Equipo de cachorros del Athletic Club en junio de 1938. De pie y de izquierda a derecha Manu Viar, Bertol, Eguskiza, Kirschner, Echevarría, Larrazábal, Gamechogoicoechea (Gamecho) y Lecue. Agachados y de izquierda a derecha: Lejardi. Díez, Saldaña, Nico Viar, Gardoy (Macala, Justel, Izaguirre y González)[4] (Fuente: Marca, 03-01-39. Autor: ¿Ricardo Elorza?).
RESUMEN:

Se pretende recoger una serie de entrevistas, declaraciones efectuadas por personas afectas al bando nacional, coincidencias curiosas, así como diferentes aspectos y decisiones federativas adoptadas con antelación al inicio de la temporada 1939-40 en Vizcaya, territorio vasco actualmente denominado oficialmente a todos los efectos Bizkaia.

ETIQUETAS:

, , , ,

ABSTRACT:

It is intended to collect a series of interviews, statements made by people affected by the national side, curious coincidences, as well as different aspects and federative decisions adopted before the beginning of the 1939-40 season in Vizcaya (i.e. the Basque territory current and officially called Bizkaia, for all purposes).

PDF

Anecdotario del fútbol vizcaíno previo a la finalización de la Guerra Civil y, con posterioridad, al inicio de la primera temporada de la posguerra (1939-40) así como elogios al Caudillo.

De
Download PDF

1.- Entrevista con Luis Casajuana, presidente del Athletic Club, con antelación al inicio del Campeonato Regional de Vizcaya del año 1939

Con relación a la forzosa renovación del Athletic Club y otros aspectos relacionados con el mismo y con el fútbol en particular, merece la pena detenerse en la introducción –en concreto en el primer párrafo, el cual es insultante y humillante– y en el final de la entrevista –final que parece extraído de un mitin nacional-sindicalista puesto en boca del cronista– realizada por J. A. Sánchez Ocaña a Casajuana, presidente del Athletic Club, publicada en la revista deportiva Marca el 3 de enero de 1939 bajo el título siguiente: Pasado, presente y futuro del Athletic de Bilbao.

He aquí las ‘joyas’:

Introducción:

Si todos los clubs españoles han sufrido quebrantos, derivados forzosamente e irremediablemente de nuestro Movimiento, acaso entre los primeros esté el Athletic Club de Bilbao. Porque enclavado dentro del feudo de ‘Napoleonchu’[1], fue objeto de un despojo –el de sus mejores jugadores– con el fin de que por los campos del mundo –empezando por los de la U.R.S.S.[2]– la república de euskadi (así, en minúscula) muerta al tiempo de nacer, se paseara acreditando su pujanza deportiva.

Una vez finalizada esa joya literaria continúa diciendo:

Y ese club, que ha inscrito más que ninguno otro su glorioso nombre deportivo en el palmarés de los campeonatos de España, se encontró, de la noche a la mañana, privado del concurso de sus más sólidos puntales…, con los que no podrá contar más.

Sin embargo no se ha amilanado ante la catástrofe, sino que, consciente de lo mucho a que obliga su nombre prestigioso y conocedor de la inagotable cantera de jugadores existentes en Vizcaya, comenzó inmediatamente la obra de reconstrucción que, más tarde o más temprano, tendrá que realizar la mayoría de nuestros clubs.

Y ahí está ese equipo de verdaderos y auténticos cachorros, que acusa las mismas características que aquellos que tantos laureles dio al club bilbaíno, y que no ha de tardar muchos meses en ser un conjunto semejante en clase y técnica al que tradicionalmente ha venido defendiendo los colores rojo y blanco.

A continuación, pregunta al presidente del club bilbaíno sobre la desbandada casi general del equipo, de qué forma afectó ésta a la situación del club y cómo reaccionó el mismo. Casajuana responde:

Aunque la salida de Bilbao la hicieron precipitadamente, el viaje fue proyectado y preparado con mucha antelación. Nos llevaron siete jugadores internacionales en activo y el masajista además del botiquín y gran cantidad de prendas para jugadores. ¡Imagínese usted en qué situación dejaron al club! En cuanto tuvieron ocasión, volvieron, como usted sabe, dos jugadores y el masajista: Gorostiza, Roberto Echevarría y Birichinaga. El club ha tratado de ir normalizando su situación y de volver a la vida activa, a costa de muchos esfuerzos, sinsabores y sacrificios, y con la ayuda de los socios y algunos abonados que aún siguen pagando la cuota y que son los verdaderos entusiastas y amantes del Athlétic. A fines de 1937, es decir a los cuatro meses aproximadamente de ser liberado Bilbao, organizamos un campeonato de libre inscripción en el que tomaron parte 39 equipos[3]. De este campeonato sacamos los jugadores que presentamos a principios de 1938, todos muy jóvenes y hasta entonces desconocidos en el fútbol. De ellos, algunos ya han marchado a cumplir sus deberes con la Patria[5]

Y en otoño pasado, vuelta a organizar otra competición para dar lugar a que surjan nuevos jugadores para sostener la afición, cumpliendo así lo que estimamos como un deber. Así vamos haciendo frente a la situación hasta que haya fútbol oficial totalmente reorganizado y vuelvan a jugarse los tradicionales campeonatos de Liga y Copa.

Equipo de cachorros del Athletic Club en junio de 1938. De pie y de izquierda a derecha Manu Viar, Bertol, Eguskiza, Kirschner, Echevarría, Larrazábal, Gamechogoicoechea (Gamecho) y Lecue. Agachados y de izquierda a derecha: Lejardi. Díez, Saldaña, Nico Viar, Gardoy (Macala, Justel, Izaguirre y González)[4] (Fuente: Marca, 03-01-39. Autor: ¿Ricardo Elorza?).

 

José Luis Justel Bollar, nacido en Sestao y dado por desaparecido en el frente de Gandesa (10-11-38) cuando contaba tan solo con 18 años de edad (Fotografía cortesía de su sobrino Francisco Javier López Justel).

Casajuana con posterioridad se muestra muy ambicioso ante los proyectos y esperanzas del Athletic Club cara al futuro, así como plenamente confiado en el rendimiento de los ‘cachorros’ en la primera salida de un torneo oficial.

Por último, J. A. Sánchez Ocaña le pregunta sobre el porvenir del fútbol español en general y del vizcaíno en particular. Recojo íntegramente su respuesta ya que considero de interés la visión que en aquella época tenía sobre el fútbol el presidente de la entidad deportiva bilbaína.

Tengo grandes esperanzas de que en el porvenir el fútbol español esté bien organizado y administrado, pues las circunstancias van a ser muy favorables para que con tacto y serenidad se aproveche lo bueno de la organización anterior y se extirpen las causas que producían los defectos. Esta es una ocasión inmejorable para implantar una organización duradera y seria, y no aprovecharla sería lamentable. En cuanto al aspecto deportivo, el porvenir inmediato no lo veo tan halagüeño por la falta de jugadores, Creo, y desearía equivocarme, que pasarán años hasta que el fútbol español alcance el nivel que tuvo, sobre todo teniendo en cuenta que en los últimos años ya había descendido.

El porvenir del fútbol vizcaíno no puedo por menos de creer que será tan bueno o mejor que el pasado. En los campeonatos organizados por el Athlétic en estos dos años se ha demostrado que hay cantidad, calidad y afición, y estando la dirección en manos de personas que reúnan las cualidades del actual presidente de la Federación Vizcaína, fundadamente se siente uno optimista.

En cuanto al profesionalismo, he aquí su opinión:

No creo conveniente que desaparezca el profesionalismo, porque sería sustituido por el falso amateurismo, y éste ya lo experimentamos varios años con tales inconvenientes que hubo que adoptar el profesionalismo declarado y reglamentado. El falso amateurismo favorece la explotación abusiva de clubs y jugadores, cada uno en su turno y según su posición respecto al otro. Entiendo que debe haber fútbol profesional y amateur, perfectamente deslindados y reglamentados, y que los dos, cada uno en su modalidad, lo sean auténtica y sinceramente. ¡Más farsas, no! En todos los países de alguna categoría futbolística existen el profesionalismo y el amateurismo, y en los que de modo oficial no existe aquél, es un secreto a voces que su amateurismo es puro…. Ante estas palabras el entrevistador parece perplejo y Casajuana continúa diciendo: Exactamente: si en España el profesionalismo ha creado inconvenientes no ha sido por culpa de su reglamentación, sino por la de los que estaban obligados a cumplirla. Habrá que imponer rigurosamente a clubs y jugadores el cumplimiento de lo que se reglamente y proteger y propagar el fútbol amateur a costa del fútbol profesional, ya que éste ha de beneficiarse en gran parte del incremento que aquel tome. Al Athlétic, como a todos los clubs que viven en regiones productoras de jugadores, es indudable que le conviene el amateurismo íntegro, más no puede irse con la realidad, y ésta demuestra que un jugador produce dinero y no es justo negarle parte de ese producto, si él está dispuesto a recibirlo, ni impedir que un muchacho contribuya a mejorar su situación económica y la de los suyos y a prepararse para las nuevas actividades que tendrá que desarrollar cuando termine su vida activa en el fútbol. Además, no creo que con jugadores auténticamente amateurs el fútbol español alcance una categoría que le permita tutearse con los equipos extranjeros, que son profesionales, toda vez que al amateur no puede exigírsele que se someta a la disciplina, régimen de vida y entrenamiento de un profesional. En resumen: amateurismo y profesionalismo, auténticos y sinceros; no está bien el subterfugio ni la falsedad, que desentonan del nuevo estilo.

Por último, el entrevistador hace algún pequeño comentario sin interés y termina diciendo:

Que cunda su ejemplo, el del Athletic, para que el resurgir del fútbol español sea inmediato al término victorioso de nuestra Cruzada.

2.- Patrioterismo barato

Tres días después de haberse jugado el partido Bilbao Athletic Club[6]-Erandio, correspondiente a la primera ronda del Campeonato Regional de Vizcaya de 1939 y con motivo del avance imparable de las tropas ‘nacionales’, José Luis Isusi publica en el vespertino Hierro el siguiente artículo repleto de ‘patrioterismo’:

(…). Los que estábamos en San Mamés viendo el partido Bilbao A. C. y Erandio, en cuanto vimos aparecer en una pizarra por el campo en la que se leía: ‘Tarragona, Reus y Tárrega han sido liberados’, prorrumpimos en una ovación calurosa, y los gritos de ¡Franco, Franco, Franco! brotaron de labios de todos, incluso de los jugadores, que dejaron el juego y se acercaron a ver que ponía la pizarra, mostrando su alborozo con gritos y saltos.

Y todos hermanados, bilbaínos y erandiotarras, dejando a un lado el partido, que ya no tenía importancia ante la noticia que se acaba de comunicar, unieron sus voces a las de los espectadores, y las vivas a España y al Caudillo, y el grito de ¡Arriba España! sonó en San Mamés como no ha sonado en ningún otro campo de fútbol.

Fecha memorable fue la del domingo para nosotros, pues al mismo tiempo que nuestros soldados, y al frente de ellos el Caudillo, este hombre prodigioso que Dios nos ha deparado a los españoles para que nos eleve al triunfo final, iban ganando terreno para la España que ansiamos, los deportistas contribuían también con su pequeño grano de arena a obtener una victoria más para nuestra retaguardia, victoria que tiene su trascendencia, aunque muchos no lo crean, pues de ella ya se habla y comenta en el extranjero, y no sólo en los periódicos adictos a nosotros, sino que incluso en aquellos que no nos pueden ver se habla de estos campeonatos regionales. (…).” (Fuente: Hierro, 18-01-1939).

3.- Coincidencia de la finalización del Campeonato Regional de Vizcaya del año 1939 con el final de la Guerra Civil

El último partido correspondiente al Campeonato Regional de Vizcaya (Bilbao Athletic Club-Oriamendi) se jugó precisamente el día siguiente al de la proclamación del Parte de la Victoria:

Cuartel General del Generalísimo. – Estado Mayor

Parte Oficial de Guerra correspondiente al día 1 de abril de 1939 — III Año Triunfal: En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares.

LA GUERRA HA TERMINADO.

Burgos, 1 de abril de 1939. Año de la Victoria

El Generalísimo Franco

‘Parte’ que, tristemente, nos hace recordar la alocución dirigida por el general Franco al tomar el mando del Ejército de África al presidente del Consejo:

Al tomar posesión del mando de este Ejército os envío la más enérgica protesta ante la vil conducta del Gobierno, que ordena a sus aviadores bombardear el interior de poblaciones, para causar allí víctimas inocentes de mujeres y niños. El Movimiento restaurador triunfará totalmente y os exigiremos cuentas de vuestras conductas. La energía con la que actuaremos estará en proporción con vuestra resistencia. Os intimo[7] a que entreguéis el mando y os sometáis, evitando los ya inútiles derramamientos de sangre.

EL GENERAL FRANCO.

4.-Temporada 1939-40 en Vizcaya

Puede resultar de interés para la persona lectora un extracto de las declaraciones que, poco antes del inicio de la temporada 1939-40, realizó José María Mateos –presidente de la Federación Vizcaína de Fútbol– en una entrevista publicada en El Correo Español-El Pueblo Vasco.

4.1.- Aspectos económicos relacionados con el mundo del fútbol al comienzo de la temporada, traspasos de jugadores, decisiones adoptadas con relación a los jugadores profesionales y amateurs que tenían firmada ficha a día 18 de julio de 1936 y, por último, la depuración de jugadores

  1. a) Tipos de fichas de inscripción en la Federación y precios para todos los clubes sin distinción de categorías:

a.1) Profesionales, 10 pesetas.

a.2) Amateurs, 2 pesetas.

  1. b) Derechos de inscripción de ficha de jugadores profesionales en función de la categoría a la que pertenecieran:

b.1) Primera Liga (Athletic Club), 150 pesetas por jugador.

b.2) Segunda Liga, (Arenas, Erandio y Baracaldo-Oriamendi), 75 pesetas por jugador.

b.3) Primera categoría regional, 50 pesetas por jugador.

  1. c) Los clubes de segunda categoría regional no podían contar con profesionales en sus filas.
  2. d) Sueldos límites de los jugadores según categorías:

d.1) Primera Liga, mínimo de 200 pesetas y máximo de 600 por jugador y mes.

d.2) Segunda Liga, mínimo de 150 pesetas y máximo de 400 por jugador y mes.

d.3) Primera categoría regional, mínimo de 150 pesetas y máximo de 300 por jugador y mes.

  1. e) Primas:

e.1) Quedaron autorizadas, siendo potestativas y no obligatorias, es decir, se podían concertar o no, según convinieran clubes y jugadores.

e.2) Tipos y límites:

e.2.1) Primera Liga:

e.2.1.1) Máximo de 100 pesetas por partido ganado en campeonato regional y 50 por partido empatado. Así mismo, máximo de 1.000 pesetas por ganar el campeonato regional.

e.2.1.2) Máximo de 200 pesetas por partido ganado en campeonato nacional y 100 por partido empatado.

e.2.2) Segunda Liga:

e.2.2.1) Máximo de 50 pesetas por partido ganado en campeonato regional y 25 por partido empatado.

e.2.2.2) Máximo de 100 pesetas por partido ganado en campeonato nacional y 50 por partido empatado.

e.2.3) Primera categoría regional:

e.2.3.1) Máximo de 30 pesetas por partido ganado en campeonato regional y 15 por partido empatado.

e.2.3.2) Máximo de 50 pesetas por partido ganado en campeonato nacional y 25 por partido empatado.

Así mismo, independientemente de la categoría, los clubes podían ofrecer un máximo de 1.000 pesetas por ganar el campeonato regional y 1.500 por ganar el campeonato nacional.

La Federación Nacional de Fútbol fue el órgano encargado de velar que esta normativa no se infringiera.

  1. f) Con relación a la firma de un nuevo contrato o renovación del antiguo, quedó terminantemente prohibido cobrar ni un céntimo.
  2. g) Traspasos:

g.1.) Los límites fueron marcados en el nuevo Reglamento que elaboró la Federación Nacional.

g.1.1) Mientras tanto, el jugador percibiría el 25% del importe del traspaso.

g.1.2) Los contratos de traspaso debían ser sometidos a la Federación Nacional para su aprobación.

g.1.3) La Federación Nacional anunció que sancionaría con todo rigor al club que gestionara el traspaso de un jugador dirigiéndose directamente a éste. Había de tratarse directamente de club a club, dando su conformidad, después, el jugador. El club que se dirigiera indebidamente al jugador no podría inscribir nunca a éste.

  1. h) Decisiones adoptadas con relación a los jugadores profesionales que tenían firmada ficha a día 18 de julio de 1936:

h.1) Deberían renovar su ficha con su equipo de entonces.

h.2) Los que se encontraban retenidos deberían resolver su situación antes del 15 de septiembre de 1939, es decir, con antelación al comienzo de los campeonatos regionales.

h.3) Los transferibles que no hubieran sido traspasados para el 15 de septiembre volverían a su club, aunque posteriormente podrían ser transferidos.

h.4) Los que se encontraban en libertad podían inscribirse por quien quisieran y si desearan pasar a amateurs, también podían hacerlo en el acto, pero deberían jugar en un club de la misma región de su última residencia.

  1. i) Decisiones adoptadas con relación a los jugadores amateurs que tenían firmada ficha a día 18 de julio de 1936:

i.1) Debían federarse necesariamente en un club de su misma región.

i.2) Podían pasar a profesionales, ahora que únicamente por el club de que formaban parte.

i.3) Las disposiciones adoptadas con relación a los dos últimos puntos [(h) e i)] eran de obligado cumplimiento y, si así no se procediera, además de fuertes multas, el jugador quedaría suspendido por lo menos en una temporada.

i.3.1) Los jugadores que faltaran a la verdad al decir a que club pertenecían, serían castigados con suspensión por una temporada y las duplicidades de ficha se castigarían con una suspensión mínima de cinco meses.

  1. j) Depuración de jugadores:

j.1) Existiría depuración de jugadores.

j.1.1) Las hojas de depuración, donde había de constar la conducta del jugador en relación con el ‘Movimiento’, y que deberían ir avaladas por dos directivos del propio club, tenían que ir inevitablemente unidas a la ficha, y sin presentar este documento no se admitiría la misma.

  1. k) Por último, se despacharían fichas para entrenadores, masajistas y auxiliares que las necesitarían obligatoriamente para poder actuar.

4.2.- Aspectos económicos relacionados con la recaudación de los clubes participantes en el campeonato Regional de Vizcaya correspondiente a la temporada 1939-40 y con la admisión o renovación de socios por parte del Athletic Club

Con relación a la distribución de la recaudación de taquilla, considero de interés para para la persona lectora, por la particularidad de la misma, poner en su conocimiento que existió un intercambio de taquillas entre los clubes participantes, de tal forma que el club visitante percibía el 25% de la recaudación.

Y en el tema de socios y abonados comentar que el Athletic Club, en la junta general celebrada el 21 de julio de 1939, acordó, entre otros puntos, lo siguiente:

  1. a) Conceder a los socios y abonados que, en aquel momento, lo eran del Athletic Club, derecho a perpetuidad a ser socios y abonados de tribuna, pagando la cuota mínima.
  2. b) Abrir un paréntesis en su ‘muro fiscal’ –según palabras de ‘Monchín’–, permitiendo durante un tiempo prudencial la entrada de nuevos socios sin pago de fielato.

Una vez finalizado el plazo, fueron muchos los que no se acogieron a esta segunda posibilidad y, tras lamentarlo, algunos decidieron solicitar una especie de indulto, solicitud que no fue aceptada por el Athletic Club.

En este tema, el Athletic Club tan sólo tomó en consideración la solicitud de algunos excombatientes que alegaban que sus obligaciones les había retenido en aquellos momentos lejos de Bilbao. Ante esta situación, el Athletic Club acordó comunicar al mencionado colectivo su interés por ellos y les rogó que se unieran y realizaran la solicitud de ingreso en un grupo lo más numeroso posible, para que así, de una sola vez, se llevara el asunto a la Directiva y ésta resolviera.

 [1]: Napoleonchu era el nombre despectivo con el que se designaba al Lehendakari José Antonio Aguirre. La canción dedicada a él decía lo siguiente:

Aguirre Napoleonchu

¿Qué has hecho de tus calzones?

¿O te habrás comprado tirantes?

Pues con Franco, Mola y Queipo de Llano

no te sirven los cinturones.

Entraron los nacionales,

rompieron el cinturón

y al pobre Napoleonchu

se le cayó el pantalón.

(Fuente: Recuerdos de infancia de mi madre Leonor Álvarez Valbuena).

[2]: Afirmación que no es cierta puesto que el primer destino de la selección vasca fue la República francesa y en concreto, París.

[3]: Para ver más información sobre este torneo puede consultarse el siguiente enlace: https://www.cihefe.es/cuadernosdefutbol/2019/02/el-athletic-club-a-comienzos-de-la-temporada-1936-37-alzamiento-militar-inicio-de-la-temporada-1937-38-torneo-amateur-de-noviembre-del-ano-1937-torneo-vizcaya-y-copa-vizcaya-o-del-presidente-de-l/

[4]: Desde el punto de vista de José María Mateos, de todos los muchachos que figuran en la fotografía fue Justel quizás el que más destacó (Fuente: Mateos, José María (1948: pp. 81 y 145). Los cincuenta años del Atlético de Bilbao. Bilbao. Talleres Escuelas J. de P. de Menores).

[5]: Entre ellos José Luis Justel, quien tras la toma de Bizkaia por las tropas nacionales y habiendo cumplido los 18 años fue movilizado, desapareciendo en el frente de Gandesa durante la Batalla del Ebro. Para más información sobre su figura puede consultarse el siguiente enlace: https://www.cihefe.es/cuadernosdefutbol/2019/01/breve-historia-del-futbolista-rojiblanco-jose-luis-justel-bollar-sestao-1920-gandesa1938/

[6]: Se inscribieron en el campeonato 5 equipos: el Athletic –bajo el nombre de Bilbao Athletic Club, nombre que se encontraba inscrito en la Federación–, el Arenas, el Sestao, el Erandio y el Oriamendi. El hecho de recuperar el nombre previamente inscrito en la Federación Vizcaína de Fútbol se debió, desde mi punto de vista, a un único factor: temor a que el equipo de cachorros quedara en mala posición y ensuciara el nombre del Athletic Club de Bilbao

Sin embargo, contra todas las previsions, el Bilbao A. C., con 15 puntos, consiguió el primer puesto seguido del Oriamendi (un equipo de categoría), con 12. La actuación de Echevarría en este campeonato podemos resumirla de la manera siguiente: el Bilbao Athletic Club, con José María Echevarría como guardameta titular –a excepción del último partido en el que la portería del Bilbao fue defendida por Idígoras– fue el equipo menos goleado. Tan sólo encajó 5 goles (0,7 goles/partido), quedando siguiente el Oriamendi con 7 goles encajados. Echevarría consiguió incluso detener un penalti en el partido jugado en San Mamés contra el Oriamendi en la primera vuelta el día 12 de febrero de 1939.

A pesar de su excelente actuación, la titularidad del Bilbao Athletic Club a partir de ese último partido del Campeonato Regional la ostentó Idígoras, quedando Echevarría relegado a la suplencia.

[7]: Requerir, exigir el cumplimiento de algo, especialmente con autoridad o fuerza para obligar a hacerlo. (Fuente: REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Diccionario de la lengua española, 23.ª ed., [versión 23.3 en línea]. <https://dle.rae.es> [20-10-2020].

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: active