Young y el “verdadero origen del football en España”

Resumen

Etiquetas:

El objetivo de este artículo es analizar un tema que en nuestra opinión se está prestando a interpretaciones precipitadas o equivocadas, cual es el testimonio del Señor Young, en el Diario de Huelva, el 27 de Mayo de 1933, y que es titulado “el verdadero origen del football español”. Pero vamos a ir desgranando uno
Artículo
Download PDF

El objetivo de este artículo es analizar un tema que en nuestra opinión se está prestando a interpretaciones precipitadas o equivocadas, cual es el testimonio del Señor Young, en el Diario de Huelva, el 27 de Mayo de 1933, y que es tituladoel verdadero origen del football español”.

154

Pero vamos a ir desgranando uno a uno los detalles. Si leemos atentamente el artículo se puede entender que el Sr. Young llegó a Huelva en 1880.

233

Y acto seguido, metiéndose ya de lleno en la temática del football en si misma indica con un criterio personalísimo que cuando él llegó a Huelva no había aún  football en España. Young continúa indicando que el primer grupo lo creó un compañero de trabajo de las Minas de Rio Tinto llamado Crozier, en cuyo equipo se le reservó un puesto. Según Young, era el año 1881.

323

A partir de aquí, y sobre todo a partir de esa fecha, Mr. Young, se dedica a relatar los pormenores de la actividad futbolística de “entonces” indicando las rudimentarias características del football en sus principios, y de que las primeras partidas se jugaron entre los Clubes de Huelva (Huelva Recreation Club) y de Rio Tinto y de las minas de Tharsis. Sin olvidar las partidas de estos dos teams también, un poco más adelante en el tiempo, contra el “Club Inglés de Sevilla” de 1890, de la capital hispalense. Veamos el pasaje.

419

Hasta aquí, si no fuera por las fechas, todo está correcto y la lectura es didáctica y rica en aspectos hasta ahora desconocidos; tan rica tal vez, que obnubila la mente del investigador y le hace sacar conclusiones precipitadas.

Si bien el relato tal cual se presenta se corresponde en mucho con la realidad acaecida realmente en el periodo comprendido entre 1889 y 1893, y del cual disponemos de datos “en tiempo real” que así lo confirman, hay conclusiones que, en base únicamente a este testimonio, se pueden tomar y que son del todo precipitadas. Entre estas conclusiones precipitadas tenemos una que nos llama poderosamente la atención, consistente en afirmar que desde 1881 ya se jugaba al football en Sevilla.

Ahora veremos por qué es un error notable que sorprende en los por otro lado buenos trabajos a los que antes hacíamos alusión:

512

“…El primer grupo que se formó lo creó un compañero de trabajo en las minas, llamado Crozier. En él se me reservó un puesto. Era el año 81…”

Lo primero es constatar que las fechas a las que hace alusión el Sr. Young son definitivamente erróneas, y para ello únicamente tenemos que aclarar que el equipo en el que el Sr. Crozier le hizo cabida a Mr. Young, no pudo ser creado, tal y como indica el propio Mr Young, en 1881, sino en 1890 ó 1891. Por la sencilla razón de que Mr. Crozier no llegó a Huelva hasta 1890:

611

Como pueden comprobar, en el “Staff book” nº2 de la compañía minera de Rio Tinto Company Limited que se conservan en los archivos de Londres, queda bastante claro que James Crozier no llegó a Huelva hasta el 18 de Diciembre de 1890.

Esto demuestra con claridad que el relato de Mr. Young se sucede en realidad 10 años después de lo que él indica, es decir, a partir de 1889-1890 aproximadamente.

Por tanto decir y proclamar que en Sevilla ya se jugaba a partir de 1881 es falso, si nos basamos para ello en los datos aportados en este relato de 1933.

En última instancia si quien se aventura a hacer esas conclusiones tan “rápidas y poco contrastadas” tuvieran pruebas reales que demostrasen que en 1881 ya se jugaba a football en Sevilla, estaríamos encantados de publicarlas en nuestra revista mensual.

Por puntualizar y terminar de aclarar los pertinentes equívocos a los que podría llegarse con este asunto, en contraposición, si que podemos confirmar que en Huelva sí que se jugaba a football desde al menos 1880. Veamos en que nos basamos para confirmar lo que afirmamos.

Lo primero es una reseña fechada en 1.874 hecha en un lilbro de huéspedes de una antigua fonda inglesa del municipio Malagueño de Gaucín, y que fue descubierta por el investigador inglés Phil Ball y expuesta en su libro “Morbo: The story of the Spanish football”.

79

En la página 39 se puede leer lo siguiente en relación a esa reseña escrita en el libro de huéspedes de la fonda inglesa de dicho municipio:

84

93

103

Por no profundizar demasiado en este punto, en mi libro “1884-1889: El Origen del Huelva Recreation Club” tienen ustedes mas detalles de este asunto de 1874.

Eso por una parte. Por otra tenemos referencias plausibles a un evento sucedido en la plaza de toros de Rio Tinto el 3 de Octubre de 1880 que a todas luces hace alusión al football:

Esta referencia aparece en el Boletín de Loterías y Toros de Noviembre de 1880, conservado en la Biblioteca Nacional de Madrid:

1111

Las razones que nos llevan a pensar inequívocamente que es football son las siguientes:

a) Es improbable que se hubiera podido poner o  montar una red de tennis. El montaje habría sido un poco complejo en una plaza de toros. Habría que haber pintado las líneas, alisado el terreno y jugado el partido, cuya duración es indeterminada; algo ilógico por tanto para un intermedio, como indica la nota.

b) es imposible que hubiera sido cricket porque el cricket es un deporte muy técnico y de reglas complejas, únicamente afines a grupos selectos de la sociedad de entonces (británica) y que además no era pues nada concordante con el tipo de personas que podían asistir entonces a ver los toros. El Cricket por otra parte requería, al igual que el tenis, cierta destreza técnica, y por último y no menos importante hay que resaltar el hecho de que los tanteos de una partida de cricket son muy largos y los partidos duran por lo general una eternidad.

c) Y por último nos quedaría el football, lo cual casi con toda probabilidad fue lo que aconteció aquel día. El football tenía unas reglas muy básicas y elementales (en aquellas fechas casi no “existían” reglas firmes que cumplir), el jugador no debía ser demasiado preciso ni técnico y el contacto rudo y tosco era normal. Además era el juego inglés “menos culto”, más fácil de practicar por la gente llana del pueblo y más apto al tipo de público de plazas de toros en aquellos tiempos. Y por último sólo se necesitaría cuatro palos y una pelota y por añadidura no había que llegar a un tanteador fijo para concluir la partida.

De todas maneras, como en todo, habrá quien quiera ver otra cosa. Está desde luego en su pleno derecho.

En tercer lugar, en la propia prensa de la época, en el diario La Provincia aparece una nota de prensa en la que el editor dice literalmente que “posiblemente haya sido Huelva en la que se haya jugado más al football entre 1880 y 1892“:

1210

En cuarto lugar no podemos olvidar la carta manuscrita propiedad de la familia Martínez que se conserva en el museo de la RFEF. Dicha carta se encuentra fechada en marzo de 1888 y hace literalmente alusión a partidas de football del “Club de Recreo” desde hace algunos años. A falta de otras pruebas se debe entender que la expresión ”desde hace algunos años” se refiere a uno o dos años. Por tanto perfectamente esa carta se refiere a partidas de football desde 1886.

Veamos la carta:

1310

1410

———————————————————————————————————————

Agradecimientos especiales, otra vez más a D. Alfredo Moreno Bolaños, historiador de Rio Tinto (Huelva), en lo que respecta a los datos oficiales de Mr Crozier, y la reseña de football (juego de pelota) en la plaza de toros de Rio tinto en 1880.

Etiquetado con:
Publicado en: General

Nº 27

Números publicados

Revista indexada en:

dialnetdialnet
Tienda oficial de CIHEFE
Hazte Socio
Foro

Redes sociales