España 1962, Helenio Herrera y la H3C (Primera parte)

Resumen

INTRODUCCIÓN Uno de los capítulos más interesantes y controvertidos de la historia de la selección española tuvo lugar en 1962. Pablo Hernández Coronado y Helenio Herrera compartieron labores técnicas al frente del equipo nacional, siendo conocida esta dupla por parte de la prensa como la fórmula H3C (las tres H; H de Helenio, H de
Artículo
Download PDF

INTRODUCCIÓN

Uno de los capítulos más interesantes y controvertidos de la historia de la selección española tuvo lugar en 1962. Pablo Hernández Coronado y Helenio Herrera compartieron labores técnicas al frente del equipo nacional, siendo conocida esta dupla por parte de la prensa como la fórmula H3C (las tres H; H de Helenio, H de Herrera y H de Hernández, + la C de Coronado).

En este estudio repasaremos los acontecimientos sucedidos desde que España logra la clasificación para la Copa del Mundo de 1962 hasta la resolución del campeonato. Arrancaremos con un análisis contextual de la situación de la selección en ese momento y con el Informe Escartín. El hecho de que los dos seleccionadores de esta época (Pedro Escartín y Pablo Hernández Coronado) redactaran dos informes al finalizar su trabajo, permite acotar nuestra investigación entre dos puntos de la historia, el que va desde el Informe Escartín (enero de 1962) al Informe Hernández Coronado (julio de 1962).

En el primer capítulo abordaremos la cronología de hechos que llevaron a Helenio Herrera a ser elegido entrenador de España en el mundial. También analizaremos la fase de preparación y el proceso de selección de los jugadores que acudieron al campeonato. Ya en la segunda entrega repasaremos el equipo, la actuación y todos los acontecimientos que sucedieron, durante y después de Chile 1962, en torno a la selección española.

CONTEXTO HISTÓRICO

La selección española logró la clasificación para la VII edición de la Copa del Mundo, que se celebraría en Chile en 1962, derrotando en dos eliminatorias a doble partido a País de Gales y Marruecos. El equipo se encontraba en una época complicada tras los dos campeonatos mundiales en los que estuvo ausente, y también debido a la renuncia forzada en plena competición acontecida en la primera Eurocopa de Naciones frente a la Unión Soviética.

A pesar de haber asegurado una plaza para el mundial de Chile, el juego de España fue muy pobre en los encuentros de clasificación, y el propio seleccionador marroquí les auguró un futuro muy negro si no mejoraban su nivel en los meses que restaban para el torneo. El seleccionador era Pedro Escartín, que como había anunciado previamente, se despediría una vez logrado el billete para el campeonato. Su último encuentro fue un empate contra Francia en un partido amistoso celebrado en diciembre de 1961.

El periodo Escartín fue aceptable en cuanto a resultados, pero no tanto respecto a las sensaciones que transmitió el equipo. Durante esta etapa la selección no perdió ningún partido, pero la falta de cohesión en el grupo y el nivel mostrado en las eliminatorias, preocupaban de forma evidente a periodistas y aficionados. A finales de 1961 el puesto de seleccionador queda vacante, por lo que encontrar a la persona idónea para desempeñar el cargo se convierte en el objetivo principal de la Federación española presidida por Benito Pico.

Asumir el puesto de seleccionador era una decisión arriesgada, ya que a pesar de que España volvería a participar en un campeonato del mundo tras 12 años de ausencia, la situación no era fácil, y más teniendo en cuenta que el criterio de selección de jugadores y la planificación se encontraba en situación embrionaria a pocos meses del comienzo de la cita mundialista.

El 18 de diciembre de 1961, Pablo Hernández Coronado es elegido como nuevo seleccionador español. Se trata de un hombre que ya dirigió a España en el pasado, con unas credenciales excelentes en varias vertientes del fútbol y un fino sentido de la ironía que plasmaba en sus escritos; Hernández Coronado contará con plenos poderes en su labor preparatoria. Al mismo tiempo en Italia, la federación nacional del país transalpino había anunciado la incorporación de Helenio Herrera al comité técnico de la selección, donde también se confirma la presencia de Giovanni Ferrari y Paolo Mazza.

Herrera compaginaría a partir de ese momento su actividad en el Inter de Milán con el trabajo en la selección italiana; labor por la que no recibiría compensación económica. Hernández Coronado anunció que confeccionaría el equipo desde los primeros días del nuevo año, pero que dejaría a última hora la elección del entrenador que debería preparar a sus seleccionados. Antonio Barrios, José Villalonga o Luis Miró, eran algunos de los favoritos que los medios de comunicación presentaban para el puesto, unas quinielas en las que no aparecía Helenio Herrera debido a su reciente designación en Italia.

EL INFORME ESCARTÍN

Como recapitulación de su etapa, Pedro Escartín elaboró un informe sobre los jugadores que había tenido a su disposición en el equipo nacional. El documento debía ser útil para el nuevo seleccionador, ya que en él se especificaba la opinión que tenía el técnico saliente de los futbolistas que aspiraban a acudir a Chile. El informe era de una confidencialidad absoluta, pero el diario MARCA lo publicó íntegramente el 3 de enero de 1962.

helenioherrera01

La versión del periódico decía que una de las copias que Escartín realizó fue olvidada en un taxi de Madrid. Casualmente, un redactor del diario la encontró y posteriormente decidió publicarla, según MARCA sin cometer delito alguno ya que en ningún momento se especificaba en el documento una prohibición directa acerca de su reproducción. Evidentemente esta versión no convenció a muchos escépticos, incluido el propio Escartín, que se mostró muy molesto y acusó directamente al abogado Francisco Villena de haber filtrado a la prensa su testamento deportivo.

El escándalo fue mayúsculo, ya que en el “Informe Escartín” se podían leer críticas a Gento, dudas sobre el estado físico de Di Stefano y Santamaría, e incluso filtraciones acerca de posibles traspasos como el que debería llevar en poco tiempo a Zoco desde Osasuna al Real Madrid. El año del mundial comenzaba de la forma más convulsa posible, al mismo tiempo que Hernández Coronado intentaba ofrecer a los medios una aparente tranquilidad.

El 18 de enero se sortean los grupos de la primera fase del campeonato y aparecen los primeros pronósticos sobre el resultado. Así, France Football vaticina que la selección española llegaría a las semifinales, donde viviría un hipotético partido ante Chile en caso de que se cumpliera su predicción de cruces. No era tan mala la imagen que se tenía en los países cercanos acerca de nuestro fútbol, una opinión también motivada por los grandes resultados que estaban consiguiendo los equipos españoles en las competiciones internacionales de clubes.

SITUACIÓN DE HERRERA

Uno de los grandes aspirantes a lograr hacerse con la supremacía europea era el Inter de Milán dirigido por Helenio Herrera, que durante los primeros meses del año viviría varios enfrentamientos ante equipos españoles: un doble choque frente al Valencia en la Copa de Ferias y dos amistosos ante Barcelona y Real Madrid que a la postre resultarán decisivos en el futuro de la selección nacional. Herrera no pasaba por su mejor época en Italia, donde una serie de resultados habían dejado al cuadro lombardo prácticamente sin opciones de ganar la liga.

Los métodos de H.H comienzan a ser cuestionados por prensa y aficionados, en un momento en el que la verborrea del “mago” parece no convencer con la consistencia que lo hizo en el pasado. En febrero de 1962 su futuro es incierto, y tal vez por ello Herrera comienza a crear controversia en torno a su persona. El 1 de febrero de 1962, Diario de Zamora se hace eco de unas manifestaciones en las que el entrenador afirma que a final de temporada recalará en el Real Madrid.

helenioherrera02

Al término de la temporada dejaré el Inter y marcharé al Madrid, del que he recibido una ventajosa oferta: carta blanca y una compensación anual de seis millones de pesetas”.

Un mes más tarde de estas manifestaciones, el Inter juega un encuentro amistoso ante el Real Madrid a beneficio de la Campaña Pro vivienda del necesitado. Es durante este viaje a la capital de España cuando se concreta la propuesta de que Herrera sea el técnico que acompañe a Hernández Coronado en el campeonato del mundo de Chile. Ambos mantienen una reunión en un restaurante italiano de la Avenida del Generalísimo, según fuentes oficiales para tratar asuntos relacionados con Luis Suárez, jugador del Inter y miembro de la selección en ese momento. Tras el encuentro la Agencia ALFIL lanza la siguiente nota: ”El preparador de la selección española será Helenio Herrera”.

Pronto Hernández Coronado desmiente la noticia para tranquilidad de gran parte de la prensa y el colectivo de entrenadores españoles, resabiados todos por su experiencia con Herrera. Pero en pocos días comenzarán a llegar las contradicciones de unos y otros, al mismo tiempo que la bautizada H3C (H.H + H.C) va tomando forma. El éxito de la propuesta de Hernández Coronado estaba supeditado a varios puntos:

1º- Hernández Coronado tenía confianza plena en las aptitudes de Herrera, pero debería hacer frente a la oposición de parte de la Federación y la gran mayoría de los entrenadores nacionales.

2º- El compromiso de Herrera con el Inter, ya que el club debería dar permiso a la Federación Española para poder contar con el técnico durante las semanas de preparación y disputa del campeonato.

3º- El compromiso de Herrera con la selección italiana. Helenio formaba parte de la comisión de técnicos encargada de seleccionar y dirigir a la Azzurra en Chile 1962.

4º-El contrato y las limitaciones del técnico. Herrera sólo aceptaría el puesto por una cantidad económica razonable para sus intereses y posiblemente no querría intromisiones en la manera de dirigir al equipo.

HERRERA CAMBIA ITALIA POR ESPAÑA

De forma sorprendente, el 14 de marzo parte de la prensa española publica que Helenio Herrera ha dimitido de su puesto en el comité técnico de la selección italiana. Mino Spadaccini, supervisor federal del fútbol de su país, dio a conocer la carta en la que H.H renunciaba a su cargo. Las razones por las que Herrera decidió tomar una decisión tan radical no quedaron del todo esclarecidas en su momento, pero el técnico se excusó afirmando que la presión recibida en los últimos días por parte de los medios de comunicación había sido insoportable.

Días antes de abandonar el cargo, el técnico había protagonizado una ardua polémica con el jugador Omar Sivori. El 25 de febrero el Inter y la Juventus de Turín empataron a dos goles en la liga italiana. El choque se jugó en los días previos al partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa de Europa 1961-62 que debían disputar el Real Madrid y el conjunto Bianconero. Herrera criticó a su rival y dejó entrever que no sería un problema para él que el equipo español eliminara a la Juventus; las palabras escocieron tanto a la estrella de la Juve Sivori, que éste manifestó que no jugaría el mundial si Helenio era uno de los técnicos.

En la práctica es difícil creer que la presión mediática fuera la razón real de su dimisión, ya que Helenio Herrera se manejaba a la perfección con ella e incluso disfrutaba de la polémica. En el momento de renunciar a su puesto en Italia, Herrera ya conocía que era el elegido para dirigir a la selección española.

Los rumores volvieron a primera plana en los días previos a su nombramiento oficial. El diario MARCA publicó:

Si se ha querido buscar para entrenar a la selección española el hombre más desacreditado, la puntería ha sido sensacional”.

Pero la decisión de Hernández Coronado era firme, y así lo demostró con el escrito que dirigió al Inter de Milán en el que solicitaba permiso para poder contar con H.H.

El 26 de marzo de 1962, la Asamblea general de la Federación Española de fútbol decide “APROBAR LA PROPUESTA DEL SELECCIONADOR NACIONAL, DON PABLO HERNÁNDEZ CORONADO, DESIGNANDO PREPARADOR DE LA SELECCIÓN A DON HELENIO HERRERA”.

La noticia, aunque esperada, cae como un jarro de agua fría en el fútbol nacional. Así Miguel Muñoz, entrenador del Real Madrid, declara tras un partido de copa ante el San Sebastián:

Supone un menosprecio total para nosotros, creo que existen en España muchos entrenadores con la suficiente garantía para ir a Chile con la selección”.

En líneas similares se manifestó Kubala, técnico del Club de fútbol Barcelona:

La designación de Herrera constituye un menosprecio para los entrenadores españoles”.

Otros como Domingo Balmanya optaban por no mostrar abiertamente su disconformidad:

No tengo nada que oponer. Tiene título español y está al corriente del pago de sus cuotas en la Agrupación de Preparadores”.

helenioherrera03

Dos días después de su nombramiento como seleccionador, Herrera dimitió de su puesto como entrenador del Inter. La decisión venía provocada por la renuncia que el presidente Angelo Moratti había presentado poco antes. El técnico dejaba la puerta abierta de cara a una posible vuelta (hecho que finalmente sucedió) al finalizar el campeonato del mundo condicionada a la continuidad de Moratti.

FASE DE PREPARACIÓN

El 14 de Abril de 1962, Pablo Hernández Coronado ofrece la lista de 40 jugadores preseleccionados para la cita mundialista.

Porteros:

Carmelo (Atlético de Bilbao), Sadurní (Barcelona), Araquistain y Vicente (Real Madrid), Zamora (Mallorca).

Defensas:

Echeverría y Etura (Atlético de Bilbao), Calleja y Rivilla (Atlético de Madrid), Garay, Rodri, Gensana y Gracia (Barcelona), Santamaría (Real Madrid), Campanal II (Sevilla), Mestre y Piquer (Valencia), Reija (Zaragoza).

Medios:

Segarra y Vergés (Barcelona), Pachín (Real Madrid), Zoco (Osasuna), Paquito (Oviedo), Ruiz Sosa (Sevilla).

Delanteros:

Aguirre (Atlético de Bilbao), Collar, Jones, Mendoza, Peiró y Adelardo (Atlético de Madrid), Martínez (Barcelona), Amancio (Deportivo de la Coruña), Camps (Español), Luis Suárez (Inter de Milán), Di Stéfano, Del Sol, Gento y Puskas (Real Madrid), Guilot (Valencia), Marcelino (Zaragoza).

De esta lista se realizó una primera criba en la que se cayeron Zamora, Calleja, Mestre, Piquer, Campanal II, Zoco, Paquito, Camps, Marcelino, Mendoza y Jones.

- El 29 de abril se disputa el primer encuentro de preparación en el estadio Metropolitano ante el F.C Saarbrücken. El once con sus respectivos cambios de la selección española es el siguiente:

Sadurní; Echeverría (Reija y Rivilla), Gensana (Echeverría), Reija (Garay); Ruiz Sosa (Vergés), Garay (Gensana); Amancio (Suárez), Guillot (Amancio), Martínez, Suarez (Adelardo) y Collar.

Resultado: 5-3 (Goles de Ruiz Sosa, Martínez, Amancio, Vergés y Adelardo).

Partido en el que se realizan numerosos cambios y pruebas. Destaca el rendimiento de Luis Suárez y prácticamente toda la prensa coincide en nombrar al joven Amancio como la estrella del encuentro.

helenioherrera04

El 1 de mayo los seleccionados se concentran en Algorta (Vizcaya), lugar escogido debido a las previsiones de clima, que lo asemejaban a Viña del Mar, donde España disputaría los tres encuentros de la primera fase del mundial. Helenio Herrera ya dirige los entrenamientos y pronto se incorporarán los jugadores seleccionados del Real Madrid tras perder la final de la Copa de Europa en Ámsterdam ante el Benfica. También llegan los jugadores del Valencia y todavía faltan los del Atlético de Madrid.

- El 4 de mayo se disputa el segundo encuentro de preparación en el estadio El Sardinero de Santander frente al Stade Rennais. España forma de la siguiente manera en cada uno de los dos tiempos:

Primer tiempo: Carmelo; Rodri, Garay, Gracia; Segarra, Gensana; Amancio, Aguirre, Guillot, Suárez y Collar.

Segundo tiempo: Sadurní; Rdri, Echeverría, Garay; Ruiz Sosa, Etura; Aguirre, Amancio, Guillot, Suárez y Collar.

Resultado: 3-0 (Goles de Segarra, Guillot y Amancio).

Partido de escaso nivel futbolístico por parte de los dos equipos en el que España se mostró firme en defensa y notablemente imprecisa en ataque. Destacaron Garay, Gracia y Segarra.

- El 6 de mayo se disputa el tercer encuentro de preparación, de nuevo ante el Stade Rennais pero esta vez en San Mamés. Los onces de la selección en cada uno de los tiempos son los siguientes:

Primer tiempo: Araquistain; Pachín, Santamaría, Reija; Segarra, Garay; Del Sol, Puskas, Di Stéfano, Suárez y Gento.

Segundo tiempo: Carmelo; Echeverría, Garay, Gracia; Vergés, Pachín; Del Sol, Puskas, Di Stéfano, Suárez (Amancio) y Gento.

Resultado: 5-1 (Goles de Suárez, Di Stéfano, Segarra, Di Stéfano y Puskas).

Muchas dudas en el equipo español y desconcierto entre prensa y aficionados. A pocas fechas del comienzo del campeonato todavía no existía un extremo derecho definido, y varios jugadores habían actuado en posiciones diversas durante los encuentros de preparación. Hernández Coronado todavía debía descartar a siete jugadores que no acudirían a Chile, por lo que los nervios entre los seleccionados iban en aumento.

- El 11 de mayo se disputa el cuarto encuentro de preparación, el VfL Osnabrück es el rival y el partido vuelve a tener a San Mamés como escenario. Los onces de España son los siguientes:

Primer tiempo: Vicente; Rodri, Gensana, Echeverría; Ruiz Sosa, Etura; Amancio, Guillot, Martinez, Aguirre y Gento.

Segundo tiempo: Sadurní; Rodri, Echeverría, Gracia; Etura, Vergés; Aguirre, Amancio, Martínez, Guillot y Gento.

Resultado: 2-2 (Goles de Amancio y Amancio).

Mal partido de España que fue sorprendida por el juego brusco del equipo alemán. Varios de los seleccionados buscaron el lucimiento personal ante la amenaza de ser parte de los jugadores descartados, algo que perjudicó al juego de grupo del equipo. El mejor del encuentro fue Gento.

- El 13 de mayo se disputa el quinto encuentro de preparación, de nuevo ante el VfL Osnabrück pero esta vez en el estadio de Atocha en San Sebastián. Los onces de España son los siguientes:

Primer tiempo: Araquistain; Pachín, Santamaría, Reija; Segarra, Garay; Del Sol, Martínez, Di Stéfano, Suárez y Gento.

Segundo tiempo: Carmelo; Rivilla, Santamaría, Reija; Segarra, Garay; Peiró, Martínez, Di Stéfano (Suárez), Adelardo y Gento.

Resultado: 5-0 (Goles de Di Stéfano, Di Stéfano, Adelardo, Martínez y Suárez).

Buen partido de España con un Luis Suárez magistral. Di Stéfano se retiró del juego con una dolorosa contractura (detalle de prensa a final del párrafo, Hoja oficial de la provincia de Barcelona Pag.14). Inmediatamente solicitó un informe al doctor Cabot para conocer el alcance real de la lesión. Tras el encuentro se hace público los siete descartes finales que no viajarán a Chile: Vicente, Etura, Gensana, Aguirre, Guillot, Amancio y Ruiz Sosa.

helenioherrera05

- El 17 de mayo se disputa el quinto y último encuentro de preparación. El rival es el Bayern Múnich alemán en el estadio Metropolitano. La alineación española es la siguiente:

Carmelo (Araquistain); Rivilla, (Pachín), Santamaría, Reija; Segarra, Garay; Del Sol, Peiró (Puskas), Martínez, Suárez y Gento.

Resultado: 5-1 (Goles de Del Sol, Gento, Puskas, Puskas y Puskas).

Gran encuentro ante el público madrileño en el que de nuevo volvió a brillar Luis Suárez. La defensa jugó su mejor partido y tanto Hernández Coronado como Helenio Herrera se mostraron satisfechos con el rendimiento de los seleccionados.

RECAPITULACIÓN DE LA PRIMERA PARTE

El 21 de Mayo, los 22 seleccionados y el equipo técnico y directivo viajaron a Chile para comenzar la participación en la Copa del Mundo. Finalizaba una fase de preparación no exenta de críticas por parte de la prensa. A Hernández Coronado se le acusó de haber confeccionado una selección políticamente correcta con representación de muchos clubes, dejando de lado la conjunción del equipo y el funcionamiento como grupo.

Muchas críticas iban dirigidas a la edad de algunos jugadores escogidos, ya que no se entendía que jóvenes promesas como Amancio o Zoco hubieran quedado fuera y sin embargo otros futbolistas en la trayectoria final de sus carreras sí hubieran sido seleccionados. Uno de los descartados que se mostró más crítico con la decisión fue el sevillista Ruiz Sosa, que tildó a la concentración previa como una “tomadura de pelo y pérdida de tiempo” para los jugadores que no iban a acudir al campeonato.

La gran preocupación táctica estaba relacionada con la ausencia de un extremo derecho nato, una posición para la que se barajaban varias opciones, todas con futbolistas que debían ser recolocados. El equipo viajó con una gran incógnita, saber si Alfredo Di Stéfano podría participar finalmente en el campeonato. Lo cierto es que el jugador era más pesimista de lo que manifestaban los propios médicos, unos temores que terminaron confirmándose en una triste realidad para el equipo.

La mala relación entre Di Stéfano y Helenio Herrera fue uno de los focos de polémica en la expedición, ya que se dudaba del interés real que tenía la estrella del Real Madrid por recuperarse y participar en el campeonato. Herrera por su parte se había mostrado cauto en la preparación, menos comunicativo con los medios y tenso ante la gran responsabilidad que se avecinaba; los jugadores declararon estar encantados con los métodos de H.H.

En pocos días España iba a arrancar la participación en el tercer campeonato del mundo de su historia. Checoslovaquia, México y Brasil, serían los rivales de la primera fase. El camino emprendido 6 meses atrás con la llegada de Hernández Coronado al puesto de seleccionador, viviría su punto culminante en Chile. Viña del Mar juzgaría el valor real de la H3C.

Principales fuentes consultadas en esta primera parte:

- Diario MARCA

- Hemeroteca de El Mundo Deportivo

- Hemeroteca de ABC

- Félix Martialay: “Historia de la Selección Española de Fútbol”. Obra inédita, Madrid 1966

- Archivo Hoja del Lunes

- Archivo La Stampa

Hazte Socio

Miembro del CIHEFE

Publicado en: General

Nº 52

Números publicados

Revista indexada en:

dialnetdialnet
Tienda oficial de CIHEFE
Hazte Socio
Foro

Redes sociales