25 años de CIHEFE

Resumen

CIHEFE cumple 25 años y se nos pide una breve autobiografía en la que narremos nuestra trayectoria como historiadores y estadísticos del fútbol y nuestra relación con el Centro. Vamos a ello. Mi relación de amor-odio con el fútbol viene de lejos, de los tiempos en los que era un jugador con tanta vocación como
Artículo
Download PDF

CIHEFE cumple 25 años y se nos pide una breve autobiografía en la que narremos nuestra trayectoria como historiadores y estadísticos del fútbol y nuestra relación con el Centro. Vamos a ello.

Mi relación de amor-odio con el fútbol viene de lejos, de los tiempos en los que era un jugador con tanta vocación como nulo talento, un entrenador frustrado y un consumidor de fútbol televisado y/o radiado y de toda suerte de diarios y revistas deportivas absolutamente voraz. El vivir en una zona turística (Costa Dorada) y chapurrear varios idiomas me facilitaba el acceso a publicaciones de toda Europa que coleccionaba religiosamente.

Mi entrada en el mundillo de la historia y la estadística fue, en cambio, tardío. Me licencié en Historia y me especialicé en Historia Contemporánea, pero ni remotamente hubiera pensado entonces (1997) dedicarme a la Historia del Deporte, pese a ser muy aficionado a la materia. Todo empezó en el verano de 2004 de la forma más tonta, como suelen empezar las cosas más importantes de la vida. En ese verano se disputaron los Juegos Olímpicos (vieja obsesión personal) en Atenas y apareció muy brevemente en la prensa una noticia que pasó desapercibida para casi todo el mundo. El COI reformaba el palmarés del medallero de París 1900 e incluía a los jugadores de pelota vasca Villota y Amézola como campeones olímpicos, se convertían en los primeros campeones olímpicos españoles. ¿Pero como se llamaban de nombre de pila estos tipos?, ¿cómo era posible que una medalla ganada en 1900 hubiera sido olvidada durante 104 años? Esperé cierto tiempo respuesta a estas preguntas y, como no llegó, decidí buscarla yo mismo. Y la encontré, como también encontré respuesta a otras preguntas que estaban por responder y, sobre todo, encontré muchas más preguntas que quizás no se habían planteado hasta entonces. La puerta estaba abierta y ya no se podía cerrar.

A raíz del “caso” Villota (don Francisco) y Amézola (don José) encontré muchas cosas, también amigos que daba la casualidad que también se dedicaban a estas rarezas. No estaba sólo en el mundo. Había más freaks como yo.

Uno de ellos es Víctor Martínez Patón y me llamó en 2008 para contarme que estaba interesado en esta historia de los pelotaris y para felicitarme por mi blog. También me habló de CIHEFE, de sus actividades, de la revista digital Cuadernos de Fútbol. Pronto empecé a colaborar con ellos, a asistir a su Asamblea anual.

Ahora soy uno más del grupo y estoy muy honrado de su amistad. A por 25 años más.

Fernando Arrechea.

Hazte Socio
Sobre nosotros

Miembro del CIHEFE

Publicado en: General

Nº 29

Números publicados

Revista indexada en:

dialnetdialnet
Tienda oficial de CIHEFE
Hazte Socio
Foro

Redes sociales