 años. No es hasta 1909 cuando se crea el equipo infantil, con jugadores más jóvenes.

[6] Algo que corrobora en parte lo sostenido por Conrado Pineda en su carta, y que también confirmaría en 1957 en el diario El Comercio Ignacio Lavilla al explicar cómo había sido designado secretario de la entidad por decisión personal de Anselmo López: ” Fui pues, un secretario del dedo. Y continué siéndolo sin grandes sacrificios, porque el propio Anselmo, llevado de su entusiasmo, monopolizaba todas las actividades burocráticas del club”).

[7] La versión más extendida sostiene que los primeros uniformes se compraron en Gijón, en el almacén El Águila.

[8] Hay que recordar que el presidente del Consejo de Ministros, D. José Canalejas, era Presidente de Honor del Sporting desde 1911. Es más que probable que el club rojiblanco solicitara su mediación para lograr el favor de la Corona, y que éste encargase las gestiones a García Prieto, uno de sus más estrechos colaboradores. Tal y como indicaba Ángel Pardo, Ramón Plasencia, entonces secretario honorario de la entidad, pudo muy bien iniciar el proceso al realizar los primeros trámites. Él fue quien recibió el comunicado de la Casa Real que informaba de la concesión del título. Por cierto, cabe reseñar que el Sporting recibió dicho galardón antes de constituirse legalmente como sociedad deportiva; pues no sería hasta finales de 1912 cuando presentara su primer reglamento ante el Gobierno Civil provincial. Toda una paradoja.

[9] Sin embargo el nombre del club no varió en los periódicos hasta la concesión del título de Real, en 1912. Es cierto que, entre 1907 y 1908, el nombre de la entidad aparece en la prensa en algunas ocasiones como Sporting Club Gijonés, pero parece más una cuestión de estilo del cronista de turno que otra cosa. Al fin y al cabo todas las sociedades deportivas eran clubes. Tanto en las bases de los concursos futbolísticos organizados por el Sporting como en las cartas que la Junta Directiva enviaba a los periódicos el nombre de la institución era invariablemente el mismo, «Sporting Gijonés». Por otro lado, hay que señalar que en 1909 se fundó un nuevo equipo en la ciudad que se denominó Gijón Sporting Club.

 [10] Existió un Sportin Club Gijonés en 1914, que no era el ya por entonces Real Club Sporting Gijonés. En dicha entidad se encontraban jugadores que habían militado con anterioridad en el conjunto rojiblanco (¿Quizá alguna rama desgajada?). Esta era su Junta Directiva: Presidente: Corsino Riera. Vicepresidente: Elías Tuya. Secretario: Ángel Pardo. Vicesecretario: Victoriano Prendes. Cajero: Luis Fernández. Contador: Luis Luanco. Vocales: Casto Estrada, Luis Junquera, Ramón Pedrós y Rafael Prendes. Capitán del primer equipo: Wilsonn.

[11] Se conserva una tarjeta conmemorativa otorgada a Fernando Villaverde como mejor jugador del Campeonato Asturiano infantil organizado por el Sporting en 1911, donde viene reflejada como fecha de fundación el año 1900.

Hazte Socio

Miembro del CIHEFE

Publicado en: General

Nº 15

Números publicados

Revista indexada en:

dialnetdialnet
Tienda oficial de CIHEFE
Hazte Socio
Foro

Redes sociales