Miniatura
RESUMEN:

Capítulo 1. Desde los orígenes hasta final de la temporada 1901-1902. 1 – Los orígenes. Antes de tener conocimiento la sociedad madrileña de la existencia del football, en 1846 la prensa de la capital dio noticia de la existencia de uno de los códigos del Juego, La Soulè, en las páginas del Semanario pintoresco español,

ETIQUETAS:

, ,

PDF

Historia del fútbol madrileño (I)

De y

Capítulo 1. Desde los orígenes hasta final de la temporada 1901-1902.

1 – Los orígenes.

Antes de tener conocimiento la sociedad madrileña de la existencia del football, en 1846 la prensa de la capital dio noticia de la existencia de uno de los códigos del Juego, La Soulè, en las páginas del Semanario pintoresco español, publicación dirigida por Ramón de Mesonero Romanos, 17 años antes de la creación de la Football Association. Dicho juego, proveniente de la Bretaña francesa, es una modalidad medieval de fútbol.

Es la única mención que hemos encontrado, en prensa madrileña, citando a cualquier código de football, antes de la creación de la Football Association en Inglaterra. (1)

Tenemos que esperar a 1879 para encontrar la primera noticia sobre fútbol madrileño, aparecida en la revista “El Campo: agricultura, jardinería y sport”, que nos anuncia la fundación del Cricket y Foot-Ball Club de Madrid. (2)

En 1881 aparece la figura de Stewart Henbest Capper y su relación con la Institución Libre de Enseñanza. Capper introdujo varios juegos ingleses en la escuela, entre ellos el football, el que enseñó a practicar a sus alumnos de ambos sexos en las excursiones realizadas. Es conocido que en esta escuela no se hacía distinción en las actividades a realizar por niños y niñas, por tanto, a la hora de los juegos, es más que posible que sus alumnas fueran las primeras mujeres españolas en dar patadas a un balón. Otros profesores partidarios y participantes de los juegos traídos de Gran Bretaña fueron Manuel B. Cossío y Giner de los Ríos. (3)

Estas dos primeras etapas, aunque muy cercanas en el tiempo, no conectan entre si, lo mismo que la tercera con estas dos anteriores. Esta tercera versión del fútbol madrileño es la definitiva, la que nos une a los actuales practicantes o seguidores con la prehistoria del fútbol madrileño. En esta época aparecen las primeras noticias conocidas de la historia del fútbol madrileño, y del Real Madrid, en particular. Con todos ellos, compartió afición un suizo llamado Paul Heubi, que fue quién les enseñó a jugar al football, a hacer algo más que correr desaforadamente tras el pelotón y patearlo como si la peste fuera. (4)

La presencia del helvético Heubi coincidió con la fundación de la Sociedad de Fútbol (6) y un club bideportivo titulado Sociedad de Juegos al Aire Libre, dedicado al fútbol y al atletismo. (5) Un poco más tarde se sabe que los alumnos de la Escuela de Ingenieros de Minas se dedicaron a la práctica futbolística, la Nueva Sociedad de Foot-Ball, formada por muchos de los socios que formaron más tarde el Madrid FC; el Sky FC, que en 1902 cambia su nombre por New FC y el Madrid FC. (6) Pedro Parages así lo confirma en una entrevista publicada por la revista madrileña Crónica:

“ … Crónica.- Lentamente, a nuestro lado, ignorante de la finalidad periodística, Parages ha ido rememorando datos, anécdotas, triunfos, episodios felices, deliciosas hazañas de la época del fútbol romántico…

Parages.- Fue allá por el año 1902 ó 1903… Yo había regresado de Suiza en 1900, y tras las tapias del Retiro, en el Tiro de Pichón antiguo, descubrí cierto día un grupo de muchachos que jugaban al fútbol. Entre ellos un inglés, creo que se llamaba Grooby, me inspiró viva simpatía. “Aquello” era el Escay (sic), y aunque no me alisté en él, quedé convenido para a mi regreso de Inglaterra entrar a formar parte de él. Ni ellos ni yo habíamos olvidado nuestra palabra; pero a mi vuelta el Escay (sic) se convirtió en el Madrid, presidido por don Juan Padrós, y en el que formamos los Giralt, los dos hermanos Palacios, Gorostizábal y muchos otros. Dos o tres años continuamos estrechamente unidos, hasta que por una cuestión baladí unos cuantos se separaron para formar el Español. Con nosotros, presididos entonces por Carlos Padrós, quedaron Dieste (q.e.p.d.), Chulilla, Aspiunza, Revuelta, Berraondo y… no recuerdo quiénes más. Pero tal fue el quebranto que la disidencia nos produjo, que de equipo casi invencible, resultamos batidos, ¡me acuerdo de la cifra, ¡por el Moncloa por 19 goals a 0!…”. (7)

Quizá este Groovy inglés que cita Parages sea el suizo Paul Heuvi. Fonéticamente puede ser parecido. No tenemos conocimiento de ningún inglés con este apellido o parecido y, recordando como los hermanos Giralt llamaban al suizo en la entrevista de 1928 en El Imparcial “Polevi”, es posible que fuera el suizo a quién se refiere Parages (6).

Fuentes:

Hazte Socio

Miembro del CIHEFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: active