Aquellos torneos de verano… (I)

Resumen

Los torneos de verano tuvieron su época dorada a mediados de los años 60 hasta casi los 80. Hoy conocidos como bolos de verano, de los que todavía se desmarcan los históricos Teresa Herrera de La Coruña y el Ramón de Carranza de Cádiz, eran torneos mucho más allá de la puesta a punto de
Artículo
Download PDF

Los torneos de verano tuvieron su época dorada a mediados de los años 60 hasta casi los 80. Hoy conocidos como bolos de verano, de los que todavía se desmarcan los históricos Teresa Herrera de La Coruña y el Ramón de Carranza de Cádiz, eran torneos mucho más allá de la puesta a punto de un equipo. Los actuales preparadores físicos se llevarían las manos a la cabeza al pensar que en esos enfrentamientos el aficionado exigía a sus jugadores ya el máximo rendimiento cuando tan solamente llevaban una quincena de días de entrenamientos. Y es que los responsables de tales eventos invertían todos los esfuerzos, tanto económicos como organizativos, para completar un cartel digno de “pequeñas copas del mundo”.

Hoy vamos a recordar la edición XXVIII del Teresa Herrera, que por sus protagonistas y por su ubicación cronológica fue un perfecto adelanto de lo que la temporada 1973/74 iba a dar de sí.

147

Era un cartel con cuatro grandes equipos:

Ajax de Amsterdam, por tercer año consecutivo campeón de Europa, y campeón de liga holandesa. Era el equipo de moda en el continente con una alineación inolvidable, capitaneada por Johan Cruyff, con el que el FC Barcelona ya estaba en plenas negociaciones.

El fútbol del Este europeo estaba representado por los campeones de Checoslovaquia y Hungría, respectivamente el Spartak Trnava y el Ujpesti Dosza. Los checos poseían un equipo fuerte y firme, sin fisuras. El internacional Adamec era su figura. La temporada anterior había quedado eliminados en cuartos de final por el Derby County en la Copa de Europa. Más conocidos eran los húngaros porque no hacía mucho se enfrentaron en la máxima competición europea al campeón español, Valencia CF, al que superaron en los dos partidos. Entre sus principales jugadores estaban Horvath, Fazekas, Toth, Bene, Zambo y los hermanos Dunai, Antal y Ede.

El Atlético de Madrid, campeón de liga española, se presentaba en su primer compromiso serio de una temporada que iba a ser muy larga. Los rojiblancos traían algunas novedades importantes. El club decidió rescindir (y de paso ahorrarse un dinero que le debían) el contrato con el entrenador alemán Max Merkel aprovechando sus desafortunadas declaraciones, “estoy de España hasta las narices“, en la prensa germana. Cierto es que la plantilla del Atlético nunca estuvo de parte de su entrenador. El triunfo en la pasada liga, se decía, se debió al peso que Luis tenía entre sus compañeros, siendo su verdadero director de juego.  El argentino Juan Carlos Lorenzo fue elegido como sustituto. Una decisión favorecida por el hecho de que el Atlético había fichado a dos argentinos, Heredia y Ayala, como su pareja de extranjeros (aunque por estar concetrados con su selección no pudieron desplazarse a La Coruña). También era una importante novedad la incorporación de Miguel Reina, procedente del FC Barcelona, traspasado por motivos internos del club barcelonés.

La Coruña se engalanaba para ver una edición espectacular y sobresaliente de uno de los mejores torneos amistosos del mundo. Confluían fútbol de gran calidad y rumores y gestiones, porque el CF Barcelona desplazó a su gerente, D. Armando Carabén, donde coincidió con D. Agustín Sr. Domínguez, secretario general del Real Madrid. El club madridista anunciaba su renuncia a contratar a Johan Cruyff. Mientras, el jugador holandés afirmaba que el único contrato que conocía era el que le ligaba con el Ajax, club al que debía defender. De todas formas, no estaba al margen de las conversaciones entre el Barcelona y el Ajax, claro está. Entonces la cifra estaba en 170 millones de pesetas, cantidad que obstaculizaba cualquier tipo de negociación.

Y el 3 de agosto empezó la fiesta:

ATLÉTICO MADRID – UJPESTI DOSZA 4-2

Árbitro: Lobo (Portugal).

Goles: 1-0 (23′) Becerra. 1-1 (27′) Bene. 2-1 (30′) Ovejero. 3-1 (54′) Luis. 4-1 (56′) Becerra. 4-2 (61′) Bene.

Atlético Madrid: Reina; Melo, Ovejero (Eusebio 65′), Benegas, Vapón; Bermejo, Luis, Irureta; Ufarte (Alberto 65′), Gárate, Becerra.

Ujpesti Dosza: Szentmihalyi; Nosko, Harsangi, Nagy, E Dunai III; Horvath, Fazekas, Toth; Bene, A Dunai II (Kellner 65′), Zambo.

Las mejores condiciones físicas de los húngaros, que ya estaban jugando su campeonato nacional, solo sirivió para poner en aprietos a un Atlético decisivo en el ataque. Cambio de entrenador que no de juego: firmeza defensiva y velocidad en el contragolpe. Reina era un refuerzo idóneo porque el equipo ganaba en confianza atrás. Luis, Gárate y Becerra se mostraron intratables, desmontaron la defensa rival cuantas veces se acercaron al área. Pese a que el Ujpesti mostró una extraordinaria calidad, los cuatro goles recibidos fueron un lastre insalvable.

La gran sorpresa al día siguiente:

227

SPARTAK TRNAVA – AJAX AMSTERDAM 5-3

Arbitro: Oliva (España).

Goles: 0-1 (10′) Rep. 0-2 (17′) Hulshoff. 0-3 (54′) Neeskens. 1-3 (59′) Hagara. 2-3 (64′) Adamec. 3-3 (74′) Krajovic. 4-3 (76′) Kuna. 5-3 (89′) Adamec.

Spartak Trnava: Keketi; Dobias, Majernik, Hagara, Varadin; Hrusecky, Kuna, Krajcovic; Martinkovic, Adamec, Kabat (Kramlik 46′).

Ajax Amsterdam: Stuy; Suurbier, Blakenburg, Hulshoff, Krol; Haan, Neeskens; N Muhren (A Muhren 59′), Rep, Cruyff, Keizer.

El público se rindió ante el Spartak que se reitró al final del partido con una ovación impresionante. Acababan de remontar un 0-3 al mejor equipo del mundo. Sucedió que mientras el Ajax respondía con goles al empuje checo, éstos no cedían en su esfuerzo, aumentando si cabe la velocidad de su juego. Y esa insistencia tuvo su fruto porque acabaron superando a sus rivales en todos los terrenos. Lograron cinco goles en casi media hora.

Consolación y final:

El Ajax de favorito a último

UJPESTI DOSZA – AJAX AMSTERDAM 0-0

(por penaltis 4-3, el Ujpest se clasificó en tercer lugar)

Arbitro: Paredes (Portugal).

Ujpesti Dosza: Szentmihalyi; Kolar, Harsangi, E Dunai III; Horvath, Nagy, Hegyi, Toth (Nosko 60′); Bene, Kellner, Zambo.

Ajax Amsterdam: Wever; Suurbier, Hulshoff, Blakenburg, Krol; Haan, Neeskens, A Muhren; Rep, Cruyff, Keizer.

Ambos equipos entraron al campo con mucho respeto al rival. El Ujpesti no quería dar facilidades y el Ajax no estaba para correr más riesgos tras el descalabro del día anterior. Entre un juego lento y poco decidido los minutos prolongaron el 0-0 hasta el final del partido. Como información anecdótica: Muhren, Krol y Rep marcaron su penalti, mientras que Neeskens y Keizer lo fallaron. Cruyff no lanzó.

Y gol de oro en la final.

317

ATLÉTICO MADRID – SPARTAK TRNAVA 2-1

Arbitro: Garrido (Portugal).

Goles: 1-0 (47′) Irureta. 1-1 (65′) Dobias. 2-1 (137′) Gárate.

Atlético Madrid: Reina; Melo, Eusebio, Capón; Adelardo (Bermejo 70′), Benegas; Ufarte (Alberto 70′), Luis, Gárate, Irureta, Becerra.

Spartak Trnava: Keketi; Dobias, Majernik, Hagara, Varadin; Hrusecky, Martinkovic; Krajcovic, Kuna, Adamec, Kramlik (Paulac 46′).

Con 1-1 al final del partido, se disputó una prórroga de 30 minutos. Como el resultado se mantuvo, se prolongó el partido hasta que un equipo marcase, cambiándose de campo cada diez minutos. A los siete minutos de la segunda serie, con el gol de Gárate, finalizó el torneo.

El Atlético fue el mejor del torneo. Fue quien supo confiar en sus virtudes futbolísticas sin desestimar sus limitaciones. Fue el más inteligente. No cayó en la posible arrogancia como el Ajax, ni en la refinada virtuosidad como el Ujpesti. Ni confió en la fortaleza como en el Spartak. Al contrario, conocedor de la habilidad de sus delanteros, los arropó con mimo desde atrás, para que brillasen solamente cuando contasen con ventaja en la jugada. Conscientes de tener una defensa simplemente contundente, trabajó el juego en centro del campo, donde dosificó mejor sus opciones y así, con paciencia, supo recoger el beneficio del triunfo. El Spartak empujó y trató de encerrar al Atlético. Y el Atlético se refugió en Reina, posiblemente el mejor del equipo en los primeros 90 minutos. Pero el Atlético sabía como ninguno aguantar y golpear, así se adelantó en el marcador. La tenacidad checa les llevó al empate. Pero la firmeza del Atlético los fue desgastando. Así hasta las prórrogas. Así hasta el contragolpe definitivo. Luis para Gárate, amago del delantero centro y gol.

Epílogo:

El Ajax de Amsterdam acabó traspasando a Johan Cruyff al FC Barcelona. Cayó eliminado en la primera eliminatoria que disputó en la Copa de Europa ante el CSKA de Sofía (fue en octavos de final porque estaba exento de la anterior por ser el vigente campeón). También perdió la liga holandesa.

El Spartak Trnava se cruzó con el Ujpesti Dosza en cuartos de final de la Copa de Europa, donde, tras una igualadísima eliminatoria, cayó en los penaltis. No pudo revalidar el título de campeón de liga de su país.

El Ujpesti Dosza, una vez superado el Spartak Trnava se enfrentó en semifinales al Bayern Munich, con el que perdió 3-0 tras un empate a uno en casa en la ida. De todas formas confirmó su dominio en el fútbol húngaro y volvió a ganar la Liga.

El Atlético de Madrid tuvo una temporada especial. Alcanzó un nivel de juego impresionante que le llevó a la final de la Copa de Europa y a rozar el trofeo. En España solo fue superado por el FC Barcelona donde recaló Johan Cruyff, si bien le queda la satisfacción de ser el primer equipo que le derrotó en Liga, 2-0 en el Calderón.

Hazte Socio
Sobre nosotros

Jefe de documentación de la IFFHS

Publicado en: General

Nº 25

Números publicados

Revista indexada en:

dialnetdialnet
Tienda oficial de CIHEFE
Hazte Socio
Foro

Redes sociales