RESUMEN:

La Copa Uruguay fue uno de los torneos más importantes en las Islas Baleares entre 1956 y 1968. Su popularidad fue sorprendente, máxime cuando no suponía beneficio económico ni promoción deportiva significativa para sus participantes. Durante doce temporadas los principales clubes baleares compitieron regularmente hasta su adjudicación definitiva.

ETIQUETAS:

, , , ,

PDF

La Copa Uruguay de fútbol en Baleares. Un torneo olvidado

De

El 15 de mayo de 1957 la prensa publicaba una entrevista a Juan Ginart, entonces secretario de la Federación Balear de Fútbol. En ésta se daba noticia de la preparación de un nuevo torneo, que sería disputado a finales de la temporada en curso, la 1956-57. Se preveía la participación de los principales clubes de Mallorca, que entonces competían en Tercera División, y de su reglamentación se deducía que alcanzaría una duración significativa, como así fue.[i]

Pero lo más llamativo de la competición era su nombre y exótica procedencia. Hasta entonces las competiciones oficiales llevaban un nombre alusivo a la división a la cual pertenecían (Primera, Segunda o Tercera Regional…), al territorio (Liga Mallorca) o al máximo cargo federativo (Copa Presidente de la Federación). En esta ocasión su nombre oficial era Trofeo Agrupación Uruguaya de Fútbol, popularmente conocida como Copa Uruguay. ¿Qué motivó que el diminuto país sudamericano diese nombre a una competición de nuevo cuño?

Precedentes

El vicecónsul Riego Rico Pena

El primer protagonista de esta historia es el vicecónsul honorario de la República Oriental del Uruguay en las Islas Baleares, Riego Rico Pena. Nacido en Montevideo en 1901 y con raíces familiares en Mallorca, el cargo más relevante en su país fue como intendente general de la Administración General de las Usinas Eléctricas y Teléfonos del Estado (UTE), o sea, la principal compañía de producción y suministro eléctrico del Uruguay. Después de su paso por la UTE ejerció su cargo como agente consular entre 1954 y 1956, un bienio particularmente fructífero para el tema que nos ocupa.

Fotografía del vicecónsul Riego Rico Pena (Registro de Funcionarios y Agentes Consulares. República Oriental del Uruguay)

Rico Pena tomó posesión el 17 de marzo de 1954.[ii] Hay que precisar que no era vicecónsul general (cargo diplomático oficial, vinculado a su embajada y con potestad para trámites burocráticos) sino honorario. Por tanto su tarea se limitó a estrechar comerciales, asuntos sociales y culturales, llevando a cabo actividades relacionadas con su cargo.

Entre sus actividades tuvo especial repercusión la fabricación de una placa para rotular el entonces llamado Camino de Ronda Sur de Palma como Paseo del Uruguay. Dicha placa, de mármol blanco y que llevaba fundidos en bronce los escudos de Uruguay y Palma, fue costeada por Rico Pena de su propio bolsillo. Fue descubierta solemnemente el 20 de enero de 1955 por el alcalde, Joan Massanet Moragues (1888-1974), y el cónsul honorario del Uruguay, Andreu Jaume Rovira (1912-2005). Así nació el Paseo del Uruguay, que dio nombre a uno de los lugares más representativos de la ciudad.[iii] Más adelante la placa fue retirada como consecuencia de una reforma urbanística posterior, y después el paseo cambió de denominación al construirse el actual Parc de la Mar. Desde 1991 existe otra calle del Uruguay, muy alejada de la vía original y de carácter más anodino.

Para corresponder los honores, la municipalidad de Montevideo acordó bautizar con el nombre de Palma una calle en el barrio de Carrasco de la capital uruguaya.[iv] Con tal motivo, el alcalde palmesano entregó a Rico Pena otra placa que llevaría en uno de sus viajes al Uruguay. Desconocemos si dicha calle se bautizó y si la placa llegó a colocarse; aunque sí fue bautizada con el nombre de Mallorca (la isla, no la ciudad) una calle en el barrio de Malvín Norte, no muy lejos de Carrasco, y que existe actualmente.

Acto de rotulación del Paseo del Uruguay. Palma, 20 de enero de 1955 (Memoria de Secretaría del ejercicio del año 1955. Ayto. de Palma, 1956)

Rico Pena llevó a cabo otras iniciativas de hermanamiento social y cultural como gestionar el viaje al Uruguay de la compañía de teatro regional “Artis” y la agrupación folklórica “Brot de Taronger”,[v] o llevar a Mallorca una reproducción de la escultura “El Emigrante”,[vi] ofrenda de los emigrantes mallorquines en el país sudamericano. Actividades propias de su cargo, particularmente intensas y reconocidas en su momento, hasta el punto de que fue reconocido en Baleares como un “destacado intelectual”, escritor y pintor. Incluso su nombre sonó para que le fuese concedida la Medalla de la Ciudad de Palma y la Encomienda de Isabel la Católica, aunque no recibiría ninguno de dichos honores.[vii]

Entrando de lleno en el plano futbolístico, en uno de sus viajes al Uruguay el diplomático llevó, entre otros presentes, trofeos de clubes deportivos. Uno de los destinatarios fue la Asociación Uruguaya de Football, es decir, el ente futbolístico oficial del país sudamericano. Como es lógico, éstos correspondieron con otro obsequio que el vicecónsul, a su vuelta a Palma, entregó a la Federación Balear de Fútbol; este trofeo fue el germen de la futura Copa Uruguay.

El 3 de mayo de 1956 Rico Pena cesó en su cargo, después de apenas dos años de actividad como diplomático. Pero el trabajo ya estaba hecho.[viii]

Torneo atípico

La Copa Uruguay no fue tratada como un trofeo más de los muchos que entonces ponían en juego los clubes (algunos de tamaño descomunal, pese a su poca trascendencia), donación de empresas (sobre todo de licores), bares, organismos o particulares de todo pelaje, con una evidente finalidad publicitaria. Se disputaban a uno o dos partidos (tres, a lo sumo), de manera circunstancial, sin regularidad alguna y sin más intención que rellenar huecos en el calendario, conmemorar algún hecho puntual o simplemente mantener la forma. Y el trofeo pasaba a manos del club ganador, sin más.

Este no fue el caso. El trofeo traído por Rico Pena desde Montevideo fue adoptado por la propia Federación, que planeó un torneo a disputar por varios equipos y no cualesquiera: los mejores y más potentes de Mallorca. Además, su disputa iba a alargarse durante varias ediciones y no era posible saber durante cuánto tiempo iba a durar, porque para obtener la copa en propiedad sería necesario ganar tres ediciones consecutivas o cinco alternas.

Es decir, la Copa Uruguay tendría todos los ingredientes de una competición oficial y su consecución iba a ser tan laboriosa como la de un título de primer orden, algo comprensible en torneos de primerísima línea pero atípico e incluso contraproducente en una copa de estas características, pues requeriría años de dedicación para obtenerlo. Además no ofrecía ningún aliciente añadido al de cualquier otro mini-trofeo a doble partido, así que se corría el riesgo de alargar agónicamente la disputa e incluso suspenderla por falta de fechas, participantes o interés del aficionado. Sin embargo, no fue así.

Noticia de los preparativos del torneo (Baleares, 15 de mayo de 1957)

Temporadas

I edición. Temporada 1956-57

La primera edición del torneo se disputó del 26 de mayo al 30 de junio de 1957, en el tramo final de la temporada oficial. Participaron 16 equipos de Mallorca: los 14 del Grupo VIII de Tercera División (formada por 18 equipos, siendo los 4 restantes de Menorca) y los dos mejores clasificados de Primera Regional (UD Collerense y CD Escolar). No había representantes baleares en Primera ni Segunda División. Se disputó en sistema de eliminatorias a doble partido y la final a partido único, en campo neutral.

Debido a la disputa de la promoción de ascenso a Segunda División en las mismas fechas, el CD Atlético Baleares se retiró antes de empezar el torneo y el RCD Mallorca hizo lo suyo en cuartos de final. También se retiró el CD Santanyí, pero por desaparición del club. En su lugar se incorporó el tercer clasificado de Primera Regional (CD Ferriolense), sumando 15 equipos en total. El RCD Mallorca quedó exento en primera ronda.

Se impuso la lógica y se alzó con la primera edición del torneo el tercer clasificado de Tercera, el CD Felanitx, principal favorito después de la retirada de los equipos palmesanos.

CD Felanitx, temporada 1954-55 (archivo Antoni Nadal Urrea)

Octavos de final

Ida

(26 my.) CD Binisalem 4–1 CF Sóller

(26 my.) CD Constancia 4–0 UD Porreras

(26 my.) UD Collerense 1–3 CD Manacor

(26 my.) CD Ferriolense 0–3 CD España

(26 my.) CD Murense 5–1 CD Alaró

(25 my.) CD Soledad 6–2 UD Poblense

(26 my.) CD Escolar 1–5 CD Felanitx

RCD Mallorca, exento

Vuelta

(30 my.) CF Sóller 4–3 CD Binisalem

(30 my.) UD Porreras 6–1 CD Constancia

(30 my.) CD Manacor 9–2 UD Collerense

(30 my.) CD España 3–0 CD Ferriolense

(30 my.) CD Alaró 4–2 CD Murense

(30 my.) UD Poblense 4–1 CD Soledad

(30 my.) CD Felanitx 6–2 CD Escolar

Cuartos de final

Ida

(2 jun.) CD Binisalem 3–2 UD Porreras

(2 jun.) CD Manacor 2–1 CD España

(2 jun.) CD Murense 3–1 CD Soledad

(2 jun.) CD Felanitx–RCD Mallorca (*)

Vuelta

(9 jun.) UD Porreras 4–0 CD Binisalem

(9 jun.) CD España 3–0 CD Manacor

(9 jun.) CD Soledad 6–0 CD Murense

(9 jun.) RCD Mallorca–CD Felanitx (*)

(*) El RCD Mallorca se retiró de la competición.

Semifinales

Ida

(16 jun.) CD Soledad 0–2 CD Felanitx

(16 jun.) UD Porreras 2–0 CD España

Vuelta

(23 jun.) CD Felanitx 1–0 CD Soledad

(23 jun.) CD España 4–1 UD Porreras

Final

(30 jun., Son Canals) CD Felanitx 2–0 CD España (Llucmajor)

Campeón: CD Felanitx

II edición. Temporada 1957-58

Disputada del 11 de mayo al 29 de junio de 1958, con 14 equipos: los 13 mallorquines del Grupo VIII de Tercera División y el campeón de Primera Regional (CD Cardessar). Nuevamente participaron los mejores conjuntos de la isla, pues seguía sin haber representación en Primera y Segunda División. La competición se modificó y se adoptó un sistema de liguilla por grupos según criterios geográficos, semifinales a doble partido y final a partido único en campo neutral.

Los clasificados para semifinales fueron los mejores clasificados en Tercera División menos el RCD Mallorca, campeón de liga y que fue superado por el sorprendente CD Alaró, undécimo clasificado y que logró alcanzar la final. El motivo fue la promoción de ascenso a Segunda División, disputada simultáneamente y a la que el RCD Mallorca dedicó (lógicamente) más esfuerzo.

Se impuso el CD Manacor, cuarto clasificado en Tercera, que se impuso a la revelación del torneo, el CD Alaró.

CD Manacor, temporada 1955-56 (Manacor, 25 de octubre de 1980)

Grupo A

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

CD Manacor

4

4

0

0

16

2

8

CD Felanitx

4

1

0

3

5

8

2

CD Cardessar

4

1

0

3

5

12

2

Semifinalista: CD Manacor

Grupo B

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

CD Atlético Baleares

6

4

1

1

23

9

9

UD Porreras

6

3

1

2

17

10

7

CD España (Llucmajor)

6

2

2

2

18

21

6

CD Soledad

6

0

2

4

10

23

2

Semifinalista: CD Atlético Baleares

Grupo C

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

CD Constancia (Inca)

4

4

0

0

16

1

8

UD Poblense

4

1

0

3

7

12

2

CD Murense

4

1

0

3

5

15

2

Semifinalista: CD Constancia (Inca)

Grupo D

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

CD Alaró

6

4

2

0

25

9

10

RCD Mallorca

6

3

1

2

13

14

7

CF Sóller

6

2

1

3

16

17

5

CD Binisalem

6

1

0

5

9

23

1

Semifinalista: CD Alaró

Semifinales

Ida

(15 jun.) Manacor 2–2 Atlético Baleares

(15 jun.) Constancia 2–1 Alaró

Vuelta

(22 jun.) Atlético Baleares 1–1 Manacor

(22 jun.) Alaró 3–1 Constancia

Desempate (23 jun., Lluís Sitjar): Manacor 6–2 Atlético Baleares

Final

(29 jun., Son Canals) CD Manacor 4–1 CD Alaró

Campeón: CD Manacor

III edición. Temporada 1958-59

El torneo siguió disputándose en el tramo final de la temporada, del 3 de mayo al 25 de junio de 1959. Hubo 12 participantes: 10 de los 12 mallorquines del Grupo VIII de Tercera División (faltaron los dos primeros, RCD Mallorca y CD Constancia) y los dos primeros clasificados de Primera Regional (UD Poblense y CD Binisalem). De nuevo participaban los principales equipos de la isla, al no haber representantes en Primera y Segunda. Se mantuvo la competición en grupos según criterios geográficos pero se redujo de cuatro a tres, lo cual dejó en semifinales un equipo exento. La final se mantuvo a partido único y en campo neutral.

La coincidencia del torneo con la fase de ascenso a Segunda División empezó a pasar factura. Los dos primeros clasificados en Tercera División (RCD Mallorca y CD Constancia) renunciaron a participar, y ni tan siquiera enviaron un equipo reserva o juvenil. En semifinales, aparte de la lógica clasificación del CD Atlético Baleares (tercero en Tercera) se clasificaron sorprendentemente dos equipos de media tabla: CD Felanitx y CD Alaró, dejando fuera a equipos como el CD Manacor (cuarto y campeón vigente).

Se impuso la lógica y el CD Atlético Baleares, no clasificado para la promoción de ascenso a Segunda por poco, ganó con autoridad su primera edición de la Copa.

Copa Uruguay, temporada 1958-59 (archivo del autor)

Copa Uruguay, temporada 1958-59 (archivo del autor)

Grupo 1

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

CD Felanitx

6

4

1

1

15

6

9

UD Porreras

6

3

1

2

16

8

7

CD Manacor

6

3

1

2

8

12

7

CD Cardessar

6

0

2

4

7

19

2

Semifinalista: CD Felanitx

Grupo 2

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

CD Alaró

6

4

1

1

19

10

9

UD Poblense

6

4

0

2

17

17

8

CD Binisalem

6

2

1

3

12

14

5

CD Murense

6

1

0

5

12

19

2

Semifinalista: CD Alaró

Grupo 3

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

CD Atlético Baleares

6

5

0

1

24

8

10

CD Soledad

6

3

1

2

11

13

7

CF Sóller

6

3

0

3

15

14

6

CD España (Llucmajor)

6

0

1

5

6

21

1

Semifinalista: CD Atlético Baleares

Semifinales

(14 jun.) Alaró 2–1 Atlético Baleares

(21 jun.) Atlético Baleares 5–1 Alaró

CD Felanitx, exento.

Final

(25 jun., Lluís Sitjar) CD Atlético Baleares 8–1 CD Felanitx

Campeón: CD Atlético Baleares

IV edición. Temporada 1959-60

Disputada del 17 de abril al 15 de junio de 1960. Compitieron 13 equipos: los 11 mallorquines del Grupo VIII de Tercera División (solo faltó el colista, el CD Binisalem) y los dos primeros clasificados de Primera Regional (Club Pollensa y SD Andratx).

Gradualmente el torneo iba siendo dejado de lado por los mejores equipos de la isla. Por un lado el RCD Mallorca, recién ascendido a Segunda División, no participó. Por otro lado los dos clasificados para la promoción de ascenso, CD Manacor y CD Atlético Baleares, enviaron jugar a sus equipos reservas, además del CD Constancia. La primera fase volvió a ser de cuatro grupos geográficos, permitiendo jugarse las semifinales a cuatro; aunque no estuvo exenta de polémica. La final, invariablemente, fue a partido único y en campo neutral.

En semifinales se clasificaron los mejor clasificados de Tercera División: CF Sóller y UD Poblense, además del sorprendente CD Soledad y el no menos sorprendente CD Manacor, campeón de Tercera, pero que competía con el reserva. Se impuso el CF Sóller, con lo que el torneo seguía sin reeditar campeón.

El CF Sóller con la Copa Uruguay, temporada 1959-60 (archivo Bartomeu Celià Sastre)

Grupo A

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

UD Poblense

4

3

0

1

19

6

6

Club Pollensa

3

1

0

2

8

8

2

CD Murense

3

1

0

2

3

16

2

Semifinalista: UD Poblense

Grupo B

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

CD Manacor B

5

3

1

1

14

7

7

CD Felanitx

5

2

2

1

8

6

6

CD Cardessar

5

2

1

2

6

5

5

CD España (Llucmajor)

5

0

2

3

1

11

2

Semifinalista: CD Manacor

Grupo C

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

CD Soledad

2

1

0

1

4

4

2

UD Andratx

2

1

0

1

4

4

2

CD At. Baleares B (retirado)

Desempate (21 mayo, Lluís Sitjar) Soledad 2–1 Andratx

Semifinalista: CD Soledad

Grupo D

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

CF Sóller

4

3

0

1

11

7

6

CD Constancia B (Inca)

4

2

0

2

14

11

4

CD Alaró

4

1

0

3

7

14

2

Semifinalista: CF Sóller

Semifinales

Ida

(29 my.) Manacor B 6–1 Poblense (*)

(2 jun.) Soledad 1–1 Sóller

(*) Ganado por la UD Poblense por alineación indebida del CD Manacor B

Vuelta

(5 jun.) Poblense 3–1 Manacor B

(5 jun.) Sóller 2–1 Soledad

Final

(15 jun., Lluís Sitjar) CF Sóller 4–0 UD Poblense

Campeón: CF Sóller

V edición. Temporada 1960-61

Jugada del 28 de mayo al 2 de julio de 1961. La competición sufrió una debacle considerable: de los 13 integrantes de la temporada pasada solo cuatro equipos de Tercera División participaron, y tan solo CD Soledad (tercero) y CD Felanitx (quinto) tenían un potencial destacable. Entonces el fútbol mallorquín modesto empezaba a pasar una dura travesía del desierto causada por el ascenso a Primera División del RCD Mallorca, que tuvo como consecuencia la deserción de público del fútbol modesto para lanzarse a ver fútbol de élite por primera vez en su historia.

Dadas las circunstancias se mantuvo el formato de liguilla a doble vuelta, pero reducida a un solo grupo y sin eliminatorias posteriores. Por primera vez el torneo repitió campeón: el CD Felanitx, que consiguió su segundo título después de imponerse en la edición de 1957 y disputar la final de 1959, erigiéndose como el mejor equipo del torneo hasta el momento.

Copa Uruguay, temporada 1960-61 (archivo Antoni Nadal Urrea)

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

CD Felanitx

6

4

1

1

18

13

9

CD Alaró

6

4

0

2

24

15

8

CD Soledad

6

2

0

4

14

22

4

UD Andratx

6

1

1

4

11

17

3

Campeón: CD Felanitx

VI edición. Temporada 1961-62

La competición cambió de fechas y fue programada a mediados de temporada, del 25 de febrero al 22 de abril de 1962. Sin embargo la situación no mejoró, pues las fechas seguían coincidiendo con el calendario de Tercera División. Pasó de cuatro a tres participantes, los mismos de la temporada pasada menos el CD Soledad, todos de Tercera División y sin ser ninguno de ellos de un potencial destacable.

El fútbol mallorquín modesto agudizaba su crisis, pues al ascenso del RCD Mallorca a Primera se añadió el del CD Atlético Baleares a Segunda, lo cual dejó el resto de terrenos de juego de la isla casi desérticos. La competición local se devaluaba y este torneo no fue una excepción, que aguantó en el calendario con pinzas.

Convertido virtualmente en un mini-torneo, se mantuvo la liguilla a doble vuelta con tan solo seis partidos de competición. Curiosamente se dio un triple empate, pues los tres equipos ganaron sus partidos como local y lo contrario como visitantes, teniendo que dilucidarse el triunfo por goal average. Se impuso el CD Alaró, después de dos subcampeonatos (1958 y 1961) y batió al CD Felanitx (segundo), que por poco no pudo llevarse su tercera edición de Copa Uruguay y abrir la puerta a la finalización del torneo.

CD Alaró, años 60 (Biel Guasp, Joan Simonet: Cent anys de futbol a Alaró: 1910-2010)

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

CD Alaró

4

2

0

2

12

8

4

CD Felanitx

4

2

0

2

6

6

4

UD Andratx

4

2

0

2

8

12

4

Campeón: CD Alaró

VII edición. Temporada 1962-63

El torneo sufrió un nuevo cambio de fechas y fue reubicado a principios de temporada, a modo de preparación para la competición oficial. El cambio de fechas fue positivo y permitió revitalizar el torneo, entonces muy depauperado. Se disputó del 30 de septiembre al 25 de noviembre de 1962 con cinco equipos, los cuatro mallorquines que jugarían en Tercera División (que ahora se disputaría justo después) y una novedad: un ibicenco, la SD Ibiza. La Copa Uruguay se convertía desde ahora en una competición de ámbito interinsular.

Se mantuvo el formato de liga a doble vuelta, en un solo grupo y sin eliminatorias. Se impuso por primera vez la SD Ibiza, lo cual confirmaba la crisis que asolaba el fútbol mallorquín modesto en aquellos años a pesar de tener un equipo en Primera (RCD Mallorca) y dos en Segunda (CD Atlético Baleares y CD Constancia). Quedaron tres partidos pendientes de disputar (de la Juventud Sallista), que no pudieron jugarse ante la inminencia de la competición de liga y que no eran decisivos para la clasificación final.

Después de siete ediciones el desenlace del torneo parecía más lejano que nunca: ningún equipo conseguía enlazar más de una victoria seguida y lograr cinco ediciones alternas también quedaba muy lejos (el más laureado, el CD Felanitx, solo tenía dos y había dejado de participar).

SD Ibiza, temporada 1962-63 (archivo Diario de Ibiza)

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

SD Ibiza

8

4

3

1

25

10

11

CD Manacor

7

3

2

2

16

16

8

CD Soledad

7

3

1

3

11

11

7

CD Felanitx

7

2

1

4

14

18

5

Juventud Sallista (Inca)

5

1

1

3

6

17

3

Campeón: SD Ibiza

VIII edición. Temporada 1963-64

Disputada del 17 de noviembre de 1963 al 20 de enero de 1964, manteniendo su carácter de torneo preparatorio para la competición oficial. La jugaron los tres equipos mallorquines que luego disputarían la Tercera División, además de la SD Ibiza (también en Tercera) y los equipos reservas de RCD Mallorca y CD Constancia. Contó ya con seis participantes, manteniendo el formato de grupo único y a doble vuelta.

El desenlace final del torneo fue polémico. En la última jornada se enfrentaron el Soledad (15 puntos) y el Atlético Baleares (14), en casa del último y con el campeonato en juego. Venció el conjunto balearico (1–0), pero un recurso de los soledistas les dio por ganado el encuentro y, con ello, el triunfo final. La victoria incorporaba el cuadro del CD Soledad a la nómina de ganadores de la Copa Uruguay y alejaba un año más el desenlace del torneo.

CD Soledad, temporada 1962-63 (Beco: El deporte en la barriada de La Soledad)

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

CD Soledad

10

8

1

1

21

6

17

CD Atlético Baleares

10

7

0

3

23

6

14

CD Manacor

10

6

1

3

33

15

13

SD Ibiza

10

4

0

6

17

18

8

RCD Mallorca B

10

3

1

6

16

26

7

CD Constancia (Inca) B

10

0

1

9

1

40

1

Campeón: CD Soledad

IX edición. Temporada 1964-65

Disputada del 20 de septiembre al 20 de diciembre de 1964. La Copa Uruguay se consolidaba como competición de pretemporada y el número de participantes seguía aumentando: ocho equipos, por los seis del año pasado. Se mantuvo el formato de grupo único a doble vuelta que tan buen resultado estaba dando últimamente.

El principal cambio introducido esta temporada fue su conversión en torneo balear. Fue disputada por cuatro equipos de Mallorca, uno de Ibiza (la SD Ibiza, invariable desde su debut dos temporadas atrás) y la novedad: tres equipos de Menorca. Además, todos ellos compondrían el Grupo VIII de Tercera División jugado justo después (mas el CD Alayor, de Menorca). Los dos equipos de Segunda División, RCD Mallorca y CD Constancia, no participaron ni tan siquiera con sus equipos reservas.

Y volvió a haber un nuevo campeón: la UD Mahón, que además inauguró la llegada de los equipos menorquines con victoria. Quedaron cinco partidos pendientes de disputarse, pero la inminencia de la Tercera División los dejó pendientes; además no eran decisivos para la clasificación final. El CD Atlético Baleares enlazó dos subcampeonatos consecutivos, preludio de su eclosión como dominador del torneo a partir de ahora y que lo daría por concluido a corto plazo cuando nadie lo esperaba.

UD Mahón, años 60 (Deseado Mercadal, El juego del fútbol en Menorca)

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

UD Mahón

14

9

3

2

31

10

21

CD Atlético Baleares

14

8

3

3

30

14

19

CD Menorca

14

7

3

4

28

17

17

CD Soledad

14

7

1

6

23

23

15

CD Manacor

12

6

0

6

23

29

12

Atlético de Ciudadela CF

10

5

1

4

11

14

11

UD Poblense

11

1

2

8

11

31

4

SD Ibiza

13

1

1

11

13

31

3

Campeón: UD Mahón

X edición. Temporada 1965-66

Disputada del 5 de septiembre al 8 de diciembre de 1965 como torneo de pretemporada, ahora no solo en Mallorca sino en todo el archipiélago balear. La participación aumentó de ocho a nueve equipos: los cinco mallorquines y los cuatro menorquines del Grupo VIII de Tercera División. Solo falto un equipo: el ibicenco, la SD Ibiza, pero se recuperó en la siguiente edición. Por otro lado, RCD Mallorca (en Primera División) y CD Constancia (en Segunda) continuaban ausentes de la competición.

Esta vez la competición se dividió en dos grupos: Mallorca y Menorca, manteniendo el formato de liguilla a doble vuelta. Los campeones de cada grupo se disputarían el título, pero a diferencia de las primeras ediciones la final se jugaría a doble partido en los campos respectivos.

En sendos grupos la victoria fue cosa de dos equipos. CD Atlético Baleares y CD Menorca se impusieron respectivamente y se enfrentaron en la gran final. Finalmente se impusieron los mallorquines, que conseguían su segundo título de Copa Uruguay después de una primera edición (1959) y encadenar dos subcampeonatos (1964 y 1965).

CD Menorca, temporada 1964-65 (Deseado Mercadal, El juego del fútbol en Menorca)

Grupo Mallorca

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

CD Atlético Baleares

8

6

1

1

17

8

13

CD Soledad

8

6

0

2

23

9

12

CF Palma

8

3

2

3

17

17

8

UD Poblense

8

2

0

6

10

23

4

CD Manacor

8

1

1

6

6

16

3

Finalista: CD Atlético Baleares

Grupo Menorca

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

CD Menorca

6

4

2

0

9

1

10

UD Mahón

6

3

3

0

15

5

9

CD Alayor

6

1

1

4

4

16

3

Atlético de Ciudadela CF

6

1

0

5

11

17

2

Finalista: CD Menorca

Final

(5 dic., Estadio Balear) CD Atlético Baleares 2–0 CD Menorca

(8 dic., Estadio Mahonés) CD Menorca 0–0 CD Atlético Baleares

Campeón: CD Atlético Baleares

XI edición. Temporada 1966-67

Disputada del 4 de septiembre al 8 de diciembre de 1966. La competición seguía ganando participantes: en esta edición pasó de 9 a 12 equipos (dos equipos mallorquines y un ibicenco se añadían al elenco), y el formato de competición se mantuvo básicamente igual. Participaron todos los equipos del Grupo VIII de Tercera División: siete mallorquines, cuatro menorquines y un ibicenco. En Segunda División tanto RCD Mallorca como CD Constancia continuaban ajenos al torneo.

El grupo de Mallorca fue el que asumió el aumento de participantes al pasar de cinco a ocho, mientras en el grupo menorquín jugaban los mismos del año pasado. En el primero no hubo emoción alguna y el Atlético Baleares se proclamó campeón de manera rotunda; en el segundo, el Atlético de Ciudadela fue el campeón. En la final, disputada a doble partido, los mallorquines se impusieron en ambos partidos sin discusión.

De este modo el CD Atlético Baleares lograba su tercer título y segundo consecutivo, lo cual ponía al club blanquiazul en cabeza como equipo con más ediciones ganadas y ante la posibilidad de lograr la Copa Uruguay en propiedad si enlazaba un tercera victoria consecutiva.

CD Atlético Baleares, 29 de abril de 1966 (Antoni Salas, L’Atlètic Baleares. La història en imatges)

Grupo Mallorca–Ibiza

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

CD Atlético Baleares

14

13

1

0

35

5

27

CF Palma

14

8

3

3

29

17

19

CD Manacor

14

6

4

4

24

13

16

SD Ibiza

14

6

2

6

27

18

14

CD Soledad

14

6

2

6

26

23

14

UP Santa Catalina

14

5

2

7

21

23

12

UD Poblense

14

2

3

9

11

40

7

CD Binisalem

14

1

1

12

7

43

3

Finalista: CD Atlético Baleares

Grupo Menorca

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

Atlético de Ciudadela CF

6

5

0

1

11

8

10

UD Mahón

6

3

2

1

16

4

8

CD Menorca

6

1

3

2

5

5

5

CD Alayor

6

0

1

5

1

16

1

Finalista: Atlético de Ciudadela CF

 

Final

(4 dic., San Antonio) Atlético de Ciudadela CF 0–1 CD Atlético Baleares

(8 dic., Estadio Balear) CD Atlético Baleares 3–0 Atlético de Ciudadela CF

Campeón: CD Atlético Baleares

XII edición. Temporada 1967-68

Disputada del 3 de septiembre al 29 de octubre de 1967. Se mantuvieron los doce participantes de la edición pasada y la misma distribución por islas: siete mallorquines, cuatro menorquines y un ibicenco, los mismos que luego integrarían el Grupo VIII de Tercera División. Los grupos de competición variaron levemente, pues el grupo de Mallorca-Ibiza fue partido en dos, disputándose tres grupos en lugar de dos. Tanto RCD Mallorca como CD Constancia, ambos en Segunda, seguían sin participar.

Al dividir el grupo de Mallorca en dos se abrevió el calendario del torneo, que pudo acabar en octubre en lugar de en diciembre como hasta ahora. Pero al haber tres campeones de grupo, los campeones de Mallorca e Ibiza se disputaron una plaza mientras el menorquín pasó directamente a la final. El Atlético Baleares se impuso con autoridad y la SD Ibiza con muchos apuros, enfrentándose después en una semifinal a doble partido muy igualada. Por otro lado, la UD Mahón se imponía en su grupo con ciertos apuros.

Así se llegó a una final trascendental. La UD Mahón optaba a lograr su segunda Copa Uruguay y mantener sus opciones, mientras el CD Atlético Baleares optaba a lograrla por tercera vez consecutiva y dar por finalizada la competición. Los mallorquines se impusieron en la ida (4–0) y, aun perdiendo en la vuelta (2–0), la diferencia de goles les dio el triunfo definitivo, adjudicándose la Copa Uruguay en propiedad.

Último partido de la Copa Uruguay (Hoja del Lunes, 30 de octubre de 1967)

Grupo A

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

CD Atlético Baleares

6

5

1

0

21

3

11

CD Binisalem

6

2

2

2

9

13

6

CD Soledad

6

2

0

4

6

14

4

UD Poblense

6

1

1

4

7

13

3

Semifinalista: CD Atlético Baleares

Grupo B

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

SD Ibiza

6

2

3

1

8

4

7

CF Palma

6

3

1

2

15

8

7

UP Santa Catalina

6

2

2

2

7

8

6

CD Manacor

6

1

2

3

5

15

4

Semifinalista: SD Ibiza

Grupo C

Clasificación

J

G

E

P

GF

GC

Pts.

UD Mahón

6

3

2

1

13

6

8

CD Menorca

6

2

3

1

8

4

7

Atlético de Ciudadela CF

6

1

3

2

3

7

5

CD Alayor

6

1

2

3

4

11

4

Finalista: UD Mahón

Semifinal grupos A-B

(12 oct., Estadio Balear) CD Atlético Baleares 1–0 SD Ibiza

(15 oct., Municipal) SD Ibiza 0–0 CD Atlético Baleares

Finalista: CD Atlético Baleares

Final

(22 oct., Estadio Balear) CD Atlético Baleares 4–0 UD Mahón

(29 oct., San Carlos) UD Mahón 2–0 CD Atlético Baleares

Campeón: CD Atlético Baleares

Conclusiones

El Trofeo Agrupación Uruguaya de Fútbol (Copa Uruguay) nació y concluyó como una de las competiciones territoriales más populares en Baleares durante los años 50 y 60, a pesar de que su disputa no suponía grandes beneficios deportivos ni económicos (si exceptuamos las taquillas), promoción o ascenso a categoría superior o clasificación para participar en competiciones de mayor calado. Pese a altibajos e incidentes durante su disputa logró concluir según las bases estipuladas en sus inicios hasta que la copa fue adjudicada. Y todo ello a pesar de que la copa materialmente no tenía nada de preciado ni extraordinario, pues era como muchas otras que se fabricaban como trofeos deportivos.

Aún es un misterio por qué la copa obtuvo tanta atención por parte de las altas esferas federativas, a diferencia de los muchos trofeos que se disputaban cada temporada a uno o dos partidos. Una explicación plausible puede ser los vínculos existentes entre la comunidad balear residente en la república uruguaya y su tierra de origen, aunque la emigración balear en Latinoamérica fue numéricamente más intensa hacia otros países como Cuba, Puerto Rico o Argentina primero, y Venezuela después. La comunidad balear en Uruguay no era tan numerosa como en otros países; pero debía estar mejor organizada, hasta el punto de influir para dar nombre a un torneo deportivo de carácter anual. Una estrategia que fue un éxito total, pues nada mejor que dar nombre a un torneo de fútbol para dar a conocer los lazos entre Uruguay y Baleares.

También es un factor a tener en cuenta el papel que el fútbol ha tenido tradicionalmente en la república uruguaya y que condujo a buscar visibilidad a través del ámbito deportivo, en detrimento de otros canales de índole social y cultural. En 1957, cuando empezó el torneo, Uruguay era una potencia futbolística de primer orden a nivel de selecciones: dos olimpiadas (1924 y 1928), dos mundiales (1930 y 1950) y nueve ediciones de la Copa América. Entonces nadie más en el mundo podía presumir de tal palmarés y su prestigio era comparable al que actualmente tienen selecciones como Alemania, Italia, Argentina o Brasil.

La competición discurrió por tres grandes etapas:

Torneo mallorquín de final de temporada (ediciones I-IV, 1956-60)

La copa nació inicialmente para los grandes clubes de Mallorca, entonces en cierta igualdad de condiciones porque todos competían en la Tercera División y la ausencia de grandes diferencias entre ellos favoreció su participación. Gradualmente, el ascenso a categorías superiores de varios de ellos supuso que éstos enviaran a jugar a sus reservas o juveniles, o directamente renunciaban —por ejemplo, el RCD Mallorca solo participó en las dos primeras ediciones hasta que logró ascender a Segunda—. Gradualmente, el torneo fue perdiendo su aliciente inicial de competición para los equipos más fuertes. Además, su disputa a finales de temporada tampoco lo favoreció, al coincidir con la fase decisiva de la competición en la que se decidían los ascensos de categoría.

Torneo mallorquín en crisis (ediciones V-VI, 1960-62)

Durante dos temporadas el torneo pasó de jugarse por todos los equipos de Tercera a solo unos pocos. Además padeció la crisis del fútbol mallorquín causada por al ascenso de varios clubes a categorías superiores y la deserción en masa del aficionado del fútbol modesto. La Copa Uruguay no fue la excepción y durante estos años vivió sus peores momentos años con participaciones mínimas por los mismos motivos que llevaron a una reducción drástica del fútbol regional y a bastantes clubes a cesar su actividad. Todo daba a entender que el torneo desaparecería a corto plazo.

Torneo balear de pretemporada (ediciones VII-XII, 1962-68)

En 1962 cambió las fechas de disputa y fue reubicado a principios de temporada a modo de preparatorio para la temporada oficial. Fue un pleno acierto, pues el aumento de participantes fue lento pero constante año tras año. Además se reconvirtió en torneo interislas al incorporar equipos ibicencos ese año y menorquines desde 1964, siendo de hecho una réplica de la Tercera División que se disputaba justo después con casi los mismos equipos. Desde entonces la participación fue en aumento, aunque nunca logró igualar la obtenida en sus primeros años. Por otro lado no consiguió llamar la atención de los equipos de categorías superiores y abandonó definitivamente su naturaleza original, reciclado en torneo de “clase media”. Así se mantuvo esta estructura hasta su resolución final en 1968.

Finalización

Después de adjudicarse la copa ninguna otra competición similar tomó el relevo. En la temporada 1968-69 las fechas de disputa de la Copa Uruguay fueron ocupadas por divisiones regionales de la competición oficial balear, que desde entonces empezó a jugarse a principios de septiembre. Era un momento de plena recuperación y crecimiento de la competición territorial, que se expandía en fechas y categorías, y que cada vez dejaba menos espacio para otros torneos.

Paralelamente, en la misma temporada 1968-69 el fútbol español abordó la reestructuración de la Tercera División. En ésta desapareció el grupo balear, que entonces oscilaba entre 8-10 equipos, y los equipos pasaron a jugar en otro de 20 participantes junto a catalanes y valencianos. El aumento de equipos trajo aparejado el de fechas, dificultando sumamente la disputa de cualquier otra competición.

Por tanto, de no haber sido adjudicada en 1968 la Copa Uruguay hubiese tenido serios problemas para seguir adelante por falta de fechas en el calendario. Los torneos externos a las divisiones del fútbol federado tenían cada vez más dificultades para hallar su espacio, arrinconados por un calendario oficial que aumentaba de manera imparable. Ni siquiera el carácter consolidado de la Copa Uruguay como torneo de pretemporada lo hubiese salvado y su continuidad hubiese sido inviable de no haber sido adjudicada a tiempo. La alternativa hubiese sido reconvertirla en un mini-torneo veraniego, reducir sus participantes o disputarla entre semana, devaluándose y firmando su sentencia de muerte.

La fortuna quiso que concluyese justo antes de la amplia reestructuración del fútbol territorial y nacional, que pudiera acabar haciendo de ella una competición ínfima y que la llevase a languidecer hasta desaparecer por falta de utilidad e interés.

Epílogo

Después de su adjudicación, la Copa Uruguay fue colocada en las vitrinas del club ganador, el CD Atlético Baleares, en sus instalaciones del Estadi Balear. Con el paso del tiempo, y como suele suceder en el mundo del fútbol, los triunfos se olvidan y dejan de tener valor; solo cuenta el presente y el próximo partido. Pronto la copa pasó a ser un objeto más, pese a lo que costó conseguirla; ni más ni menos que doce temporadas.

En 2013 el Estadi Balear tuvo que ser clausurado por amenaza de derrumbe. Fue evacuado y allí quedaron, abandonados a su suerte, multitud de materiales, documentación… y también los trofeos. Pronto llegaron las inevitables acciones de pillaje; en una de ellas, un chatarrero estuvo a punto de llevarse los trofeos para venderlos al peso como chatarra. La fortuna quiso que unos aficionados bajo aviso llegaran a tiempo para salvarlos y ponerlos a buen recaudo en un almacén, en condiciones precarias, pero seguros. Allí, entre multitud de copas, placas, medallas y otros objetos debe de hallarse, semioxidada y olvidada, la Copa Uruguay. Triste final para un trofeo que dio nombre a una de las competiciones más populares en su momento, pero que al fin y al cabo pudo salvarse. Quizá un día, cuando acabe la reforma del Estadi Balear (actualmente en curso) pueda lucir como se merece, restaurada y debidamente contextualizada en una sala-museo de trofeos, como uno de los entorchados más valiosos en los 101 años de historia del club blanquiazul, nacido en 1920 como Baleares FC.

Esta es la historia de la copa que vino desde la República Oriental del Uruguay hasta las Baleares gracias a las gestiones del hoy olvidado vicecónsul honorario, Riego Rico Pena. Como hemos visto, el trofeo es mucho más que el torneo al que dio nombre. Es ejemplo de los intercambios socioculturales entre las Baleares y Latinoamérica, entonces particularmente intensos, y muestra del hermanamiento de la emigración balear en Uruguay con su tierra de origen a través del fútbol, un ámbito que siempre ha proporcionado gran visibilidad y proyección al pequeño país sudamericano en el mundo.

Cuadro de ediciones, participantes y palmarés

Ed.

Temporada

Mall.

Men.

Ib.-Fo.

Total

Campeón

Subcampeón

I

1956-57

15

15

CD Felanitx

CD España

II

1957-58

14

14

CD Manacor

CD Alaró

III

1958-59

12

12

CD At. Baleares

CD Felanitx

IV

1959-60

13

13

CF Sóller

UD Poblense

V

1960-61

4

4

CD Felanitx

CD Alaró

VI

1961-62

3

3

CD Alaró

CD Felanitx

VII

1962-63

4

1

5

SD Ibiza

CD Manacor

VIII

1963-64

5

1

6

CD Soledad

CD At. Baleares

IX

1964-65

4

3

1

8

UD Mahón

CD At. Baleares

X

1965-66

5

4

9

CD At. Baleares

CD Menorca

XI

1966-67

7

4

1

12

CD At. Baleares

At. de Ciudadela CF

XII

1967-68

7

4

1

12

CD At. Baleares (*)

UD Mahón

(*) El CD Atlético Baleares consigue el trofeo en propiedad tras ganar tres ediciones consecutivas.

Mallorca:

CD Atlético Baleares, campeón (1959, 1966, 1967 y 1968) y subcampeón (1963 y 1964).

CD Felanitx, campeón (1957 y 1961) y subcampeón (1959 y 1962).

CD Alaró, campeón (1962) y subcampeón (1958 y 1961).

CD Manacor, campeón (1958) y subcampeón (1963).

CF Sóller, campeón (1960).

CD Soledad, campeón (1963).

CD España, subcampeón (1957).

UD Poblense, subcampeón (1960).

Menorca:

UD Mahón, campeón (1965) y subcampeón (1968).

CD Menorca, subcampeón (1966).

Atlético de Ciudadela CF, subcampeón (1967).

Ibiza y Formentera:

SD Ibiza, campeón (1963).

Bibliografía

Libros

Comas, Bernat (Beco): El deporte en la barriada de La Soledad. Palma: Taller Gráficas Eugeni, 1987.

Estrades Pons, Juan: De la memoria. Un viaje a la ilusión. Fundació Càtedra Iberoamericana. Palma: Universitat de les Illes Balears (UIB), 2004.

Guasp, Biel; Simonet, Joan: Cent anys de futbol a Alaró: 1910-2010. Ajuntament d’Alaró, 2013.

Memoria de Secretaría del ejercicio del año 1955. Ayuntamiento de Palma, 1956.

Mercadal, Deseado: El juego del fútbol en Menorca. Mahón: Ed. Menorca, 1985.

Salas Fuster, Antoni: L’Atlètic Baleares. La història en imatges. Palma: Ramon Llull, 2011.

Prensa

Baleares (Palma, 1939-1996).

Diario de Ibiza (Ibiza, 1893).

Diario de Mallorca (Palma, 1953).

Hoja del Lunes (Palma, 1947-1984).

Mallorca Deportiva (Palma, 1944-1972).

La Vanguardia (Barcelona, 1881).

Archivos fotográficos

Albert Carvajal Mesquida

Associació Històrica Futbol Menorquí (AHFM)

Joan Caldentey Brunet

Tomeu Celià Sastre

[i] “El próximo día 26 se inicia la Copa Uruguay de fútbol.” Baleares, 15 de mayo de 1957.

[ii] Consejo Nacional de Gobierno. Resolución del Poder Ejecutivo nº 657, 11 de marzo de 1954.

[iii] “Descubrimiento de la lápida que da nombre al Paseo del Uruguay.” Diario de Mallorca, 21 de enero de 1955.

[iv] “La Ronda Sur se denominará Avenida del Uruguay.” Diario de Mallorca, 14 de enero de 1955.

[v] “¿La “Artis” al Uruguay?” Diario de Mallorca, 1 de marzo de 1956.

[vi] Debe tratarse de “El Inmigrante”, escultura en bronce de Juan D’Aniello (1891-1972), inaugurada en la Plaza de los Inmigrantes (Villa del Cerro, Montevideo) el 28 de agosto de 1921.

[vii] “En pro de la cultura hispanoamericana”. La Vanguardia, 23 de febrero de 1956.

[viii] Consejo Nacional de Gobierno. Resolución del Poder Ejecutivo nº 2214, 3 de mayo de 1956.

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: active