España en los mundiales sub’20: Colombia 2011

Resumen

Etiquetas: , , , ,

Dentro de la serie histórico-estadística que estamos ofreciendo sobre los Mundiales Sub20 de fútbol y el papel de las selecciones españolas en los mismos, llegamos a la edición disputada en Colombia en 2011.
Abstract

Keywords: FIFA, U-20 World Cup, Colombia, 2011, Youth Soccer, Spanish National Team

In our serial about the U-20 World Cups and the Spanish performance in them we reach the edition held in Colombia in 2011.

Artículo
Download PDF

Después del fiasco del Mundial sub’20 de Egipto 2009, las cosas por fin empezaron a ir algo mejor para las categorías inferiores de la selección española masculina. En el mes de octubre de aquel mismo año, la sub’17 alcanzó una meritoria tercera plaza en la Copa del Mundo, disputada en Nigeria y en la que jugadores como Muniain, Sarabia, Isco, Koke o Morata mostraron que estábamos ante otra gran camada. El año 2010 vería a la siguiente sub’17, con Jesé, Deulofeu y Paco Alcácer como estrellas, caer en la final europea ante Inglaterra apenas unas semanas antes de que la absoluta de Del Bosque conquistara el Mundial de Sudáfrica. En el equipo que tocó el cielo en Johannesburgo había diez jugadores con experiencia en mundiales sub’20 (Casillas, Marchena, Xavi, Iniesta, Albiol, Cesc, Silva, Fernando Llorente, Piqué y Mata), además de otros que, como Fernando Torres, Sergio Ramos, Jesús Navas o Javi Martínez, no formaron parte de alguna plantilla mundialista juvenil por diversas circunstancias.

Una semana después de aquel momento de éxtasis futbolístico, la sub’19 salió a escena para disputar en Francia la fase final del Europeo, clasificatoria para la Copa del Mundo sub’20 de 2011. El equipo de Luis Milla había logrado meterse en el torneo después de superar las dos fases eliminatorias preceptivas: en la primera, celebrada en noviembre de 2009 en las localidades valencianas de Alginet y Alzira (que ya habían acogido esa misma ronda en 2007), España fue segunda de grupo tras ganar a Macedonia (5-1) y Gales (1-0) y perder con Portugal (0-1), mientras que en la “Ronda Élite” jugada en abril de 2010 en tierras turcas los españoles empataron con Noruega (1-1) y derrotaron a Turquía (3-2) y Azerbaiyán (4-0) para sellar su pase.

La selección, formada en buena parte por los campeones europeos sub’17 de 2008, llegó a la fase final de Normandía con ganas de repetir victoria, y estuvo muy cerca de lograrlo. Primero resolvió por 2-1 un complicado partido ante Croacia con una genial jugada de estrategia entre Thiago Alcántara y Sergio Canales, y luego derrotó a Portugal por idéntico marcador gracias a un gol en los últimos minutos de Dani Pacheco. Con el pasaje a Colombia ya asegurado, España también venció a Italia por 3-0, con un inolvidable penalti de Ezequiel Calvente, y en semifinales no tuvo problemas para doblegar a la selección inglesa por 3-1. El 30 de julio los de Milla se enfrentaron a Francia en el partido por el título, disputado en Caen, y durante muchos minutos fueron superiores en el juego y mandaron en el marcador gracias a un tanto de Rodrigo. Sin embargo, España no supo cerrar el choque y los franceses remontaron en la segunda parte para quedarse con el trofeo. Francia, España, Inglaterra, Croacia, Portugal y Austria serían los representantes europeos en la Copa del Mundo sub’20 de 2011.

Pese a la derrota en la final, la imagen del equipo fue francamente positiva y confirmó la buena salud de la cantera española. Pero, en medio de la satisfacción general, una de las selecciones inferiores rompía la tónica: Juan Ramón López Caro no parecía dar con la tecla de la sub’21, que desde su llegada había iniciado una preocupante senda descendente en juego y resultados. Tras su discreto paso por la Eurocopa de 2009, donde no ganó ningún partido, España había iniciado muy mal la clasificación para la siguiente fase final, en la que además se otorgaban las plazas europeas para los Juegos Olímpicos de Londres. Los métodos y el carácter de López Caro no conectaban con los jugadores y, a finales de junio de 2010, el problema se resolvió con la marcha del técnico al Vaslui rumano. Luis Milla fue ascendido a la sub’21 y Fernando Hierro contrató a Julen Lopetegui para la sub’19 y a Santi Denia para la sub’16, ya que Aitor Karanka también dejaba la RFEF para enrolarse en el cuadro técnico de José Mourinho, que llegaba entonces al banquillo del Real Madrid. En su última gran decisión (Hierro acabaría dejando el cargo un año después), el director deportivo de la Federación volvía a echar mano de dos jóvenes técnicos muy bien preparados, aunque sin experiencia en el caso de Santi y con una trayectoria no muy destacada en el de Lopetegui. El guipuzcoano, eso sí, tendría el honor de ser el primer español en acudir a un Mundial sub’20 como jugador (1985) y a otro como seleccionador.

Casi sin margen de error, Milla usó a varios de los nuevos subcampeones de Europa sub’19 para reforzar la sub’21 y consiguió reconducir su delicada situación, logrando el acceso a la fase final de la Eurocopa. Esto generó un problema con el que ya estaba habituada a tratar la RFEF: habría qué decidir qué jugadores en edad de acudir al Mundial sub’20 de agosto deberían perderse esa cita por disputar el Europeo sub’21 de junio, puesto que doblar presencia implicaba quedarse casi sin vacaciones y causar un roce evitable con el club correspondiente. Por si fuera poco, en mayo de 2011 se añadió una tercera incógnita a la ecuación, ya que la sub’19 de Lopetegui también obtuvo billete para la fase final de su Campeonato de Europa, que se celebraría en Rumanía a finales de julio, solapándose con el inicio del Mundial sub’20. La calidad, como demostraba esa triple presencia en los torneos más importantes del verano (sólo falló la sub’17, ausente del Europeo y por tanto también de su Mundial), era abundante en las selecciones inferiores españolas, pero habría que medir muy bien los trasvases de futbolistas para no perjudicar las opciones de cada una de ellas.

Y, como ya se preveía por la evolución de los implicados durante esa campaña 2010/2011 y los contados amistosos previos (la sub’20 sólo disputó uno, en abril, ganando a Italia por 0-1), al final Milla sólo se llevó a la Eurocopa sub’21 a tres jugadores en edad sub’20: Martín Montoya, Thiago Alcántara e Iker Muniain, que fueron pilares fundamentales en el triunfo de España en aquel campeonato disputado en Dinamarca. Parecía evidente que ninguno de ellos acudiría a la Copa del Mundo juvenil, pero en la lista de convocados que se hizo pública el 29 de junio (cuatro días después de la final europea sub’21) apareció el nombre de Montoya. Sin embargo, una lesión acabó borrando al lateral derecho barcelonista de la convocatoria, entrando en su lugar el céltico Hugo Mallo. En cuanto a los jugadores sub’19 que subirían un escalón para acudir al Mundial, Julen Lopetegui citó a Isco, Koke, Sergi Roberto, Jordi Amat, Marc Muniesa y Fernando Pacheco, obligando a Ginés Meléndez (que dirigiría al combinado juvenil en el Europeo) a recomponer el once habitual. Algo que el albaceteño hizo bastante bien, pues España acabó ganando también ese Campeonato de Europa sub’19. Eran días de vino y rosas para el fútbol español.

La de Montoya no fue la única baja que trastocó los planes mundialistas de Lopetegui: el también defensa del F.C. Barcelona Marc Muniesa llegó lesionado a la concentración de Las Rozas y fue sustituido por su compañero Carles Planas, que había sido titular en el Europeo sub’19 de 2010 pero había perdido el sitio por la irrupción del propio Muniesa. La selección realizó una breve concentración en la Ciudad del Fútbol de la RFEF entre el 16 y el 19 de julio antes de partir hacia tierras colombianas con un margen de doce días hasta el primer partido, suficientes para adaptarse a la altitud de su primer destino, Manizales. Una vez en Sudamérica, y para ultimar su preparación, España se desplazó a Perú para jugar un amistoso el día 24 contra la selección local, duelo que sirvió para inaugurar la remodelación del Estadio Nacional de Lima y que terminó con un insulso 0-0. Éstos fueron los veintiún futbolistas españoles que viajaron a la Copa del Mundo sub’20 de Colombia 2011:

Pos.

Nombre Fecha Nac. Club

1

P

Alejandro Sánchez Benítez, “ÁLEX” 03/02/1991 Real Zaragoza

2

DF

HUGO MALLO Novegil 22/06/1991 Celta de Vigo

3

DF

Antonio Manuel LUNA Rodríguez 17/03/1991 Sevilla FC

4

DF

Marc BARTRA Aregall 15/01/1991 FC Barcelona

5

DF

Jorge PULIDO Mayoral 08/04/1991 Atlético de Madrid

6

MC

Oriol ROMEU Vidal 24/09/1991 FC Barcelona

7

MC

Francisco Femenía Far, “KIKO FEMENÍA” 02/02/1991 FC Barcelona

8

MC

José Luis García Del Pozo, “RECIO” 11/01/1991 Málaga CF

9

DL

RODRIGO Moreno Machado 06/03/1991 SL Benfica

10

MC

Sergio CANALES Madrazo 16/02/1991 Real Madrid

11

DL

Daniel Pacheco Lobato, “DANI PACHECO” 05/01/1991 Liverpool FC

12

DF

CARLES PLANAS Antolínez 04/03/1991 FC Barcelona

13

P

AITOR FERNÁNDEZ Abarisketa 03/05/1991 Athletic de Bilbao

14

DF

JORDI AMAT Maas 21/03/1992 RCD Espanyol

15

MC

Francisco Román Alarcón Suárez, “ISCO” 21/04/1992 Málaga CF

16

MC

Jorge Resurrección Merodio, “KOKE” 08/01/1992 Atlético de Madrid

17

MC

SERGI ROBERTO Carnicer 07/02/1992 FC Barcelona

18

DL

Cristian TELLO Herrera 11/08/1991 FC Barcelona

19

MC

EZEQUIEL Calvente Criado 12/01/1991 Real Betis

20

DL

ÁLVARO VÁZQUEZ García 27/04/1991 RCD Espanyol

21

P

Fernando PACHECO Flores 18/05/1992 Real Madrid

Tal y como dictaba el método de trabajo de la Federación Española, al seleccionador sub’20 le acompañó como ayudante el técnico de la sub’21, Luis Milla. Entre ambos confeccionaron una lista con doce subcampeones europeos sub’19 en 2010 y en la que el mediapunta Sergio Canales resaltaba como teórico líder, tras haberse quedado fuera de la Eurocopa sub’21 por los pocos minutos de competición sumados en su primera temporada en el Real Madrid. Además del cántabro, otros nueve futbolistas sabían lo que era jugar en la Primera División española (destacando especialmente por el número de partidos acumulados Jordi Amat, Luna, Koke, Recio, Kiko Femenía y Álvaro Vázquez), mientras que Dani Pacheco y Rodrigo habían debutado en la Premier League inglesa con Liverpool y Bolton Wanderers respectivamente. Oriol Romeu, que durante la disputa del campeonato cerró su traspaso al Chelsea, repetía presencia mundialista y se perfilaba como el otro gran líder de un equipo de mucha calidad, sobre todo en la zona ofensiva. A estas alturas (20 de septiembre de 2015), cinco componentes de este grupo han logrado debutar con la selección española absoluta: se trata de Koke (19 internacionalidades), Isco (11), Marc Bartra (5), Rodrigo (1) y Cristian Tello (1).

Veinticinco años después del que debería haber sido su Mundial, Colombia acogía por fin una Copa del Mundo, aunque fuera juvenil. En el país seguía clavada la espinita de aquel torneo de 1986 que la FIFA le terminó arrebatando por la pasividad de unas autoridades locales que, con otros problemas más acuciantes que resolver, no habían sido capaces de poner en marcha el proyecto mundialista, y seguramente esas ganas de reivindicarse tuvieron algo que ver en la buena organización del evento de 2011. En lo deportivo, Guatemala era la única selección que haría su debut en un Mundial sub’20, tras una histórica fase de clasificación en la que había dejado fuera a Estados Unidos (que faltaría a la cita juvenil por primera vez desde 1995). Pero sin duda lo más llamativo era que, por segunda edición consecutiva, el vigente campeón no podría defender su título, pues la nueva generación de juveniles ghaneses no había podido clasificarse en el torneo africano. Los regresos de Argentina y México, después de su ausencia en Egipto 2009, y de Francia, que no disputaba un Mundial sub’20 desde Malasia 1997, eran las otras grandes noticias. El sorteo de la primera fase se celebró el 27 de abril en Cartagena de Indias y deparó estos enfrentamientos:

GRUPO A

(Bogotá, Cali)

GRUPO B

(Cali, Bogotá)

GRUPO C

(Manizales, Pereira)

GRUPO D

(Armenia, Pereira)

GRUPO E

(Barranquilla, Cartagena)

GRUPO F

(Medellín, Cartagena)

Colombia

Portugal

Australia

Croacia

Brasil

Argentina

Francia

Uruguay

Ecuador

Arabia Saudita

Egipto

México

Mali

Camerún

Costa Rica

Nigeria

Austria

Inglaterra

Rep. Corea

Nueva Zelanda

España

Guatemala

Panamá

RDP Corea

Para la disputa de la Copa del Mundo sub’20 de 2011, que tuvo lugar entre el 29 de julio y el 20 de agosto, Colombia designó ocho sedes, remozando todos los estadios (uno en cada ciudad) para eliminar las vallas y las localidades de pie. Pese a que ninguno de los recintos tenía un aforo especialmente elevado (no más de 47.000 espectadores), el público acudió en buen número a todos ellos y por tercera edición consecutiva se volvió a batir el récord de asistencia a un Mundial sub’20, superándose por primera vez el millón trescientos mil espectadores. La altitud de Bogotá, Manizales (ambas por encima de los dos mil metros sobre el nivel del mar), Medellín, Armenia, Pereira y Cali, en contraste con las costeras Barranquilla y Cartagena de Indias, fue motivo de preocupación para las selecciones y, pese a que todas acudieron con tiempo para aclimatarse, tuvo alguna incidencia en determinados partidos; además, hizo que el equipo médico de la FIFA prestara más atención a las revisiones previas no sólo de los jugadores y árbitros, sino también del resto de componentes de las delegaciones. Las cálidas temperaturas y la elevada humedad fueron otros factores que afectaron al rendimiento de los jóvenes futbolistas, aunque sin causar graves trastornos. En cuanto al resto de temas que solemos tratar en estas líneas, poco que comentar: ninguna televisión española pujó para ofrecer el campeonato en abierto (por lo que sólo Eurosport y las parabólicas nos permitieron seguir legalmente el torneo) y, por primera vez desde el Mundial sub’20 de Malasia 1997, la FIFA no designó a ningún colegiado español para participar en el evento.

EL CAMPEONATO

España debutó en la Copa del Mundo sub’20 de Colombia 2011 el 31 de julio enfrentándose a Costa Rica. Había cierta expectación por ver cómo se había adaptado el equipo a los 2.100 metros de altitud de Manizales, donde jugaría sus tres partidos de grupo (y, si todo iba según lo previsto, también los octavos de final), así como por comprobar de primera mano el nivel del costarricense Joel Campbell, cuyas actuaciones ese mismo verano en la Copa América habían sido muy destacadas y acababa de fichar por el Arsenal. Con todo, se esperaba que España no pasara demasiados apuros ni en el debut ni en el resto la primera fase, puesto que el sorteo había sido relativamente generoso.

Julen Lopetegui planteó durante todo el campeonato un flexible y ofensivo 4-2-3-1, con Romeu y Koke como mediocentros, que se transformaba casi en un 2-5-3 cuando España tenía la posesión. La baja de Sergio Canales, que arrastraba molestias desde uno de los primeros entrenamientos en Sudamérica, hizo que el seleccionador apostara en este primer partido por Sergi Roberto e Isco, que alternaron sus posiciones en la mediapunta y la banda derecha, con Dani Pacheco entrando por la izquierda y Rodrigo como delantero centro. Y fue precisamente el ariete hispano-brasileño quien inauguró el marcador al filo del cuarto de hora, aprovechando una pérdida del central Ariel Soto (provocada por la intensa presión española) para escaparse por velocidad y batir a Vargas. Emulando a la absoluta, España tenía más posesión y apretaba muy arriba cuando perdía la bola, pero no lograba generar ocasiones claras, mientras que Costa Rica también tenía argumentos para inquietar a la zaga hispana y Aitor tuvo que intervenir en alguna oportunidad para evitar el empate.

Tras el paso por vestuarios, España golpeó de nuevo al poco de reanudarse el partido: Luna entró a toda velocidad por el costado izquierdo y, aunque su pase atrás no pudo ser aprovechado por Bartra, que apareció inesperadamente en el área pequeña rival, Rodrigo sí consiguió sacar tajada del barullo para anotar el segundo gol. El partido parecía controlado, pero Costa Rica no se vino abajo y en el ecuador de esa segunda parte logró reducir distancias por medio de John Ruiz, que recibió un gran pase en profundidad a la espalda del lateral zurdo español y batió por bajo a Aitor. Poco después, Golobio estrelló en el larguero un potente remate y España empezó a ver peligrar su victoria. Sin embargo, a diez minutos para el final, Koke recogió dentro del área una dejada de cabeza del recién incorporado Álvaro Vázquez y empalmó un derechazo a la red que confirmó el triunfo español. Ya en el descuento, Isco transformó un penalti que él mismo había provocado para colocar el 4-1 definitivo, marcador quizás algo abultado tal y como se había desarrollado un encuentro que, en cualquier caso, España mereció ganar.

31/07/2011

Primera jornada del Grupo C.

COSTA RICA

(1)

Vargas; Smith, Contreras, Soto, Mora; Diego Calvo (-59, Ruiz), Tejeda, Golobio; Campbell, Bryan Vega (-81, Deyver Vega), Escoe (-82, Díaz).

ESPAÑA

(4)

Aitor Fernández; Hugo Mallo, Bartra, Pulido, Luna; Romeu, Koke, Sergi Roberto (-57, Ezequiel), Isco, Dani Pacheco (-71, Recio); Rodrigo (-79, Álvaro Vázquez).

Goles

0-1 Rodrigo (ESP, min. 14); 0-2 Rodrigo (ESP, min. 48); 1-2 Ruiz (CRC, min. 65); 1-3 Koke (ESP, min. 81); 1-4 Isco (ESP, min. 90+4)(p).

Árbitro

Darío Agustín Ubriaco Medero (URU).

Tarjetas

Romeu (ESP, min. 13); Escoe (CRC, min. 34); Pulido (ESP, min. 43); Dani Pacheco (ESP, min. 56); Smith (CRC, min. 70); Contreras (CRC, min. 79); Luna (ESP, min. 85).

Estadio

Estadio Palogrande (Manizales). 17.075 espectadores.

Con la alegría del título europeo conseguido por sus compañeros de la sub’19 en Rumanía (y del logrado por la sub’17 femenina unas horas antes), España comenzó a preparar el segundo partido del Mundial sub’20 frente a Ecuador, duelo en el que podría dejar finiquitado su pase a octavos de final. Lopetegui introdujo varios cambios en su alineación, empezando por la portería, donde un inseguro Aitor Fernández dejó su sitio al benjamín Fernando Pacheco, y continuando por la mitad izquierda de la defensa, donde Jordi Amat y Carles Planas sustituyeron a Pulido y Luna; además, en una clara declaración de intenciones del seleccionador español, el veloz Cristian Tello relegó al banquillo al más asociativo Sergi Roberto. Ecuador, que había empatado a uno con Australia en el primer encuentro y basaba su juego en una férrea defensa y en la velocidad de sus atacantes, complicó mucho las cosas a España. Los dos equipos presionaban bastante arriba y con cierto éxito: a los españoles les costaba sacar el balón jugado con limpieza y la defensa ecuatoriana regalaba numerosos esféricos, de modo que las ocasiones fueron cayendo para los dos bandos, aunque nadie consiguió culminarlas con acierto.

España subió algo el ritmo en la segunda parte, que arrancó con un gran disparo de Rodrigo desde fuera del área que desvió el portero Jaramillo. Luego Isco y de nuevo Rodrigo, en una clarísima ocasión, pudieron adelantar a España antes de que Lopetegui diera entrada a Sergio Canales para tratar de hacerse definitivamente con el control del partido. Pero la clave para desatascar el encuentro llegó poco después, cuando Christian Oña vio su segunda amarilla por un agarrón a Isco en el centro del campo y dejó a Ecuador con diez jugadores. Apenas dos minutos más tarde, Tello se escapó por banda izquierda y, tras una hábil maniobra, llegó a la línea de fondo para poner un pase de la muerte que Canales no desaprovechó. Ecuador dejó entonces de inquietar y España, después de desperdiciar un par de buenas ocasiones, obtuvo el gol de la tranquilidad en el minuto 85, cuando Canales envió un milimétrico pase al hueco hacia Álvaro Vázquez y el espanyolista, tras zafarse de su defensor, batió con mucha sangre fría a Jaramillo.

03/08/2011

Segunda jornada del Grupo C.

ECUADOR

(0)

Jaramillo; Pineida, Narváez, Quiñónez, Fuertes; Govea (-80, Cruz), Oña, Gaibor (-90+2, Arroyo), Caicedo (-81, Cazares); De Jesús, Montaño.

ESPAÑA

(2)

Fernando Pacheco; Hugo Mallo, Bartra, Jordi Amat, Planas; Romeu, Koke, Tello, Isco (-83, Recio), Dani Pacheco (-56, Canales); Rodrigo (-71, Álvaro Vázquez).

Goles

0-1 Canales (ESP, min. 67); 0-2 Álvaro Vázquez (ESP, min. 85).

Árbitro

Peter O’Leary (NZL).

Tarjetas

Rodrigo (ESP, min. 22); Jordi Amat (ESP, min. 38); Oña (ECU, min. 43); Romeu (ESP, min. 80). Expulsado Oña (ECU, min. 65) por doble amonestación.

Estadio

Estadio Palogrande (Manizales). 10.130 espectadores.

Con la clasificación para octavos asegurada, España sólo necesitaba puntuar en la tercera jornada ante Australia para alcanzar el liderato del grupo. Lopetegui, que no podía contar ni con el meta Aitor Fernández, que regresaba a España por culpa de una lesión en el codo sufrida en un entrenamiento, ni con Oriol Romeu, sancionado por acumulación de tarjetas, dispuso un once en el que sólo Hugo Mallo, Marc Bartra y Dani Pacheco habían sido titulares en los dos partidos anteriores. El duelo no tardó en ponerse de cara, puesto que en el primer minuto de juego Sergi Roberto aprovechó una dejada de Álvaro Vázquez para lanzar un derechazo desde la frontal del área que sorprendió al portero Birighitti; cinco minutos después, Dani Pacheco encontró a Álvaro con un bonito pase interior y el ariete no perdonó. España había arrancado de forma imponente y no bajó el pistón, aprovechando las facilidades de la defensa australiana: antes del cuarto de hora, Sergi Roberto lanzó un gran pase en profundidad hacia el desmarque de Álvaro, que regateó a Birighitti y anotó el tercero; y el delantero español completó su veloz triplete en el minuto dieciocho al peinar en el primer palo un córner botado por Dani Pacheco.

Australia, que había tenido un par de llegadas peligrosas en medio del vendaval hispano, recortó distancias por medio de Bulut, que le robó la cartera a Pulido en el costado izquierdo y se adelantó a la salida de Pacheco para terminar anotando a puerta vacía. Pero, sólo un par de minutos después, Álvaro Vázquez fue empujado por el central Sainsbury y el colegiado brasileño señaló una pena máxima que Sergio Canales, que en esos días acababa de cerrar su cesión al Valencia, no tuvo problemas para transformar. España vencía ya por 5-1 a la media hora de juego y, aunque por momentos pudo pensarse en una goleada histórica, el equipo decidió guardar energías para más adelante. La segunda parte sólo sirvió para que debutara el tercer portero español, Álex (que había sido el titular en el Europeo juvenil de 2010), y para dar descanso a Bartra y Hugo Mallo, que no parecían tener recambios en la convocatoria. Australia intentó maquillar el marcador, pero los palos y la buena actuación de Álex lo evitaron y se llegó al final sin más novedades.

06/08/2011

Tercera jornada del Grupo C.

AUSTRALIA

(1)

Birighitti; Grant, Sainsbury (-46, McGowan), Antonis, Warren; Danning, Hamill, Amini, Oar; Ibini Isei (-46, Petratos), Bulut.

ESPAÑA

(5)

Fernando Pacheco (-46, Álex); Hugo Mallo (-62, Ezequiel), Bartra (-46, Planas), Pulido, Luna; Recio, Sergi Roberto, Kiko Femenía, Canales, Dani Pacheco; Álvaro Vázquez.

Goles

0-1 Sergi Roberto (ESP, min. 1); 0-2 Álvaro Vázquez (ESP, min. 6); 0-3 Álvaro Vázquez (ESP, min. 13); 0-4 Álvaro Vázquez (ESP, min. 18); 1-4 Bulut (AUS, min. 27); 1-5 Canales (ESP, min. 31)(p).

Árbitro

Wilson Luiz Seneme (BRA).

Tarjetas

Sainsbury (AUS, min. 30); McGowan (AUS, min. 82).

Estadio

Estadio Palogrande (Manizales). 14.722 espectadores.

Además de España, las otras selecciones que culminaron la primera fase con nueve puntos fueron la anfitriona Colombia, que había arrancado con un espectacular 4-1 sobre Francia, y Nigeria, que no había tenido problemas para dominar su grupo ante Arabia, Guatemala y Croacia (los guatemaltecos, por cierto, fueron la gran sorpresa y se metieron en octavos gracias a su victoria sobre una decepcionante selección croata). Por su parte, Brasil, Argentina, Portugal y Egipto habían dado una gran imagen y también pasaban a octavos con la vitola de aspirantes al título. Como dato curioso, Inglaterra (que otra vez había tenido problemas para formar su convocatoria porque el Mundial coincidía con el arranque de la temporada y los clubes habían retenido a ocho jugadores de la lista inicial) hizo historia al clasificarse para la primera ronda eliminatoria con tres empates a cero: fue el primer equipo en superar la fase de grupos de un Mundial juvenil sin marcar un solo gol.

El camino hacia la final no iba a resultar sencillo para España: primero se las vería con Corea del Sur, incómodo rival que había acabado tercero en el grupo A, y luego aparecían unos hipotéticos cruces con Brasil en cuartos y Colombia en semifinales. Pero, como siempre, habría que ir partido a partido y en el primero, celebrado en Manizales el 10 de agosto, la selección asiática puso en serios apuros a los de Lopetegui. Con un sólido entramado defensivo y su habitual velocidad en los contraataques, los surcoreanos respondían a cada acercamiento español con una ocasión igual o más clara y sólo la precipitación de sus delanteros, la buena actuación de Bartra y Fernando Pacheco y, a veces, las discutibles apreciaciones del estadounidense Mark Geiger y sus asistentes les impidieron marcar. A España le costaba encontrar fluidez en su juego y no conectaba con la línea de mediapuntas, a pesar de lo cual sumó también varias oportunidades de peligro en las botas de Dani Pacheco y Rodrigo. La entrada de Isco en la segunda parte ayudó a que las posesiones fueran más incisivas, pero Corea se ajustó bien y con el paso de los minutos la tensión fue ralentizando el partido. En los últimos instantes volvieron a producirse situaciones de gol en ambas áreas, pero las defensas se mantuvieron  firmes y se llegó a la prórroga con empate a cero.

Corea arrancó mejor el tiempo extra, con una España espesa y más agarrada al colegiado, que señaló un par de fueras de juego coreanos que no eran y perdonó alguna tarjeta a los de Lopetegui, que a su propio juego. Lee Yong Yae, el incansable y peligroso nueve surcoreano, tuvo la ocasión más clara en los primeros quince minutos, pero su disparo salió muy desviado. Tras el parón, España cogió aire y pasó a dominar claramente, encerrando a su rival y gozando de buenas oportunidades en los instantes finales: primero Luna se llenó de balón en una internada por la izquierda y luego Álvaro Vázquez botó una falta que besó la parte superior de la cruceta. Llegaban los penaltis y era inevitable recordar aquella fatídica tanda en el Mundial absoluto de 2002; sin embargo, esta vez la fortuna sonrió a los nuestros. Aunque Koke envió alto el tercer lanzamiento español, Pacheco detuvo el siguiente tiro coreano y la tanda llegó a la muerte súbita sin más fallos. Con España lanzando primero, los surcoreanos respondieron con gol a los aciertos de Bartra y Jordi Amat, pero Kim Kyung Jung no pudo emular a Oriol Romeu y mandó su disparo muy lejos de la portería. Con mucho sufrimiento, España pasaba a cuartos de final.

10/08/2011

Octavos de final.

ESPAÑA

(0)

Fernando Pacheco; Hugo Mallo, Bartra, Jordi Amat, Luna; Romeu, Koke, Tello, Canales (-58, Álvaro Vázquez), Dani Pacheco (-50, Isco); Rodrigo (-90, Recio).

REP.COREA

(0)

No Dong Geon; Kim Jin Su, Jang Hyun Soo, Min Sang Gi, Lee Ki Je; Kim Young Uk, Choi Sung Guen (-98, Nam Seung Woo), Moon Sang Yun (-77, Jung Seung Yong), Yun Il Lok (-59, Kim Kyung Jung), Baek Sung Dong; Lee Yong Jae.

Goles

—-

Tanda de penaltis

(ESP 7-6)

1-0 Tello (ESP), 1-1 Jung Seung Yong (KOR); 2-1 Recio (ESP), 2-2 Nam Seung Woo (KOR); 2-2 Koke (ESP), falla, 2-2 Lee Ki Je (KOR), para Fernando Pacheco; 3-2 Álvaro Vázquez (ESP), 3-3 Kim Jin Su (KOR); 4-3 Isco (ESP), 4-4 Jang Hyun Soo.

5-4 Bartra (ESP), 5-5 Min Sang Gi (KOR).

6-5 Jordi Amat (ESP), 6-6 Baek Sung Dong (KOR).

7-6 Romeu (ESP), 7-6 Kim Kyung Jung (KOR), falla.

Árbitro

Mark Geiger (USA).

Tarjetas

Lee Ki Je (KOR, min. 42); Choi Sung Guen (KOR, min. 80); Romeu (ESP., min. 82).

Estadio

Estadio Palogrande (Manizales). 23.618 espectadores.

 

No hubo sorpresas en el resto de encuentros de octavos de final, aunque casi todos los partidos se resolvieron por la mínima. Francia venció 1-0 a Ecuador con gol del canterano realista Antoine Griezmann, y Nigeria y Portugal superaron a Inglaterra y Guatemala, respectivamente, por ese mismo marcador. Colombia tuvo muchos problemas para doblegar a Costa Rica, consiguiendo el 3-2 definitivo gracias a un penalti transformado en el descuento por su estrella James Rodríguez. Un doblete de Erik Lamela desde los once metros permitió a Argentina superar a Egipto por 2-1 (los egipcios también marcaron de penalti por medio de Mohamed Salah), y México tuvo que esperar a la tanda de penaltis para derrotar a Camerún, después del 1-1 en el tiempo reglamentario. Entre tanta igualdad sólo Brasil superó claramente a su rival, Arabia Saudita, a la que venció por 3-0. La canarinha, por tanto, llegaría algo más fresca de piernas y mente a su duelo contra España.

Lo cierto es que no se notó demasiado. Aquel domingo 14 de agosto, ya madrugada del lunes 15 en España, se disputó en Pereira la final anticipada de la Copa del Mundo sub’20 de Colombia 2011. Se enfrentaban dos de los más firmes aspirantes al título y el partido fue, con diferencia, el de más calidad de todo el torneo. Lopetegui juntó por primera vez desde el inicio a Romeu, Koke, Canales e Isco, y la conexión entre los cuatro (con el apoyo de Rodrigo, Tello y los dos laterales) produjo una memorable primera media hora de fútbol bajo la lluvia. La calidad técnica y la constante movilidad de los españoles se impusieron al centro del campo brasileño (que con Casemiro, Coutinho y Oscar tampoco iba falto de clase) y sólo la extraordinaria actuación tanto del guardameta Gabriel como de la pareja de centrales formada por Juan Jesús y Bruno Uvini evitaron el gol.

Pero, como cabía temer por el número de oportunidades malgastadas por España, Brasil acabó marcando primero: al filo del minuto cuarenta, en una de las pocas pero peligrosas contras que la canarinha fue capaz de montar, Henrique disparó un tremendo chut al larguero que botó sobre la línea y que Willian José, partiendo en fuera de juego, remachó a la red sin oposición, ni española ni arbitral. Brasil mejoró en la segunda parte y equilibró la balanza del juego pero, antes de que se cumpliera el primer cuarto de hora, España consiguió empatar gracias al olfato de Rodrigo, que se adelantó a su marcador en el primer palo y remató un centro de Hugo Mallo desde la derecha. El jugador carioca criado en Vigo celebró con rabia el gol anotado a su país natal, que era además el número 2.000 en la historia de los Mundiales sub’20. Con los dos equipos entregándose a fondo y generando ocasiones, únicamente la mala puntería de los brasileños y la figura cada vez más alargada de un Gabriel en estado de gracia evitaron más goles.

En la prórroga el cansancio hizo mella y el ritmo español bajó bastante. Brasil se aprovechó y, a los diez minutos, una bonita combinación entre Henrique y Dudú permitió a este último batir a Pacheco. El golpe parecía duro, pero España se levantó con rapidez: un minuto más tarde, Planas sorprendió con un centro de primeras desde la izquierda y Álvaro Vázquez le ganó la espalda a los centrales para hacer el empate. En la segunda parte del tiempo extra, ante una extenuada selección española, Brasil logró volcar el campo y tuvo alguna ocasión para evitar los penaltis, pero nadie acertó con la portería de Pacheco. Como ante Corea, España comenzaba la tanda lanzando; sin embargo, Jordi Amat no consiguió superar a Gabriel y Brasil se puso por delante desde el inicio. Los sudamericanos conservaron su mínima ventaja hasta el cuarto turno, cuando Gabriel desvió al larguero el chut de Álvaro Vázquez y Dudú selló el pase de su selección a semifinales.

14/08/2011

Cuartos de final.

BRASIL

(2)

Gabriel; Danilo, Bruno Uvini, Juan Jesús, Gabriel Silva; Casemiro, Fernando, Oscar (-98, Allan); Philippe Coutinho (-78, Dudú), Willian José (-63, Negueba), Henrique.

ESPAÑA

(2)

Fernando Pacheco; Hugo Mallo, Bartra, Jordi Amat, Planas; Romeu, Koke, Tello (-46, Sergi Roberto), Canales (-91, Dani Pacheco), Isco; Rodrigo (-83, Álvaro Vázquez).

Goles

1-0 Willian José (BRA, min. 39); 1-1 Rodrigo (ESP, min. 57); 2-1 Dudú (BRA, min. 100); 2-2 Álvaro Vázquez (ESP, min. 102).

Tanda de penaltis

(BRA 4-2)

0-0 Jordi Amat (ESP), para Gabriel, 1-0 Casemiro (BRA); 1-1 Sergi Roberto (ESP), 2-1 Danilo (BRA); 2-2 Bartra (ESP), 3-2 Henrique (BRA); 3-2 Álvaro Vázquez (ESP), para Gabriel, 4-2 Dudú (BRA).

Árbitro

Walter Alexander López Castellanos (GUA).

Tarjetas

Willian José (BRA, min. 61); Isco (ESP, min. 88); Álvaro Vázquez (ESP, min. 104); Henrique (BRA, min. 119).

Estadio

Estadio Hernán Ramírez Villegas (Pereira). 29.318 espectadores.

En un partido épico y muy bien jugado, España cayó desde los once metros ante un equipo que, pese a no contar con sus máximas estrellas, Neymar y Lucas Moura (ya en la absoluta), era tremendamente fuerte y competitivo. La selección española sub’20 jugó su mejor partido en mucho tiempo y sólo faltó un poco más de acierto en el primer tramo del choque (o en la tanda de penaltis) para haber conseguido el premio que el equipo sin duda merecía. Los detalles de inconsistencia y de falta de fluidez que se habían apuntado por momentos en la fase de grupos quedaron ampliamente compensados por la gran imagen mostrada ante Brasil; aunque caer en cuartos no podía calificarse como un gran resultado, las sensaciones generales obligaban a aplaudir el rendimiento de los de Lopetegui.

Después de su victoria sobre España, Brasil pasó a ser la gran favorita al título. Colombia había ido de más a menos en su torneo y cayó ante México por 1-3, por lo que los norteamericanos serían el último escollo antes de la final para los dirigidos por Ney Franco. Por el otro lado del cuadro, con distintos estilos y tras jugar una prórroga, Francia y Portugal accedieron a semifinales dejando fuera a Nigeria y Argentina: los franceses se repusieron del 1-1 logrado por los nigerianos en el minuto 93 y vencieron en el tiempo extra por 3-2, mientras que Portugal aguantó el 0-0 inicial ante la albiceleste y se acabó llevando milagrosamente el triunfo en una tanda de penaltis que Argentina pudo haber ganado tanto en el cuarto como en el quinto lanzamiento. En la primera semifinal, Brasil derrotó a México por 2-0 con dos goles de Henrique en el tramo final; idéntico resultado se produjo en duelo europeo, en el que Portugal sorprendió a los franceses con un gol tempranero y otro al borde del descanso que, pese a los muchos intentos galos, no encontraron réplica. En el partido por el tercer y cuarto puesto, México se impondría a Francia por 3-1.

Veinte años después, en el Estadio El Campín de Bogotá se repetía la final del Mundial sub’20 de Portugal 1991. A pesar de no haber recibido ningún gol a lo largo de todo el torneo, la selección portuguesa partía como víctima propiciatoria ante el mayor poderío ofensivo de Brasil, y las expectativas parecieron confirmarse con rapidez: a los cinco minutos, una lejanísima falta botada por Oscar al corazón del área acababa entrando directamente en la meta lusa y dejaba el récord de imbatibilidad del portero Mika en unos más que notables 575 minutos. Pero Portugal no se descompuso y empató enseguida, logrando luego adelantarse en la segunda parte con un gol de Nelson Oliveira, su mejor delantero (aunque luego no confirmó su nivel en el Deportivo de la Coruña), tras una cabalgada en solitario. Casi irreconocible hasta entonces, Brasil se fue arriba y Oscar logró la igualada en el minuto 78. Ya en la prórroga, Portugal perdonó un par de ocasiones clarísimas y acabó pagándolo: de nuevo Oscar anotó el gol decisivo con un centro chut que sorprendió a Mika. Gracias al histórico triplete del hoy jugador del Chelsea, el primero que se conseguía en una final mundialista sub’20, Brasil alzaba su quinto título mundial juvenil.

A pesar de su destacadísima actuación en la final, y aunque había sido de lo mejor de Brasil a lo largo del torneo, la FIFA no había incluido a Oscar entre los diez candidatos al Balón de Oro, una lista que se publica antes del partido por el título (y en la que en Colombia sólo hubo un español, el lateral Hugo Mallo). Así que, con la verdadera figura fuera de concurso, el galardón acabó recayendo en su compañero Henrique Almeida, delantero centro que, con cinco goles y tres asistencias, se llevó también la Bota de Oro. El Balón de Plata fue para el delantero portugués Nelson Oliveira y el de Bronce para el mediocentro mexicano Jorge Enríquez. En la tabla de goleadores, igualados con Henrique a cinco dianas aparecían Álvaro Vázquez y el francés Alexandre Lacazette: las dos asistencias del español le permitieron alzarse con la Bota de Plata, dejando al galo con la de Bronce. El portugués Mika fue, sin discusión, el portero más decisivo y obtuvo el Guante de Oro.

Como muchos nos temíamos pese a su buen Mundial, Henrique no ha logrado hacerse un hueco entre los grandes ni en su país ni en Europa: en 2012 llegó a pasar sin pena ni gloria por el Granada y protagonizó un frustrado fichaje por el filial del Real Madrid, equipo al que más tarde sí acabarían llegando sus compañeros Casemiro y Willian José (también el lateral derecho Danilo estaba entre los destacados de esa selección brasileña). Del resto de premiados sólo Lacazette parece haber empezado a despuntar, tras explotar el año pasado como goleador en el Olympique Lyonnais. Aunque todos son aún lo bastante jóvenes como para que su carrera pueda seguir progresando, a estas alturas parece claro que son otros jugadores presentes en aquel torneo (cuyos nombres ya habrá apuntado el atento lector) los llamados a liderar el balompié mundial en lo que queda de década.

  _____

Fuentes consultadas:

www.fifa.com

www.rsssf.com

www.bdfutbol.com

www.sefutbol.com

http://blogs.as.com/siempre_cantera/

http://recuerdosdenigeria.blogspot.com.es

www.youtube.com

Hemerotecas y archivos digitales de los diarios As, El Mundo Deportivo, El País, Marca.

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: active

Nº 69

Números publicados

Revista indexada en:

dialnetdialnet
Tienda oficial de CIHEFE
Hazte Socio
Foro

Redes sociales