Breve historia del futbolista rojiblanco José Luis Justel Bollar (Sestao, 1920-Gandesa,1938)

Resumen

Etiquetas: , , , , ,

Rescatamos del olvido a José Luis Justel Bollar para refrescar la memoria de los viejos aficionados y, en especial, darle a conocer a toda esa juventud que acude a la ‘Catedral’ para animar al equipo de su corazón.
Abstract

Keywords: Athletic Club, Justel Bollar, Spain, History, Football, Bilbao

We rescue José Luis Justel Bollar from oblivion to refresh the memory of the old fans and, especially, to make known to all those young people who come to the 'Cathedral' to encourage the team of his heart

Artículo
Download PDF

1.- Introducción

Nadie se acuerda siquiera de por qué murieron, de por qué no tuvieron ni mujer ni hijos; nadie, y, menos que nadie, la gente por la que pelearon. No hay ni va a haber nunca ninguna calle miserable de ningún pueblo miserable de ninguna mierda de país que vaya a llevar el nombre de ninguno de ellos.” (Cercas, J. [2001]. Soldados de Salamina. Barcelona: Tusquets Editores, S.A, pp. 200 y 201).

2.- Presentación

Julio de 1936. A mediados del mes un grupo de generales del Ejército español, traidores a la República, en connivencia con un sector de la población civil se sublevan e inician su particular ‘Cruzada de Liberación Nacional’. La situación –que en un principio se pensaba que no pasaría de un mero ‘ruido de sables’– se agrava, el conflicto progresa in crescendo e, irremediablemente, se llega al estado de guerra. Mientras, en Bilbao, los futbolistas de la plantilla rojiblanca se encuentran disfrutando de sus bien ganadas vacaciones (no en vano habían conquistado el título de Liga de la temporada 1935-36). Algunos de ellos se alistan voluntariamente como milicianos y otros son movilizados pasando a engrosar las filas del Ejército vasco.

Justel01Los acontecimientos socio-político-deportivo-culturales se desarrollan a una velocidad vertiginosa: Los partidos de fútbol pro Asistencia Social organizados por la Federación Vizcaína de Fútbol, los bombardeos facciosos sobre Bilbao, la consecución del primer Estatuto de Autonomía otorgado por la II República, la formación del primer Gobierno Vasco Provisional, la toma de posesión del lehendakari José Antonio Aguirre como jefe del Gobierno, el nacimiento del diario Eguna, la organización por parte de los diarios Tierra Vasca y Lan-Deya de partidos benéficos (pro-avión Euzkadi y pro-Konsomol), la preparación, salida hacia Francia y gira europea de la Selección Vasca de Fútbol, las evacuaciones de niños a Bélgica, Inglaterra y a la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, los dramáticos y salvajes bombardeos de Durango, Otxandio y Gernika, la gira americana de la Selección, el Pacto de Santoña, la rendición del Ejército Vasco a las tropas italianas, la toma de Bilbao por los nacionales, la represión, el torneo amateur organizado por el Athletic Club, la creación de un nuevo Athletic Club compuesto por un puñado de jóvenes menores de 18 años, los partidos de presentación de este nuevo equipo, la movilización militar de la quinta del 41, …

Al hilo de lo anteriormente expuesto, el día 10 de noviembre de 2018 se cumplió el octogésimo aniversario del fallecimiento en plena juventud del sestaoarra José Luis Justel bollar –simondrogués, para más señas– que integró de forma pasajera –porque el sino así lo quiso– la plantilla inicial del nuevo Athletic Club recompuesto en el año 1938 tras el desastre provocado en sus filas motivado por la trágica, fratricida e inútil Guerra Civil que sacudió a España durante casi tres años.

La verdad es que su figura, excepción hecha de sus familiares, amigos y todos aquellos que tuvieron la oportunidad de conocerle, está completamente olvidada y enmohecida por los años transcurridos desde su muerte. Se trata, pues, de un personaje completamente desconocido, incluso –¡y ya es triste tener que decirlo!– por el propio pueblo que le vio nacer y el club que le vio jugar.

3.- Breves apuntes biográficos

Puesto que el certificado literal resulta ilegible en tamaño foto, se adjunta el certificado en extracto del acta de nacimiento expedido por el Registro Civil de Sestao en marzo de 1947, fecha en la que la familia inicio el procedimiento administrativo conducente a la obtención de una pensión.

Puesto que el certificado literal resulta ilegible en tamaño foto, se adjunta el certificado en extracto del acta de nacimiento expedido por el Registro Civil de Sestao en marzo de 1947, fecha en la que la familia inicio el procedimiento administrativo conducente a la obtención de una pensión.

José Luis Justel Bollar nació en el domicilio paterno en Sestao –calle Nueva, nº 31-1º izqda., barrio de Simondrogas– el día 9 de abril de 1920 a las diez y media de la mañana, según consta en su partida literal de nacimiento, siendo inscrito en el Registro Civil de la mencionada localidad con el nº de asiento 352, folio 176, tomo 47 y sección 1ª.

Su padre, Lorenzo Justel Brine [Molezuelas de la Carballera (Zamora), 1887 – Sestao, ?], de profesión jornalero, emigró –como tantos y tantos otros– a tierras vizcaínas en busca de una mejor calidad de vida pues la economía de esta provincia en aquella época estaba atravesando un periodo floreciente y boyante y se necesitaba abundante mano de obra. Su primer destino fue el pueblo de Lezama donde fue acogido en el seno de una familia de la citada localidad dedicándose a colaborar en las tareas habituales de un caserío. Allí aprendió nuestra lengua vernácula que, al decir de su hija María, manejaba con fluidez en las conversaciones con su madre. Más tarde, partió hacia Sestao donde consiguió un puesto de trabajo en Altos Hornos, empresa en la que se jubiló con la categoría de encargado de ‘aparejadores’ (no debe confundirse este término con el actual de ‘arquitecto técnico’. En el caso que nos ocupa guarda relación con la acepción mecánica del término: especialista en el montaje de mecanismos de poleas).

Su madre, María Carlota Bollar Anitua [Aulesti (municipio de la provincia de Bizkaia antiguamente denominado Murélaga), 1887 – Sestao, ?], fue enviada por su familia a Bilbao, en concreto a la casa cural de la parroquia de san Vicente Mártir de Abando, donde ejercía de sacerdote un pariente de sus padres. El objetivo de la familia era doble: por un lado, proporcionarle la ayuda necesaria para que se abriera un camino en la vida y, por otro, aprender castellano para poderse desenvolver con facilidad en la villa de Bilbao. Este segundo objetivo no fue cumplido al cien por cien pues según su hija murió sin emplear correctamente ese idioma.

Ambos se conocieron en los populares bailes de La Casilla bilbaína –antigua Plaza de la República–y contrajeron matrimonio en la parroquia de san Vicente el día 5 de octubre de 1912. Ofició la ceremonia el sacerdote Lino De la Fuente y actuaron como testigos Alfonso Elguezabal y Víctor Rodríguez. El matrimonio tuvo dos hijos, María (Sestao, 27-03-15 – Sestao ? ) y José Luis [Sestao, 09-04-20 – Frente del Ebro/Gandesa (Tarragona), 10-11-38[1]].

La familia vivía en la parte baja de Simondrogas conocida con el nombre de Vega Nueva, lugar de asentamiento de los inmigrantes vizcaínos y de ambiente netamente euskaldun y, en base a testimonios de personas que los conocieron y trataron, hay que decir en honor a la verdad, que fue una familia muy querida y apreciada en el barrio.

María, al igual que su hermano, realizó los estudios primarios en las escuelas de la Campa del Carmen y recibió la Primera Comunión en la iglesia del Carmen. Acabados aquéllos no recibió formación complementaria alguna y se dedicó única y exclusivamente a colaborar junto con su madre en las tareas domésticas. Se casó el 30 de setiembre de 1942 en la iglesia del Carmen con Emilio López (Sestao, 06-03-11 – Sestao, 08-09-74), matrimonio del que nació Francisco Javier López Justel (Sestao, 01-12-43, – ) quien, al igual que su padre, también trabajó en Altos Hornos hasta el cierre de esta empresa que en su día fue buque insignia de la industria siderúrgica vizcaína.

A pesar de que Lorenzo trabajaba en Altos Hornos, su situación económica no era lo suficientemente holgada como para sacar adelante a la familia. Por este motivo, abrieron una pequeña tasca o taberna en la planta baja del domicilio familiar, tasca que era atendida por su mujer María.

José Luis fue bautizado en la iglesia del Carmen de Sestao –ya desaparecida–, iglesia en la que también años más tarde hizo la Primera Comunión. Realizó los estudios primarios en las Escuelas de la Plaza de Urbinaga, ‘República Independiente de Urbinaga’ como decían los lugareños.

Sus padres siempre se opusieron a que jugara al fútbol y él solía practicarlo jugando con unos zapatos de ‘goma de Garay’, antigua fábrica de manufacturas de goma ubicada en Retuerto (barrio de Barakaldo), zapatos que luego cambiaba por los de calle para que sus padres no se dieran cuenta que les había desobedecido. Terminados los estudios primarios, y obligado por sus padres, se matriculó para realizar estudios de Comercio en una academia ubicada en la denominada zona de La Galana. A pesar de tener capacidad para los estudios, todo resultó inútil. Su única pasión era el fútbol y dedicó los pocos años de su vida a él, entregándose en cuerpo y alma.

Como persona era un joven de muy buen carácter y optimista y como futbolista, según Doroteo Elorriaga Barrueta, ‘Doro’[2], “[…] jugador de un amor propio inconmensurable. Cuando saltaba al campo lo hacía siempre para ganar. Futbolista de una clase inigualable, poseía una excelente visión de juego y un disparo potentísimo con su pierna izquierda.[…]” (Extracto de la entrevista mantenida con él en la residencia de Barrika [Bizkaia] en el verano del año 2002).

4.- Sus primeros pinitos futbolísticos

Fotografía tomada, probablemente, en la Campa del Carmen. Año 1934 o 1935. Fila superior (de izquierda a derecha): Vicuña, Zabala, Zubimendi, Estíbaliz, Larrauri, Justel, Barañano, Mendiola e Irasuegui. Agachados (de izquierda a derecha): Zubimendi y Avelino Sánchez. (Fotografía cedida por Santi Elorriaga).

Fotografía tomada, probablemente, en la Campa del Carmen. Año 1934 o 1935. Fila superior (de izquierda a derecha): Vicuña, Zabala, Zubimendi, Estíbaliz, Larrauri, Justel, Barañano, Mendiola e Irasuegui. Agachados (de izquierda a derecha): Zubimendi y Avelino Sánchez. (Fotografía cedida por Santi Elorriaga).

La afición al fútbol en Sestao era tal que en aquella época existían, según recuerda Doro Elorriaga, por lo menos siete equipos federados en la categoría ‘C’: Chávarri, Español de la Punta, Kaiku de Abajo, Racing de Sestao, Rivas, San Pedro y Siempre Adelante.

No obstante, José Luis debido a su edad no pudo militar en ninguno de ellos, aunque sí lo hizo en otros equipos no federados: el Catecismo del Carmen de Sestao, el Galvana (del barrio de Simondrogas), el Guadix, de Barakaldo, y el Kaiku Chiqui, equipo este último con el que en el año 1936 participó en el Torneo de las Llanas –campeonato de aficionados organizado por el Racing de Sestao–, proclamándose campeón al derrotar en la final al New Club por un tanto a cero, gol marcado por Inax. Los aficionados en aquella ocasión animaron a su equipo con su canción:

“Ay Kaiku Chiqui, Chiquia

que no hay equipo en el torneo

que te pueda eliminar.

Su capitán es Inax

y medio centro José

y nadie más para jugar al fútbol.

El Kaiku Chiqui, Chiqui es campeón.

Equipo del Kaiku Chiqui que tomó parte en el Torneo de Las Llanas en el año 1936. Fila superior (de izquierda a derecha): Justel, Lasala, Endemaño ('Chiso'), Ignacio Celaya ('Inax'), Larrauri y Elorriaga ('Doro'). Fila inferior (de izquierda a derecha): José Goicoechea ('Chaves'), Mañas ('Mañitas', vecino de la misma casa de Justel y que falleció en la batalla de Villareal), Moreno, Gumucio y Pepe ('El Brocha'). Fuente: Boletín informativo del Sestao Sport Club. Temporada 1973-74 (Sestao Sport Club vs Rayo Cantabria. 24 de marzo de 1974).

Equipo del Kaiku Chiqui que tomó parte en el Torneo de Las Llanas en el año 1936. Fila superior (de izquierda a derecha): Justel, Lasala, Endemaño (‘Chiso’), Ignacio Celaya (‘Inax’), Larrauri y Elorriaga (‘Doro’). Fila inferior (de izquierda a derecha): José Goicoechea (‘Chaves’), Mañas (‘Mañitas’, vecino de la misma casa de Justel y que falleció en la batalla de Villareal), Moreno, Gumucio y Pepe (‘El Brocha’). Fuente: Boletín informativo del Sestao Sport Club. Temporada 1973-74 (Sestao Sport Club vs Rayo Cantabria. 24 de marzo de 1974).

Posteriormente, un grupo de aficionados, tras una serie de reuniones en el bar de Pachuco Pras –situado en la Punta, zona que delimitaba los municipios de Barakaldo y Sestao– fundaron el equipo Carmen de Baracaldo, integrado por jóvenes de Sestao y Baracaldo y creado con la única misión de tomar parte en torneos locales. José Luis jugó en alguna ocasión con este equipo a modo de refuerzo pero sin pertenecer a él.

Solía practicar tanto su juego como su potente disparo en la campa de al lado de la ya desaparecida fábrica de cementos Ziurrena. En este lugar competía con otros muchachos de su edad, e incluso mayores, en un juego denominado, por decirlo de alguna manera, ‘chut al cable de alta tensión’. El juego consistía en chutar un ‘balón de gas’, uno de esos de plástico que apenas tienen peso, desde una distancia previamente establecida por los contrincantes y sobrepasar los cables de alta tensión que pasaban al lado de la fábrica. Él siempre lo lograba, excepción hecha cuando se trataba de chutar con la pierna derecha.

5.- Campeonato amateur del año 1937 organizado por el Athletic Club

La oportunidad de demostrar su valía futbolística le llegó cuando el Athletic Club, desecho por las trágicas consecuencias del inicio de la Guerra Civil y tras la ocupación de Bizkaia por los ‘nacionales’, organiza el campeonato amateur del año 1937 con la intención de rehacer el equipo que se surtiría con los jugadores más destacados en el torneo. Fue éste un torneo en el que sólo podían participar equipos de Bizkaia y con jugadores de más de quince años y menos de diecinueve. Justel, al igual que otros muchos muchachos, atento a la llamada se enroló en las filas del Sestao Chiqui, equipo con el que, inicialmente, compitió en el torneo junto con otros 38 equipos más. En la primera eliminatoria, jugada a doble partido, fue eliminado por el Solocoeche Sport de Bilbao por un tanteo global de 4 goles a uno. Haciendo uso de la normativa del torneo, José Luis Justel fue repescado por el Portugalete Chiqui, equipo con el que disputó la segunda y tercera eliminatoria, dejando en la cuneta, respectivamente, al Peña Beti Sport (12-3) y al Racing de Bilbao (4-1). Habiendo eliminado al Racing de Bilbao, pasó el Portugalete Chiqui a disputar la liguilla entre los cinco clasificados para la misma: A.E.T. de Bilbao, Carmen de Baracaldo, Portugalete Chiqui, S.E.U. de Guecho y Solocoeche Sport. Tras empatar a un tanto con el A.E.T. de Bilbao le tocó el turno contra el temido Carmen de Baracaldo, partido que perdió por 4 goles a 1. Con motivo de una serie de rifirrafes ocurridos en este partido, el Portugalete Chiqui se retiró del torneo. A pesar de esta retirada, Justel no se dio por vencido y, dada su valía futbolística fue repescado por el Carmen de Baracaldo[3]. A partir de este momento continuó jugando la liguilla con este equipo que, a la postre, resultó vencedor del torneo al derrotar por un abultado 6 a 1 al Solocoeche de Bilbao en la final celebrada en San Mamés el día 3 de abril de 1938, bajo la dirección del colegiado Plácido González.

La actuación de Justel en el torneo fue espléndida. Véanse, a modo de ejemplo, lo escrito por el cronista deportivo de Hierro en su edición del 14 de marzo de 1938 con relación al partido disputado el 13 de marzo de 1938 en San Mamés contra el Solocoeche Sport (2-2) “[…]. Hubo cosas excelentes, aplaudidas como se merecían, corriendo ellas lo mismo a cargo de un equipo que del otro. Viendo avanzar al interior izquierda del Carmen, [Justel] nos figurábamos estar en presencia de un as de nuestro fútbol, ya que ese joven jugador tiene mucha idea del juego, y como además posee un magnífico toque de balón, su actuación hizo que todo el público se fijase en él y viese a un jugador de porvenir en aquel muchacho espigado y decidido, para el que el fútbol parece no tener secretos.[…]. […]. La primera parte del encuentro terminó con empate a uno, conseguido primeramente por el Carmen, obra de su extremo izquierdo [Justel] en una jugada dificilísima, empatando al medio minuto el Solocoeche de un tiro fuerte del delantero centro, escapándosele el balón de las manos al meta baracaldés. […]. Y, por último, el interior izquierda del Carmen [Justel] en una jugada magnífica, coronada con un gran tiro, dio ocasión a que el delantero centro aprovechase el balón escapado de las manos al portero del Solocoeche y marcase el segundo goal para su equipo.”

5.1.- Entrega de trofeos y homenaje al campeón

“[…]. Al final del partido, el vicepresidente del Athletic, don Roberto Arteche, entregó al capitán del equipo vencedor una bonita copa, como recuerdo del campeonato, y otra al capitán del Solocoeche, como equipo subcampeón, pronunciando unas palabras alusivas al acto.

Y con un lunch, con el que el Athletic obsequió a los dos equipos y sus delegados, se dio por terminado el campeonato amateur  de Vizcaya de 1938.)” (José Luis Isasi, Hierro de 04-04-38).

Una vez finalizado el torneo, el Carmen de Baracaldo fue homenajeado por sus convecinos. Para Justel fue un verdadero regalo de cumpleaños ya que el día anterior al homenaje había cumplido 18 años.

La actuación de Justel en el torneo fue espléndida. Tal es así, que fue convocado, como veremos enseguida, para formar parte del nuevo club rojiblanco en calidad de aficionado.

6.- Ingreso en las filas del ‘nuevo’ Athletic Club

Como consecuencia de su fabulosa actuación fue convocado para formar parte del nuevo club rojiblanco en calidad de aficionado. Aquella nueva ‘camada de cachorrillos’, a la que con posterioridad se uniría alguno más, iba a ser el comienzo de una gran época. El Athletic hizo una selección, todos con menos de dieciocho años, excepto Bertol[4]. Fueron, entre otros: Bertol, Benito, Escobal, Egusquiza, Miguel y Agustín Gainza, Gamechogoicoechea (‘Gamecho’), Cándido Gardoy (‘Macala’), González, Idígoras (guardameta), Echevarría(guardameta) Izaguirre, Justel, Kirschner (guardameta), Larrazabal, Martínez, Menchaca, Olávarri, Saldaña y los hermanos Viar: Manu y Nico.

Equipo de cachorros del Athletic Club en junio de 1938. De pie y de izquierda a derecha: Manu Viar, Bertol, Eguskiza, Idígoras, Kirschner, Echevarría, Larrazábal, Gamechogoicoechea (Gamecho) y Lecue. Arrodillados y de izquierda a derecha: Lejardi, Díez, Saldaña, Nico Viar, Cándido Gardoy (Macala), Justel, Izaguirre y González. (Marca, 03-01-39).

Equipo de cachorros del Athletic Club en junio de 1938. De pie y de izquierda a derecha: Manu Viar, Bertol, Eguskiza, Idígoras, Kirschner, Echevarría, Larrazábal, Gamechogoicoechea (Gamecho) y Lecue. Arrodillados y de izquierda a derecha: Lejardi, Díez, Saldaña, Nico Viar, Cándido Gardoy (Macala), Justel, Izaguirre y González. (Marca, 03-01-39).

José Luis Justel Bollar, nacido en Sestao y dado por desaparecido en el frente de Gandesa (10-11-38) cuando contaba tan solo con 18 años de edad (Fotografía cedida por su sobrino Francisco Javier López Justel).

José Luis Justel Bollar, nacido en Sestao y dado por desaparecido en el frente de Gandesa (10-11-38) cuando contaba tan solo con 18 años de edad (Fotografía cedida por su sobrino Francisco Javier López Justel).

Como integrante de la plantilla de este nuevo equipo de ‘cachorrillos’, tomó parte en todos los partidos de presentación concertados por el club: partido de presentación en Burgos, campo de La Berna, disputado el 24 de abril de 1938 en el que el Athletic vapuleó por 6 goles a 1 a una Selección burgalesa, partido de presentación oficial ante el público de San Mamés disputado el 8 de mayo contra la Real Sociedad (3-2), Athletic Club-Real-Unión de Irún (5-2), jugado el 15 de mayo, Athletic Club-Racing de Santander (3-6) disputado en San Mamés el 22 de mayo y Racing de Santander-Athletic Club (5-2) disputado en el Sardinero el 29 de mayo. Justel, junto con Bertol y González, fueron los tres únicos jugadores que disputaron todos los partidos siendo Justel el máximo realizador con 7 goles marcados (1,4 goles por partido), seguido de González, 5 (1 gol por partido), ‘Macala’, 3 (0,6 goles por partido) y Menchaca y Nico Viar, ambos con 1 (0,2 goles por partido). A partir de entonces, aquel equipo juvenil, casi infantil, era muy solicitado, pero la directiva creyó prudente que descansasen y ya no organizaron más partidos hasta la próxima temporada.

Esta selección de jugadores mencionada anteriormente se deshizo, tristemente, en parte por la movilización de las quintas del 40 y 41. No obstante, en opinión de José M. Mateos, de todo el cuadro de jugadores seleccionados, fue “[…] Justel quizás el que más destacó. Tenía cosas de fenómeno, a pesar de que solo jugaba con una pierna. Jugaba de interior izquierdo y apuntaba unas condiciones sorprendentes. Tenía una zancada larga, un dribbling seco y un toque limpísimo. […]” (MATEOS, J. M.: Los cincuenta años del Atlético de Bilbao, 1898-1948. 1.ª ed. Bilbao: Talleres Escuelas J. de P. de Menores, 1948, p.p. 81 y 145).

7.- Movilización militar y posterior desaparición en acción de guerra

Estella –hoy en día, Estella-Lizarra– (¿octubre de 1938?). José Luis Justel junto a varios compañeros sestaotarras pertenecientes a la quinta del 41 e integrantes del batallón ‘Arapiles’. Fila superior de izquierda a derecha: Dámaso (apellido desconocido), Susilla (nombre desconocido) y Marcelino Atucha. Agachados de izquierda a derecha: José Luis Justel y Juan Talavera (Fotografía cedida por Marcelino Atucha). Probablemente sea la última fotografía en vida de Justel.

Estella –hoy en día, Estella-Lizarra– (¿octubre de 1938?). José Luis Justel junto a varios compañeros sestaotarras pertenecientes a la quinta del 41 e integrantes del batallón ‘Arapiles’. Fila superior de izquierda a derecha: Dámaso (apellido desconocido), Susilla (nombre desconocido) y Marcelino Atucha. Agachados de izquierda a derecha: José Luis Justel y Juan Talavera (Fotografía cedida por Marcelino Atucha). Probablemente sea la última fotografía en vida de Justel.

Era un jugador que venía extraordinario, pero…seguía retumbando, entretanto, el cañón en los campos de batalla y, como muchos de sus compañeros de equipo, fue movilizado.

Estaba inscrito en la Caja de Reclutamiento de Bilbao, perteneciente a la 4ª Compañía del 4º Batallón, y el día 13 de setiembre de 1938 –martes de mal agüero– cogió el tren con destino a Bilbao en el apeadero de Urbinaga. Una vez en Bilbao fue acuartelado en Garellano. Aquí pasó una corta estancia a fin de lograr obtener una formación e instrucción militar básica. Estando en Garellano no abandona el fútbol, ¡cómo no!, y participó en partidos con sus compañeros. Aun estando acuartelados podían recibir visitas de familiares y amigos y precisamente el día en que su hermana María y Justi Acedo, una amiga de la familia, se disponían a trasladarse a Bilbao recibieron la noticia de que los acuartelados iban a ser trasladados inmediatamente a Estella. Con antelación al traslado parece ser, según el recuerdo de su hermana María Justel, que el capellán castrense del cuartel de Garellano intentó retenerlo en Bilbao debido a su buen hacer futbolístico pero todo su esfuerzo resultó baldío[5], ocurriendo lo mismo con los intentos realizados desde la presidencia del club bilbaíno[6], siendo definitivamente incorporado al Regimiento de Infantería ‘Aragón nº 17’ el día 12 de octubre de 1938 donde a partir de dicha fecha quedó prestando los servicios de campaña en el frente de Aragón.

Con posterioridad, José Luis, en su primera salida al frente con su batallón, no regresó y, como se ha dicho anteriormente, se le dio oficialmente por desaparecido en Gandesa (Tarragona) con fecha 10 de noviembre de 1938.

Copia simple de la certificación literal del acta de defunción. Obsérvese como ésta no se inscribe en el Registro Civil hasta el 30 de septiembre de 1946, fundamentado en lo que se explica a continuación en el texto del trabajo. (Fuente: Área de Pensiones de la Subdirección General de Costes de Personal y Pensiones Militares del Ministerio de Defensa y Servicio de Clases Pasivas de la Delegación Provincial de Economía y Hacienda de Bizkaia).

Copia simple de la certificación literal del acta de defunción. Obsérvese como ésta no se inscribe en el Registro Civil hasta el 30 de septiembre de 1946, fundamentado en lo que se explica a continuación en el texto del trabajo. (Fuente: Área de Pensiones de la Subdirección General de Costes de Personal y Pensiones Militares del Ministerio de Defensa y Servicio de Clases Pasivas de la Delegación Provincial de Economía y Hacienda de Bizkaia).

Copia simple de la certificación en extracto del acta de defunción expedida por el Registro Civil de Sestao.

Copia simple de la certificación en extracto del acta de defunción expedida por el Registro Civil de Sestao.

Juan Talavera, natural de Sestao y compañero de batallón, comunicó por carta a la familia Justel la desaparición en el frente de batalla de José Luis, preguntando a su vez si querían que les enviase las pertenencias personales de aquél. Dicha pregunta fue respondida con un no rotundo por parte de la familia.

La familia no daba crédito a la noticia. No podía creer que estuviera desaparecido. En lo más recóndito de su corazón quedaba la esperanza de que José Luis estuviera vivo. Tanto es así que ni tan siquiera se realizó funeral alguno por el descanso eterno de su alma.

Sus familiares allegados y convecinos trataban de convencer a la familia de José Luis del final trágico que este había tenido y les animaban a iniciar los trámites administrativos pertinentes para considerarle oficial y legalmente muerto y tener derecho así a cobrar un subsidio por el fallecimiento de su hijo en acción de guerra.

La madre, María Bollar, se negaba rotundamente y no hacía más que repetir ¡¡Yo no quiero dinero, únicamente pido que me devuelvan a mi hijo!!”.

No obstante, el tiempo pasaba y no existía noticia alguna de José Luis. Al final, la familia, haciendo de tripas corazón, asumió la desaparición y se convencieron de que nunca jamás volverían a verle. Tan solo quedaría su imagen, su recuerdo y su forma de ser grabada a fuego para siempre en la memoria.

Al final, fue una mujer de un guardia civil que vivía en el cuartel de la Benemérita muy cercana al domicilio familiar de los Justel la que le convenció para realizar todos los trámites anteriormente mencionados. Actuaron como testigos Juan Talavera y un vecino de Zierbana, ambos compañeros del batallón de Justel con el que encontró la muerte. Los Justel recibieron el subsidio hasta su muerte.

Su muerte fue también hondamente sentida por todos sus compañeros de equipo. ¿Qué hubiese llegado a ser … de haber vivido?

Certificación de desaparición en acción de guerra, expedido por Don Manuel Pereira Domínguez, Teniente auxiliar de infantería y secretario de la Comisión Liquidadora del Regimiento de Infantería Aragón número diecisiete, de la que era primer jefe el Comandante de infantería Don Monserrate González Meseguer y expedido en Jaca a 18 de abril de 1947.

Certificación de desaparición en acción de guerra, expedido por Don Manuel Pereira Domínguez, Teniente auxiliar de infantería y secretario de la Comisión Liquidadora del Regimiento de Infantería Aragón número diecisiete, de la que era primer jefe el Comandante de infantería Don Monserrate González Meseguer y expedido en Jaca a 18 de abril de 1947.

Certificación de prestación de servicios y desaparición en acción de guerra

Certificación de prestación de servicios y desaparición en acción de guerra

Copia simple del documento mediante el que se aprueba la concesión de una pensión a los padres de José Luis Justel Bollar. Si bien la fecha del documento es de 11 de octubre de 1947, el derecho al cobro de la pensión se retrotraía al 11 de noviembre de 1938, día posterior al del ‘fallecimiento’ de José Luis. (Fuente: Área de Pensiones de la Subdirección General de Costes de Personal y Pensiones Militares del Ministerio de Defensa y Servicio de Clases Pasivas de la Delegación Provincial de Economía y Hacienda de Bizkaia).

Copia simple del documento mediante el que se aprueba la concesión de una pensión a los padres de José Luis Justel Bollar. Si bien la fecha del documento es de 11 de octubre de 1947, el derecho al cobro de la pensión se retrotraía al 11 de noviembre de 1938, día posterior al del ‘fallecimiento’ de José Luis. (Fuente: Área de Pensiones de la Subdirección General de Costes de Personal y Pensiones Militares del Ministerio de Defensa y Servicio de Clases Pasivas de la Delegación Provincial de Economía y Hacienda de Bizkaia).

8.- Justel en el recuerdo

La verdad es que su figura, excepción hecha de sus familiares, amigos y todos aquellos que tuvieron la oportunidad de conocerle, está completamente olvidada y enmohecida por los años transcurridos desde su muerte. Se trata, pues, de un personaje prácticamente desconocido, salvo alguna pequeña mención que de él se hace en algún artículo periodístico o libro acerca de la historia del centenario club rojiblanco recordando aquel equipo de ‘cachorros’ del año 1938 que devolvió la vida al Athletic Club. Por lo demás,  nada de nada o, como decimos en euskera, ‘hutsaren hurrengoa’.

Veamos, pues, a continuación, algunas pequeñas excepciones:

El Correo Español-El Pueblo Vasco, en su edición del día 26 de noviembre de 1954 y con motivo de la publicación del primer capítulo de las memorias de José Luis López Panizo, conocido como Panizo, recogidas por el periodista Pepe Sendeja, comentaba aquél: “[…]. También aquí viene que ni pintada la ocasión para introducir de matute en estas ‘Memorias’ algo que se salga de lo corriente, para convertir mi ingreso en el ‘Atlético’ en asunto novelesco, que hiciera soñar a los chicos de ahora. Pero todo fue vulgar y sencillo, como al principio he indicado. A mí me llevó al Atlético aquel gran muchacho y jugador que fue Justel, magnífica realidad a sus 19 años (sic.), que vio cortada de raíz su carrera al caer muerto en los frentes de batalla cuando todo parecía sonreírle y se le ofrecía un rápido y brillante porvenir dentro del fútbol español. […].”

En este sentido resulta también meritorio destacar que con motivo de las fiestas de Simondrogas en el verano de 1974, y dentro de la VII Bajada que se ofreció como homenaje al Athletic Club en sus bodas de brillante –al que se le hizo entrega de una artística placa de plata conmemorativa de la efemérides– también se realizó otro caluroso homenaje a determinados personajes simondrogueses. Veamos a continuación lo que decía el folleto anunciador de tal acontecimiento:

Justel13“[…]. Asimismo, aquellos simondrogueses que han figurado en las plantillas rojiblancas, recibirán también su merecido homenaje, para lo cual se hará entrega de una placa-recuerdo a Doroteo Elorriaga, José Luis López Panizo, Venancio Pérez, Gonzalo D. Beitia, Raúl Lopez e Isidoro Urra. […]. Queda por citar a un gran futbolista simondrogués como lo fue José Luis Justel (q.e.p.d.) fallecido en plena juventud, cuando ya formaba parte con su clase indiscutible en las filas de San Mamés junto a los Bertol, Nico Viar, etc., que fueron los primeros jugadores que se alinearon en el Athletic una vez finalizada nuestra guerra civil. […].”

Fue este un homenaje –y que yo tenga constancia el único– caluroso y entrañable al que acudió María Justel Bollar quien recibió de las manos del presidente del Athletic Club, José Antonio Eguidazu Allende, el trofeo correspondiente a su fallecido hermano.

Por último, en una conversación mantenida el 2 de junio de 2002 en el ‘Monaco’, una céntrica cafetería bilbaína ya desaparecida,  con Nico Viar (excapitán del Athletic Club en el año 1938), éste me comentaba lo siguiente: “[…] Conocí a José Luis en el torneo ‘amateur’ del año 1937. Era un joven alto, espigado y excelente futbolista. El fútbol no tenía secretos para él. Tenía una zurda prodigiosa y cada vez que chutaba con ella daba la sensación de que de su bota salía un cañonazo. Cuando fichamos como ‘amateurs’ con el Athletic tuve ocasión de conocerle un poco más pero poco puedo decir acerca de él. Era un muchacho extraordinario, extrovertido y lleno de vitalidad. Estábamos en guerra y nos movilizaron a todos. El Athletic hizo lo indecible para colocarnos en buena situación pero con José Luis, no sé por qué, no se pudo hacer nada. A mí me colocaron en la base militar de Zorroza como mecánico donde formaba parte de una cadena de montaje de camiones ‘Chevrolet’ que tenían por destino el frente. Conseguí sacar el carné de conducir y, gracias a ello, en vez de coger el fusil me dediqué a conducir esos mismos camiones que habíamos montado en Zorroza. Cuando acabó la guerra y volví a Bilbao me enteré de la desaparición de José Luis en el frente de Gandesa. Como les pasaba a los demás compañeros, yo tampoco me lo podía creer. Sé que el Athletic intervino activamente para aclarar su desaparición y dar con su cadáver pero todo resultó inútil. Al final tuve que aceptar que aquel compañero había desaparecido para siempre.[…].”

Justel149.- Reflexión final

Ya no me queda más que contar. Esto es todo lo que he podido averiguar y recopilar acerca de la figura entrañable de este muchacho simondrogués, conocido cariñosamente en su barrio como ‘El maquetillo’. Ya sé que no es mucho pero sinceramente creo que he cumplido con mi objetivo inicial: Rescatar del olvido a José Luis Justel Bollar, refrescar la memoria de los viejos aficionados y, en especial, darle a conocer a toda esa juventud que acude a la ‘Catedral’ para animar al equipo de su corazón.

¡Ojalá que cada vez que el equipo salte al verde césped de San Mamés y vean los colores rojiblancos de la camiseta athlética recuerden que ese rojo es parte de la sangre inútilmente derramada por Justel y otros muchos en una guerra sin sentido, como lo son todas!

Y, para acabar definitivamente, no puedo si no transcribir una reflexión del cantautor Facundo Cabral[7]: “No me importa tu fusil, Ni el cañón de tu enemigo, dos males no significa un bien en ningún sentido” (texto extraído de la composición titulada Yo no vendo, yo no compro).

Agradecimientos

Agradezco a todas aquellas personas que me ayudaron desinteresadamente facilitando información, tanto escrita como gráfica, para la elaboración del presente artículo y, muy en particular, a Doro Elorriaga, María Justel (ambos ya fallecidos) y a Francisco Javier López Justel, sobrino del protagonista de este trabajo. Por último, vaya también mi agradecimiento tanto al Director como al Consejo de Redacción y al Responsable Técnico de Cuadernos de Fútbol, ya que sin su apoyo no hubiera sido posible la edición de este pequeño trabajo.

Referencias

Libros

AIESTARAN, C. (2001). Echevarría. Guardameta del Athletic Club (1938-1942). Bilbao: Ediciones Beta III Milenio, S.L.

AIESTARAN, C. (2003). Fútbol y Metralla. Homenaje al sestaotarra rojiblanco José Luis Justel Bollar (1920-1938). Bilbao: Ediciones Beta III Milenio, S.L.

GONZÁLEZ DE UBIETA, F. (1941): Historia del Athletic Club de Bilbao (hoy Atlético) 1898-1940, con gotas. Un Club de leyenda y la leyenda de un Club. 1ª edición. Madrid: Ediciones Alonso.

MATEOS, José Mª (1948): Los cincuenta años del Atlético de Bilbao, 1898-1948. Bilbao: Talleres Escuelas J. de P. de Menores.

TERRACHET, E. (1969). Historia del Athletic de Bilbao/Caso único en el fútbol mundial (“L’Equipe”). Bilbao: La Gran Enciclopedia Vasca, 1ª edición.

Periódicos y revistas deportivas

El Correo Español-El Pueblo Vasco.

Hierro.

Marca.

Enciclopedias on line

Wikipedia


[1] Esa es la fecha que aparece como anotación marginal en su partida literal de nacimiento. Textualmente dice lo siguiente: “[…]. Falleció en el Concejo de Sestao el día 10 de noviembre de 1938 según consta. […]” Con relación a esta anotación, comentar, por un lado, que) José Luis Justel no falleció en Sestao sino en la Batalla del Ebro, en el frente de Gandesa, según figura en la partida literal de defunción así como en las certificaciones emitidas por Don Manuel Pereira Domínguez, Teniente Auxiliar de Infantería y Secretario de la Comisión Liquidadora del Regimiento de Infantería Aragón número diecisiete y, por otro, que la fecha exacta de su fallecimiento es desconocida, siendo la fecha anteriormente mencionada la correspondiente al día en que se le dio por desaparecido.

[2] Doroteo Elorriaga Barrueta, ‘Doro’ (Sestao, 22/04/1916 – Barrika, 25/10/2005) al igual que Justel, era natural del barrio sestaoarra de Simondrogas. ‘Doro’, aunque mayor que él, mantuvo amistad con aquél y compartió con él la afición por el fútbol. Comenzó a jugar sin estar federado en el Kaiku de Abajo y de ahí pasó al Sestao Sport, equipo en el que permaneció durante las temporadas 1932-33 y 1933-34. Al final de esta temporada varios jugadores del equipo, ‘Doro’ incluido, fueron fichados por el Athletic Club, destacando entre todos ellos Hermenegildo Elices Rivas, futbolísticamente conocido como Elices y, casualmente, cuñado de ‘Doro’. A este último la suerte no le acompañó. Enfermó de la pleura y permaneció año y medio sin jugar, periodo de tiempo en el que estuvo reponiéndose en Alegría-Dulantzi (Alegría de Álava). Reincorporado al equipo debutó el 15 de marzo de 1936, su único partido como rojiblanco, en el partido Valencia-Athletic que terminó con empate a un tanto, temporada en la que el Athletic Club se hizo con el campeonato de Liga. Al estallar la Guerra Civil se alistó como voluntario en el Batallón ‘Gordexola’ a las órdenes del comandante Luis Urkullu. Tras la retirada del batallón del frente de batalla, éste se entregó en Barakaldo a las fuerzas ‘nacionales’, siendo internado en la cárcel del Carmelo en Begoña donde permaneció tres o cuatro meses. Una vez libre, ingresó en la Naval y en la temporada 1938-39 jugó en el Glorioso Deportivo Alavés. Finalizada la guerra, e impidiéndosele continuar en el Athletic Club, esto es, siendo represaliado,  fichó por el Zaragoza, junto con Urbano Ruiz Bilbao, y permaneció en este equipo durante las temporadas 1939-40 y 1940-41. De aquí pasó al Baracaldo-Altos Hornos –anteriormente denominado Baracaldo-Oriamendi–, equipo en el que permaneció ocho temporadas consecutivas. Mientras, la directiva del Barakaldo le encontró una colocación en Altos Hornos, empresa en la que trabajó hasta su jubilación. Obtuvo también el carnet de entrenador, estando bajo su dirección técnica, entre otros, los equipos de Sestao. Portugalete, Santurce y Deusto, siendo también secretario de la Sociedad Kaiku de Remo (Sestao).

[3] Con relación a la ‘repesca’ de Justel por parte del Carmen de Baracaldo debo comentar que, desde mi punto de vista, y al amparo de la normativa del torneo amateur, “[…]. Una vez hecha la primera eliminación, los equipos que sigan jugando podrán reforzarse con los derrotados, comunicándoselo al Athletic, si bien cuando se encuentren cinco clasificados para jugar la eliminatoria anteúltima ya no podrán admitirse nuevos refuerzos. […]”, la nueva adscripción no debió ser consentida por la organización del mismo. En efecto: así como la alineación de jugadores como Urrutia, Chiqui y Nico Viar, procedentes del Erandio, no hay nada que objetar puesto que cumplían perfectamente la normativa –el Erandio había sido eliminado con antelación a la clasificación de los cinco equipos que jugarían la eliminatoria anteúltima, y el Carmen estaba en su derecho de reforzar su equipo con la incorporación de los mismos–, en el caso de Justel no se dio tal circunstancia ya que aunque éste pertenecía al Portugalete Chiqui, uno de los cinco equipos clasificados para jugar la eliminatoria anteúltima, la decisión de este conjunto de retirarse del torneo tras la finalización del encuentro celebrado el 13 de febrero en el campo de Torre Madariaga ante el Carmen de Baracaldo, encuentro que venció este último por 4 tantos a 1 debiera haber impedido la repesca de Justel. “{[…]. El excelente equipo del Potugalete Sport, que con tanto éxito venía jugando en el torneo amateur del Athletic, después de demostrar a la afición vizcaína su gran clase y valía de sus jugadores Justel, ‘Pichi’, Fausti, Celaya, Uriarte […] debido al mal comportamiento con este equipo, ha decidido retirarse de la competición.” A.P.I. en Hierro de 17-02-38)}. En todo caso, se trata de un asunto de interpretación de las normas y yo, particularmente, soy excesivamente restrictivo.

[4] Roberto Bertol falseó la fecha de nacimiento, poniéndose un año menos para poder jugar el torneo amateur del Athletic. Según las normas del torneo tan sólo podían participar muchachos mayores de quince y menores de diecinueve y Bertol, a la vista de su partida literal de nacimiento, nació en Lizartza (Gipuzkoa) el día 2 de diciembre de 1917, siendo inscrito en el registro civil de la citada localidad al día siguiente. Por lo tanto, cuando se inscribió estaba a punto de cumplir los 20 años. Fue jugador del Athletic Club desde la temporada 1938-39 hasta 1949-50. Campeón de Liga en la temporada 1942-43 y subcampeón en las temporadas 1940-41 y 1946-47. Campeón de Copa en 1944 y 1945 y finalista en 1942. Jugó dos partidos internacionales, contra Portugal (Lisboa) y contra Suiza (Zurich).

[5] Esta práctica parece ser que fue habitual durante la Guerra Civil. Muchos jugadores de fútbol de calidad contrastada –por ejemplo, Oceja– a pesar de ser movilizados no fueron enviados al frente, consistiendo su ‘misión liberadora a través del deporte en la nueva España que empezaba a amanecer’ en la participación en partidos de combinados militares pertenecientes a diferentes zonas liberadas que se enfrentaban entre sí para el entretenimiento de las tropas.

[6] Al hilo de lo comentado en la nota anterior, en una conversación mantenida a finales del año 2002 con Javier López Justel, sobrino de José Luis, afirma haber visto y leído en su domicilio anterior una carta del Athletic Club firmada por su presidente, Luis Casajuana, y dirigida a su tío en la que, entre otras cosas, le dice que “[…] tanto yo, como la Junta Directiva, el entrenador y tus compañeros te echamos mucho de menos. […]. De todas formas, no te preocupes. Los trámites van por buen camino y esperamos poder verte con nosotros dentro de poco tiempo.”

[7] Rodolfo Enrique Cabral (Facundo Cabral) nació en La Plata, Provincia de Buenos Aires el 22 de mayo de 1937. Fue un reconocido cantautor y escritor. Fue asesinado en la madrugada del 9 de julio de 2011 en la Ciudad de Guatemala, víctima de un confuso atentado en el que recibió múltiples disparos perpetrados por varios sicarios armados con fusiles de asalto en el Boulevard Liberación de dicha ciudad, cuando se dirigía con su representante al Aeropuerto Internacional La Aurora desde el hotel donde se hospedaba para continuar en Nicaragua con su gira de presentaciones. Aparentemente las balas iban dirigidas al empresario Henry Fariña (promotor musical, dueño de la cadena de casinos ‘Elite’ y prostíbulos en Centroamérica, presunto ‘asesor’ de la bancada del gobernante partido Frente Sandinista en el Parlamento de Nicaragua y condenado a 30 años de prisión en el año 2012 por delitos de tráfico internacional de drogas, lavado de dinero y crimen organizado) quien conducía el coche donde viajaban.(Recuperado de https://www.cmtv.com.ar/biografia/show.php?bnid=2039&banda=Facundo_Cabral, https://www.infobae.com/2011/07/11/592781-quien-es-henry-farina-el-empresario-que-estaba-facundo-cabral/ y https://www.nacion.com/sucesos/farinas-condenado-a-30-anos-de-prision/3SCF3PBGJNFDXPV3WGFUKTRZMY/story/).

Etiquetado con: , , , , ,
Publicado en: active

Nº 105

Números publicados

Revista indexada en:

dialnetdialnet
Tienda oficial de CIHEFE
Hazte Socio
Foro

Redes sociales