Futbolistas fallecidos en la Guerra Civil (1)

Resumen

Etiquetas: , , , , ,

Primera entrega de un concienzudo trabajo de investigación sobre los futbolistas de ambos bandos fallecidos durante nuestra Guerra Civil debido al conflicto armado.
Abstract

Keywords: Spanish Civil War, Football, History, Casualties, Players

First release of a thorough investigation report on all deceased footballers during the Spanish Civil War, on both sides, due to the armed conflict.

Artículo
Download PDF

Casi todos los trabajos sobre la historia de nuestro fútbol acostumbran a despachar el periodo 1936-39 con un par de líneas: “Desde julio del 36 hasta 1939, no hubo competiciones oficiales a causa de la Guerra. Tras el triunfo de Franco éstas se reanudaron, tomando como punto de partida el desenlace de la temporada 1935-36”. Si acaso, y de cuando en cuando, topamos con alguna referencia a la Liga Mediterránea, o más esporádicamente a la denominada Copa de España Libre. Casi nada, en suma, hasta que Félix Martialay abordase su faraónica e inconclusa obra “El fútbol durante la guerra”, acreditando que el balón continuó en juego mientras silbaban los obuses, el futuro del país se desangraba, ardía el rencor de Norte a Sur y muchas tapias de cementerio ofrecían su sombra a los cadáveres, tanto dentro, entre cipreses, como fuera, sin lápidas ni fosa.

Pero ni siquiera nuestro recordado compañero pudo elaborar un censo más o menos fiable de futbolistas caídos, como tampoco lo hiciera, o al menos no con la exigible meticulosidad, la propia Federación Española, sesenta años antes. Los días de transición hacia la democracia, que muy bien pudieron haber alumbrado algún proyecto, pasaron igualmente de largo, cuando deberían haber servido para recordar a los del bando republicano, grandes, grandísimos olvidados. Si nuestro país no destaca por su culto a la memoria, el olvido, o el desprecio hacia el pasado, se hace más evidente en derredor del balón, donde todo se antoja trascendental de víspera y caduco a la semana. Ni siquiera la reciente Ley de Memoria Histórica inspiró una mirada hacia atrás, un buceo federativo en sus archivos, pues conforme veremos en seguida, deberían contener abundantes pistas. ¿Para qué?, es posible pensaran. ¿Acaso no era vox populi que aquella barbarie se saldó sin apenas bajas entre futbolistas, árbitros, entrenadores y directivos? Menuda complicación por algo ocurrido hacía tanto tiempo.

Este punto, el de los escasos caídos en el frente, o víctimas de la sinrazón en retaguardia, por cuanto respecta a gentes del fútbol, constituye otro mito, sustentado, como casi todas las falsedades, sobre algún cimiento de verdad. “Apenas si se registraron víctimas entre los futbolistas -escribió uno de los memorialistas o historiadores de antaño, apropiándose de la frase cuantos le siguieron-. Unos se embarcaron en giras por el extranjero, otros emigraron al campeonato francés, y para los demás hubo destinos alejados del frente”. Vamos, que incluso en tiempos tan críticos, los astros de esa época siguieron gozando de privilegios. La realidad, sin embargo, fue otra.

Que parte de la expedición barcelonista por tierras americanas, o casi todos los componentes del Euskadi no regresaran, o lo hiciesen cuando las aguas bajaban un tanto remansadas, es cierto. Que el periódico deportivo galo “L´auto” confeccionase una selección de españoles con gran nivel entre cuantos competían en Francia, a la que sólo le faltaba un portero, también. Y otro tanto que un puñado de canarios formasen en el Aviación Nacional del militar Salamanca, germen de un nuevo Atlético madrileño con alas; que algunas futuras estrellas de posguerra vistiesen de corto en el Recuperación de Levante, equipo representativo de un cuerpo de trabajadores militarizado, operativo a considerable distancia de las batallas, o que varios clubes exprimieran influencias para preservar del peligro a sus hombres más emblemáticos. Sin embargo, ¿qué teclas podían pulsar las entidades modestas? ¿De qué contactos se sirvieron tantos jugadores incipientes, o de segundo rango? ¿Cuántos, de ellos, fueron chupatintas, conductores o sanitarios en hospitales urbanos, durante 32 interminables meses de sangre y miedo?

Hasta hace unos años solían cifrarse “oficialmente” en poco más de 40 el número de futbolistas, activos o retirados, cuyas vidas segó tan absurda guadaña. No ha mucho, un “bloguero” cerraba en 64 el total de caídos. Quien suscribe puede elevar su número, nombre por nombre y club por club, hasta los 190, anticipando que el total difícilmente quede lejos de los 250. Si en el rugby francés -deporte galo de referencia- 121 de sus mejores jugadores no sobrevivieron a la I Guerra Mundial, nuestro fútbol también regó pródigamente con sangre, brutalidad e intransigencia, campos yermos, patios de cárceles y cemento urbano.

No toda la cartelería del periodo bélico revestía tintes propagandistas. La observancia de buenos hábitos también fue muy publicitada.

No toda la cartelería del periodo bélico revestía tintes propagandistas. La observancia de buenos hábitos también fue muy publicitada.

Luego de mucho tiempo rastreando hemerotecas, purgando archivos militares, contactando con clubes, familias y apasionados por la historia balompédica, el capítulo de “republicanos” sigue siendo una gran asignatura pendiente. Ni la tenacidad, ni una paciencia de copista cisterciense, allanaron mucho el camino. Quizás tras este artículo y los que seguirán sobre el tema, avecinándose el 80 aniversario del último parte en aquella contienda, puedan desbrozarse caminos hasta ahora impenetrables.

Los rastros de víctimas en el bando nacional son mucho más diáfanos, lógicamente. Como tras la victoria franquista se les quiso otorgar trato de héroes, algunos clubes descubrieron placas recordatorias a la puerta de sus campos, y otros hasta elevaron pequeños monumentos en su memoria. Si las familias con caídos republicanos callaban por pura prudencia, ante un bien fundado temor a padecer represalias, los franquistas recibían homenajes, licencias de estancos para sus deudos, o colocaciones en ministerios, ayuntamientos y delegaciones provinciales, hubiesen lucido boina requeté, camisa azul con yugo y flechas, o uniforme de infante reclutado a viva fuerza. La misma nueva Federación Española, ya reconocida por la UEFA, quiso rendir su particular tributo a los “mártires de la Cruzada”, mediante un anunciado homenaje que no está claro llegase a culminar. Y antes, con lógico propósito evaluador, conminó a sus Territoriales la recopilación de víctimas entre cuantos clubes tuviesen federados en ese momento. Víctimas nacionales, claro, “caídos por Dios y por España en los campos de batalla o asesinados por los rojos”, conforme rezaba su circular Nº 4, fechada el 11 de setiembre de 1939.

Aquella requisitoria donde se pedía pormenorización de actividad y circunstancias -directivo, jugador o socio, y si cayeron combatiendo, o asesinados en retaguardia- no halló gran eco, por extraño que pueda antojársenos a primera vista. Los federativos, entonces, cumplimentaron una nueva circular -la Nº 6- a manera de recordatorio. Y puesto que un alto porcentaje de clubes siguieran mostrándose premiosos, aparte de reiterar su petición -al menos mediante la circular Nº 19-  exigieron respuestas a ciertas Territoriales que por su reciente pasado parece reclamaban vigilancia especial.

Las evasivas de algunos clubes para no facilitar cuanto se les pedía, hoy mueven a la sonrisa. El escrito remitido por la Federación Gallega al presidente de la Española, fechado en Vigo el 23 de febrero del 40, recogía literalmente: “Con la presente enviamos a Vd. Lista de directivos y jugadores caídos en la Gloriosa Cruzada Nacional, que recibimos de nuestro filial, el Deportivo de La Coruña, rogándonos advirtamos a ese superior organismo que la demora en presentarla ha sido debida a la espera en completar todos los datos referentes a ellos. Y que no hace relación de los socios por temor a las muchas omisiones en que seguramente incurriría, pues habiendo sido numerosos los héroes dados por el club a la Santa Cruzada, les dolería mucho dejar fuera de la relación aunque fuese a uno solo, y por eso prefiere referirse solamente a elementos oficiales de la Sociedad”. Total, una larga cambiada, como dirían los taurinos, pues ni siquiera la relación de futbolistas estaba completa. La Federación Navarra, más directa y sin ambages, se condolía el 2 de enero: “Hemos reiterado a los clubes el envío de sus respectivas relaciones, habiendo sido contados, como verán, los que cumplimentaron nuestro ruego”. Parece que la Federación Murciana sólo pudo recabar información del Murcia y Cartagena F. C. La Vizcaína procuraba curarse en salud, justificando su diligencia: “Aun cuando ya anteriormente requerimos a todos los clubes para que nos enviasen relación de sus Caídos, sólo lo habíamos logrado del Athletic y Baracaldo-Oriamendi”. Probablemente insistieron, puesto que más adelante Sestao Sport y Cultural de Durango, enviarían sendos escritos. El Athletic Club, además, olvidó incluir a uno de sus caídos, quizás no considerándolo, en puridad, futbolista de la casa. Se llamaba José Luis Justel (Sestao, Vizcaya, 19-IV-1920) y como interior izquierdo de gran zancada, regate seco y excelentes condiciones, había participado en el torneo organizado por la entidad, tendente a recomponer un conjunto diezmado por la excursión americana del Euskadi. Posteriormente, y junto a otros jovencitos casi imberbes, como Echevarría, Bertol, Gainza o los hermanos Viar, futuros componentes del cuadro bilbaíno, participó en los amistosos que irían configurando la plantilla correspondiente al ejercicio 1939-40. Ese equipo experimental no compitió como Athletic Club, sino como Bilbao, ante el temor de sus mandatarios a cualquier hipotético vapuleo contra entidades de menor relieve, y la “mancha” que ello supusiera en el palmarés de un gran campeón. Sin duda Justel habría engrosado el elenco bilbaíno de posguerra, pues destacó sobremanera, pese a emplear una sola pierna en los chuts y la conducción del cuero. Pero alistado voluntario cuando la contienda gastaba sus últimas balas, se le dio por desaparecido el 10 de noviembre de 1938, en el frente de Gandesa. Sólo tenía 18 años, 2 más que Salvador Quirós Rodríguez, el adolescente del Club Siero a quien sus 16 primaveras y con toda una vida por estrenar, convirtieron en la más joven baja del balón. Asturias, en fin, provincia muy castigada por el plomo (11.548 víctimas en combate, 1.766 ejecuciones u homicidios durante el periodo de administración republicano, y 2.037 tras la irrupción del ejército “nacional”) encabezó su respuesta mediante formalísimo y marcial saludo, a toda página:

FEDERACIÓN ASTURIANA DE FÚTBOL

CAÍDOS POR DIOS Y POR ESPAÑA

¡PRESENTES!

Marzo 1940

1937 no fue el año del triunfo, como prometía este cartel. La desorganización, cuando no las rencillas y serias discrepancias de fondo entre distintas facciones republicanas, resultaron decisivas en el triunfo franquista.

1937 no fue el año del triunfo, como prometía este cartel. La desorganización, cuando no las rencillas y serias discrepancias de fondo entre distintas facciones republicanas, resultaron decisivas en el triunfo franquista.

Si hubo una Territorial que estuvo realmente encima de sus afiliados, esa fue la Catalana, a tenor de la abundancia registral de escritos dirigidos a la Española por su presidente y secretario. Tanta debió ser la presión, que algunos clubes, tal vez temiendo ser tomados por díscolos, redactaron brevísimas notas acreditativas de que “ningún jugador ni socio debe ser incluido en el homenaje a los mártires” (C. D. Mataró), “No figura como Caído por Dios y por España ningún afiliado ni jugador” (C. D. San Cugat), o “No constan bajas de directivos, asociados, funcionarios y jugadores, muertos por Dios y por España” (U. D. Pueblo Nuevo). Un club de La Barceloneta, más aséptico y trasluciendo en su tono algo parecido al hartazgo, expresó: “No se respondió a su requisitoria porque la entidad, felizmente, no ha tenido que lamentar ninguna baja”. Los tres primeros textos, por cierto, tan cuidadosos en sus medidos términos “muertos por Dios y por España”, o “ninguno debe ser incluido en el homenaje a los mártires”, parecen dejar expedita alguna puerta de emergencia. ¿Tuvieron, quizás, caídos en el otro bando, no merecedores de homenaje? Si así fue, a día de hoy lo desconocemos.

Todo induce a pensar que en la propia Federación Española no quedaron muy satisfechos con la “colaboración” de clubes y Territoriales. Si tuvo lugar finalmente el pretendido homenaje, éste debió ser frugal, austero y celebrado medio de tapadillo, pues apenas dejó huella. Con respecto a los datos recopilados, tampoco se hizo mucho. Archivarlos y poco más. Ni un listado en la prensa, ni comunicación a medios regionales, ni edición de opúsculo, monografía o memoria. Circunstancia que habrá dejado en el limbo, sin duda, a unos cuantos caídos del bando vencedor. Y todo ello sin pasar por alto que varios clubes con víctimas nacionales prefirieron no responder al llamamiento. Sirvan como referencia los vizcaínos Abanto, de Las Carreras, y Erandio -dos bajas el primero y tres el último, dos republicanos y un nacional-, el Tolosa guipuzcoano -cuatro bajas, dos por bando-, el Real Unión de Irún, el Hércules alicantino, a cuyo entrenador, Suárez de Begoña, todo un antiguo internacional, encontraron asesinado en una cuneta durante los días de control republicano…

Es muy probable que las federaciones Centro, Castellana o Andaluza, reportaran algo, pero hasta hoy no se han encontrado registros documentales. Algunas víctimas “nacionales” de la Madrileña fueron recordadas en el volumen editado por dicha territorial, con ocasión de sus Bodas de Oro. De Andalucía se ha dicho y escrito, incurriendo en tremenda exageración, que fue un “oasis en pleno periodo bélico”. ¿Toda Andalucía? ¿Incluida Málaga, con sus ajustes de cuentas? Y Almería, ¿también? ¿Acaso no hubo andaluces, futbolistas, socios y directivos de esa región, por los campos de batalla? Oasis minado, en todo caso, puesto que Betis y Malacitano, precedente este último del ya extinto Club Deportivo Málaga, hubieron de depositar flores simbólicas junto a cinco huecos irremplazables.

Escena de guerra en el Norte. Muchos presos liberados o evadidos tras la toma por los nacionales de distintas poblaciones, reforzaban de inmediato las posiciones del frente.

Escena de guerra en el Norte. Muchos presos liberados o evadidos tras la toma por los nacionales de distintas poblaciones, reforzaban de inmediato las posiciones del frente.

Sorprende, y mucho, el alto porcentaje de futbolistas entre las víctimas de nuestros archipiélagos balear y canario, al no haber sido muy alto el total de bajas en ambos, según estudios del “Movimiento natural de población en España”, a cargo del INE, y del general Ramón Salas Larrazábal: 1.399 caídos en combate, 367 ejecuciones o asesinatos achacables al bando republicano, y otros 745 responsabilidad de los “nacionales”, por cuanto respecta a Baleares, y 239 combatientes, con 213 víctimas en retaguardia a manos “nacionales”, para la provincia de Las Palmas, con 258 combatientes y 187 asesinatos achacables al bando vencedor, en Tenerife y su provincia.

Si bien el empeño federativo fue bueno -y forzosamente parcial, conforme exigían los tiempos-, quedó corto y en poco ayudó al conocimiento y divulgación de su propia historia, aun escrita con minúscula. En el máximo organismo nacional sabían que muchos clubes, por no decir todos los que durante la guerra, o parte de ella, permanecieron en zona republicana, estaban siendo administrados por comisiones gestoras. Y que para buena parte de ellas constituía enorme engorro recabar la información solicitada. No pocas entidades habían escondido sus listados de socios, perdiéndose luego, si no todas las fichas, parte de ellas. Había y hay que ponerse en lugar y época, cuando la incautación de cualquier lista, fuera de cofrades, hermandades gremiales, sociedades de Amigos del País o clubes deportivos, producía calambres en la boca del estómago, si no en algunos dedos acostumbrados a acariciar gatillos. Si de verdad la F.E.F. hubiese querido culminar el empeño, tendría que haber exigido a cada club el correspondiente parte, antes de diligenciar cualquier ficha, como requisito inexcusable. Y aún con todo, seguirían existiendo lagunas. Bastantes clubes no volvieron a la competición tras el verano de 1939. Algunos se refundaron más tarde, pero otros concluyeron perdiéndose para siempre, sin legar a nadie acervo ni memoria. Así, sus irreparables pérdidas se tornaron inexistentes.

También se hace imprescindible entender que entre grupos de población reducidos, resucitar fantasmas tan recientes no era plato de gusto. Bastante había dividido la contienda a pueblos y familias, como para que directivos conocidos por todo el vecindario, como sin duda eran los guipuzcoanos del Tolosa, lejos de contribuir a la cicatrización de heridas ahondasen en la brecha. ¿Hasta qué punto podían homenajear a dos futbolistas recién caídos, sin esconder la cara ante madres y hermanos de quienes compartiendo el mismo vestuario y una muerte tan ilógica, sólo recibirían menosprecio, cuando no afrentas? Así no se tejía la débil telaraña de una imprescindible reconciliación. En suma, la postura tolosana debió ser reflejo de otras similares, todavía anónimas.

El listado que sigue no está cerrado. Debería crecer, equilibrar más ambos bandos. Sirva no sólo como anticipo y justificación de los artículos que seguirán sobre tan oscuro tema, sino como recuerdo de lo que, esperemos, jamás vuelva a repetirse. Y si cualquier lector, fuere descendiente de caído, parte activa de algún club, Territorial, Federación, o recuperador de la memoria histórica, echase en falta algún nombre o estuviera en condiciones de ofrecer nuevas pistas, agradeceremos infinitamente su aportación.

Otra página de nuestro pasado, una más, que debería esclarecerse.

Porque el pretérito no sólo nos pertenece, sino que al encerrar una parte de nosotros mismos, sin duda atesora múltiples respuestas; justo aquellas que pueden ayudarnos a entender quiénes somos.

Porque mientras caminamos mirando al frente, es bueno saber que nada nos impide volver la vista atrás, sin sobresaltos.

Y por estricta justicia, claro.

Relación de víctimas mortales durante la Guerra Civil

 JUGADOR

TERRITORIAL

CLUB

FECHA

BANDO

Alfonso Murube Yáñez-Barnuevo Hispanomarroquí Ceuta Sport

19-IV-1938

Nacional
Fernando Delgado Luque Hispanomarroquí Melilla F. C.

12-II-1937

Nacional
José Hermosa Gutiérrez Andaluza Betis Balompié

20-VII-1936

Nacional
Salvador Llinás Aliseda Andaluza Betis Balompié Republ.
Ramos García Arauzo Andaluza Malacitano Nacional
Leopoldo Ruiz-Capillas del Castillo Andaluza Malacitano

en 1937

Ignacio Ramos Andaluza Juv. Artística Pto. Real
Modesto González “CAPESTO” Andaluza Betis

Julio 1936

Nacional
Domingo Sosa Las Palmas Real Club Victoria Nacional
Francisco Suárez Peña Las Palmas Athletic Club Nacional
Basilio Arocha Padrón Las Palmas Athletic Club Nacional
Manuel García Santana Las Palmas Athletic Club Nacional
Juan Quevedo Suárez Las Palmas Levante F. C. Nacional
Alejandro Toledo Suárez Las Palmas Marino F. C. Nacional
Juan Frade Molina Las Palmas Marino F. C. Nacional
Sebastián Ramírez Suárez Las Palmas Marino F. C. Nacional
Fernando Rojas Las Palmas C. D. Gran Canaria Nacional
Francisco Santana Las Palmas C. Dpvo. Español Nacional
Manuel Macías Santana Las Palmas Artesano F. C. Nacional
Francisco Arbelo Santana Las Palmas Apolinario F. C. Nacional
Manuel Méndez Hernández Las Palmas Apolinario F. C. Nacional
Ángel Arocha Guillén Tinerfeña C. Dpvo. Price

2-X-1938

Nacional
Manuel Domínguez de la Cruz Tinerfeña Estrella F. C.

22-X-1938

Nacional
Marcial Dorta Morales Tinerfeña Estrella F. C.

28-I-1938

Nacional
Miguel Pérez López Tinerfeña Estrella F. C.

10-V-1938

Nacional
Antonio Hernández Hernández Tinerfeña Spg C. Vera (Pto L Cruz) Nacional
Cristóbal Abrante García Tinerfeña Spg C. Vera (Pto L Cruz) Nacional
Ramón Rodríguez Borges Tinerfeña Spg C. Vera (Pto L Cruz) Nacional
Eduardo Cosío Cántabra Racing Santander Nacional
Benjamín Gómez Cántabra Racing Santander Nacional
Juan José Gómez Acebo Cántabra Racing Santander Nacional
Francisco Güenechea Aguirrebenogoa, “CISCO” Cántabra Racing Santander

2-V-1937

Emilio Cortiñas Méndez “MILUCHO” Cántabra Racing Santander

3-X-1937

Francisco Aparicio Cántabra Racing Santander Nacional
José Lavín Cántabra Juv. Unión Montañesa Nacional
Antonio García Solinis Cántabra Juv. Unión Montañesa Nacional
Rubayo I Cántabra Juv. Unión Montañesa Nacional
Rubayo II Cántabra Juv. Unión Montañesa Nacional
Aparicio Cántabra Juv. Unión Montañesa Nacional
José Marcos Ingelmo Cántabra Dpvo. Torrelavega Nacional
Venancio González Cántabra Gimn. Torrelavega
Felipe Alonso Firvida Cántabra S. Dpva. Santoña Nacional
Emilio Madera Alonso Cántabra S. Dpva. Santoña Nacional
Recaredo Bueno Cambón Gallega Deportivo La Coruña

9-VI-1937

Nacional
Laureano José Rodríguez. “CACHÁN” Gallega Deportivo La Coruña

15-IX-1937

Nacional
Luis Palacio Vega Gallega Deportivo La Coruña

26-II-1938

Nacional
Fco. Javier Barreras López Gallega Deportivo La Coruña

10-VIII-1938

Nacional
Ismael Esparza Sánchez Gallega Deportivo La Coruña

16-X-1938

Nacional
Babel García Gallega Deportivo La Coruña

29-VII-1936

Republ.
Ángel Díaz Agüera Asturiana Betis Club Gijonés Nacional
Primitivo García Abásolo Asturiana Canijo F.C. (de Candás) Nacional
Carlos Tamargo Cancio Asturiana Cardín F.C. (de Oviedo) Nacional
Marcelino Luis Díaz Asturiana Cardín F.C. (de Oviedo) Nacional
Luis González Asturiana Círc. Pop. La Felguera Nacional
Francisco Álvarez Asturiana Club Calzada (Gijón) Nacional
Fernando Bárcena Asturiana Lealtad de Villaviciosa Nacional
José Iglesias Asturiana Lealtad de Villaviciosa Nacional
Arturo Roldán Pérez Asturiana C. Dpvo. Palencia Nacional
Ramón Menéndez Viejo Asturiana Descanso F. C. Turonés Nacional
Benito Madera González Asturiana Gimnástico Caborana Nacional
Faustino Sutil Fernández Asturiana Gimnástico Caborana Nacional
José Mª Rodríguez Asturiana Marino de Luanco Nacional
Jesús Alpere Menéndez Asturiana Marino de Luanco Nacional
Luis Muñoz Tuñón Asturiana Figaredo F.C. (de Mieres) Nacional
José Mª Villanueva Asturiana Figaredo F.C. (de Mieres) Nacional
Vicente Cuenca Mortera Asturiana Figaredo F.C. (de Mieres) Nacional
Antonio Fernández Fernández Asturiana Molina F.C. (La Felguera) Nacional
Luis Inclán Martínez Asturiana Muros Bpié (M. de Nalón) Nacional
Rafael Wierle Asturiana Muros Bpié (M. de Nalón) Nacional
Antonio Blanco Asturiana Muros Bpié (M. de Nalón) Nacional
José Mª Cañal Vega Asturiana Muros Bpié (M. de Nalón) Nacional
Julio Antonio Menéndez Fernández Asturiana Muros Bpié (M. de Nalón) Nacional
José Rodríguez Díaz Asturiana Muros Bpié (M. de Nalón) Nacional
José Menéndez Alonso Asturiana Muros Bpié (M. de Nalón) Nacional
Jesús Rodríguez Álvarez “CHUS” Asturiana Oviedo F. C. Republ.
Julio Fernández Martínez, “CASUCO” Asturiana Oviedo F. C. Nacional
Gonzalo Díez Galé Asturiana Oviedo F. C.

En 1938

Nacional
José García Martínez Asturiana Racing Club Mieres Nacional
Celestino López Ardura Asturiana Racing Club Mieres Nacional
Abelardo Carcedo Asturiana Racing de Sama

15-XI-1937

Republ.
José Fco. Elvira Pis Asturiana At Gijón

9-V-1938

Republ.
Amadeo Rodríguez Meana Asturiana Sporting Gijón

8-IX-1937

Nacional
Abelardo Prendes Álvarez Asturiana Sporting Gijón

Finales 1936

Republ.
Vicente Palacios González Asturiana Sporting Gijón

Agosto 1936

Nacional
Samuel Fernández Fernández-Guerra Asturiana Stadium Avilesino Nacional
Ricardo Cano Menéndez Asturiana Rosal F.C. (Oviedo) Nacional
José Lafuente Asturiana Rosal F.C. (Oviedo) Nacional
José Martínez Menéndez Asturiana Rosal F.C. (Oviedo) Nacional
Rafael Fernández Asturiana Rosal F.C. (Oviedo) Nacional
Dámaso Rodríguez Rodríguez Asturiana Sporting Club Siero Nacional
Antonio García Antuña Asturiana Sporting Club Siero Nacional
Salvador Quirós Rodríguez Asturiana Sporting Club Siero
Rafael Weibles Asturiana Spting Club (S. E. Pravia) Nacional
Arcibiades Méndez-Vigo Asturiana Spting Club (S. E. Pravia) Nacional
Pedro Ventura Virgili “GUANTES” Valenciana Gimnástico de Valencia

6-VIII-1936

Republ.
Enrique Pérez Valenciana Gimnástico de Valencia

23-X-1937

Joaquín Arater Clos Valenciana Levante Republ.
Antonio Folch Valenciana Invencible

¿?-II-1937

Republ.
Melchor Pastor Grau Valenciana C. D. Carcagente Nacional
Antonio Ureña Adriá Valenciana C. D. Carcagente Nacional
José Membrado Valenciana A. C. Castellón Nacional
Vicente Carbó Valenciana A. C. Castellón Nacional
Leopoldo Vicente Valenciana A. C. Castellón Nacional
Ramón de Mendizábal Amézaga Valenciana Hércules C. F. Nacional
Manuel Suárez de Begoña Valenciana Hércules C. F.

23-VIII-1938

Juan Mayol Balear Athletic F. B. C. Nacional
Antonio Jaume Llobera Balear Baleares F. C. Nacional
Juan Rosselló Suñer Balear S. S. La Salle Nacional
Juan Barceló Veñy Balear Juventud Antoniana Nacional
Jorge Nicolau Matas Balear U. S. Porreras Nacional
Francisco Rosselló Servera Balear U. S. Porreras Nacional
Miguel Mayol Payeras Balear U. S. Poblense Nacional
Mateo Veñy Riera Balear F. C. Manacor Nacional
Mateo Galmés Llabrés (entrenad) Balear C. D. Soller Nacional
Miguel Cánaves Vallés Balear Pollensa Nacional
José Riera Caldentey Balear Mediterráneo F. C. Nacional
Guillermo Martí Jaume Balear C. D. Binissalem Nacional
Jaime Alemany Company Balear Progreso F. C. Nacional
Jaime Oliver Frau Balear Palma F. C. Nacional
Jaime Comellas Vidal Balear S. C. Arrabal Nacional
Benito Mas Ballester Balear C. D. Arenas Nacional
Juan Prats Costa Balear C. D. Betis Nacional
Bartolomé Rullán Torres Balear Libertad F. C. Nacional
Jorge Ramón Ferragut Balear J. D. Llosetense Nacional
Antonio Noguera Rubí Balear C. D. Lluchmayor Nacional
Miguel Ballester Contestí Balear C. D. Lluchmayor Nacional
Matías Mut Oliver Balear C. D. Lluchmayor Nacional
Manuel Jiménez Romé Navarra C. D. Tudelano Nacional
Pedro Olleta Martínez Navarra C. D. Tudelano Nacional
Pelayo Serrano de la Mata Vizcaína Árbitro Nacional
Fernando Bergareche Maruri Vizcaína Athletic Club Nacional
Manuel Echevarría Martínez-Baeza Vizcaína Athletic Club

13-V-1938

Nacional
Alfonso Careaga Urigüen Vizcaína Athletic Club Nacional
Manuel Garnica Serrano Vizcaína Athletic Club

7-II-1939

Aniceto Alonso Rouco “TORALPY” Vizcaína Athletic Club

Set. 1937

Republ.
Rey Vizcaína Baracaldo-Oriamendi
Ricardo Basaldúa Vizcaína Baracaldo-Oriamendi Nacional
Francisco Martín Madera Vizcaína Baracaldo-Oriamendi Nacional
Serafín López López Vizcaína Sestao Sport Nacional
Jaime Ellacuría Vizcaína Cultural Dpva. Durango Nacional
Antonio Mendía Vizcaína Cultural Dpva. Durango Nacional
Pedro Unzueta Vizcaína Cultural Dpva. Durango Nacional
José González Vizcaína Cultural Dpva. Durango Nacional
Juan Zavala Vizcaína Cultural Dpva. Durango Nacional
José Luis Justel Bollar Vizcaína Bilbao

10-XI-1938

Nacional
Domingo Zarraonaindía Montoya Vizcaína Erandio Nacional
Antonio Iribar Uríbarri Vizcaína Erandio

8-XII-1936

Republ.
Emeterio Ayo Llona Vizcaína Erandio

19-XII-1936

Republ.
Medina Vizcaína Abanto
Zada Vizcaína Abanto
Juan Ramón Gregorio Artola Guipuzcoana Real Sociedad

año 1937

Andrés Ausín, “PICHI” Guipuzcoana Real Unión Irún Nacional
Linazasoro Guipuzcoana Real Unión Irún

Set. 1938

Republ.
José Luis Rodríguez del Castillo Guipuzcoana Donostia

finales 1936

Félix Salvador González Rojo Guipuzcoana Donostia

18-IX-1938

Republ.
Subijana Guipuzcoana Tolosa Nacional
Juan Saracho Guipuzcoana Tolosa

20-IX-1938

Nacional
Guimón Guipuzcoana Tolosa Republ.
Urbistondo Guipuzcoana Tolosa Republ.
Pablo Piñol Juliá Catalana F. C. Samboyano Nacional
Ángel Piquer Pellicer Catalana F. C. Mollet Nacional
José Mª Bolós Llavanera Catalana U. Dpva. Olot Nacional
Heriberto Querol Cortada Catalana J.D. S. Pedro (Tarrasa) Nacional
Peña Catalana Gavá
Solé Jacas Catalana Gavá
Damián Cañellas Catalana C. D. Español Nacional
Dámaso Urrutia Gallegos Castellana Cultural Leonesa Nacional
Carlos Cimiano Hernández Castellana Valladolid Nacional
Antonio Muñiz Castellana Salamanca
Antonio Mazarrasa Fernández de Henestrosa Centro At Madrid
Eugenio Moriones Aramendía Centro Nacional de Madrid

10-VIII-1934

Raimundo Guijarro “QUINCOCES II” Centro Nacional de Madrid

Dic. 1936

Republ.
Julián Alcántara Centro Nacional de Madrid

19-X-1936

Republ.
Julián de las Heras Martín Centro C. D. Nacional

Año 1937

Republ.
Alfonso Olaso Anabitarte Centro At Madrid

19-XII-1937

Nacional
Manuel García de la Mata Pérez Centro At Madrid

13-X-1937

Nacional
Juan Caballero Ribera Centro Racing de Madrid
Ramón Triana del Arroyo “MONCHÍN” Centro Real Madrid

7-XI-1936

Nacional
Mauro Marco Ordorica Barrenechea Aragón Zaragoza

7-XI-1936

Nacional
Santiago Fernández Portolés Aragón Zaragoza Aficionado Nacional
Félix Sáenz de Cenzano Aragón árbitro
Manuel Adrados Martín Aragón árbitro

30-VIII-1937

Republ.
Bizidar Petrovic Brigad. Internac. SK Belgrado

12-VII-1937

Republ.

Lógicamente, buena parte de los jugadores citados lucieron varias camisetas a lo largo de sus carreras. Reducir su adscripción a una sola entidad, evitando el innecesario fárrago, exige algún método, de tal suerte que en el 95 % de los casos el club consignado corresponde al último cuyos colores defendieron. Sólo en casos puntuales, circunscritos sobre todo a exfutbolistas, se optó por indicar la sociedad más relevante, aun cuando tras despedirse de ellas recalaran en otras de menor nivel deportivo. Si en cambio al internacional Ángel Arocha se le vincula al Club Deportivo Price, y no al Barcelona o At Madrid, desde donde su apellido saltó al primer plano, es por su condición de fundador en la modesta e histórica agrupación tinerfeña.

NOTA: Agradeceremos vivamente cualquier corrección, ampliación o comentario sobre este listado, que ayude a enriquecerlo. Pueden establecer contacto dirigiéndose a:

cihefe@cihefe.es

 

Con nuestro reconocimiento anticipado.

Hazte Socio
Sobre nosotros

Miembro del CIHEFE

Etiquetado con: , , , , ,
Publicado en: active

Nº 101

Números publicados

Revista indexada en:

dialnetdialnet
Tienda oficial de CIHEFE
Hazte Socio
Foro

Redes sociales