Miniatura
RESUMEN:

En anteriores trabajos hemos observado la estrecha relación que existe entre el hecho aparentemente puntual de abrir el marcador y la trayectoria que puede tener un equipo en una competición de larga duración como es el Campeonato de Liga. Lo que a primera vista se puede entender como algo circunstancial e incluso aleatorio como es

ETIQUETAS:

, , , ,

PDF

Jugar a puerta cerrada y los cinco cambios alteraron significativamente la competición –que no la clasificación-

De

En anteriores trabajos hemos observado la estrecha relación que existe entre el hecho aparentemente puntual de abrir el marcador y la trayectoria que puede tener un equipo en una competición de larga duración como es el Campeonato de Liga. Lo que a primera vista se puede entender como algo circunstancial e incluso aleatorio como es lograr el 1-0, en cambio se convierte en un baremo sensible que nos permite entender mejor el rendimiento de un equipo y su clasificación final cuando aplicamos estos datos al global de la temporada, hasta el punto que se transforma en un referente para evaluar sistemas de juego y métodos de trabajo en los equipos implicados.

El que marca el primer gol gana en 68,59% de los casos.

Es el resultado atendiendo a los números globales de la Primera División española, en la que se disputaron 380 partidos, como vemos en la siguiente tabla.

380 partidos de Primera División 2019/20

Partidos con vencedor/perdedor:

276

 

 

 

Ganó el que abrió el marcador

238

68,59%

 

Perdió el que abrió el marcador

38

10,95%

Partidos con empates

104

 

 

 

Empate 0-0

33

 

 

Empate con goles

71

 

Es una cifra que se coloca justo en la media de los últimos años en que se ha realizado este estudio, por lo que la primera impresión solo hace que confirmar lo explicado en anteriores temporadas.

 

2011/12

2012/13

2013/14

2014/15

2015/16

2016/17

2017/18

2018/19

2019/20

Partidos con goles

346

355

348

350

355

353

352

352

347

Empates 0-0

34

25

32

30

25

27

28

28

33

Ganó el equipo que abrió el marcador

239

218

256

250

251

246

262

231

238

 

69,08%

61,41%

73,56

71,43%

70,71%

69,69%

74,43%

65.62%

68,59%

Empates

61

59

54

61

67

62

58

82

71

 

17,63%

16,62%

15,52

17,43%

18,87%

17,56%

16,47%

23,29%

20,46%

Perdió el equipo que abrió el marcador

46

78

38

39

37

45

32

39

38

 

13,29%

21,97%

10,92

11,14%

10,42%

12,75%

9,09%

11,08%

10,95%

Sin embargo, en la última edición del Campeonato de Liga se han alterado las condiciones en que se disputaban los partidos. Así nos lo confirman los números tan diferenciados entre el antes y el después de la pausa por el Covid-19.

Porque si hacemos la estadística de la incidencia del primer gol en las 27 primeras jornadas, que se disputaron bajo las mismas condiciones que en los años anteriores, vemos que el éxito -ganar el partido- del que marca el primer gol está en el el 65,99%, un porcentaje ligeramente superior al de la temporada 2018/19, pero también por muy poco por debajo de la media de los años estudiados.

270 partidos de Primera División 2019/20 Jornadas 1-27

Partidos con vencedor/perdedor:

196

 

 

 

Ganó el que abrió el marcador

163

65,99%

 

Perdió el que abrió el marcador

33

13,36%

Partidos con empates

74

 

 

 

Empate 0-0

23

 

 

Empate con goles

51

 

No sucede lo mismo con las 11 jornadas finales donde podemos tener en cuenta tres factores fundamentales:

Reprogramación del plan de trabajo anual tras la pausa.

Partidos a puerta cerrada.

Cinco cambios por equipo en cada partido y la pausa de hidratación.

Cada uno de estos factores tiene un peso de por sí determinante:

El parón que sufrió la competición supuso romper con la ruta de trabajo establecida por el equipo técnico de cada club en función a su plantilla y su calendario. Por poner un referente, como es sabido hay entrenadores que dan mayor relevancia a un buen comienzo de temporada para luego trabajar un mantenimiento que permita utilizar el rédito inicial como un colchón de seguridad. Para otros, como decía Luis Aragonés, lo fundamental era llegar en las mejores condiciones físicas a la recta final del campeonato, que era cuando se decidían las plazas determinantes.

La reanudación no se puede comparar con una pretemporada habitual porque la dinámica de trabajo ha sido muy irregular dadas las circunstancias. Como bien sabemos, las fases de preparación empezaron desde la dedicación individual, pasando a grupos de trabajo hasta finalmente poder reunir a toda la plantilla a la vez. Nunca antes se había trabajado así.

A esto hay que añadir que la suspensión de la competición también trajo “romper las rachas” de algunos equipos, que habían encontrado una línea de rendimiento ideal. También es habitual a esas alturas de la Liga (jornada 27) observar que algunos jugadores acusan el calendario sobrecargado, por lo que la pausa significó un alivio e incluso este retraso del calendario permitió reaparecer a aquellos lesionados que prácticamente habían dicho adiós a la temporada.

Fue un recomenzar aunque con demasiadas diferencias como para confundir las condiciones que hay a mediados de agosto con las que hubo en la reanudación del torneo.

Jugar a puerta cerrada alteraba uno de los principios fundamentales de la competición: el factor campo. Cierto es que al hacerlo de forma obligada todos los equipos, el principio de igualdad de condiciones no se veía alterado sustancialmente. No obstante, todos sabemos que hay equipos que mantienen una relación muy estrecha con su público y se transforman anímicamente cuando son aleados. Igualmente, otros conjuntos saben moverse muy bien cuando el ambiente es adverso. El público, pues, siempre es un aliciente sobre los jugadores. Y no digamos sobre el árbitro, donde se ejerce una presión a veces desmedida, hasta el punto que puede influir en las decisiones -está neurológicamente demostrado-.

Y el tercer factor, el de los cinco cambios, no puede dejarse de lado, porque altera de manera sustancial el planteamiento de los partidos. Recuérdese históricamente que los primeros cambios reglamentarios solo afectaban al portero por lesión, para evitar que un equipo quedase en inferioridad por una jugada fortuita. Con el tiempo, los entrenadores fueron haciendo un uso más variopinto de esta herramienta: desde sustituir hombre por hombre -sin alterar la disposición táctica-, introducir jugador de refresco, modificar líneas, hasta llegar al cambio para arañar unos segundos al cronómetro. Ahora con cinco sustituciones las opciones se multiplican, incluyendo la de alinear a un jugador para que rinda exclusivamente durante un tiempo determinado. Ha habido entrenadores que han sabido aprovechar muy bien este nuevo recurso, así como otros han renunciado prácticamente a él, limitándose en muchos partidos a hacer tres o menos cambios en su alineación. Igualmente se debe tener en cuenta la pausa de hidratación dado que incide directamente sobre el juego: corta el ritmo del partido en un momento determinado, permite al entrenador actualizar sus directrices según se está desenvolviendo el partido y recupera parcialmente el estado físico de los jugadores.

No entraremos a analizar estas incidencias sobre los clubs de manera particular ya que entonces sería necesario introducir valoraciones que se escapan a nuestra competencia como puede ser la reprogramación de la temporada para encarar los once partidos que faltaban y la adaptación del entrenador y la plantilla a las nuevas condiciones de juego. 

Pero sí nos sirven las cifras comparativas, dividiendo el Campeonato en dos fases (jornadas 1-27 y jornadas 28-38), donde en números absolutos tenemos los siguientes referentes:

 

Jornadas 1-27

Jornadas 28-38

Victorias locales

129

45

 

47,8%

40,9%

Empates

75

30

 

27,8%

27,3%

Victorias visitantes

66

35

 

24,4%

31,8%

Goles locales

407

139

 

59,4%

54,1%

 

1,51 por partido

1,26 por partido

Goles visitantes

278

118

 

40,6%

45,9%

 

1,03 por partido

1,07 por partido

El primer dato más llamativo era previsible: en el factor campo se ha reducido muy significativamente, bajando de un 23,4% a tan solo un 9,1% de diferencia entre ambos porcentajes de victoria, mientras que el porcentaje de empates han experimentado un ligero descenso.

Y son los goles los que mejor reflejan esta estadística. Mientras los equipos visitantes han mantenido su promedio de goles –solo lo han mejorado en tres centésimas por partido-, los locales han reducido sus dianas en casi 25 centésimas por partido, es decir, un gol menos por cada cuatro partidos que jugaban, que, proyectando estas estadísticas en números, supone afirmar que los equipos que jugaron en casa dejaron de marcar unos 25 goles al disputarse los partidos bajo las nuevas condiciones. ¿Realmente el público marca un gol cada cuatro partidos?

Con todas estas consideraciones podemos adelantar que en referencia al tema que tratamos, el marcar el primer gol, se han dado unos resultados muy llamativos en el período de jornadas 28-38, acentuándose aún más las estadísticas:

110 partidos de Primera División 2019/20 Jornadas 28-38

 

Partidos con vencedor/perdedor:

80

 

 

 

 

Ganó el que abrió el marcador

75

75,00%

 

 

Perdió el que abrió el marcador

5

5,00%

 

Partidos con empates

30

 

 

 

 

Empate 0-0

10

 

 

 

Empate con goles

20

 

En efecto, del 65,99% de éxito que hubo en las jornadas 1-27 se ha pasado a un 75% en las 28-38. Son diez puntos por encima, y lo que llama más la atención es que esa cifra no se había alcanzado en ninguna de las temporadas analizadas previamente. A esto hay que añadir que solo en un 5% de los casos se produjo la derrota de quien había abierto el marcador.

Si nos atenemos al factor campo, los números nos dan las siguientes estadísticas:

Partidos jugados

Jornadas 1-27

Jornadas 28-38

Total

 

 

 

 

270

110

380

 

Partidos en que se adelantó el equipo local

145

54

199

 

 

 

 

58,70%

54,00%

57,35%

 

 

Ganó el equipo local

108

42

150

 

 

 

74,48%

77,78%

75,38%

 

 

Hubo empate

26

10

36

 

 

 

17,93%

18,52%

18,09%

 

 

Remontó el equipo visitante

11

2

13

 

 

 

7,59%

3,70%

6,53%

 

Partidos en que se adelantó el equipo visitante

102

46

148

 

 

 

 

41,30%

46,00%

42,65%

 

 

Ganó el equipo visitante

55

33

88

 

 

 

53,92%

71,74%

59,46%

 

 

Hubo empate

25

10

35

 

 

 

24,51%

21,74%

23,65%

 

 

Remontó el equipo local

22

3

25

 

 

 

21,57%

6,52%

16,89%

 

Como se puede comprobar, las diferencias entre ser el local o el visitante quien abra el marcador se han reducido significativamente (17,40% de las jornadas 1-27 a 8,00% de las 28-38), manteniendo una correlación con los porcentajes que dan los resultados finales de los partidos al diferenciar casa fuera (47,8% jornadas 1-27 / 40,9% jornadas 28-38). Sigue habiendo ventaja para los locales pero la ausencia del público se ha dejado notar.

Sin embargo hay otro dato que resalta por encima del factor campo: el número de remontadas. Se ha pasado del 13,36% de las jornadas 1-27 a un 5,00% de las jornadas 28-38. Si atendiésemos solo al factor campo vemos que en efecto, en el período 1-27 los locales remontaron 22 veces frente a 11 los visitantes, es decir, el doble de ocasiones. Por contra, en el período 28-38 hubo solo cinco remontadas, dos protagonizadas por los equipos locales y tres por los visitantes, lo que da técnicamente un equilibrio entre casa/fuera. Podemos entender que jugar a puerta cerrada ha neutralizado la capacidad de reacción igualando a locales y visitantes, especialmente porque, como ya se ha señalado, el número de goles locales se ha reducido sensiblemente.

Aplicando pura lógica, a menor número de goles, estos cobran mayor valor y en consecuencia se hacen más decisivos. Esto implica también que a menor número de goles a su vez habrá menor número de remontadas. Y aquí vemos que el factor campo no es el único elemento incidente porque comprobamos que cuando el equipo local marca primero su porcentaje de posibilidades para sellar la victoria aumenta en tres puntos (ha pasado de 74,48% a 77,78%), mientras que el riesgo a sufrir una remontada por parte del visitante se ha reducido en más de un 50% (ha pasado de 7,59% a 3,70%). En otras palabras, independientemente al factor campo, los equipos que marcaron primero han amarrado mejor su ventaja lo que quiere decir que la otra innovación -los cinco cambios por equipo- ha servido para que aquellos que tomaron la iniciativa supieran mantenerla a base de cambios lo suficientemente acertados como para contrarrestar las posibles rectificaciones que hiciese el entrenador rival.

Resumiendo: al igual que el factor campo ha quedado neutralizado a casi un 10% de incidencia, la capacidad de reacción de los equipos para voltear un marcador adverso se ha reducido en otro 10% de posibilidades debido a la introducción de los cinco cambios por partido.

La Liga del 1-0:

Seguidamente nos centraremos en la actuación de los equipos a lo largo del Campeonato de Liga atendiendo como referente la apertura del marcado. Si los partidos hubiesen acabado con un supuesto gol de oro, esta hubiese sido la clasificación:

 

1-0

0-0

0-1

Pts

 

Real Madrid

26

4

8

82

 

Sevilla FC

26

2

10

80

 

FC Barcelona

25

2

11

77

 

Villarreal CF

24

2

12

74

 

Real Sociedad

22

2

14

68

 

Atlético Madrid

21

5

12

68

 

Athletic Bilbao

21

4

13

67

 

Getafe CF

20

5

13

65

 

Valencia CF

19

0

19

57

 

Real Valladolid

15

6

17

51

 

Levante UD

16

2

20

50

 

RC Celta

13

7

18

46

 

Granada CF

14

2

22

44

 

CA Osasuna

13

5

20

44

 

SD Éibar

12

5

21

41

 

RCD Mallorca

13

1

24

40

 

Real Betis

12

3

23

39

 

RCD Espanyol

12

3

23

39

 

Deportivo Alavés

12

2

24

38

 

CD Leganés

11

4

23

37

 

Como se puede apreciar, existe una relativa correlación con la clasificación obtenida en la Liga. El Real Madrid, el campeón de Liga, fue el equipo que más veces rompió a su favor el 0-0, pero vemos que el subcampeón, el Barcelona, se ve adelantado por el Sevilla, así como el tercero, el Atlético de Madrid, queda relegado a la sexta posición.

El perfil de esta ordenación ya explica algunos aspectos que definieron la trayectoria de cada equipo, especialmente en lo que diferencia al campeón del subcampeón y también para explicar la irregular marcha del Atlético de Madrid, equipo que en las últimas temporadas había sido quien dominaba este aspecto.

Los mejores del 1-0 en los últimos años

Atendiendo al 1-0

Clasificación general en Liga

 

1-0

0-0

0-1

Pts

Puesto

Campeón de Liga

2011/12

Valencia CF

27

2

9

83

Real Madrid

2012/13

Atlético Madrid

26

4

8

82

FC Barcelona

2013/14

Atlético Madrid

28

1

9

85

Atlético Madrid

2014/15

FC Barcelona

30

2

6

92

FC Barcelona

2015/16

Atlético Madrid

31

2

5

95

FC Barcelona

2016/17

Real Madrid

30

0

8

90

Real Madrid

2017/18

Atlético Madrid

26

4

8

82

FC Barcelona

2018/19

Atlético Madrid

26

1

11

79

FC Barcelona

2019/20

Real Madrid

26

4

8

82

Real Madrid

Para evaluar mejor la tabla anterior veamos el porcentaje de rédito positivo que tuvieron los equipos una vez que lograron el 1-0:

 

marca 1-0

G

E

P

G%

G+E%

Real Madrid

26

24

2

0

92,31%

100,00%

FC Barcelona

25

22

2

1

88,00%

96,00%

Granada CF

14

12

2

0

85,71%

100,00%

Deportivo Alavés

12

9

3

0

75,00%

100,00%

SD Éibar

12

9

1

2

75,00%

83,33%

Atlético Madrid

21

15

6

0

71,43%

100,00%

Villarreal CF

24

17

3

4

70,83%

83,33%

CA Osasuna

13

9

3

1

69,23%

92,31%

RCD Mallorca

13

9

3

1

69,23%

92,31%

Levante UD

16

11

2

3

68,75%

81,25%

Valencia CF

19

13

4

2

68,42%

89,47%

Sevilla FC

26

17

7

2

65,38%

92,31%

Getafe CF

20

13

6

1

65,00%

95,00%

Real Sociedad

22

14

3

5

63,64%

77,27%

Real Valladolid

15

9

5

1

60,00%

93,33%

Real Betis

12

7

2

3

58,33%

75,00%

Athletic Bilbao

21

12

7

2

57,14%

90,48%

CD Leganés

11

6

2

3

54,54%

72,72%

RC Celta

13

6

5

2

46,15%

84,61%

RCD Espanyol

12

4

3

5

33,33%

58,33%

El Real Madrid vuelve a tomar ventaja sobre el Barcelona. No solo por el hecho de que suma un 1-0 más que el equipo azulgrana, sino que además, de sus 26 1-0 solo pierde cuatro puntos, por siete sus perseguidores. El Real Madrid ganó 24 partidos una vez abierto el marcador y solo concedió dos empates.

Volviendo al Atlético de Madrid, el equipo de Simeone tan solo consolidó como victorias poco más del 70% de las veces en que abrió el marcador, un porcetaje muy alejado del que había logrado en temporadas anteriores. De los 21 partidos en que tomó la delantera perdió su ventaja en seis, si bien, en ninguno de ellos se dejó remontar, dato que le permitió mantenerse en la zona alta de la clasificación. No fue así con el Sevilla, que se mostró más irregular una vez logrado el 1-0. Los sevillistas, de haberse mostrado más sólidos a la hora de saber aguantar el marcador hubiesen aspirado incluso a luchar por el título liguero, pero sus 20 puntos perdidos son un lastre demasiado pesado. En ese sentido también Getafe, Real Sociedad y Athletic de Bilbao hubiesen hecho una mejor campaña, pero no acertaron a la hora de contener a sus rivales y dejaron escapar muchos puntos. La Real Sociedad sufrió hasta cinco remontadas.

En el plano opuesto están Granada, Alavés y Éibar que no perdieron ningún partido una vez marcado el 1-0. En su debe citemos que consiguieron abrir el marcador en pocas ocasiones.

Respecto a los equipos que peor clasificaron en Liga, los números de Español y Leganés ya confirman su floja actuación, al igual que los apuros que sufrió el Celta, que demostró ser un rival incómodo aunque incapaz de guardar su renta. Junto a la Real Sociedad, fue el equipo que más remontadas sufrió. Se sale de su zona el RCD Mallorca que en este sentido obtuvo uno números muy aceptables.

Remontar el marcador adverso decide -como siempre- el título: Real Madrid

Si ordenamos a los equipos en función a su capacidad de respuesta a un gol inicial en contra tenenemos la siguiente clasificación:

 

Recibe 0-1

G

E

P

G%

G+E%

Atlético Madrid

12

3

5

4

25,00%

66,66%

Real Madrid

8

2

3

3

25,00%

62,50%

Sevilla FC

10

2

4

4

20,00%

60,00%

FC Barcelona

11

3

3

5

27,27%

54,54%

CA Osasuna

20

4

5

11

20,00%

45,00%

Valencia CF

19

2

6

11

10,53%

42,10%

Real Betis

23

3

6

14

13,04%

39,13%

Granada CF

22

4

4

14

18,18%

36,36%

CD Leganés

23

2

6

15

8,69%

34,78%

Levante UD

20

3

3

14

15,00%

30,00%

Real Sociedad

14

2

2

10

14,28&

28,57%

RC Celta

18

1

4

13

5,55%

27,78%

SD Éibar

21

2

3

16

9,52%

23,81%

Real Valladolid

17

0

4

13

0,00%

23,53%

RCD Espanyol

23

1

4

18

4,35%

21,74%

Deportivo Alavés

24

1

4

19

4,17%

20,83&

Villarreal CF

12

1

1

10

8,33%

16,67%

Athletic Bilbao

13

1

1

11

7,69%

15,38%

Getafe CF

13

1

1

11

7,69%

15,38%

RCD Mallorca

24

0

2

22

0,00%

8,33%

En este sentido el Real Madrid confirmó su superioridad sobre el Barcelona. Los blancos fueron capaces de puntuar en cinco de los ocho partidos en que se vieron con el 1-0 en contra, lo que tranformado en puntos significa recuperar siete puntos. Por contra el Barcelona, si bien recuperó 12 puntos, lo hizo sobre once partidos, cosechando cinco derrotas, las suficientes como para perder la Liga.

También bajo este referente, la capacidad de reacción, el Atlético de Madrid logró contrarrestar la ventaja inicial que tenía el Sevilla. Los madrileños mejoraron notablemente en este aspecto respecto a temporadas anteriores. De hecho fue el equipo, de entre los mejor clasificados, que más puntos recuperó: 14. El gran problema del Atlético de Madrid ha estado en no poder controlar esa irregularidad que le ha apartado de la lucha por el título ya que lo corregido por un lado (mejoró su capacidad de reacción) se vio contrarrestado por la pérdida de eficacia en su mejor arma (abrir el marcador y conservar la ventaja).

El cuarto puesto del Sevilla tuvo su baza en su buena capacidad de reacción, incluso superior a la del Barcelona. Esto confirma que el Sevilla perdió demasiada fuerza a la hora de saber guardar su ventaja adquirida, ya que cuando el marcador estaba en contra fue capaz de recuperar  hasta 10 puntos.

De entre los demás conjuntos, Osasuna y Granada fueron los que más remontadas protagonizaron, cuatro. Los de El Sadar recuperaron un total de 17 puntos, con lo que se puede evaluar su temporada con buena nota. Igual que el Granada, que recuperó 16 puntos, los justos para entrar en Europa por primera vez en su historia. Llama la atención el Getafe, que, pese a ofrecer un juego colectivo muy sólido, curiosamente en este sentido, en su capacidd de respuesta ofreció uno de los peores coeficientes. Solo supera al Mallorca, que en ninguna de las 24 ocasiones en que se vio por debajo del marcador fue capaz de voltearlo. Tan solo sumó dos puntos, rédito que le llevó a la Segunda División.

Los goleadores del 1-0

 

Abrió

fue 1-0

Total

 

 

marcador

definitivo

goles Liga

 

BENZEMA (Real Madrid)

10

2

21

 

RAÚL GARCÍA (Athletic Bilbao)

10

1

15

 

OCAMPOS (Sevilla FC)

8

1

14

 

GERARD MORENO (Villarreal)

7

1

18

 

MESSI (FC Barcelona)

6

3

25

 

BRAITHWAITE (CD Leganés/FC Barcelona)

5

2

7

 

SERGIO RAMOS (Real Madrid)

5

2

11

 

MORATA (Atlético Madrid)

5

1

12

 

JOSELU (Deportivo Alavés)

5

1

11

 

GRIEZMANN (FC Barcelona)

5

0

9

 

JAIME MATA (Getafe CF)

5

0

11

 

OYARZÁBAL (Real Sociedad)

5

0

10

 

Indudablemente Benzema ha sido uno de los jugadores más decisivos del Real Madrid para la consecución del título liguero. No solo por el hecho de haber marcado un total de 21 goles, sino porque casi la mitad de ellos, diez, sirvió para hacer el 1-0, de los cuales dos fueron el marcador definitivo. Ha sido una gran temporada del francés que no es nuevo en esta faceta pues en 2015/16, aun compartiendo delantera con Cristiano Ronaldo, superó al portugués y se proclamó mejor abrelatas del campeonato.

También merece mención especial Raúl García. Magnífica y decisiva actuación del rojiblanco para que su equipo estuviese luchando por una plaza en Europa hasta última hora. Raúl García marcó quince goles y diez de ellos sirvieron para romper el 0-0. Un porcentaje impresionante.

Cierra el podio de los abrelatas el sevillista Ocampos. Un delantero explosivo y con una constante ambición de gol. En su primera temporada en España ha logrado una muy buena cifra, mostrándose además como un jugador fundamental para su equipo. Ocho veces logró el ansiado 1-0.

En la lista de destacados encontramos a Sergio Ramos, un defensa, y a Griezmann, que aunque marcó muchos menos goles que Messi, 9 frente a 25, en cambio se quedó a solo uno por debajo a la hora de contabilizarse como el 1-0. Y eso sin lanzar ni faltas ni penaltis, ni entrar en la alineación titular de manera habitual.

Temporada

Mejor “Abrelatas”

Goles

2011/12

Cristiano Ronaldo (Real Madrid)

10

Negredo (Sevilla FC)

9

Messi (FC Barcelona)

8

2012/13

Roberto Soldado (Valencia CF)

11

Falcao (Atlético Madrid)

10

Adúriz (Athletic Club)

9

2013/14

Cristiano Ronaldo (Real Madrid)

11

Diego Costa (Atlético Madrid)

9

Vela (Real Sociedad)

8

2014/15

Adúriz (Athletic Club)

13

Cristiano Ronaldo (Real Madrid)

13

Messi (FC Barcelona)

11

2015/16

Benzema (Real Madrid)

11

Griezmann (Atlético Madrid)

10

Rubén Castro (Real Betis)

8

Cristiano Ronaldo (Real Madrid)

8

Luis Suárez (FC Barcelona)

8

2016/17

Luis Suárez (FC Barcelona)

9

Cristiano Ronaldo (Real Madrid)

8

Iago Aspas (RC Celta)

7

Raúl García (Athletic Bilbao)

7

Messi (FC Barcelona)

7

2017/18

Willian José (Real Sociedad)

10

Gerard Moreno (RCD Espanyol)

9

Rodrigo (Valencia CF)

8

Luis Suárez (FC Barcelona)

8

2018/19

Borja Iglesias (RCD Espanyol)

9

Stuani (Girona FC)

9

Griezmann (Atlético Madrid)

8

 

Hazte Socio
Sobre nosotros

Jefe de documentación de la IFFHS

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: active